miércoles, marzo 21, 2007

NOTICIA 246ª DESDE EL BAR: POR EL MEDIO AMBIENTE


Foto: Lago Rei, en Brasil, saturado de peces muertos por la sequía en 2005. Foto de Marcio Silva, publicada en El País Semanal, 24-25 de Diciembre de 2005, nº 1.526.

El planeta entero está inmerso en un problema común cuya solución debe ser conjunta entre todos los Estados, organizaciones internacionales y ciudadanos y habitantes de La Tierra. Se trata del cambio climático, del que muchos científicos otorgan su actual vertiginosa evolución hacia el recalentamiento y la desertización a las acciones humanas de nuestra Historia más relativamente recientes.

Muchos podrían ser los factores a tratar, muchos los puntos de vista, muchas las teorías, muchas las predicciones, de las que más o menos todos los que lean esta noticia, soy consciente tienen conocimiento o imaginación suficiente para planteárselo. Cambios de flora y fauna, de climatología, de las sociedades futuras, disminución de recursos humanos, creación de conflictos sociales futuros y no tan futuros... Un maremagnum de acontecimientos que en parte ya empiezan a enseñar su cara de modo explícito en los últimos años transcurridos.

Para el año 2050, si esta evolución de cambio climático y degradación de sus especies vivas prosigue, se prevé por ejemplo la disminución de lluvias en España entre el 30% y el 70%, produciéndose unas décadas más allá la continuación del desierto africano en nuestro suelo peninsular europeo. Pero el problema es global, afecta a todo el mundo. La tala de árboles en la selva brasileña ya está provocando graves daños ecológicos y sociales. La escasez de agua en África ha generado ya conflictos regionales sociales. Hasta China se ha visto tan afectada por su abusivo uso de la Naturaleza, en pos de su modernización, que ha ocasionado una serie de catástrofes ecológicas que el gobierno chino ha tenido que fomentar este año leyes de protección ecológica por primera vez (bien es cierto que tardíamente pues ya tenían el ejemplo del resto del mundo acerca de su política medioambiental anterior). Bien es cierto que, desde una mirada global, el problema ecológico mundial se genera desde esta sociedad del consumo y la industrialización que hemos construido: nuestro confort por encima de nuestra Madre (la Naturaleza). Nada nos es ajeno en la degradación del planeta. No hemos sido responsables en el uso de los recursos.

Cuando comenzó este sistema de sociedad no era de imaginar sus efectos secundarios. Pero según pasaron las décadas y hemos conocido sus efectos perniciosos, sólo algunos grupos comenzaron a dar la voz de alerta y tomar y pedir acciones. Sólo desde 1980' (sobre todo con la detección del agujero en la capa de ozono que envuelve el planeta y nos permite la vida) se ha comenzado a hacer caso a esas voces de alerta. Y sólo desde mediados los 1990' los gobiernos han comenzado a movilizarse de un modo serio, aunque aún muy indeciso, tímido y a menudo irresponsable o de doble moral o cara.

Parece que es el continente europeo y sus habitantes los mayormente movilizados en el intento de logro de mejorar el medio ambiente y frenar así un cambio climático calamitoso para la gran mayoría de las formas de vida actuales en el planeta. Norteamérica, tras varias catástrofes climáticas que han afectado seriamente a su economía, parece querer movilizarse de forma más activa también. Pero se necesita una implicación realmente activa (y no pasiva y mucho menos sólo de intenciones) de todo el planeta.

En esto los habitantes del planeta tenemos mucho que aportar con apenas pocas actitudes nuevas que tomar. Ahorro energético, ahorro de agua, elección de medios de transportes de menor consumo y no hacer un uso abusivo de aquellos que provoquen gran contaminación, reciclaje, participación en campañas ecológicas (últimamente se dice que si todos plantáramos un árbol podríamos estar haciendo una gran contribución, por cuanto el árbol ayuda a limpiar la atmósfera al disminuir parte del CO2 y permitir frenar la sequedad ambiental y el calentamiento global). Las medidas personales pueden ser múltiples y variadas, dependiendo de lo que se deseé aportar. Desde medidas mínimas en la vida cotidiana, a medidas de aportación máxima como la pertenencia a Organizaciones No Gubernamentales (ONG's), de carácter ecologista, apoyo activista a "campañas verdes" u otras medidas de este tipo.

