sábado, mayo 15, 2021

NOTICIA 2050ª DESDE EL BAR: A LOS DIEZ AÑOS DEL 15M, PORQUE LO PROTAGONICÉ, LO CUENTO


Hoy se cumplen diez años del Movimiento 15 de Mayo (15M), el más reciente de los revulsivos sociales que golpean en la Historia buscando cambios y justicia, pero la justicia no existe. 

Lo quisimos llamar y lo llamamos por un largo tiempo "revolución", pero aquello, como reflexioné en aquellos mismos días, no era una revolución, porque no había componente alguno de revolución por mucho que se hincharon muchos a favor y en contra del 15M en usar ese término. Tampoco era exactamente una revuelta, ni siquiera una rebelión, pero algo fue. Si nos ponemos a pensar, al principio ni siquiera lo llamábamos movimiento 15M, ese nombre se generalizó después de que un movimiento inicial quiso capitalizar el descontento de los primeros acampados represaliados en la Puerta del Sol de Madrid, aquel movimiento se transformó en plataforma y se dijo que aspiraba a ser partido político. En una asamblea quisieron impedir que se usara su nombre al menos que te sumaras y la gran mayoría les dijimos: "ahí tenéis la puerta" y empezamos a llamarnos movimiento 15M. La plataforma aquella era Democracia Real Ya (DRY), y se decía que detrás de ella estaba Antonio García-Trevijano, ese histórico de las épocas del franquismo que en 1974 creó la Junta Democrática de España, con el PCE y otros, como los carlistas. 

La cosa es que mucho se ha hablado esta semana de este aniversario, pero no se ha preguntado en absoluto a los que estuvimos allí, porque allí estuvimos muchos, pero solo hubo unas decenas de caras muy activas, y bien que lo sabía la policía, y si no que se lo pregunten a los dos que vestidos de calle, normales, se sentaron en nuestra acampada en la Plaza de la Capilla del Oidor y nos reíamos porque se les levantaba la camiseta y se les veía, literalmente, las esposas preparadas y colgadas por la parte de atrás del pantalón.

De hecho, los medios de comunicación están narrando este primer aniversario redondo como si esto del 15M tuviera que ver solo en exclusiva con la fundación de Podemos, posterior Unidos Podemos y posterior Unidas Podemos cuando se juntó con Izquierda Unida. Así que dan la noticia equivocadamente uniéndola de manera indisoluble (otro error) a Pablo Iglesias, quien en realidad estaba más unido (pero no era de ellos) a Izquierda Anticapitalista, un partido político que comenzó a despuntar ya en la huelga general de 2010, y los cuales participaban del 15M, pero no eran ni remotamente propulsores de todo aquello, simplemente todo aquello ocurrió y o se sumaban o quedaban muy lejos de sus aspiraciones políticas y sociales. Más claro, el agua. Para muestra, un botón, Podemos se fundó en 2014, no en 2011. Yo, en las asambleas, no me cansé de decirlo, no estaba ahí para fundar un partido político. El cambio era social, la asamblea, la asociación, era el motor. Pero había quien hablaba de partidos, y era normal, el movimiento no era apolítico, pero sí apartidista, pero eso no quería decir que allí no hubiera gente de partidos y sindicatos. En Alcalá de Henares Izquierda Unida prestó su toldo, CGT dio material, estaba la Asociación  de Vecinos de El Val al completo, había un cura de barrio muy social que todos sabíamos que lo era, pero teníamos cara de póker porque él quería aparentar que no lo era, las juventudes del PCE, sin decir que lo eran, estaban en todas las asambleas, y lo sabíamos, había gente que llevaba décadas en las bases del PSOE y yo mismo tengo mis simpatías a la CNT. Cuando pasando el tiempo, pasado el 2011, pasado todas las protestas subsiguientes del 2012, y demás, hubo quien habló de crear Podemos o de crear agrupaciones ciudadanas para presentarse a la elecciones, como fue en Alcalá de Henares Somos Alcalá, yo de eso no participé, y como yo muchos, porque lo nuestro no era crear partidos políticos. Eso no quiere decir que no se les votara porque convergiéramos y cada uno es muy libre de votar lo que crea mejor. Se les votaba, luego ya que unos lo hicieran a Podemos, otros a Más Madrid, otros a Somos Alcalá, otros a lo que quiera que sea, es cosa de cada cual. Y hay que reconocer que Somos Alcalá realizó muchas mejoras en la ciudad en su coalición con el PSOE, como Unidas Podemos ha mejorado bastantes cosas en su coalición con el mismo PSOE a nivel España, por ejemplo la subida del sueldo mínimo. Pero de ahí a afirmar que el 15M era Unidas Podemos hay un trecho muy largo. Sin embargo, de ese 2011 a este 2021, pareciera que los que iniciamos todo esto somos borrados de la Historia y se focaliza todo en que el 15M era Podemos, nada más falso. Algún día alguien pondrá todo esto en su sitio.

Se han contado muchas mentiras. Así por ejemplo, hay cierta persona de la izquierda de siempre de Alcalá de Henares que no se cansa de repetir en su conspiranoia  que el lazo amarillo con el que quisimos diferenciarnos los de la asamblea de Alcalá era porque detrás estaban fuerzas oscuras del anarcocapitalismo (esta tendencia en realidad es fascismo) y que en realidad estaba el multimillonario Soros manejándonos. Un delirio. El lazo amarillo se eligió en la segunda asamblea alcalaína entre los muy pocos presentes aquel día para poder reconocernos en Madrid cuando fuéramos a la Puerta del Sol. En aquella asamblea éramos mayoritariamente amigos de los bares de rock y de los tiempos del Boisán allá desde la década de 1990. Si lo decimos humorísticamente, el 15M de Alcalá lo propulsamos borrachos de bares de rock. Hubo un par de nombres muy concretos y decisivos en ese inicio, que luego no se les vio tanto porque se centraron en actuar en Madrid, del mismo modo que los que en Alcalá luego hicieron Somos Alcalá no estuvieron en Alcalá hasta muy tarde, porque ellos empezaron en Madrid y ni sabían que estábamos organizados ya en Alcalá. En cuanto a la gran jaima que tuvimos, no la financió nada, no estaba Soros ahí, agazapado observando. Ninguno hablamos con Soros, doy mi palabra. Esa jaima la trajo, literalmente, un drogodependiente conocido de la ciudad de vida nada ejemplar ni heroica que un día llegó y dijo que la justicia era nuestra y que él nos traía una jaima. Y ahí la trajo y nos ayudó a montarla y todos los días estaba allí con nosotros y su perro. Los lazos amarillos, una vez aprobados, los hice yo mismo en mi casa, y luego se hizo otra parte en la tercera asamblea. La cinta la compré yo en mi barriada, con otra compañera y amiga, en una mercería de la Plaza de San Francisco de Asís. Y de lo de los bocadillos de tortilla que hubo para ir a Madrid, los hice yo. Yo compré un montón de pan, un montón de huevos y estuve mucho tiempo haciendo montones de tortillas en mi casa. Y eran pequeños por el mero hecho de que mi sueldo era bajo. ¿Dónde coño estaba Soros en todo esto? Me cansa ya el tema de los conspiranoicos por muy venerables que sean sus figuras históricas en esta ciudad.

El periódico El Salto ha creado un reportaje llamado 15M, los mejores días en el que todo lo centra en Madrid y Barcelona, como si los demás no existiéramos y eso ya fue un problema por entonces. Me acuerdo de aquella asamblea donde los de la Puerta del Sol mandaron a alguien a Alcalá y tuvimos que hacer una asamblea extraordinaria en plena noche y nos trataron como si fuéramos niños y nos querían imponer ser un barrio de Madrid. ¡Un barrio! Eso nos cabreó y lo mandamos de vuelta a Madrid con el mensaje de que Alcalá es una ciudad y esta asamblea es de una ciudad con sus propias reivindicaciones, las mandaríamos a Madrid para que las sumasen en común, pero eran reivindicaciones propias de la ciudad de Alcalá. En lo general de España convergíamos, pero no podíamos supeditar nuestros problemas de Alcalá a los que tuviera Madrid como ciudad. Así por ejemplo aquí teníamos un problema de ascenso de la extrema derecha, como así fue, España 2000 sacó un concejal. De hecho en alguna noche pasó un coche de gente que en nombre de los viva Franco nos insultaba, y la policía que siempre nos controlaba no hizo ni mú. Allí la mejor persona fue la mujer del puesto de helados, que nos daba agua. Un compañero de la CNT, que no participó tan activamente del 15M, recorrió las asambleas desde Guadalajara a Madrid y me dijo que las propuestas de Alcalá de Henares eran las únicas que mayoritariamente se centró en reivindicaciones laborales y sociales, mientras el resto desbarraba entre cómo se debía usar el idioma, el veganismo y otras cuestiones.

