viernes, septiembre 23, 2022

NOTICIA 2164ª DESDE EL BAR: OLD SKULL

¡Nuevo bar de rock y de hard rock y de heavy en todas sus vertientes en Alcalá de Henares! Inaugurado ayer al atardecer y repleto y rebosante de gente de otros bares como son el Winchester y la Dulce Harley. Y yo estuve, primero porque cada vez es más raro que se inauguren bares de rock en Alcalá, aunque hay demanda, están cegados por los bares de tapas. Se ha inaugurado en la calle del Empecinado, una de las calles clásicas de lo que fue el núcleo de los bares de música en esta ciudad a lo largo de las décadas de 1980 a (y de) 2000, cuando formaba parte de lo que se llamó La Zona, lugar de peregrinaje a los locales que emanaban bares de música de todo tipo y conciertos y recitales y exposiciones de parte de los dueños de los bares, hasta que vecinos y ayuntamiento se encabezonaron en destruir todo lo posible esta parte de la cultura y forma de ser de Alcalá, que aunque no se crea atraía a gente de Madrid, incluso, y a lomos de un mal entendido Patrimonio de la Humanidad y Cervantes, previo multas y demás, ahogaron y ahogaron hasta que cerraron y cerraron la gran mayoría... y eso: bares de tapas. Ahora tenemos en este lugar varios bares de música, que no dan escándalos, lo subrayo, y este viene a sumarse.

¡Copón! ¿que cómo se llama? Old Skull, un  juego fonético de palabras con el inglés, pues podría recordar a Old School. Traducción: el nombre sería Cráneo Viejo, pero sonaría a Vieja Escuela. Y es que los dueños son precisamente de la vieja escuela fogueados en los años 1990 y 2000 en los bares de otra de las zonas activas del rock en Alcalá, el Boisán II, y uno de ellos también en el Paseo de las Moreras, donde estuvo el Tic-Tac y el Flamingo en su segunda fase. Se trata de David Rivillas, que por relación con el bar de su hermano recordaréis del Kahuna extinto, Rubén Martín, del desaparecido 15M y Super Skunk y otros, y un tercer socio que, pido disculpas a él, nunca me quedo con su nombre, pero que es de esa vieja escuela. Y eso es lo que pretenden, traer los tiempos de los 1990 y los 2000, los buenos tiempos. De hecho la pintura interior me recuerda el negro y el rojo que fueron emblema del Flamingo y no sé si eso es adrede. El local en sí les recordará a los más jóvenes al Poison, cuya gente también estaba allí, y cuyo local actual está en la misma calle pero más cerca de la Plaza de los Santos Niños. 

Los precios son los que nuestros tiempos de infracción, 3 euros el tercio de cerveza, pero tienen quintos a 1'50, como el vecino Winchester. Y estando en esa calle bien cerca tenéis La Gatera, y no muy distante La Panadería. Aún contáis cerca con el clásico La Ruina y para comer con rock, un poco más distantes: Backstage y Starway... Aunque para el aperitivo el bar de Sergio, en otro lugar de la ciudad, y si cerráis la noche... bueno, estos cierran a su hora, pero uno que tiene permiso hasta la madrugada es el Sci-Fi, pero ya en Cuatro Caños.

No sé si lograrán traer los buenos tiempos, pero asemejan reunir "la zona". Ayer tiraron por la música más bruta del heavy metal, el death metal, pero supongo que habrá un poco de todo en el rock. 

¡Ah!, por cierto, los cráneos pintados en la pared son retratos de los dueños y los ha creado una clásica joven de los tatuajes en Alcalá de Henares, Rocío, La Ro, y muy merecidamente fueron de lo más fotografiado anoche. Yo os pongo el logo en la camiseta de uno de los dueños... y que las venden, oiga, en la barra.

Saludos y que la cerveza os acompañe. Long live rock!


sábado, septiembre 17, 2022

NOTICIA 2163ª DESDE EL BAR: SON LOS PEDOS QUE TE TIRAS

Son los pedos que te tiras, que lo sepas. El año pasado, 2021, las autoridades sanitarias estimaron que se habían producido 1447 muertes por exceso de calor. Todos los años alguien muere por las altas temperaturas, pero parece ser que el calentamiento global por el cambio climático está haciendo aumentar las cifras de muertos por calor en nuestro país. Europa ha sufrido el mayor calor y las mayores sequías desde los últimos quinientos años, han dicho, y España ha tenido su año más cálido, seco y de número de incendios, bastantes de ellos a manos de incendiarios y pirómanos, pero con la gigante ola de calor que hemos tenido, ahora que ya quedan unos días para que de fin el verano, las autoridades sanitarias han estimado el pasado 7 de septiembre que se han producido este 2022 este verano 4700 muertes compatibles por el exceso de calor. Lo dijeron en Televisión Española.

Los científicos de todo el mundo llevan años advirtiéndonos de que hay una emergencia climática mundial, que hay que frenar el cambio climático. Sin embargo, con la guerra en Ucrania todo el camino mal andado se desanda para volver a formas de energía nada ecológicas. Eso por una parte, por otra parte, la Unión Europea en 2021 acordaba tomar medidas para que sus ciudadanos redujeran el consumo de carne porque ponían la carne en el asador (nunca mejor dicho) en que la culpa era de los pedos que se tiran los ganados, especialmente los de vacas. Eso es consecuencia de un estudio que va retumbando en muchos argumentos y que se realizó años antes con los ganados de Nueva Zelanda, gente sin conocimientos y con ellos repiten este argumento como un mantra.

El 19 de marzo de 2019, en la Noticia 1860ª, ya escribí en profundidad de estos temas. Por entonces defendía la idea de que aún siendo verdad que el ganado suelta metano al tener flatulencias, lo cierto es que hay más fábricas y coches en el mundo que vacas, y que estos coches y estas fábricas, y ahora también incluyo centrales de producción energética, producen más contaminación que todo el ganado del mundo junto. Llamaba la atención sobre el asunto de los intereses creados que fomentan y promueven las noticias y las dan alas para salir intactos. Parece que interesa más reducir vacas que reducir coches, fábricas, dejar de consumir tanto, abrazar de verdad la reducción, la reutilización y el reciclaje. Más aún, como hace una semana leí a un catedrático en redes: el siglo XXI debe cambiar sus formas sociales, no solo productivas, se debe ir abandonando la idea de bienes de uso exclusivo individual y familiar, concienciarse más en transportes públicos, piscinas públicas, trabajos que no impliquen trasladarte de ciudad cada día, etcétera.

