lunes, julio 15, 2024

NOTICIA 2330ª DESDE EL BAR: SALVE ET CEREVISIA TECUM

Solitudo est quaestio. Multi loquuntur de comite solitario, sed cum ad illam venit non agunt. In fine, homines spectant ad oblectationem quae pertinet utenda pecunia. Cognoscere habeo personalem lapsum et dilacerant. Solitudo non est bona societas, nec aliquis umquam consilia tua, nec delicta permanent, nec mala opera et stipendia, quae te solum superesse permittunt, sed vivere non possunt. Horum omnium curiosissimus est studium in retia sociali loquendi de solidarietate et momentum ne quis relinquat, tamen res alia est. Fateor, careo stimulis. Pereo sorte vacua. Felem meum desidero. Fortasse fidelissima societas his annis. Habeo directionem invenire. Interim interdum vita est, non modo superstes. Bene, videtur mihi hodie quasi parum peregrinum loqui. Salve et cerevisia tecum.

lunes, julio 08, 2024

NOTICIA 2329ª DESDE EL BAR: VIAJE A LA PIEL, JUEGO DE NIÑOS, VERUM

El pasado jueves 4 de julio una pareja amiga (el cantautor Juan Izardui y su familia) me llevó a la Casa de la Cultura de Torrejón de Ardoz para asistir de público a la inauguración de una exposición fotográfica triple. Dos pertenecen al fotógrafo Osvaldo Cipriani, "Viaje a la piel", sobre desnudos artísticos femeninos, y "Juego de niños", fotografía con elementos informáticos altamente surrealista. La otra es de Dhavid Hernández, "Verum", sobre desnudos artísticos masculinos. No obstante, este era el tío de la chica de la pareja amiga que me llevó. Cipriani actualmente reside en las Islas Canarias, pero décadas atrás por mucho tiempo era parte de la vida cultural de Torrejón, siendo él uno de sus fotógrafos más artísticos en la década de 1980, y maestro de otros fotógrafos en la propia Torrejón. Tenía sus años más inquietos en esa década, más o menos a la par que la Movida madrileña. Teniendo en cuenta mi nexo con Pablo Pérez-Mínguez (Noticia 2168ª), este dato me atrajo, tenía curiosidad. De hecho, este dato personal me lo callé, pero de haberle preguntado algo a Cipriani, que no lo hice, hubiera sido si llegó a conocerle o a hacer algo con él. Sea como sea, la obra de Cipriani actualmente está muy orientada a una obra con retoques infográficos. Lo que más me atrajo fueron aquellos retratos que no los contenían, como una chica en un columpín con una mirada muy intensa, o unas fotos con relieve en papel maché que, me dijeron, eran precisamente de muchos años atrás. En todo caso, era evidente que Torrejón le homenajeaba, pues le prestaron casi todo el espacio y le imprimieron un libro de catálogo de su exposición. Pero en todo caso, como él mismo explicó, él se había sumado a la idea de quien fue su alumno, Dhavid Hernández, que le ofreció hacer una exposición conjunta cuando le comentó que iba a hacer una exposición con desnudos artísticos masculinos, y quiso completarla con la misma idea, pero en femenino.

La cosa es que aunque parezca mentira el desnudo artístico masculino produce cierto rechazo en líneas generales, aún hay camino ahí, pues se confunde este con lo que no es, y aún dentro de esa confusión también en lo femenino, la gente confusa acepta antes el femenino que el masculino. Eso sin negar que también el femenino tiene gente a la contra, pero encuentro más gente reacia al masculino que al femenino. Hay detrás de las visiones de los que rechazan cosas que nada o poco tienen que ver con el arte.

Dhavid Hernández, que algún retoque artificial se nota en alguna foto, es más natural ahora mismo, y tiende a un barroquismo importante, especialmente en el alto contraste entre sombras y luces, pero también en algunos cuerpos retorcidos. Así pues, una de las fotos recuerda un corazón humano con la mera posición corporal del modelo. Por otro lado su modelos son bailarines de danza, algunos de ellos de ballets estadounidenses, por lo que el contorsionismo barroco se produce más fácilmente. 

Buena parte de las fotografías de Hernández hacen referencia a la soledad y la depresión. De hecho, optó por guiar al visitante con cartelas que ponían nombre y breves explicaciones a los retratos, mientras que Cipriani, en general, prescindía en un gran número de sus cuadros de esas cartelas. Siempre desde la metáfora corporal y el juego de claroscuros. 

Tal vez los retratos de Hernández puedan ser interpretados más allá de esas claves que nos ofrece, otorgar otras que nos sugieran de manera íntima y personal a cada cual según su tiempo y su emocionalidad, la propia sugestión. 

 A ver, son tiempos.

sábado, julio 06, 2024

NOTICIA 2328ª DESDE EL BAR: UN APUNTE

Estamos en el fin de semana que se celebra el Día del Orgullo LGTBIQ+. Este año coincide con una sentencia judicial en España que no consideró que un comentario dirigido a un homosexual sobre quitarle la homosexualidad a ostias fuera un delito homófobo. Tal vez por ello recuperaré por aquí algo que ya comenté en una reseña de un libro, La muerte no tiene color, en Las notas de los cíclopes libreros. Me parece interesante el conocimiento mejor de la Historia reciente, en este caso en la Transición, para conocernos mejor hoy día como sociedad. Y es que aunque el cine del destape o los humoristas de entonces parecen dulcificar desde el humor cómo estaba tratada la homosexualidad en España, había una realidad legal dura para los y las homosexuales. 

Pensemos que la homosexualidad no dejó de ser un delito con la muerte del general  Franco en noviembre de 1975, tampoco lo dejó de ser con las reformas políticas de 1976, ni con las de 1977. Precisamente parte de las protestas de la asociación de presos en lucha COPEL, fundamentalmente dirigida por anarcosindicalistas de la CNT, era en torno a la despenalización de la homosexualidad y una amnistía para presos comunes; no era su única reivindicación, pero despenalizar la homosexualidad estaba en una de sus bases, incluido cuando se amotinaron y se cortaron las venas. A Adolfo Suárez le pusieron contra la cuerdas en los telediarios y el PSOE aprovechó para echar leña al incendio poniendo una proposición de derogación de la prohibición en 1978, pero no hicieron nada ni con la Constitución aprobada a comienzos de diciembre de 1978. A las protestas de COPEL se sumó una manifestación homosexual por Madrid y al final, el 26 de diciembre de 1978, Suárez tuvo que despenalizar la homosexualidad y fue en los comienzos de enero de 1979, con la publicación en el Boletín Oficial del Estado, que quedó, así, despenalizada la homosexualidad en España. La iniciativa primera partía de la cooperativa de presos COPEL, liderada por el anarcosindicalismo. Sin embargo, en junio de aquel 1979, en País Vasco un policía mató a un homosexual travesti en Rentería, en una discoteca, y al votar el ayuntamiento en su condena la policía nacional entró soltando pelotas de goma contra los concejales. Se puede rastrear en prensa, por ejemplo en El País de esos días, y en fotografías en el Archivo General de la Administración.

COPEL tenía más reivindicaciones, es recomendable la película documental COPEL: una historia de rebeldía y dignidad (Héctor Flores, 2017), y la película Modelo 77 (Alberto Rodríguez, 2022).