Lo cierto es que Madrid fue la primera ciudad en iniciar el 15M, pero la segunda no fue Barcelona, como se cree, lo que ocurre es que salvo la prensa local del momento, Diario de Alcalá, nadie se fijó en nosotros. Nosotros, en menos de un día, nos reunimos en asamblea e iniciamos la acampada al día siguiente cuando ningún otro lugar había comenzado aún a imitar a Madrid. Nuestra primera asamblea fue en la Capilla del Oidor, al que un advenedizo oportunista de la izquierda sempiterna de la ciudad quería que la llamáramos por su nombre original, el de ese historiador infame y filonazi que con estatua en la ciudad es el que hizo lo de la casa natal de Cervantes, pero nosotros la llamamos como popularmente siempre se ha llamado. Sin embargo llovía y continuamos en las escaleras de la facultad de filosofía y letras, hasta que la universidad nos dijo váyanse con viento fresco que aquí no nos queremos complicar con berenjenales, y por ello nos quedamos con la plaza de la Capilla del Oidor. No es casualidad que en las más recientes elecciones autonómicas de Madrid, Unidas Podemos eligiera ese lugar para su mitin, como no es casualidad que en la propaganda electoral específica para Alcalá de parte del PSOE se lean cosas como que ellos se reivindican también como parte del 15M. No es así. En el 15M aún gobernada el PSOE en España con Zapatero, yo mismo tenía entonces un trabajo como archivero en el Archivo Obrero, en concreto en el histórico de la Fundación Pablo Iglesias, y en aquel momento no eran exactamente contrarios, pero tampoco eran partidarios. El amor relativo del PSOE por el 15M fue en 2012, con el PP gobernando desde diciembre de 2011 y tras comprender el PSOE que su error fue no escuchar a la calle.

Hay muchos nombres que hoy quería citar de Alcalá de Henares, pero tal como está el patio me abstengo y lo pospongo para otro momento, cuando la Historia pueda ser Historia y no motivo de posible consecuencia para la persona, porque con Vox en el aire y el PP como fiel seguidor de Vox, no está el horno para hornear y yo puedo hablar por mí pero no por Plim ni por Plam. Guardé copia de gran parte de las actas de todas las asambleas, el libro original alguien se lo llevó al final del todo y jamás se supo de él. El 15M generó una gran cantidad de documentación, también carteles y fotos. Algún día, cuando lo crea el momento, se lo donaré al Archivo Obrero, porque es parte de nuestra Historia, aunque a fecha de hoy nos quieran borrar de la Historia y otorgarle todo esto a algo que no fue real.

Rizando el rizo, el periódico El País publicó la semana pasada el reportaje Así contarán los historiadores el 15M, una barrabasada partidista y falta de seso, interesada en la manipulación a ver si a río revuelto convencen a los lectores de que el 15M era Podemos y era algo muy malo y populista, que lo bueno es el PSOE. Para empezar contactaron con historiadores principalmente especializados en la guerra civil española y me da la sensación que su análisis se orientó desde esa perspectiva guerracivilista, nada más lejos... Nosotros no éramos ni violentos ni guerracivilistas. Más allá todavía, una historiadora hasta hacía comparativas con el grupo terrorista ETA. En fin, como dice un buen amigo historiador también, está claro que la Historia la tendremos que escribir con nuestra voz, o harán de nosotros cualquier otra cosa. Lo malo es que ellos tienen los medios y aunque El País se define socialdemócrata, creo que es patente que el grupo PRISA en sí está a cuarenta mil millones de años luz de la socialdemocracia, y les jode que se lo digan a la cara, eso también es verdad. En parte de esto va un poco las cosas que han ocurrido en las pasadas elecciones madrileñas, aunque el PSOE no quiera verlo y tire balones fuera diciendo que el problema es que Pablo Iglesias entró en campaña.

El 15M alteró el rumbo social y la Historia en el comienzo del siglo XXI en España. Eso es así. Sin el 15M no se podrían explicar muchas de las cosas que han ocurrido después. La actividad reivindicativa y asociativa entre 2011 y 2012 es algo decisivo y definitorio. Hubo una nueva concienciación social, una nueva percepción de uno mismo y su papel. El propio movimiento vecinal de toda España, los veganistas, el feminismo, el ecologismo, todo tipo de asociaciones, todo se revalorizó. La creación de Podemos en 2014 lo único que hizo fue frenar todo aquello al canalizar todo el movimiento en un progresivo convencimiento de que todo se podía simplificar abandonando la protesta y reivindicación con el mero hecho de votar cada X tiempo, o sea: dar como solución el abandono de lo público y volver así al punto de partida que había supuesto el problema. Por otro lado, el gobierno de Rajoy fue un gobierno muy duro que hizo oídos sordos a las reivindicaciones de la sociedad e inició una gran cantidad de recortes acordes a lo que decía la Unión Europea, sobre todo Alemania. Todo eso fue un desgaste. 

Unidas Podemos y todas las agrupaciones electorales de gente sin partido en las municipales han tenido y tienen su utilidad, y mucha, son importantes, pero no son exactamente el 15M. Podríamos decir que tienen parte de un derivado de él, pero no son completamente herederos de él, tienen sumadas otras trayectorias anteriores incluso al 15M. 

Puede que haya habido cansancio por no haberse visto cumplidas muchas de las reivindicaciones, pero no hay abandono, personalmente creo que ahora mismo hay una etapa de cierto letargo, pero tengo la impresión de que muchos de los que estuvimos en el 15M estamos dispuestos a regresar si X límites se pasan y es necesario defender derechos de nuevo.

Saludos a todos y que la cerveza os acompañe.


sábado, mayo 08, 2021

NOTICIA 2049ª DESDE EL BAR: DE ANIVERSARIOS Y CUMPLEAÑOS

Quizá tenía que haberos escrito un poco antes, por ejemplo con el tema del 40º aniversario del síndrome tóxico, también llamado "la colza" y al principio de todo: gripe atípica. Para quien sea muy joven y no se haya informado de esto o nunca se lo hayan explicado, el 7 de mayo de 1981, muy cerquita aún del intento de golpe de Estado fallido el 23 de febrero de ese mismo año, se diagnosticó la primera de lo que se creía que era una gripe atípica y que en muy poco tiempo apareció en un gran número de personas. En realidad se trataba de una intoxicación masiva a través de un aceite para consumo humano adulterado con aceite de colza para maquinaria. Los efectos fueron miles de intoxicados por toda España con resultados de muerte, deformaciones o problemas médicos y secuelas de por vida en la gran mayoría de los casos. La cercanía de la fecha de 1981 hace que aunque ya bastantes hayan muerto, por ejemplo mi propia madre, afectada, otros muchos sigan vivos, especialmente los que en 1981 eran niños. Yo no lo fui, no soy afectado. En mayo de 1981 yo tenía 2 años de edad y según el razonamiento de mi padre, también ya fallecido, ni él ni yo fuimos afectados porque no comimos unos churros que pidieron en un bar.