En este sentido, yo como persona individual, aporto lo que el resto de mortales comunes puede aportar, reciclaje, consumo responsable en mis posibilidades, ahorro energético... Lo común que puede aportar un occidental europeo medio en su vida cotidiana. Llevo años preocupado por el medio ambiente. Fui yo quien reeducó a mis padres en el reciclaje y la concienciación de la necesidad de aportar algo al planeta, del mismo modo que el planeta nos aporta su algo más importante para nosotros (la vida, y en muchos casos la belleza). Una vez llegué a colaborar con Ciconia, una asociación de mi ciudad, Alcalá de Henares, por la protección de las cigüeñas (especie en extinción). Querían quitar varios de sus nidos y colaboré en la recogida de firmas por su conservación, cosa que se logró. Eso fue hace unos pocos años. Del mismo modo que firmé diversas veces por conservar nuestros espacios verdes y árboles (los de mi ciudad), cosa que no se logró en numerosos casos, y razón por la cual en esta futura campaña electoral municipal es posible que dé mi apoyo a los grupos ecologistas.

Pero este post de hoy, lo cuelgo especialmente al conocer una web de Internet apoyada por UNEP, una organización derivada de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y encargada de la protección del medio ambiente y su fomento. Se trata de la web
Tree-Nation (www.tree-nation.com). No son una ONG, ellos mismos lo dicen. Son una empresa barcelonesa compuesta por miembros de diversos Estados. Combinan el mundo de los negocios actual, con unas buenas intenciones ecologistas por un mundo sostenible dentro de nuestra era de la globalización (sobre todo de la globalización por medio de los medios de comunicación más modernos). Y me gusta que no se anden con engaños o con medias verdades, que digan eso de "nosotros no somos una ONG, obtenemos beneficios, pero nuestra finalidad como objetivo de empresa, más allá del dinero, son los mismos propósitos que tendría una ONG". Y es que la mayor parte del dinero que recoge una ONG termina pagando a muchos de sus trabajadores e intermediarios, por muy buena voluntad que tengan (aunque haya mucha gente altruista en ellas). No todos los que trabajan para una ONG lo hacen de modo voluntario o altruista, eso es algo que hay que reconocer. Si pueden movilizarse es porque tienen fondos, si pueden pagar un avión con material X a cierto sitio, el avión y su viaje no sale gratis, del mismo modo que sus oficinas, del mismo modo que la adquisición de material, del mismo modo que parte de los trabajadores de la ONG como pueden ser secretarias, personal de mantenimiento de las instalaciones, determinados cargos, etcétera. Por tanto parte de sus fondos se han de ir forzosamente en beneficios para mantener la estructura. Con todo una ONG, en la gran mayoría de casos, es una buena opción de actuación.

El caso es que la idea de
Tree-Nation me ha gustado. Y voy a comentarla, aunque sea una empresa, porque creo que su idea es bonita y necesaria. Se han propuesto recuperar un bosque (bosque de tipo selvático en su época) que fue comido por la tala y la desertización en Níger (África). Quieren plantar ocho millones de árboles. ¿Cómo? Gracias a sus clientes. Ofertan "apadrinar" un árbol o varios, a gusto del que dé el aporte económico. Así por ejemplo los interesados pueden dar 10 € por una acacia de Senegal, una acacia sibereiana por 24 €, una palmera por 21 €, o uno de los muy legendarios baobab por 75 €. Únicamente se podría elegir entre estas especies pues son las propias del lugar. Los primeros seis meses de vida del árbol apadrinado estará en un invernadero, por lo que el apadrinador no lo podrá ver, aunque le mostrarán un jardín virtual. Comenzarán a plantar a partir de esos seis meses de vida y sólo partiendo de la base de alcanzar los 20.000 primeros ejemplares. Tras ser plantados cada árbol será identificado por unas coordenadas de GPS de forma que el padrino podrá verlo por su ordenador siempre que quiera, gracias a las cámaras de los satélites espaciales.

El proyecto va más allá de recuperar ese bosque de Níger y tratar de parar la desertización africana (es obvio que el territorio se regeneraría). El bosque formaría parte de un territorio de fauna protegida y los frutos de los árboles serían cedidos a las comunidades vecinas, las cuales a la vez podrían adquirir puestos de trabajo en la agricultura, pues sería a ellas a las que se educaría y contrataría para cuidar de esos árboles. Algo donde, según las palabras de uno de los directivos, Renaudin, fallan las ONG, pues sus reforestaciones no suelen contar el trabajo de las poblaciones autóctonas como primer beneficiario laboralmente.