Este verano, en junio o julio, en la cadena de radio Cadena SER  alguien comentó de nuevo lo de las vacas. Me dio por mirar cuántas vacas hay en el mundo. El dato que encontré es que se ha calculado que hay 999.600.000 de vacas (novecientos millones seiscientas mil vacas), aunque en otros lugares que miré dicen que son 1.500.000.000 (mil quinientos millones de vacas). El estudio de las vacas decía que sus flatulencias suponen 200 gramos de metano al día, lo que al año son 5 kilos de CO2 a la atmósfera por vaca, esto era: 100.000 kilos al año por el total de vacas estimado (cien toneladas). Esas eran las cifras del estudio. Yo por mi parte multiplicando los cinco kilos por la primera cifra me sale 4.998.000.000 (cuatro mil novecientos noventa y ocho millones de kilolitros de gases emitidos), pero ellos son científicos, yo no, por lo que puede que haya otros factores que transformen las cifras en la suya y no en la mía.

Me dio entonces por mirar cuantos humanos había en el mundo, encontré la cifra de 7.753.000.000 (siete mil setecientos cincuenta y tres millones de personas y creciendo). Pensé que seguro que alguien en el mundo habría hecho un estudio de cuantos gases de metano y otras sustancias suelta las flatulencias de un humano. Efectivamente, alguien había hecho el estudio. Es más, casualidades de la vida, a los pocos días el programa Zapeando, de La Sexta, dio esa misma noticia dadas todas sus posibilidades para el sentido del humor. Resulta que un ser humano lanza al día en flatulencias desde 1 a 2 kilolitros de gases al día. Dependiendo de la región del mundo en la que vivas, por tanto de la alimentación del humano, sueltas más o menos gases al día. En Europa estamos en torno a 1'5 kilos de gases al día por humano. Hice un cálculo personal y me sale que entre todos los humanos emitimos 11.629.500.000 (once millones seiscientos veintinueve mil quinientos kilolitros de gases al año). Dada la diferencia anterior de las cifras de los científicos respecto a mi mero multiplicar con las vacas, es de suponer que también aquí podría haber factores que aligerasen la cifra. Sea como sea, las cifras humanas son mucho más altas que las del ganado en cuestiones de pedos.

Que hay superpoblación no es ningún secreto. Ya Malthus nos advertía de ella y de sus consecuencias en el siglo XVIII y estamos en el XXI. Ya sea por los pedos, por lo que consumimos, por los alimentos, por las necesidades de ropa o de espacio para vivir, o por nuestro ocio y desplazamientos, ya sea por nuestro trabajo, la superpoblación es también parte del problema. Pero aunque mañana mismo todas las religiones y culturas del mundo dijeran: "es verdad, se puede tener sexo sin procrear", y se redujeran los núcleos familiares y se educara a todo el mundo en medidas anticonceptivas, a la vez que todo el mundo se concienciara de tener descendencia de una manera responsable también con el planeta, esto es: con todos los seres vivos que estamos en él, aunque mañana ocurriera eso, no habría solución temprana. Los humanos que somos, ya lo somos. No va a desaparecer un numero de nosotros por arte de magia. Vivimos las décadas que vivimos y hacemos en nuestra vida lo que tengamos que hacer, como tirarnos pedos. Incluso una concienciación de lo dicho de ocurrir ocurriría de manera paulatina y esto podría ocupar dos o tres siglos, porque hay religiones y culturas y creencias muy arraigadas. Algún carnicero, burro, hijo de Belcebú, diría que si una guerra o algo peor, barbaros aparte, de surgir alguien así, ese es al primero que hay que apear. Lo que hay es lo que hay, somos los que somos, y tenemos que intentar mejorar nuestro mundo contando con todos, a ser posible, con todos.

¿Difícil? ¿Imposible? Puede, es posible, es mi respuesta a ambas preguntas, pero esta es nuestra realidad. Así que nos queda: Reducir, Reutilizar, Reciclar y ser Responsables. 

Aún no me ha dado por mirar cuantas toneladas de contaminantes lanzan automóviles y fábricas, pero intuyo, y creo que intuís también vosotros, que sobrepasarán en mucho a todos los pedos de vacas y humanos juntos y unidos en la vida. Pensadlo... y haceos preguntas.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

jueves, septiembre 08, 2022

NOTICIA 2162ª DESDE EL BAR: EL PUENTE DE LONDRES HA CAÍDO, LONG LIVE ROCK

 El Puente de Londres ha caído. La Reina Isabel II de Reino Unido y de la Common Wealth ha muerto en este 8 de septiembre de 2022, cosa anunciada de manera oficial por tradición y por protocolo británicos a las 18:00 horas de Greenwich, las 19:00 horas españolas, ya que antes de esa hora no se puede anunciar la defunción de los monarcas británicos el día de su muerte. Se había anunciado el deterioro de su salud en el Palacio de Balmoral, en Escocia, desde las 13:00 horas españolas, momento en el que yo mismo me enteré mientras trabajaba en el Archivo Regional de Madrid escuchando la radio, y lo anuncié a los funcionarios de allí. Hacia las 16:00 horas españolas los movimientos de la familia Real y de los medios de comunicación ingleses, la BBC sobre todo, parecían evidenciar que se sospechaba que la muerte se había producido. 

Isabel II es la segunda persona que más años han gobernado en la Historia, solo la adelanta Luis XIV de Francia que gobernó setenta y dos años, de 1643 a 1715. Ella ha gobernado setenta años y medio de 1952 a 2022. Su padre había ascendido al trono en 1936 porque el hermano de este abdicó. Al morir este en 1952 ella accedió a la Corona por derecho sucesorio, aunque fue coronada en 1953. Heredaba un gobierno aún lleno de pobreza y con una economía destrozada por los estragos de pérdidas humanas, materiales y económicas que había supuesto la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La Guerra Fría estaba en su momento más álgido y su posición de Imperio del Mundo había caído en favor de Estados Unidos de América. Más aún, el mundo previo a la Guerra Mundial aún tenía en sí un orden de imperios coloniales y de protectorados que ahora se derrumbaban. El francés lo hacía en medio de guerras y grupos terroristas, el portugués y el español se irían desintegrando poco a poco hasta mediada la década de 1970, el alemán había desaparecido de un plumazo, el turco fue eliminado, el italiano también. Los británicos fueron desintegrando su imperio colonial y de protectorados alcanzado un nuevo orden mundial basado en alianzas políticas que otorgaban la independencia a sus antiguos territorios de ultramar a cambio de una alianza económica y política mutua, y del reconocimiento de la monarquía británica en el ser de las nuevas naciones nacientes, esto era la Common Wealth, que en cierto modo ya había comenzado desde el final de al Primera Guerra Mundial en 1918. El único episodio conflictivo se había producido en la década de 1940 con la independencia de lo que hoy es La India, Pakistán y Bangladesh. También fue incapaz de aportar entendimiento entre Israel, Palestina y los países vecinos, antiguos territorios de Reino Unido, que vivieron episodios de guerra tan sonados como la Guerra de los Seis Días en 1967 o la del Yom Kipur en 1973. Con todo eso comenzaba ese reinado.