Que aquello era una estafa de una empresa y un envenenamiento masivo de la población con el único ánimo de lucrarse se fue sabiendo con posterioridad. El proceso de investigación y los posteriores juicios tanto para inculpar como para posteriormente cobrar las indemnizaciones, de las cuales se hizo cargo el Estado, se eternizaron y todo aquello no acabó hasta mediados de la década de 1990, si bien actualmente, en 2021, aún  hay algún caso particular en tribunales. Las afecciones, al ser de por vida, requirieron de que se creara una especialización médica para estas personas, cuyos médicos de cabecera y otros que puedan tratarles, tienen que estudiar su historial relacionado con el síndrome tóxico, pues lo normal es que las secuelas de este afecten (nunca para bien) en otras enfermedades que por la naturaleza de la vida todos tenemos; unos: unas y otros: otras. Por otro lado, hubo un señalamiento social, especialmente en los años 1980, de estas personas, al politizarse levemente el asunto o bien al acusarles de tener la culpa por comprar barato (como si eso fuera justificativo para que te envenenen, cuando, además, muchos ni siquiera habían comprado esa marca de aceite, si no que la consumieron a través de bares y restaurantes), y en los años 1990 hubo otro señalamiento social al reclamar las víctimas su derecho a la indemnización, para lo cual llegaron a acampar en la calle Ferraz de Madrid, donde estaba la sede del PSOE, quienes gobernaban por entonces con Felipe González. Igualmente hubo concentraciones en la Audiencia Nacional y en la Casa de Campo. Mi madre participaba de ello, y a veces iba yo con mi familia y allí estábamos. Las víctimas fueron doblemente víctimas. Víctimas de una estafa que acabó en envenenamiento, y víctimas sociales de una sociedad que no se solidarizó ni quiso comprender a las víctimas.

Para llevar el caso se crearon asociaciones por toda España y Alcalá de Henares fue una de las primeras ciudades en movilizarse, no recuerdo ahora mismo si fue la primera o si la primera fue Torrejón de Ardoz. Alcalá contó con Paquita Sauquillo, a quien yo vi varias veces de niño por esta razón. Paquita Sauquillo era la abogada hermana de aquel otro Sauquillo, abogado laboralista asesinado por la extrema derecha en su despacho de Atocha en 1977, no muy lejano a aquel 1981. La asociación estaba dentro del Polígono Puerta de Madrid, popularmente conocido como "El Lianchi". Lo que mi madre sí contaba es que fue la primera asociación en demandar en los tribunales. Curiosamente, siendo Alcalá de Henares una de las primeras en movilizarse e iniciar un precedente de lucha social por los derechos que se activaban por primera vez desde la Constitución de 1978, y pese a tener miles de víctimas, que yo sepa no me consta que tengan ningún tipo de reconocimiento institucional en la ciudad. 

Pues ese 40º aniversario se produjo ayer 7 de mayo, aunque evidentemente es una fecha referencial por aquello de la primera víctima detectada en el sistema sanitario, sin saberse aún lo de la colza, pero evidentemente el inicio de todo esto sería cuando aquellos empresarios tuvieron la idea de la adulteración y comercialización de aquel aceite.

Pues iba a escribir sobre todo esto, y al final lo he hecho, pero la cosa es que por unas cosas y otras de esta semana, no ha podido ser que os renovara la entrada y hoy lo hago con una tradicional, la del cumpleaños de Reina. Hoy cumple 16 años y quiero compartiros la foto de este año que siempre nos hacemos, tanto en mi cumpleaños como en el suyo, hoy la foto del suyo.

Saludos y que la cerveza os acompañe.


sábado, mayo 01, 2021

NOTICIA 2048ª DESDE EL BAR: 1º DE MAYO DE 2021

Hoy es 1º de mayo, día del trabajador. Coincide este año con cierta actividad editorial en la Historia del movimiento obrero. Julián Vadillo ha publicado Historia de la FAI, que complementa su libro de 2019 Historia de la CNT. Entre tanto, el catedrático José Luis Martín Ramos ha publicado Historia del PCE, en el 100º aniversario de la fundación del Partido Comunista. Me faltaría una actualización de la Historia del PSOE, la cual fue publicada como la vez más exitosa por Aurelio Martín Nájera en torno a 1979 ó 1982, por lo que requiere actualización total.

Este año es un año importante porque es un año en el que está sobre la mesa la derogar o revisar al completo la reforma laboral de 2012, y al frente de ello está Yolanda Díaz, Ministra de Trabajo, militante del PCE, por ende de Izquierda Unida, por ende de Unidas Podemos, vicepresidenta tercera del gobierno. Con el actual gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos se ha logrado ya la subida del salario mínimo interprofesional y se ha afrontado la crisis de la Covid-19 con una serie de medidas para trabajadores y empresarios que en la crisis del 2008, ni el PSOE en solitario primero, ni el PP después en su gobierno, fueron capaces de acordar, aprobar y llevar a cabo. 

No se plantea poca cosa y los grandes empresarios y la banca ya se muestran contrarios ante propuestas como la posibilidad de limitar los tipos de contratos a cuatro, avanzar en el aumento de sueldos mínimos, dificultar la contratación temporal para favorecer una más estable, impedir que las empresas compitan entre sí para obtener proyectos a costa de rebajar sueldos y así hacer mejores ofertas al contratador, impedir que más del 50%, incluso más de un porcentaje menor, de los empleados de una empresa sean becarios o gente en prácticas, fijar de manera estable los empleos de los trabajadores interinos de la administración pública, impidiendo su pérdida y su experiencia con las convocatorias de oposiciones a funcionarios, y un largo etcétera que ha puesto nerviosa a mucha gente. 

Sin embargo este 1º de mayo viene marcado por segunda vez por la Covid-19, pero más aún por las elecciones a la presidencia de la Comunidad de Madrid, las cuales, como dije en la Noticia 2047ª,  se han presentado como un plebiscito entre dictadura comunista o democracia, lo cual es mentira, falaz, pero también se han presentado como un plebiscito donde no se votase por programas políticos de cada partido, sino por elegir entre la defensa de la democracia o el avance del fascismo que acabará con las libertades. Todos los partidos políticos han entrado en tromba en ese argumentario y en estas elecciones las campañas han estado llenas de insultos, mentiras, falsedades y palabras vacías, pocos argumentos. El punto álgido es esa carta del Partido Popular donde no se explica el programa a votar, sino que solo se escribió la palabra "libertad".

La libertad que maneja el PP en voz de Ayuso es muy peculiar, traducida en irte a beber cerveza después del trabajo, poder no encontrarte con tu expareja en Madrid capital y otras cuestiones por el estilo, remarcando además eso como estilo de vida madrileño. Eso ha excitado las redes sociales. Ayuso no ha dicho nada que realmente sean propuestas o parte de unos ideales. A fin de cuentas, desde 2019 solo ha aprobado una ley. Ahora bien, no es del todo tonta con esta estrategia. Excita a aquellos no madrileños que con estas cosas se ven ofendidos al negarles ella cosas que ellos también disfrutan, con ello se nutren las redes y Ayuso puede entonces enarbolar su argumento principal contra el gobierno central del PSOE-Unidas Podemos, que con ellos ha aumentado lo que ella llamó "madrileñofobia". En realidad no ha sido así, pero al provocar ella, las redes arden y ella le da la vuelta a la tortilla y puede verse reforzada en un "veis como yo llevaba razón", aunque todo sea parte de una impostura. Mejor hubiera sido no entrar al trapo, pero las cosas ya están hechas.

Por razones parecidas, en este 1º de mayo tan interesante ante la posibilidad real de poder recuperar derechos laborales, lo que tenemos sobre la mesa es una reedición de los años 1930, actualizada, en la cual partidos y sindicatos de izquierdas ven un avance de la extrema derecha que podría amenazar la democracia y se ven en la necesidad de una unidad de acción para frenarlo. Mucho me temo que la manifestación de este año irá en ese sentido, perdiendo la oportunidad de explicar a los trabajadores la importancia de la unidad, sí, pero para lograr esos derechos perdidos. En cierto modo, no recuperar esos derechos es objetivo de la extrema derecha, al servicio de los intereses de los más conservadores y de los que más tienen. El mero hecho de que el 1º de mayo de 2021 se transforme en una especie de defensa de la democracia es un triunfo para los demócratas, pero también es una batalla medio ganada en los palos en la rueda que mete la extrema derecha en los objetivos reales de los trabajadores.

Las elecciones serán el 4 de mayo.

Sea como sea, como cada año, hoy 1 de mayo, feliz día de los trabajadores.