La información sobre
Tree-Nation se puede leer tanto en su web como en el nº 450 del suplemento CIBERP@IS del diario El País del 8 de Marzo de 2007. A esa fecha Tree-Nation contaba ya 532 árboles apadrinados.

Es sin duda una idea interesante, como interesante fue la idea del último Premio Nobel de la Paz, Muhamad Yunus, el cual no pertenecía a una ONG, si no que es banquero. Creó la idea de dar microcréditos especiales a los más pobres (sobre todo mujeres de la India) para ayudarles en pequeños negocios familiares, cosa la cual ha sacado de la pobreza extrema y de la discriminación social a numerosas personas.

Dicha está la información, os mando amor de los bosques y os deseo, como siempre, que la cerveza os acompañe.

7 comentarios:

Mari dijo...

que bueno que toques este tema Canichu. Lo del calentamiento global es algo serio, serio en verdad. La ola de frio en el norte y las tormentas de nieve que azotan NY son demasiado inususales. En serio tengo miedo.

canichu dijo...

es un tema sumamente serio en el que todos podemos ayudar a resolver. Un saludo.

Elucubrante dijo...

Interesante. Voy a analizarlo y posiblemente apadrine un árbol al igual que ya tengo apadrinada una niña filipina. Solo discrepo contigo en una cosa. Los efectos del cambio no van a ser tan a largo plazo. Sin ánimo de ser catastrofista están aquí ya y nos van a golpear más rápido y con más fuerza de la que esperamos.

Un saludo

Luna Agua dijo...

Pues, debo decir, que esta informacion me llega por mi trabajo. Trabaj en una ONG.
Lo lamentable es que , a pesar
de que en este momento,todos frenaramos las acciones que ensucian el mundo...
nada,
nada podriamos revertir....



Muchos hacemos algo desde nuestras pequeñas acciones.... pero las empresas. Las grandes empresas,aún no hacen nada...

canichu dijo...

ELUCUBRANTE: los efectos del cambio climático comenzaron hace décadas, otra cosa es que ahora la gente vea que esos efectos son muy visibles. Yo hablaba de las previsiones aún peores que están por venir, y no sólo climáticas, si no también motivadas por cambios de clima. En todo caso, está claro que hay que movilizarse quien aún no se haya movilizado. Cuanta más información se dé mejor. Un saludo.

LUNA AGUA: No sabía que trabajabas en una ONG, eso está muy bien pero te voy a poner una pega y espero que no te la tomes a mal. Trabajando en una ONG no puedes ser tan pesimista diciendo eso de que el proceso no se puede revertir. Si lo que quieres es que la gente se implique con los fines de tu ONG, que no serán otros que los del bienestar del planeta, has de presentarles lo positivo, porque de otro modo sino ¿para qué? ¿Le prohiben a un enfermo terminal de cáncer fumar? No, porque es irreversible que se morirá lo deje o no, así que que haga lo que más le guste. Pero mientras se tenga la esperanza de revertir el proceso, se le prohibe dejar de fumar. Así que hay que ponerse las pilas, nada de dejar caer opiniones de "ya está lo dijimos y no nos hicisteis caso" o "ya es inevitable" o cosas así. Una cosa es realista y otra pesimista. En cuanto a lo de las grandes empresas, cada vez hay más grandes empresas multinacionales que piensan en términos de medio ambiente, aunque parezca mentira, la cuestión es que hay muchas medianas y pequeñas empresas que no, y muchos encargados de centros de multinacionales que gestionan su filial con ideas autóctonas de mediana empresa. Pero si todos los ciudadanos se conciencian de verdad y cambian sus hábitos, esas empresas, en busca de su negocio, se adaptaran a esa sociedad. El cambio estriba en todos, pero la responsabilidad es igual de grande para todos. Un saludo.

Alnitak dijo...

Yo, también hago lo que puedo como persona individual. He convencido a mis tres compañeras de piso para que separar residuos de todo tipo, incluido guardar el aceite que tiramos por el fregadero (cada gota de ese aceite contamina 10000litros de agua), a pesar de que fui yo la última que entró a vivir allí, y ayudo por aquí en lo que puedo.
Pero esta iniciativa no la conocía. Eso sí, me falla una cosa, si son una empresa, ¿dónde está el beneficio de la misma?
Bueno, ya me meteré en su web.

canichu dijo...

el beneficio está, supongo, en el precio de cada árbol.