No escribo hoy para entrar y ahondar en todo este enorme reinado. Los primeros años de Isabel II bregaron también con una naciente unión económica de varios países europeos que podía dejar aún más hundido a Reino Unido por no ser competitivo en los precios internacionales, pero ellos fueron reticentes a entrar, y la Francia de De Gaulle también se negó a que entraran. Apuntaremos a modo rápido que Reino Unido supo encabezar la dirección de la Guerra Fría en Europa Occidental como aliado de Estados Unidos y eso le dio cierta ventaja en el plano internacional de nuevo. En la década de 1960, mientras afianzaba sus alianzas con sus antiguas colonias, tuvo una recuperación  económica sorprendente y lideró una revolución cultural que es la que sí me ocupa escribir esto hoy. Saltándonos ella de momento, en la década de 1970 estaba ya tan fuerte de nuevo que logró entrar en la entonces Comunidad Económica Europea preservando derechos y privilegios que otros países no tenían. Era un país azotado por la crisis del petróleo de 1973, protagonizó nuevas oleadas culturales, con una libra esterlina fuerte, cuando en la década de 1980 triunfó allí la nueva política ultraliberal de Margaret Thatcher, que junto a la de Ronald Reagan harían tambalear la economía de la URSS hasta hacerla caer en 1991 y con ella la Guerra Fría, pero a la vez azotando a las clases trabajadoras con dureza y acabando con muchos derechos y muchas de las mentalidades más libertarias nacidas de la década de 1960 y del Mayo francés de 1968. No obstante, se enfrentaron contra Argentina por las Islas Malvinas, en una clásica guerra de dominio colonial, esgrimiendo ambos países sus derechos territoriales, incompatibles entre sí. En la década de 1990 protagonizaron un resurgir musical que volvió a influir en el mundo, mientras su gobierno reinventó lo que se llamó tercera vía de la izquierda, la de Tony Blair. El terrorismo del IRA había sido un problema desde el principio, siendo la década de 1970 una de las más duras, con represión y con enfrentamientos en las calles muy duros, pero aquella tercera vía logró la paz a finales de la década de 1990. Sin embargo, esa misma década vio escándalos como la muerte de Lady Di, con acusaciones de conspiración de Estado incluidas. En los 2000 se negaron a acoger al euro como su propia moneda, y participaron junto a Estados Unidos en las guerras de Afganistán e Irak contra el terrorismo islámico y contra los talibanes, más tarde, en la década de 2010, contra el Estado Islámico en Siria. En 2011 tuvieron un movimiento de protesta social por derechos sociales, como los españoles con el 15 de mayo, siendo los españoles el ejemplo. En esa década iniciaron un referéndum sobre la unión con Escocia que ganó la permanencia de la unión. En otro referéndum se preguntó por la permanencia en la Unión Europea y ganó la salida, el llamado Brexit, proceso largo que se materializó más o menos el año de la pandemia Covid de 2020, y que trajo un gobierno polémico y ultraderechista que hace unos pocos días ha visto destituir a su primer ministro Boris Johnson y nombrar a una nueva primera ministra, Liz Truss, en medio de una crisis energética, económica, social, política y un conflicto bélico en Ucrania con Rusia poniendo el foco también en los posibles movimientos de Reino Unido como aliado de Estados Unidos. En ese contexto se ha movido este reinado mientras Isabel II, a diferencia de su heredero Carlos, nunca ha dicho ningún comentario personal a favor o en contra de ninguno de sus políticos y políticas. Carlos sin embargo sí ha hecho comentarios a favor del ecologismo y de políticas económicas favorables a las clases trabajadoras, si bien desde un punto de vista un tanto paternalista propio a un monarca. Sería Carlos III, si no decide cambiar de nombre al ser coronado.

Cierto es que hace apenas una semana y pico murió Gorbachov, último líder de la Unión Soviética, y antagonista de Reino Unido en los últimos tiempos de aquella. En Europa se vendió la muerte de Gorbachov como un precursor de la democracia en Rusia, cuando en realidad las reformas de este se hicieron para preservar la Unión Soviética y su forma de régimen dictatorial, aunque hubiera nueva transparencia y se permitiera algo que no esperaba Gorbachov: la caída del Muro de Berlín, la reunificación de Alemania, la separación de Estonia, Letonia y Lituania y después del resto del Pacto de Varsovia y de las repúblicas que conformaban la URSS y anteriormente el Imperio Ruso, cuestión que está en el centro de las políticas de Putin actuales, deseosas de recuperar todo aquello. De todos modos, sí es cierto que Gorbachov introdujo reformas altamente importantes que dio lugar a todo aquello y a la posterior democratización que logró Yeltsin, tras liberarle del secuestro al que le sometieron unos militares que trataron de dar un golpe de Estado en 1991.

Isabel II y Gorbachov son dos de los grandes líderes del siglo XX, que con ellos se van apagando, nos guste o nos disguste lo que hicieron o cómo fueron.  

Si hoy escribo de Isabel II es porque con ella se dio una revolución cultural y social clave para explicar la segunda mitad del siglo XX y que en pleno siglo XXI todo el planeta le debe buena parte de las libertades y de lo que se entiende por libertades. En un ambiente aún lleno de convenciones sociales, en aquella Inglaterra aún de carencias por la Segunda Guerra Mundial y con una economía desplomada que sería más por la pérdida de colonias y protectorados que se iban produciendo, incluidos los problemas armados vividos en Palestina y en India, y haciendo frente a una Alemania dividida en plena Guerra Fría, llegaban los nuevos sonidos del rock and roll estadounidenses a finales de la década de 1950. Estos eran escuchados por jóvenes que no habían tenido edad de combatir en la Guerra Mundial, muchos habían nacido esos años y ahora eran adolescentes. Imitaban las músicas con instrumentos fabricados por ellos mismos con objetos de la vida diaria. Era el skiffle. Cuando la primera crisis del rock and roll se produjo a finales de los años de 1950, por muerte y otras causas de sus músicos americanos, y se comenzaba a comercializar en producciones casi fabriles y de fórmula, fueron los jóvenes británicos que accedieron a unos primeros instrumentos eléctricos que dieron una vuelta de tuerca a todos aquellos sonidos y los revolucionaron. The Beatles, The Yardbirds y otros a los que pronto iban a seguir a lo largo de la década de 1960 como The Rolling Stones, The Who, The Animals, Cream, The Jimi Hendrix Experience, The Faces, The Troggs, The Kinks  y otros tantos. 