Este año hay una manifestación convocada en Alcalá de Henares que a las 12:00 partirá de Plaza del 1 de mayo al auditorio de Manuel Azaña. Convoca, hasta donde yo sé, CGT, no sé si también CCOO y UGT, y desconozco la posición de USO y otros sobre esto. Os recordaré que CNT no tiene sede en Alcalá.

lunes, abril 26, 2021

NOTICIA 2047ª DESDE EL BAR: SENTIDO DEL HUMOR, O CÓMO PERDÍ UN SEGUIDOR

Hace un par de horas vi un anuncio de televisión en La Sexta sobre su programación para esta noche. Hay un programa de debate político que esta semana lo van a dedicar a las elecciones anticipadas de la Comunidad de Madrid, de las cuales hasta ahora me he abstenido de comentar tanto por esta bitácora como por redes. Me he abstenido de comentarlas, en contra de los análisis que normalmente hago, porque me parece que estas elecciones anticipadas tienen más de interés particular de los políticos que de servicio al ciudadano. Alcanzar el poder es legítimo en democracia con los medios democráticos, pero una vez que se alcanza debe ser para intentar hacer lo más útil a la sociedad, lo que se cree más útil, dentro de las normas establecidas, pero llevamos unos años que parece que el objetivo es alcanzar el poder para jugar con la oposición a aquel juego infantil de mis años mozos llamado "el rey de la montaña", consistente en tratar de mantener únicamente tú en lo más alto de una pequeña altura o bien tratar de quitar al que está ahí para tratar de estar tú y mantenerte. Ese "rey de la montaña" lo único que hacía era pelear por estar en lo más alto, y los oponentes solo forcejeaban para estar ellos, la montaña, dicho está, estaba desgobernada aún pareciendo que tenía gobierno. 

Esa descripción del juego infantil es simplista para todo lo que se vive desde hace años, pero de manera rasa sirve para hacer una visión metafórica. 

Quizá hubiera hecho el análisis a posterior de los resultados electorales, o quizá simplemente hubiera sido mencionado en alguno de los análisis de la actualidad cuando tocase hacerlo, vaya usted a saber cuándo creyera yo.

Entre medias se ha colado todo ese asunto de las balas metidas en cartas y enviadas al Ministro de Justicia (Marlaska, del PSOE), a la directora de la guardia civil (puesta en el cargo por el actual gobierno) y a Pablo Iglesias (ex-vicepresidente de gobierno y actual candidato a la presidencia de Madrid por Unidas Podemos), así como la navaja con presunta sangre (pudiera ser pintura, se está investigando) enviada a la Ministra de Industria (Maroto, del PSOE), este último envío parece ser que es obra de un esquizofrénico recién descubierto por la policía hace una hora. Y en medio de todo esto, tenemos a Vox sin condena explícita a esos envíos, si no con una condena general a la violencia, como hicieran determinados partidos vascos en el pasado que terminaron ilegalizados por la Ley de Partidos contra el terrorismo, a un Unidas Podemos, PSOE y Más Madrid abandonando un debate electoral por eso mismo, a un Ciudadanos que condena el envío y las amenazas pero a la vez se abre a la ultraderecha sin cerrar la puerta a Vox de manera clara, y a un PP que en Madrid sigue predispuesto a Vox, mientras que en su dirección estatal preferirían abrir más distancia tras esto y sobre todo tras aquella intervención de Casado el año pasado en la moción de investidura fracasada del mismo Vox. 

Todo esto ha hecho que en la segunda semana electoral, la última antes de ir a votar, pareciera que ya no hubiera programas que presentar ni que debatir, que todo se resume en un plebiscito a elegir entre fascismo o democracia, tal como se presentan los términos en los medios de comunicación y en las intervenciones de los políticos. No es que la izquierda haya sacado esto de fascismo o democracia de la manga, a pesar de los graves hechos que acabo de escribir, lo cierto es que el PP de Madrid, con Ayuso de líder, había presentado las elecciones como socialismo o libertad, en un principio, pero al presentarse Iglesias a Madrid, lo cambió por comunismo o libertad, en un guiño total a Vox, equiparando al actual gobierno con una dictadura, pero sin decirlo directamente. Es un falso dilema, es una falacia y es demagogia, pero es con lo que se presenta. Así que parece que las elecciones, que deberían darnos a elegir un gobierno para salir del paso de esta encrucijada los próximos dos años, pues no puede sobrepasar la fecha de 2023, se ha transformado en un falso plebiscito a elegir entre democracia y dictadura, elija usted si esta es fascista o es comunista. 

Lo cierto es que ya me había parecido humorística la propaganda electoral. La de Ciudadanos parece imitar los mensajes de Twitter en forma y contenido. Explica poco y lo poco que explica son generalidades que todos querríamos, el problema es cómo lo queremos conseguir, que es lo que diferencia la derecha y la izquierda. Unidas Podemos remite al espíritu del 15M, pero mete ese mensaje de frenar a la ultraderecha, dice algunas cosas que quiere lograr, pero breve. Más Madrid se explica más en lo que quiere, aunque menciona algunas cosas que no son competencia del gobierno autonómico, sino del central más bien y de los pactos entre sindicatos y patronal. La propaganda del PSOE parece sacada también de mensajes de Twitter, pero deja el sabor de boca del nulo papel jugado por Gabilondo en la oposición, se hace poco creíble que tenga tantas ganas ahora de todo lo que dice. Vox explica lo que siempre dice en el Parlamento, pero si le das la vuelta al papel te encuentras un cartel que tiene ciertas similitudes (literalmente) con un muy determinado y conocido cartel de la Alemania nazi, y no es broma, pero ese guiño creo que solo lo verán los que más cultura visual del siglo XX tengan en sus mentes. Y la propaganda del PP... pues me parece una broma. No explica nada, simplemente es la palabra "libertad", nada más escrito, como si esto fuera una dictadura, y no lo es. Repugnante que jueguen a estos juegos, porque en el fondo las elecciones no va de ellos, va de toda la sociedad y de las vidas particulares de todo el mundo.

La cosa es que no iba a escribir de nada de todo esto, como decía, pero vi aquel anuncio de televisión que he dicho, y en la red social de Facebook, en las publicaciones reservadas a los que me tienen adjuntado, escribí el siguiente texto:

"Me hace gracia que en la Sexta esta noche vayan a hablar de cómo se está degenerando la democracia con todo esto de las balas y la extrema derecha y anuncien entre los invitados a Arsuaga... que no digo yo que este arqueólogo experto en neanderthales no tenga algo que decir o que opinar sobre el panorama político actual, como cualquier otro ciudadano, pero, hombre, un poquito de sentido del humor sí hay cuando le han invitado, ¿no?"

 Al momento, en uno o dos minutos, el número de seguidores bajó en una persona. Me llamó la atención. A fin de cuentas yo no soy programador de La Sexta, ni trabajo en ese programa. No elijo a sus invitados, ni redacto sus líneas editoriales. En ese estado tampoco decía A o B sobre tal o cual opción política desde mi punto de vista. Ni siquiera escribía yo sobre lo que yo mismo opino acerca de los acontecimientos de las balas en las cartas. Simplemente me hacía eco de que me llamó la atención que en un programa de debate político se haya invitado a Arsuaga a hablar, el cual es arqueólogo de neandertales en Atapuerca, y que esta semana se habla de eso, de las balas y la extrema derecha y todo esto de las elecciones de Madrid. Me llamó la atención y me hizo gracia porque los programadores no son gente inocente que eligen invitados al azar, por lo que me pareció que le habían echado humor, independientemente de lo que yo piense al respecto. 

Pensé que puede que la baja fuera una casualidad justo en ese momento, ni siquiera sé quien ha decidido irse, pero también puede que no sea una casualidad. Si no fuera una casualidad, ¿a qué nivel estamos llegando que tampoco se puede tener sentido del humor?

Ahí está el problema.

jueves, abril 22, 2021

NOTICIA 2046ª DESDE EL BAR: 42, LA ENTREVISTA

Procedo a contestar personalmente una breve entrevista que yo mismo he confeccionado con preguntas de entrevistas históricas.


 Estábamos sentados uno al lado del otro, frente a la mesa, la ventana y la vista. [En silencio desde que entró Einstein al salón] (Bernard Cohen, entrevista a Albert Einstein para Scientific American Magazine, 1955).

 Bueno, alguien debe romper el silencio. Ha sido un año de muchos silencios. Puedo imaginar ahora mismo todas esas casas llenas de personas que han pasado solas el confinamiento de 2020, así, como nosotros, solos en su salón, sentados con una manta sobre las piernas y mirando por la ventana. Esperando el paso del tiempo como una de las llamadas acciones heroicas del siglo XXI. Piénsalo. Antes lo heroico podía ser plantarte con trescientas personas en las Termopilas ante una muerte segura pero necesaria si querías salvar a los tuyos y a montones de desconocidos que son parte del mundo que conoces. Ahora lo heroico ha sido enfrentarnos a la soledad, porque por mucha comunicación a través de teléfonos e Internet, ha habido mucha soledad. La soledad incluso para los que ya estaban solos. Cuántos tienen soledad incluso sin pandemia. Allí en su salón, en su salón porque tampoco tienen medios para hacer nada más y parece que la vida social de nuestros tiempos se ciñe a tener medios y quien no tiene medios, no tiene vida social o la tiene muy limitada. Tener vida social parece que implica poder tener determinados recursos en tu teléfono, como si tener teléfono fuera una extensión humana, ver gregariamente determinadas series de televisión  o hablar de unas mismas cosas desde un mismo punto de vista, ahondar en lo vano, huir y mirar mal a lo humano, a lo que realmente afecta al humano, porque al final somos humanos y no me cabe duda que tarde o temprano, en nuestros tiempos creo que para muchos será tarde, se darán cuenta de que no hay nada humano a lo que puedan escaparse, no pueden huir de lo humano. Lo que hoy creen algo estable, mañana se caerá como todos los castillos de arena de todos los que nos precedieron. No hay persona humana que no se haya sentado como tú y yo ahora a enfrentar su soledad, el problema es la ceguera sobre la soledad del otro, la sordera, el no querer saber. "Solo le pido a Dios que la guerra no me haga indiferente", cantaba Ana Belén, y de eso va la vida, de una guerra íntima y social que solo se gana si somos capaces de comprender y acoger al otro. Hay tantos problemas físicos sin respuesta, dijo Einstein ante un silencio así, pero al final lo particular forma el todo y tenemos que darnos cuenta de eso, eso lo aporto yo. Jim Morrison apuntaba también que la sociedad actual permite las grandes masas de gente porque los que tienen los poderes fácticos, que son los que tienen intereses económicos muy agresivos, les interesa que así sea siempre que esas masas desarrollen un comportamiento social de masa interesado en entretenimientos. Estando muchos juntos y muy bien comunicados, en realidad están solos. El problema viene cuando alguien en esa masa empieza a comunicar de verdad, profundamente, sin gregarismo, y hay quien empieza a hacer lo mismo. Entonces esa masa, que a lo mejor solo son veinte personas, ya son subversivos a eliminar o a demonizar. En el fondo está la cuestión de que la sociedad actual desde la segunda mitad del siglo XX ha desarrollado sus mecanismos de hacernos seres solitarios en cuanto a lo que realmente nos afecta, pero a la vez creernos grupo, creernos sociedad común porque somos capaces de aplaudir a un equipo de fútbol o de hablar de la serie de televisión de moda. Pero todos despertamos. Hace poco en el autobús escuché a una mujer sudamericana sentada a mi lado que decía por teléfono a alguien que: se llaman familia, pero que en la vida de todas las personas ocurre un momento en el que tú tienes que estar, tienes que estar, y si no estás es como quien tiene una momia en sus antepasados.

 ¿Cómo estás? ¿Cuál es tu trabajo? (Monty Lister, primera entrevista radiofónica a The Beatles, pregunta a George Harrison para Sunday Spin, de Radio Clatterbridge, 1962).

Estoy. Ayer, 21 de abril, cumplí 42 años, junto a Reina, siempre fiel esta buena gata. Como cada día despertamos juntos. Ella se tumba en mi cama al lado de mi pecho, a veces pone la cabeza en la almohada. Rara vez cambia de lugar para dormir. Todos los cumpleaños, ya sea el mío o el suyo, nos hacemos una foto. El mismo día la reina de Inglaterra, Isabel II, cumplía 95 años. Hace una semana se le murió su marido con 99 años y el funeral fue el lunes o el domingo. El día de su cumpleaños la prensa anunciaba la muerte de una de sus amigas más queridas. Los periódicos españoles hablaban de que los círculos íntimos de la reina decían que estaba muy baja de ánimo porque no solo era que se muriera su marido y su amiga cuando cumplía 95 años, es que además la prensa británica dieron reportajes sobre la muerte de su esposo como la muerte de una época, como si ella misma ya hubiera muerto y fuera pasado. Luego, aquellas fotos, sentada sola en la iglesia durante el funeral. Ahí está la soledad y la masa. El negocio de las noticias, también. Estoy, estamos. Por lo demás, trabajo de archivero, lo que se puede, un contrato corto. Más o menos ahora mismo doy segunda sepultura a los ya sepultos. Se podría decir que soy de ese grupo de gente que podría decir que la Covid-19 me ha dado trabajo, o al menos eso sospecho, pero no puedo decir nada más. Escribo, escribo mucho. Poemas, relatos, una novela ahora un poco atascada, reparto prensa a los suscriptores de El Salto en Alcalá de Henares, y trato de estar. Bebo. Juego al billar. Hago visitas inoportunas, poco más. Algunos dueños de bar me reconocen en sus días libres por ahí, a veces me invitan... Echo de menos a algunos amigos que con esto de la Covid-19 han decidido no salir prácticamente de casa y nos hemos visto muy puntualmente este año y pico. He redescubierto y reinventado amistades, hecho conocidos. Soy una cara conocida en la ciudad y últimamente se me acerca mucha gente joven que me trata como a un igual, pero a sabiendas de que soy una especie de veterano, y eso está bien, aprendo mucho y me divierto mucho. No sé si yo les aporto algo, pero conocer gente a mí me aporta algo. Luego están los lectores que me conocen o que me reconocen. Y el refugio de los dueños de bar, de los de toda la vida de los bares de rock. Eso es impagable. Es una vida. Estoy en la vida y me dedico a trabajar en ella. Cuando escribo en un bar, además, la gente respeta que si escribo es mejor dejar que fluya y me dan mi paréntesis. De todos modos, hago mucho barrio en este último año y he conocido gente. Me resulta también más económico. Teóricamente un trabajador humilde en España vive más o menos con unos 12.000 a 15.000 euros al año, digo uno humilde. Hace poco leí y compartí que la extrema pobreza en España está situada en los 16 euros al día, y en unos 23 ó 24 euros al día los pobres un poco menos extremos pero también severos. Pues bien, yo miré lo que gané en 2020 para hacer la declaración de la renta. Trabajé todo el año menos diciembre, que lo cobré del paro, en total había ganado algo menos de 10.500 euros, asique amoldo mi vida y me rio de aquellos que luego van llorando sus penas cuando cobran 1.400 euros al mes, que tampoco hablamos de un sueldo abultado para como está la carestía de la vida, peor aún son los que lloran sus penas y luego te cuentan todas esas cosas que tú llevas muchos años que ni te las planteas. Pero cada uno lo suyo. Los hay peor que yo, aunque yo, si después de este contrato breve no encuentro otro trabajo, pues ganaré menos y en algún momento no ingresaré nada. En fin, así es la vida. A mí lo que me jode son otras cosas. De esto ya se irá viendo, y sí, es grave, pero, ¿qué le vas a hacer?  Estoy en la vida y me dedico a trabajar en ella en todos sus aspectos. Uno viene a jugar y puedes odiar el juego, pero no a los jugadores, aunque haya quien odie a los jugadores. Allá cada cual.

Parte de la mitología te considera un fuerte bebedor. (Jerry Hopkins, entrevista a Jim Morrison para Rolling Stone, 1969).
 Todo mito parte de una realidad y toda realidad parte de un mito. No es un juego facilón de palabras, es que es así. La Tierra es plana porque veíamos que las cosas no se caen solo si están de pie sobre superficies más o menos que te permitan estar hacia arriba. De un mito, La Tierra es plana, parte una realidad, las cosas y las personas no se caen solo si están sobre el suelo hacia arriba. Ahora bien, La Tierra no es plana, convencionalmente decimos que es una esfera, aunque en realidad no es una esfera perfecta, es otra cosa, tenemos sensación de estar hacia arriba sobre una superficie, pero eso es irreal, es una sensación. De una realidad, La Tierra es redonda, parte un mito, estamos hacia arriba y no nos caemos; en realidad no nos caemos por efecto de la gravedad, pero siempre tenemos sensación de estar hacia arriba estemos donde estemos situados en el planeta. Mito y realidad se necesitan porque realidad y mito se necesitan. Y si no, ahí están los bares.