Con los nuevos sonidos rompiendo toda la tradición de la cultura popular del momento (el pop), el rock and roll pasó a su fase de rock y paulatinamente, con la llegada de nuevos grupo a finales de la década de 1960 de más gente nueva, a su fase de hard rock y de glam rock, con Deep Purple, Black Sabbath, Led Zeppelin, David Bowie, Elton John, Queen, Tom Jones y más. Y aún en la década de 1970 pasarían a otra revolución, la del heavy metal y el punk, con Iron Maiden, Judas Priest, Sex Pistols, The Jam y otros tantos.  

Fueron los Beatles los que comenzaron el pistoletazo de salida con su single Love me do salido a finales de 1962, a los diez años del reinado de Isabel II. El gobierno de Isabel II tenía en sí un fuerte componente conservador, podía haber reaccionado con contundencia para atajar estas músicas y artistas, censurar sus letras y conciertos, sus discos, sus comportamientos de amor libre y casi libertario, sin embargo la tendencia más progresista se vio reforzada al darse cuenta de que no solo la sociedad estaba en masas con las nuevas formas de expresarse y de comportarse en público, de abrazar también el pacifismo y de criticar incluso las políticas de confrontación de la Guerra Fría, que cuestionaban incluso la pasada guerra mundial y se reía de la moral victoriana, a la vez que en cierto modo la reivindicaban como herederos de un mundo libre. La cuestión es que la economía maltrecha de Reino Unido solo se pudo recuperar y ganar incluso el doble de beneficios gracias a todos estos grupos de rock y a toda la cultura popular que atrajo en publicaciones e incluso en cine, con películas como las del espía James Bond, que bebía de estas músicas también. Las ventas de discos, de revistas, de ropa, los conciertos y la gente que atraían, los espectáculos de televisión y cine, la fabricación de discos, las innovaciones tecnológicas que implicaron en todo tipo de tecnologías sonoras y musicales, incluso la primera retransmisión vía satélite en 1967 implicó a The Beatles, el turismo citado, incluso lo inmobiliario y la industria del automóvil aunque suene raro, la permisividad con la cultura popular que tuvo Isabel II, que influyó en cambios sociales profundos y una nueva moral, fueron fundamentales para anglosajones y para todo occidente, y en pleno siglo XXI para una buena parte de casi todas las sociedades del mundo, pero sin duda en plena década de 1960 es imposible no hablar de esto en cuanto a la recuperación de Reino Unido tras las Segunda Guerra Mundial.

Los planes turísticos a Reino Unido incluso fomentó el rock y sus ambientes, y la libertad que se emanaba desde las islas a todo el mundo, incluso para cambiar a la juventud estadounidense. El Mayo francés de 1968 bebía de estos aires, y hasta en la Primavera de Praga de 1968 se cantaban canciones rock occidentales. En España la policía perseguía a los jóvenes que cantaban a los Beatles a las puertas de Las Ventas en 1965, mientras Ferdinand Marcos en Filipinas quería utilizar a este mismo grupo en su propio beneficio social, sin lograrlo. 

Cierto es que la Justicia británica estuvo muy atenta a lo que hacían estos músicos por ser ejemplos para la juventud, así se lo hicieron saber a los Rolling Stones cuando fueron arrestados por drogas en 1967, o cuando la policía interrumpió el último concierto de The Beatles en 1969. Los más conservadores de Reino Unido fueron beligerantes con los cambios sociales, a la vez que los aceptaban, en la familia real no faltaban personas forofas de estos grupos, famoso es el concierto en el que John Lennon evidencia que entre su público había gente de la nobleza que podían agitar sus joyas en lugar de aplaudir. 

Tanta recuperación económica y de prestigio dio el rock a Reino Unido que los Beatles recibieron la MBE, la medalla más alta por los servicios prestados que se le puede dar a una persona no noble, cosa que hizo que muchos veteranos de la guerra mundial muy conservadores tiraran su medalla en protesta. 

En el 50º aniversario del reinado de Isabel II estaba tan claro el apoyo que su reinado dio a estos músicos y al rock en su expansión por haber contribuido a la recuperación  económica, social y moral de los británicos, que se celebró un gran macroconcierto de rock en el jardín del palacio real en el que intervinieron en aquel 2002 Paul McCartney, Brian May, House Band, Tom Jones, The Coors, Top Louder, Queen (lo que quedaba), Ozzy Osbourne con Iomi, Brian Wilson, Phil Collins, Eric Clapton, Elton John, Rod Steward, Annie Lennox, Cliff Richards y otros muchos, si bien hubo reconocidos británicos que se declaran republicanos que no actuaron, como Sex Pistols, Rolling Stones (aunque estos son paradójicos y contradictorios), Blur y Oasis. No hay que olvidar que el resurgir musical de Reino Unido en la década de 1990 había traído lo que se llamó Brit-Pop con estos Blur, Oasis, Pulp, The Verve, Ocean Colour Scene, Spice Girls, Take That y más. En el 60º aniversario de 2012 volvieron a dar otro nuevo macroconcierto tanto veteranos como nuevos artistas, y como era de esperar se repetiría en el aniversario de 2022, aunque ya sonó música rock previamente en su cumpleaños del 21 de abril. También había sonado en los 1980 cuando se casó Lady Di con Carlos, ella era muy admiradora de Elton John, que tocaría también en su funeral. 

Hay que citar los guiños de Isabel II protagonizando videos con James Bond en las Olimpiadas de Londres de 2012, y con el oso Paddington tomando el té este 2022, en verano. El cuidado de Isabel II por la cultura popular y la protección que le ha otorgado, especialmente con el rock, incluso el que se intuye tiene letras que no le agradarían. La libertad que les permitió cambiaron el siglo XX y el XXI somos su heredero. Eso no ha ocurrido tanto en España, pensemos en el caso de Las Vulpes, cuya canción "Me gusta ser una zorra" llegó al congreso (la defendió Calvo Sotelo) y fueron vetadas en Televisión Española en la década de 1980, o todos esos músicos que bien denunciados por asociaciones católicas o bien porque hay jueces que creyeron obrar en defensa de la monarquía, ha ido enjuiciando en los últimos años a numerosos músicos, y alguno se ha ido del país. Y aún con todo, los cambios de la cultura popular que permitió Reino Unido, que incluso se reía de sí misma, nos han  construido a quien más y a quien menos en las sociedades de libertades que hoy tenemos. No fueron únicos, evidentemente hubo luchas obreras, sindicales y de otro tipo, pero fueron las expresiones musicales de estos años las que lograron lanzar e impulsar el mensaje más lejos entre las juventudes de mediados del siglo XX hasta nuestras fechas.

La revolución cultural y social que trajeron los británicos cambiaron el mundo a mayor libertad social e individual, y a liberaciones personales, a quitarse ataduras de miedos morales y éticos que no había que tener. Por todo ello, a pesar de las sombras de Isabel II y su reinado, que los habrá, por estas luces, que la tierra le sea leve. 

Yo conocí en persona Reino Unido en 2002, en una visita de una semana a Londres gracias al dinero de un premio literario, con unos amigos. Y después de la Gran Recesión de 2008 varias amistades se fueron a trabajar allí, al menos una de ellas se quedó y ahora tiene doble nacionalidad.

martes, septiembre 06, 2022

NOTICIA 2161ª DESDE EL BAR: SALUDOS

Comienza septiembre, eso es así, y no he parado de hacer cosas. Me ha faltado algo de tiempo para mí mismo y la semana sigue en su tónica. Entre fin de ferias, un cumpleaños de un amigo antiguo, vuelta al trabajo en el archivo por final de vacaciones, haber oficiado una boda de otras dos buenas amistades entre sí, papeleos y otras cuestiones, no he podido ponerme al ordenador como a mí me hubiera gustado y cuando me he puesto a ello he tenido primero que solucionar muchas cuestiones pendientes, y luego las particulares deficiencias de mi equipo. Escribo hoy como algo testimonial para decir que sigo aquí, en breve espero renovar con algo realmente jugoso. De momento hoy estoy viendo entera la sesión del Senado, como comienzo del curso político de 2022-2023, y no encuentro nada destacable, todo es esperable, incluso los que afirman los problemas de cercanías de tren como algo de todos los sitios menos de Madrid Comunidad, cuando en Madrid tenemos también retrasos todos los días y averías todos los días. 

La cosa es que el poco tiempo que he tenido para mí me hubiera gustado usarlo de un modo diferente, pero no he podido hacer tal o cual. Así que de momento, queridos y queridas mías, os escribo solo para deciros que esta bitácora sigue, que no he tenido tiempo material para escribir y que el próximo día a ver si os escribo algo que realmente os pueda interesar.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

martes, agosto 30, 2022

NOTICIA 2160ª DESDE EL BAR: FIN DE FIESTAS

 Las fiestas de Alcalá terminaron el pasado domingo 28 de agosto, con sus diez días tradicionales de duración, pero se siguen hablando de ellas incluso hoy día 30, y sospecho que en septiembre también. No es ningún secreto, el fin de fiestas ha salido en todos los medios de comunicación nacionales señalado como en la noche del sábado 27, no siendo eso real, pero como titular les viene tremendamente trágico y lleno de éxtasis dentro de un incidente por todos conocidos: los disturbios por parte de un grupo de jóvenes supuestamente de bandas juveniles de fines criminales que supuestamente vinieron de fuera de la ciudad para, precisamente, armar un disturbio o traer actos de pelea o crimen. A las 3:00 am en el recinto ferial, justo en el recinto de peñas, dentro de la peña Puerta de Alcalá, sin que esta tuviera que ver, comenzó una pelea de grandes dimensiones que llevó a la policía a desalojar a la gente del recinto y que terminó en un disturbio callejero en el barrio de El Val donde se hicieron barricadas, se quemó un contenedor se hirió a cuatro policías, hubo un herido y posteriormente hubo veinte identificaciones y un detenido que, por otra parte, ha conllevado a una utilización política de los hechos y una retahíla de comentarios de ciudadanos de carácter desinformado, en ocasiones racistas y en bastantes foros animando a la extrema derecha a actuar (mediante una victoria electoral futura que ponga fin a esto, según ellos, con una serie de leyes que podrían ser consideradas xenófobas). Y si bien Vox ha dado ya su visión de los sucesos, el Partido Popular (PP) de la Comunidad de Madrid habla de deficiencias en la seguridad de la ciudad, gobernada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE),m cuando en realidad estas eran las ferias que más agentes de policía han tenido presentes, según la Cadena SER, algo más de ciento setenta, algunos de fuera de la ciudad. La cosa promete seguir dando vueltas, tanto por las investigaciones y futuras detenciones, que es previsible que las haya, como porque el curso político comienza el jueves 1 de septiembre y el PP ya había elegido hace pocos días a Alcalá de Henares para iniciar su curso electoral 2022-2023 a nivel nacional, con presencia de Feijoo y Ayuso. Evidentemente es de esperar que harán referencia de esto como ariete contra el PSOE y contentar a sus seguidores más conservadores, aún a riesgo de que lo que puedan decir en realidad alimente a Vox. Eso son futuribles, ya se verá qué dirán en realidad.

Estos sucesos conocidos conllevaron también una serie de personas que en redes sociales hicieron correr falsas percepciones o tal vez directamente bulos sobre si hubo tiroteos y machetazos. Todo ello desmentido, a pesar de que El Diario escribe hoy que se está a la busca del machete fantasma. Como sea, esta historia de violencia deja tapada otro echo trágico a mitad de fiestas, el del atropello en la Vía Complutense de una chica que quedó estampada contra un semáforo, hoy día en coma, por parte de un grupo de amigos jóvenes que iban conduciendo borrachos a toda velocidad sin control. El conductor y alguien acompañante se dieron a la fuga, aunque llegaron a bajar dos chicas que viajaban con ellos y que cuando se les explicaba lo sucedido reían porque creían que era una broma o vete a saber. Este hecho también ha quedado difuminado por otro atropello similar en Cataluña.

No son novedad los sucesos violentos en las ferias de Alcalá de Henares, y lo dice alguien que va a todas las habidas desde niño, desde la década de 1980. Ahora bien, cuando las víctimas éramos en los años noventa los chavales que teníamos pelo largo y según salíamos de la peña Los Jardineros alguien con cazadora bomber nos arreaba un guantazo en la cara sin mediar palabra, nadie decía nada. No voy a repasar estos sucesos a lo largo de los años porque, aunque también es algo nunca abordado desde las autoridades locales con sinceridad y voluntad de apremiarlo ni de confesar que venía ocurriendo de lejos, no es realmente lo más representativo de estas fiestas, a pesar de que es una realidad durante décadas invisibilizado y este año muy evidentemente por sus dimensiones dado a la luz. Lo cierto es que lo que más hay en estas fiestas es buen ambiente, buenas amistades que se reencuentran y diversión, eso, insisto: es lo que más hay. Y no, señores mayores que escriben estos días en las redes sociales, ni los que vamos a las peñas rockeras como Los Presidiarios, Sepultureros, Jardineros o hasta El Juglar, somos los responsables de esos actos de violencia, ni tampoco la gran e inmensa mayoría de los jóvenes que hacen botellón cerca de las ferias, los culpables no hay que buscarlos en montañas lejanas, como dijo cierto presidente de gobierno que tengo la intuición que a más de un comentarista desinformado de red social le gustó con entusiasmo su presidencia. También es cierto que en esta ocasión la culpa ha recaído en bandas juveniles latinoamericanas, no sé si precipitadamente, con los peligros de la xenofobia que pudiera contraer precipitarse en señalar con el dedo antes de que acaben todas las investigaciones y salgan a la luz todos los responsables. Y puede que al final resulte que es cierto que es cosa de bandas, pero fue un disturbio y antes de precipitarse a mí me hubiera gustado que acabaran las investigaciones antes de haber hecho anuncio alguno, no vaya a ser que luego los periodistas digan que entre los implicados va haber sorpresa por no coincidir con exactitud con lo que en un primer momento se informó en menos de veinticuatro horas de los actos violentos.