¿Qué importa más para un escritor de hoy? ¿La vanidad o la modestia? (Mario Benedeti, entrevista a Nicanor Parra para Marcha, 1969).

Para el de hoy, para el de 2021, supongo que depende de la generación y de los valores personales de cada individuo. Si nos fijamos en los que empezamos a escribir en Internet de manera masiva en la década de 2000, y también en la de 1990, teníamos un concepto generalizado de colaboración, de gratuidad, de altruismo. Mucha gente gastaba mucho tiempo y esfuerzo en tremendas y colosales aportaciones altruistas en blogs y en páginas colaborativas de las que salieron, por ejemplo, Wikipedia. Se creía en un cambio social a través de los nuevos medios de comunicación. Había un comienzo real de hermandad porque de repente gente de un lugar del planeta podía leer e interactuar con gente de la otra punta del planeta. Podías tener información que te era útil o que querías saber. Incluso los archivos estuvieron dentro de esta idea. Por cierto que el primero en ponerla en práctica fue España con el Archivo de Indias y sus fondos desde 1992. Creo que con la Primavera Árabe y ese conato casi de revolución sin ser revolución en Grecia y en España que se expandió por todo el mundo en 2011 alguien debió pensar: aquí las masas están empezando a pensar, no solo a pasar el rato juntos. Después de 2011 se empieza a potenciar que quien no gana dinero colgando videos en Internet, o en redes sociales es poco menos que tonto, o que leer blogs es de aburridos, cuando lo mejor es leer mensajes cuanto más cortos mejor y que sean bromas, nada de cosas serias. Yo escribo desde niño, desde los años 1980, aunque lo expongo públicamente desde los años 1990. Yo empecé con el papel y el recital y ahí sigo, pero a mediados de los 1990 lo extendí también a Internet, siempre como algo que compartir, otra cosa es cuando publico libros, porque eso es otra categoría, pero llevo meses viendo en la vida real y en televisión a montones de chicos y chicas nacidos después del año 2000 que cuelgan sus poemas en redes donde quieren ganar dinero ya sea con publicidad o cobrando, por extensión los jugadores, los que van de líderes de opinión o de lo que sea. De alguna manera la socialización iniciada en los 1990-2000 en las redes la han pervertido para que lo que impere sea una idea de capitalismo masivo, pero además del brutal, del que considera el individualismo de manera brutal y nada social. De ahí jóvenes que se van a paraísos fiscales siguiendo máximas que ya siguieron gente como deportistas tipo los Vicario, que nos inculcaron a nosotros, la generación padre de muchos de estos jóvenes, que eran un ejemplo a seguir. Hace un par de días vi un anuncio de televisión donde una empresa decía que si registrabas con ellos tus boletos de lotería te evitaban pagar el 20% de los impuestos sobre los premios grandes. Lo decían de tal modo que parecía que pagar impuestos era un robo del Estado y que era de idiotas pagarlos, pero de los impuestos sobrevive y vive la sociedad. Ni siquiera los padres fundadores del capitalismo en el siglo XVIII se planteaban algunas de las salvajadas que se plantean ahora, y mira que aquel primer capitalismo era muy deshumanizado y desigual, que incluso convivía con sistemas esclavistas sin hacerles remilgos. Pero, ¿cómo explicar todo esto, cuando hace muchos años ya que en las escuelas y los institutos se cambiaron algunas asignaturas de humanidades por otras dedicadas expresamente a la economía? En este sentido, si el nuevo escritor se ve obligado a competir en las redes para obtener más espectadores o lectores u oyentes para lograr seguidores en sus canales, o más visualizaciones, y así aumentar sus ingresos, la vanidad va ganando camino, entre otras complicidades unidas. Afortunadamente, siempre los hay más modestos, menos visibles, tal vez, pero más auténticos. No pierdo esperanza en lo pendular del mundo.

 ¿El pueblo sabe que este es el país menos desarrollado? (John Reed, entrevista a Lenin para Diez días que estremecieron el mundo, 1917).

El pueblo, la gente, cree lo que le guíen a creer, aunque siempre hay gente más autónoma y a veces estos se abren caminos. Durante años nos han dicho que la sanidad pública española era la mejor del mundo. La verdad, no tengo ni idea de cómo son el resto de las sanidades públicas del mundo. Creo que hemos tenido una de las mejores sanidades públicas del mundo, y que esta lo sigue siendo en muchas cosas, pero probablemente no sea la mejor sanidad en todo. El caso de una pandemia es algo excepcional, no se está preparado, pero para mucha gente se ha revelado con esta situación que no estamos preparados para grandes tragedias. Que las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) son limitadas. Que los recursos pueden faltar... pero es que vienen faltando desde los recortes de 2012 en general y en lugares como Madrid desde antes. Han habido políticas para favorecer a la sanidad privada y eso ha cobrado su factura en 2020-2021. Cuando estaba enferma mi madre y cuando debía llevar a mi tío al hospital y pasar días y días con ella y con él, con ellos, allí, ya entonces, y hablamos de la parte central de la década de 2010, sobre todo en torno a 2015-2017, faltaban medicamentos y por ley o normativa algunos medicamentos debían aportarlos los enfermos. Pero con esta pandemia hemos visto cómo también faltaba personal, que algunos trabajos los hacían personas con contratos muy precarios. También lo hemos visto en educación y en la administración y en multitud de lugares y en otros muchos puestos, como en archivos, de donde vengo, aún no se ha visto las condiciones reales de cómo se mantiene el sistema. Ninguno de los trabajadores precarios será recompensado, salvo aquellos que han llamado la atención a la sociedad y al periodismo, y no en todos los casos, la mayoría en sanidad. Pero eso debería hacernos pensar, algunos lo hacemos desde hace décadas, que la sociedad le debe mucho a la gente que tiene los trabajos más débiles, los más precarios, y sin embargo se aplaude al futbolista y la gente se bate en los bares para defender a su ídolo, el mismo que se va a tributar a Andorra, partiéndose el pecho en defensa de que el país es el mejor en todo. Es un buen país, es una buena sociedad, pero no podemos pararnos en quedar adormilados en ese pensamiento, porque eso nos vuelve a la masa sonámbula de antes, creyente de una realidad no tan real.
 

¿Tú crees, sidi, seriamente en la posibilidad de esto después de lo pasado? (Luis de Oteyza, entrevista a Abd-El-Krim para La Libertad, 1922).

Yo creo, porque soy un creyente. La sociedad siempre termina respondiendo, aunque tarde. Ahora bien, se van agotando los recursos de la gente humilde y los que tienen los medios y el dinero no parecen querer hacer "sacrificios" ni generosidades, y el reloj sigue haciendo tic-tac. La Historia se asemeja a un movimiento pendular, pero el movimiento del péndulo se puede regular como el movimiento de un metrónomo, el problema es que la aguja del metrónomo sabemos que tiene un mismo plano, el péndulo puede oscilar en una variable en círculo que da muchas más posibilidades de todos los tipos, y digo todos. Creo que podemos ir a mejor en lo social, sin duda, y que la gente despertará. Ahora está amodorrada porque la última vez que despertó, en 2011, no le han dado las respuestas que deseaba a pesar de que hubo mucho movimiento más o menos hasta 2015. No es que ese movimiento haya desaparecido, pero por un lado la mano inflexible del gobierno del PP de Rajoy, cortando de raíz satisfacer las peticiones de la gente y haciendo recortes a favor de los que más tenían, y por otro la aparición de Podemos llevando unas reivindicaciones sinceras al plano de una política de partido y cayendo en esa espiral cada vez más, desmotivan y desmovilizan. Sin embargo, entre todo esto, creo, por ejemplo, que si nos tenemos que ceñir a ese tipo de política tengo esperanza en Yolanda Díaz, la Ministra de Trabajo y vicepresidenta tercera y si sigue así, al lado real del trabajador, la quiero de presidenta de gobierno, pero ya veremos, queda partido, queda juego y quién sabe si al final la patronal o la banca no la forzarán a hacer cosas contrarias a sus principios. En principio, en la vía política, ahí veo futuro y esperanza, pero a mí me interesa la sociedad y en la sociedad creo que también hay esperanza, porque aunque las voces más intransigentes se dejen oír cada vez más, son un  callejón sin salida. No tienen recorrido, su discurso es cortoplacista y centrado en mitos irreales que una vez que se enfrenten a ellos, será la inexistencia de los mitos los que devoren atrozmente a esas voces. La gente en la que creo ahora la veo desengañada, pero sé que volverán a ver que a veces lo particular es lo que construye lo social. No hace falta hacer grandes planes, cuando a veces los pequeños planes construyen tejidos fuertes.  No podemos quedar congelados a la espera de que nos resuciten, eso también es verdad, pero todo tiene sus tiempos y sus ritmos, porque además las psicologías y las biografías personales también juegan su papel en todo acontecimiento humano, y la psicología de masas ilusionada de 2011 necesita ahora mismo seguir activa pero a la vez tomarse un poco de tiempo para saber mejor su rumbo. Ya hay mucho camino hecho, pero queda más. No hay que dejarse caer y congelarse hasta revivir en un futuro mejor, pensamiento por otro lado en cierto modo religioso, la vida pospuesta a una vida futura no garantizada como existente.
 