Yo no estaba este año cerrando las fiestas en el recinto ferial, que suele ser común cada año, por otra parte, sino en la Peña de El Pito y en la de Los Jardineros con unos amigos, peñas que estaban fuera del recinto ferial. Estaba todo el mundo de fiesta, riendo y bailando o hablando, bebiendo sin problemas o haciendo cada cual lo suyo y, por otro lado, aparentemente sin que nadie de las peñas siquiera recibiera mensajes o llamadas de otros peñistas o amistades diciendo lo que estaba pasando en El Val... ni incluso una hora después de acabada la turba. De hecho yo me enteré a la mañana siguiente cuando muy temprano me despertó la llamada de una amiga preguntándome por cómo estaba y yo, recién levantado, contestando (extrañado) pues que con resaca... luego me informó de lo sucedido.

Y es que estas fiestas, a pesar de esta nota tan trágica y penosa, tal como escribió la concejala de Cultura María Aranguren, fueron mayoritariamente de diversión y tranquilas. Yo lo corroboro. Salí todos los días, unos más activo y otros más tranquilo, cumpliendo con ese salir en ferias desde niño en la década de 1980, y este año porque esta semana era mi semana de vacaciones. Fueron unas fiestas tan tranquilas que eran incluso aburridas y pachonas, con picos de diversión no vistos en varios años, eso es verdad, pero pachonas, más aún en mi caso porque mis amistades más antiguas o trabajaban o estaban de viaje o no podían salir a las fiestas. Así que el resumen es: ferias en general muy suaves y tranquilas, sin excesivas cosas que realmente llamasen la atención, con una feria de día más bien vacía, de precios excesivos, que sin embargo cuenta con momentos extremos tanto de diversión como de tragedia. Los de tragedia ya los conocemos, pero es que los de diversión como hace años no se veía fueron más: un pregón que no se daba desde 2019, por la pandemia, y que este año mojó de gaseosa a todo el mundo e hizo bailar al más pintado; unas charangas especialmente acertadas en su saber transmitir estados de diversión este año (yo bailé con mucho gusto la de Los Abejorros y la de El Pito y fui al vermú de Puerta de Alcalá); un concierto gratuito de Toreros en Chanclas multitudinario y lleno de buen humor que no se veía desde que a finales de la década de 1990 o principios de los 2000 vinieron Los Celtas Cortos y que llenó igualmente la Plaza de Cervantes; un festival de grupos musicales, Gigante, que si bien no me entusiasmaba a mí, entusiasmó a miles de personas que asistieron batiendo récord; y unos fuegos artificiales que SÍ cerraron las ferias el domingo 28 que, aún siendo mejores y más espectaculares los del año pasado, 2021, este año había una enorme cantidad de personas, quizá consecuencia de una ciudadanía que quería así refrendar que las fiestas de Alcalá son alegría y no violencia y que terminaban con algo bonito y no con disturbios. Puede que también se haya batido récord de asistencia a los fuegos artificiales. 

Yo empecé las fiestas con la despedida de soltero de un viejo amigo y la acabé con el cumpleaños de otro, y ese círculo de diez días lo que hubo fue: BUEN AMBIENTE y no violencia.

Saludos y que la cerveza os acompañe.


domingo, agosto 28, 2022

NOTICIA 2159ª DESDE EL BAR: DIOS AMA, EL HOMBRE MATA

 

Una de is lecturas de verano ha sido la novela gráfica Dios ama, el hombre mata, que es un clásico del cómic por las aportaciones que hizo tanto artísticas como de guión y que ayudaron  cambiar las narrativas de los cómic de superhéroes. Fue una de esas obras de la década de 1980 que mostraron que los cómic podían ser también obras artísticas y literarias destinadas a un público adulto, por mucho que este cómic fue leído por numerosos niños y adolescentes. Lo crearon el guionista Chris Claremont y el ilustrador Brent Eric Anderson, los cuales lograron firmar con sus nombres completos en aquella obra que no fue concebida por Marvel como un cómic por entregas sino que fue la quinta novela gráfica concebida tal cual para venderla en tomo único, papel satinado, mejores cubiertas de cartón, y más medios económicos, plazos de entrega y cantidad de páginas en las que poder desarrollar la historia y los personajes. Fue en 1982 y logró ser reeditada en varias ocasiones, como por ejemplo en 1994, en 2002 y, en la edición que yo compré, en 2020, que incluía una entrevista a Claremont en 2003, un análisis de la obra y nuevas entrevistas de 2020, material extra y se ampliaba la novela gráfica con una escena marco que contaba con cuatro páginas nuevas al comienzo y otras cuatro nuevas al final, ilustradas y guionizadas de nuevo por los autores originales a petición de Marvel. 

La novela gráfica de 1982 estaba inserta en la nueva línea de Marvel de novelas gráficas que inauguró para competir con esa misma estrategia de cómics para adultos que había iniciado DC con sus propias novelas gráficas y un elenco de creadores que han quedado para la Historia del Noveno Arte y que tantos títulos de versiones en cine han dado en el siglo XXI. En esa línea de novelas gráficas de Marvel ya se habían publicado adaptaciones al cómic de películas de éxito en esos momentos, por lo que se innovaba también en incluir a superhéroes en ese formato, en este caso La Patrulla X.

Claremont había revolucionado el mundo de superhéroes al hacerse cargo de la renovación de la Patrulla X desde 1980, pero no solo fue esa renovación de nuevos héroes y villanos y dotarles de más salvajismo. Su principal aportación fue dotar a la Patrulla un carácter de apátridas, valores de igualdad de sexos, conflictos raciales, orfandad y nuevos modelos de familia, entre diversas cuestiones que estaban también presentes de manera transversal, como pueda ser una crítica económica y política que tendía a decantarse por un mundo más social y abierto a las libertades. Ya desde dentro de la serie habitual de Patrulla X, con sus revistas en papel que hoy día se publican en tomos como novelas gráficas íntegras, había provocado series convulsiones en el sector como pueda ser la corrupción ética y moral por acumulación de poder en Fénix Oscura, la ambigüedad de lo que es el bien y el mal en personajes como Magneto, el malvado como víctima y la víctima a veces como no tan víctima, metía de lleno en el mundo adolescente temas tales como el holocausto judío y otras diversas cuestiones, como pueda ser también una crítica al sistema político y social estadounidense en cuanto que por sus grietas podía colarse también duras cuestiones que podían pervertir a una sociedad entera y acabar con las libertades y la tolerancia en nombre de la libertad y la tolerancia, paradójicamente. Incluso los servicios secretos aparecían a veces operando de manera que parecían villanos, por tanto: tocando el asunto de la guerra sucia y el terrorismo de Estado. Nada y más y nada menos, algo que no era común ni normal en los cómic de superhéroes del momento, algo que azotó todas las mentes y que iba a hacer de Patrulla X y de algunos de sus personajes, como Lobezno y sus ambigüedades, la serie que iba a tirar económicamente a Marvel hacia arriba en la década de 1980 y de 1990, siendo además que cuando Claremont dejó la serie, Marvel le ofreció crear sus propios superhéroes y creó Excalibur, otro grupo de superhéroes que es una joya, aunque evidentemente relacionada y derivada de Patrulla X.

En Dios ama, el hombre mata hubo además innovaciones técnicas. Anderson pintada en placas negras, en lugar de usar fondos blancos, con una serie de rotuladores de colores que permitían ser rascados cuando no se obtenía lo que se deseaba. Se prescindía mucho de la línea precisa de las revistas y se pasaba a un estilo más basado en el sombreado y un coloreado más próximo al uso de una paleta de colores y no a un coloreado de colores pastel a máquina. Eso hace que el cómic tuviera una personalidad estética muy oscura. Además rompió el número y orden convencional de las viñetas en página, algo que ya había hecho Frank Miller en Daredevil pero que aquí cobra un protagonismo narrativo por golpe visual bastante importante, mientras que con Miller lo tenía estético dentro de la narrativa. En cuanto a la portada, a pesar de que se han hecho una diferente en cada reedición, en la original de 1982 había una resonancia de realismo casi de película, a pesar de que en ese 1982 se estaba a años luz de rodar un largometraje con esos personajes.

La obra tuvo mucho éxito, como digo, y tuvo una segunda parte en 2003, guionizada por Claremont y dibujada por Larroca. Obra por impulso del éxito de la película de 2002, a petición de Marvel. Pero, según Julián M. Clemente, esa obra fue muy floja y no gustó demasiado, por lo que pasó casi desapercibida por el mercado y por los lectores. También dio lugar a una obra derivada, Black Magneto, centrada en lo sucedido con Magneto después de los sucesos de Dios ama, el hombre mata, esta obra se ubicaba en un tiempo futuro y tiene cierta importancia en cuanto a la versión extendida de 2020 de la obra origen, pues la nueva escena marco en realidad trata de una Kilye ya adulta que va a visitar a una chica negra que aparece en Black Magneto para narrarle lo que había ocurrido en el pasado entre mutantes y humanos y el papel que tuvo Magneto. Sinceramente esta ampliación sobra para mi gusto, y me cuadra solo en el sentido de que Marvel desea que el lector sienta curiosidad por hacerse con ese Black Magneto y así ir enlazando historias. No es necesario leer ambas obras, en todo caso, la obra original de 1982 está en el libro y está inalterada, tal cual era, solo que enmarcada a modo de narración.

En la reedición de 2020, además se incluyó páginas no publicadas que fueron ilustradas por Neal Adams cuando se barajó que fuera él el autor. Incluye tramas alternativas muy llamativas, incluida una secuencia de Magneto en lucha muy llamativo.

La obra original fue creada justo cuando los conservadores más reaccionarios de estadounidenses estaban en auge y ganaba las elecciones Ronald Reagan, cosa que Claremont siempre ha declarado, así como su reedición de 2002 la creó pensando en la intolerancia religiosa que había llevado a los atentados de 2001 y posteriormente al recelo contra los musulmanes, y en la reedición de 2020 Claremont habla abiertamente del ascenso de Donald Trump. Y es que la novela gráfica precisamente trata de eso: de la intolerancia. Se basó en un serie de telepredicadores de aquel 1982 que llegó a ver en televisión, cosa que le llevó a leer la Biblia para comprobar lo que realmente decía tal libro, al margen de aquellas interpretaciones que, a su juicio, estaban llenas de prejuicios en torno a aquel 1982. Así nació el personaje de Stryker y su capacidad de mover a las masas en contra de los mutantes con prejuicios raciales y religiosos, a pesar de que algunos de los miembros de Patrulla X tienen creencias religiosas, como Rondador Nocturno, que es judío, o Kylie, que es católica.

Los principales protagonistas en la obra son precisamente los humanos no mutantes, y los mutantes se transforman en víctimas perseguidas. Sin desvelar nada a quien no lo haya leído, a partir de ahí se crea una narrativa donde se cuestiona hasta que todo valga, hasta la guerra sucia con violencia y con mentiras, para obtener fines políticos. En ese contexto la Patrulla X se alía con Magneto y el Profesor Xavier llega a actuar contra la Patrulla creyendo obrar bien. Queda por tanto diluido los límites del bien y el mal y las ambigüedades éticas y morales. Una obra realmente interesante con un final también totalmente inesperado en lo que es una historia de superhéroes. Muy rompedor.

La novela fue llevada al cine en la saga de películas de Patrulla X, aunque diluida a lo largo de cada entrega y haciendo desaparecer la figura del reverendo Stryker por otra de un militar preocupado por la seguridad nacional, cambio que intuyo que Claremont no termina de aceptar, aunque habla en entrevista sobre lo legítimo de ese giro en el cine. Claremont siempre deja claro que no quería hacer una historia de superhéroes convencional y quería lanzar un mensaje atemporal sobre la intolerancia y los peligros que trae esta contra las libertades y la democracia. Apuesta por la libertad como principal bien queriendo abordarla desde los peligros que contiene creer que tu discurso es el único correcto y por ello hay que perseguir al resto de discursos.