Si tal programa tiene éxito [la criogenización], la persona que está congelada no tendrá forma de saber, por supuesto, si alguna vez será revivida con éxito. ¿Crees que los futuros científicos estarán dispuestos, incluso si pueden, devolver la vida a sus antepasados? (Eric Norden, entrevista a Stanley Kubrik para Playboy, 1968).
Posiblemente la curiosidad científica, más que la de la sociedad en general, puede que aborde ese asunto si cree que es posible abordarlo. Desde los años 1960 hay diversos proyectos e investigaciones sobre criogenización, sobre todo enfocados a viajes en el espacio, pero también para supervivencia más allá de la muerte aquí, en La Tierra. No pasa de ciencia ficción hoy día y de proyectos fracasados en parte, abandonados en otra buena parte, fraudulentos en otra buena parte, mentirosos y demagogos algunos más. Pero pongamos por caso que en algún momento la ciencia dijera que hay posibilidades y probabilidades de éxito si se hace. No me cabe duda que los científicos lo harían, luego habría campañas de comunicación a favor y en contra, muchas polémicas, conflictos religiosos, problemas éticos. La cosa es que los científicos serían financiados por grandes fortunas, más que por Estados, salvo quizá algún Estado de Oriente. Esas grandes fortunas meterían dinero pensando en sí mismas. No creo que lo hicieran por altruismo y amor a la humanidad, sino por pervivir, porque todos queremos vivir y si eres rico y puedes lograrlo, lo harías. La semana pasada unos científicos españoles en Asia lograron embriones al mezclar ADN de humano y de simio, o así lo anunció la prensa. Una de las utilidades posibles era el trasplante de órganos, pareciera una idea buena, pero, ¿cómo se obtendría ese órgano? Yo no lo sé. ¿Implicaría la muerte de un ser no considerado humano? Lo menciono como ejemplo de posibilidades que parecen imposibles y que no lo son. Hace mucho unos periodistas, sin base científica alguna, planteaban la posibilidad de devolver la vida a un neanderthal. Imaginemos que se pudiera hacer. ¿Exactamente para qué lo haríamos? ¿Qué vida le daríamos a esa persona? Es más, ¿nadie ve la perversión de tener que plantearse mínimamente la pregunta anterior? ¿La criogenización para viajes espaciales? Si se puede hacer, pudiera ser útil. ¿La criogenización en el planeta Tierra? Puede ser un nuevo elemento de distinción y separación social, de elitismo. Pero, ¿cuadraría alguien del siglo XX, como Walt Disney, supuestamente criogenizado, en el siglo XXV, por ejemplo? Eso abre vías más complejas de planteamiento, porque la ética, la moralidad, la sociedad, la política, el mundo entero, estaría cambiado y quizá Walt Disney estaría más para una vitrina, como Tutankamon en el siglo XXI, que para vivir la vida, por mucho que en el siglo XXV Disney viviera. Pero el tema es más complejo y no hay respuestas únicas.


¿Juzga a Charlot? (Manuel del Arco, entrevista a Walt Disney para La Vanguardia, 1957).

Charlot es el personaje más humano del cine del siglo XX. En cierto modo trasladó ideas sociales sin plantearlas de manera directa. Ha hecho más por la concienciación de lo correcto y del bien social que muchos políticos. Y nos hace reír... incluso más de cien años después. Personas así nos hacen sentir bien, al menos en cuanto a los aspectos más generales de su vida.
 

Se cuelga una pistola que había dejado a manera de bastón o paraguas en el perchero. Salimos a la calle. En la esquina está su automóvil. "Si quiere usted, le llevaré adonde se proponga ir", dice. Y luego añade: "Pero debo advertirle que a mi lado se corre algún peligro". "Acepto su ofrecimiento", contesto, "más temo perderme en este barrio que no conozco". Por el camino me pregunto: ¿Cuál es el grado de la influencia que este hombre ejerce y dónde? (Javier Bueno -"Antonio Azpeitua"-, final de la entrevista a Adolf Hitler para ABC, 1923).

A eso vamos, cualquiera desde lo particular puede ejercer influencia o convencer de sus bondades, pero necesitamos actitud crítica. En los tiempos modernos es necesario saber distinguir a la persona del actor. Hay mucha persona amable en su cara pública y monstruosa a puerta cerrada. Hitler probablemente no ocultaba nada de sus intenciones cuando era joven en 1923, ciertamente apuntaba maneras, pero la gente le escuchó, sobre todo diez años después, en las elecciones alemanas de 1933. Hay que tener cuidado, pero para eso hay que lograr disociarse de esa masa que se cree conectada y está individualizada en su soledad absoluta. Somos algo más que soledad.

lunes, abril 19, 2021

NOTICIA 2045ª DESDE EL BAR: TRES PASAPORTES

 

Tengo tres pasaportes. El normal y corriente de mi país, España, que además corresponde con el de ciudadano de la Unión Europea, un pasaporte europeo contra el racismo y el pasaporte de los derechos humanos. Realmente el único válido es el de España, por cierto que los pasaportes españoles son de los mejor valorados en el mundo a causa de ser un país sin conflictos graves ni intereses cainitas internacionalmente, esto no lo aporto yo, lo leí hace meses en un reportaje de un periódico. De hecho si tenéis uno guardadlo y custodiadlo bien porque realmente son especialmente golosos de tener por parte de numerosas personas con todo tipo de motivaciones. Yo cuando leí esto me descubrió un mundo que no sospechaba. Si la memoria no me falla, ese reportaje fue publicado en algún momento antes de la pandemia de la Covid-19. 

Los otros dos pasaportes son de organizaciones no gubernamentales (ONG). Los suelen hacer en campañas de concienciación especialmente para colegios e institutos. De hecho el pasaporte europeo contra el racismo me lo dieron durante el bachillerato, en la década de 1990. Lo hizo la ONG llamada SOS Racismo, que empezó su andadura en 1995, o al menos lo repartieron ellos, porque la verdad es que el logotipo no es el de ellos. El pasaporte de los derechos humanos me lo dieron a comienzos de este mes, sobrante de una campaña escolar. Lo hizo Amnistía Internacional, estos empezaron en 1961. 

Estas campañas de información y sensibilización me parecen útiles. Añadiría algún pasaporte que conciencie en ecología, que es uno que me temo que cada vez vaya haciendo más falta. No hace mucho la activista Greta Thunberg hablaba de la necesidad de concienciar a la gente en la no necesidad real de realizar largos viajes turísticos, especialmente en avión, pensamiento que choca de lleno con las grandes compañías de transportes, las turísticas, el sector hostelero y en países como España supongo que contra el propio gobierno, cuando parece que tu economía gira en torno al turismo especialmente venido del resto de Europa, Japón, China y Estados Unidos. A menudo las concienciaciones son más efectivas cuando los poderes económicos o los motores económicos coinciden con las necesidades de aquello que se quiere promover. Lamentablemente me temo que estas coincidencias suelen ocurrir cuando los acontecimientos van dando malas consecuencias para todos y aquellos que son escollos empiezan a ser puertas para arrimar el hombro. 

Como digo, hace poco me dieron el pasaporte de los derechos humanos. Lo cierto es que los dos pasaportes ficticios, los de las ONG, están rellenados con mis datos, como si realmente fueran pasaportes. Me hace cuando menos cierta gracia estos simbolismos. Los guardo. Cuando me dieron este pasaporte me acordé con una sonrisa el que me dieron años atrás sobre el racismo. Me retrotrajo a otras épocas de mi vida. 

Por razones que desconozco, hoy me apetecía compartiros esto. He hecho caso a un impulso sobre estos pasaportes. No sé, algo me llevaba a compartiros la existencias de estos documentos que se suelen dar en campañas educativas. Saludos y que la cerveza os acompañe.

miércoles, abril 14, 2021

NOTICIA 2044ª DESDE EL BAR: 90º ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA REPÚBLICA

Estamos ante un aniversario redondo de los que tanto gustan a la prensa, el 90º aniversario de la Segunda República Española. Quien lee asiduamente esta bitácora sabe que todos los años le dedico unas palabras, unas reflexiones o un análisis histórico o de la actualidad a tal fecha. Hablar este año otra vez de un repaso histórico me parece excesivo, toda vez que toda la prensa estatal y los telediarios se han puesto a fondo a repasar los hitos que marcaron la República, pasando siempre por el tópico aún no superado por muchos de unir República con guerra civil. La Historia española del siglo XX las une por fuerza, pero la República fue algo más allá que la guerra civil. Entiendo que este año es tentador hacerlo, cuando hay una serie de españoles que vuelven a optar por la extrema derecha y se cuestiona o se miente sobre determinados logros de la construcción de la democracia más reciente, la de esta monarquía parlamentaria. No obstante, Abascal, líder del partido ultraderechista Vox, no ha defraudado hoy en el Parlamento en la expectativa de que hablaría contra la República y se negaría a condenar el franquismo, o sea: la dictadura en origen mayoritariamente fascista, luego deslizada hacia lo que se llamó nacionalcatolicismo. 

Hablar sobre la situación de la Monarquía ahora mismo es algo que ya hice hace relativamente poco, en el 40º aniversario del golpe de Estado fallido del 23 de febrero de 1981, en la Noticia 2031ª.

Sobre las posibilidades de una Tercera República ya hemos hablado en algún otro aniversario, aunque en este podríamos comentar variantes nuevas, no me apetece este año tampoco ahondar en esto en esta bitácora. En conversaciones privadas con gente que no desee más la polémica que la conversación, tal vez. 

¿Qué me queda entonces para este 90º aniversario, en el que siquiera me he preparado una foto ni un dibujo? Pues quizá poner alguna nota escueta sobre ese hecho de que han pasado noventa años. Estamos a diez años de que se cumplan cien años, un siglo, y la verdad es que la sociedad española sigue discutiendo e incluso enfadándose cuando habla contra la República o cuando alguien desea defenderla ante uno de estos que hablan en contra. De fondo no hay exactamente un debate histórico, aunque se lancen datos históricos a menudo erróneos o desinformados de uno y otro lado, hay otra cosa, otra cosa más peligrosa. Hay exactamente lo mismo que hace que después de noventa años las heridas y las presuntas heridas o las presunts afrentas no hayan cerrado ni sanado, sigan vivas en los hijos, nietos y biznietos de los que vivieron aquello en primera persona. Aquellos que hoy cumplan 100 años y por entonces cumplieran 31 años no están para estos debates que tengo la impresión que hasta para ellos mismos son propios de cerebros momificados y guardados en formol en un punto inamovido del pasado español, como si Azaña siguiera vivo y siguiera debatiendo con Ortega y Gasset en el Parlamento sobre la cuestión catalana, o como si Gil Robles acabara de decir sus palabras más incendiarias tras leer algo en prensa referido a Indalecio Prieto.

En pleno 2021, cuestiones que deberían ser de la Historia parecen hervir en la sangre de algunas personas como si las acabaran de leer en prensa en 1931. No es que la gente hable de tal o cual momento en el que tal o cual ley o reforma de 1932 o de 1933 provocó que cual y para cual. La gente en general, el común  de la gente, ignora en su gran mayoría todos aquellos debates y pormenores de la Historia de la República, aunque sí conocen los hechos más importantes de alguna manera, aunque sea a través de películas y de series, a menudo desenvocantes en la guerra civil como ficciones, no como relato de Historia. Hacen suyo los acontecimientos más gruesos a través de recuerdos familiares a veces, casi todos, distorsionados, y a través de determinados argumentos políticos de los políticos de hoy día que manosean la Historia en su interés hasta el punto que gente afín a Franco se ve capacitado a citar, por ejemplo, a Azaña como si Azaña les diera la razón, nada más retorcido e ignorante, teniendo en cuenta que Azaña murió como murió a causa de Franco y de quienes le seguían y apoyaban. 

En el lado de la izquierda la cosa tiene algunas personas que se comportan igual y mueven algunos hitos democráticos a su conveniencia sin tener en cuenta sus detalles que, por otro lado, los hacen muy diferentes a sus ideas actuales. No lo olvidemos, de 1931 a 2021 van noventa años.

Tengo la impresión además de que sobre todo en el lado de los descendientes de la gente que en aquella época apoyó a Franco hay cierto miedo no confeso a que si se trata la Historia como Historia y se desentierran fosas y documentos de los archivos, se hagan lecturas de los sucesos acordes a la lectura que se hizo en el resto de Europa, pudiera alguien tratar a sus antecesores o a ellos mismos como culpables gigantes. La Historia no está tanto para culpar como para explicar. Luego ya, lo que cada uno crea o no crea es otra cosa. Es difícil creer que quien ideó en Alemania la mejor forma para matar masivamente a judíos presos sea inocente y un alma cándida, eso la Historia no puede dejar de explicarlo, pero no es lo mismo que señalar con el dedo a sus descendientes. Los descendientes responderán ante sus propios actos y estos puede que no sean los de continuar la obra del padre o el abuelo incinerando judíos, sino ayudar a que eso no se repita y señalar eso como error y horror. 

Luego tenemos a aquellos que actualmente van abundando más, los que leen libros de Historia versionados en cómic... y no hay pocos de estos, crecen como setas en las librerías últimamente. Creen saber Historia con ese material, pero como se podrá comprender no es lo mismo leer una investigación de ochocientas páginas, que su adaptación en cómic en unas noventa páginas ilustradas. Digo yo que algunas sutilezas informativas existirán entre una y otra versión como "ligeros" cambios y aportes.

Vivimos en la sociedad que tiende al espectáculo inmediato. En el año 2000 los usuarios de Internet tendían en términos amplios de cantidad de usuarios a leer extensas entradas de todo tipo de contenidos en blogs, en el 2021 el usuario medio de Internet tiende a redes sociales donde con un video en una red social que dure diez segundos bailando o dos o tres minutitos contando algo, la gente está satisfecha, si bien no se dan por totalmente informados de las complejas estructuras económicas de tal o cual ayuda contra la Covid-19 si no es viendo una foto con una broma simpatíca que les haga reir porque comulgue con una idea preconcebida que ya tenían. Pues poco más o menos con el conocimiento histórico.

En este 90º aniversario lo que me apetece comentar es precisamente que a lo que la gente menos le importa es lo que significó la República, ni quieren que les cuenten de ello. Con una fotito con la bandera tricolor que mañana cambiarán por otra foto, les vale. Quizá alguna canción, o comentar alguna noticia del día en clave de la Segunda República. La República es lo que menos importa en el día de la República, pero a la vez si se ponen a ver las noticias hay amplios sectores de la población que pareciera que la República y sus problemas de hace noventa años son los problemas más acuciantes del Parlamento actual y por ello hay prisa por atajar de una vez que si Besteiro dijo tal el día cual de 1934, al fin Abascal en 2021 podrá replicarle. Absurdo, pero a muchos les cuela... ahí están los resultados electorales. Y sigue la rueda.

En fin, saludos y que la cerveza os acompañe.