Obra muy recomendable, y tal vez lectura para colegios, aunque, paradoja, en los tiempos que corren tal vez una obra que apela a libertad y la tolerancia tal vez fuese considerada tan polémica por algunas de sus escenas, que no sería tolerada.

miércoles, agosto 24, 2022

NOTICIA 2158ª DESDE EL BAR: ACRÓPOLIS GREEK TABERNA

En estas vacaciones, dado que me ha tocado tomarlas en la semana de fiestas, estoy intentando aprovechar el tiempo de aquella manera, dentro del gran desperdicio que estan siendo las vacaciones por esta insistencia que no sale de mí de que las tenía que coger en agosto sí o sí pese a que mi tarea en el archivo no requiere de esa urgencia. Papeleos burocráticos de cara a un asunto de septiembre, paseos, fotocopias, las amistades trabajando o no contestan o no aparecen, buena parte de los lugares cerrados, preparación de un proyecto de publicación para diciembre, preparación de una boda que he de asistir, imposibilidad de salir de Alcalá de Henares ni siquiera a la población de al lado, en fin... pero son ferias y fiestas y yo no reniego de ellas. Bien es cierto que este año son muy flojitas de todo tipo de actos y aunque dicen que están pensadas para todos los gustos (siempre dicen lo mismo) no es así. Este año echo en falta una gran cantidad de cosas que eran plenamente de mi gusto, y noto en lo musical excesivas carencias de estilos que no sean los grupos comercializados en los medios de comunicación de manera masiva. 

Ahora bien, he bailado las charangas de hasta dos peñas, Los Abejorros y El Pito, he estado empapándome de sidra en el pregón con los peñistas, paseado con los gigantes y Los Jardineros, bailado en Los Presidiarios, donado dinero a causas sociales negándome a coger el bocadillo consabido a cambio, creo que en Los Reincidentes... y quedan fiestas, pero no puedo estar todas las horas de mis vacaciones a tiempo completo gastando dinero con los precios de las fiestas, que, lo siento, son abusivos, incluido el del "vaso solidario", porque lo cierto es que muy poca gente se queda el vaso toda la fiesta, por lo que podríamos decir que la "fianza" solidaria encarece una bebida ya de por sí cara, no es de extrañar que la mayor parte de la gente recurra a las latas y litros de los ultramarinos abiertos. Y es que cualquier cosa en estas fiestas es vaciar los bolsillos. No es viable. Menos en mi situación. Quisiera ir a algún concierto de las fiestas, de momento he dejado pasar varios, por dejadez y porque no puedo estar todos los días gastando ni de fiesta ininterrumpida. De ahi que también me haya dedicado simplemente a pasear o a hacer papeles que decía. Me atrae el concierto de Salán de esta noche, el guitarrista de Miguel Ríos, quizá el clásico de orquesta de la Plaza de Cervantes, del festival Gigante del último fin de semana de las fiestas... no me atrae como para pagar por él. No me atrae la gente que han decidido contratar tanto como para dejarme un pastón en verles y luego en consumir algo dentro del recinto. Y tampoco hay espectáculos de calle gratuitos como otros años, salvo charangas y teatrillos infantiles... Pues eso, que para todos los gustos no se han diseñado las fiestas. Y sí, me he divertido donde he participado, pero había que comentar este "pero", que no es pequeño, pese a que las fiestas hayan salido en Televisión Española bajo la falsa noticia difundida incluso desde el ayuntamiento de Alcalá de que las fiestas vuelven tras dos años sin ellas por la pandemia. Mentira. En 2020 y en 2021 se celebraron fiestas. Se organizaron de otro modo, eso es verdad, pero fiestas hubo. De hecho los fuegos artificiales de 2021 fueron altamente concurridos. A ver qué tal serán los de 2022, que serán además mi final de vaciones. 

Sí que puedo decir que hay tres cosas que he hecho que nunca antes había hecho: participar de una despedida de soltero de un amigo, montar por primera vez en una noria a petición de ese amigo y su pareja, junto a ellos, y comer en un restaurante de comida griega. Había picoteado algo griego en otro local, pero no había comido en un restaurante griego. Hablo de Acrópolis Greek Taberna, en la calle Cardenal Cisneros, cerca de Puerta de Madrid. Pertenece a la misma gente que el restaurante Skrei Noruego, también en Alcalá de Henares, el cual tiene locales en otras localidades, según chiva el buscador de Google. La camarera no es griega, es ucraniana, eso da igual. Detalles, porque igualmente veo que uno de los platos griegos que sirven anuncia tener pimentón de La Vera, que es de Extremadura. La verdad es que hacen comida griega tal cual, aunque la adapten un poquito. El local es pequeño pero muy agradable. Relaja el azul y blanco, colores nacionales de Grecia, y pura referencia de la cultura mediterránea. Probablemente en otros días sea necesario reservar sitio, como es agosto, fiestas, fui a la hora de la comida temprano y es miércoles, yo no tuve problema en conseguir mesa para uno, en una de sus mesas con esos jarrones tan bonitos de fina forma y relajante composición. El precio es muy razonable y barato, comí de menú, pero tienen cosas fuera de menú. Yo pienso repetir. Tomé una especie de tortas de calabacín que llamaban "filetes rusos", supongo que por falta de traducción mejor, ya que tienen los nombres en griego y después traducidos entiendo a como han podido. Me los sirvieron con ensalada y salsa de yogur, con pan de pita. Me pusieron las clásicas aceitunas negras aliñadas por ellos a los que yo pedí acompañar de agua fría, prescindiendo de usar vino que, aunque legítimo y también algo muy mediterráneo, me podía cambiar los sabores, que en parte para eso es el vino en las comidas. Yo al agua fresca, como los antiguos romanos que la tomaban muy gustosamente con aceitunas, que no todo eran vinos. Las tortas de calabacín estaban cremosas y eran realmente algo muy digno. De segundo tuve más crema de yogur, patatas, ensalada y pollo al modo griego. Y de postre más yogur ahora con nueces y miel que era un colofón espectacular. Me ha gustado la experiencia y pienso repetir. Como me gustó la experiencia de montar en la noria por primera vez en mi vida. Quizá mis amigos pensaron que estaba pasando de ellos o pasándolo mal, pero lo cierto es que estaba viviendo como un niño esa experiencia que, de niño, nunca viví. Vi a las personas pequeñitas, me acordé de Hitchcock... y de mis padres, si me hubieran visto... pero mis padres no estaban abajo esperando al niño, y aunque mis amigos quizá creyeron que lo estaba pasando mal en la jaula, pese a que era su día de pareja en la despedida de soltero de él, pese a que me hacían un gran honor montándome con ellos en su jaula, mientras el resto de invitados iba en otras, lo que no sabían es que el regalo me lo hicieron a mí haciéndome vivir algo que nunca pude vivir. Tenían un niño maravillado... tan maravillado como hoy al culminar esa comida griega con aquel postre.

Saludos y que la cerveza os acompañe.