sábado, marzo 03, 2007

NOTICIA 238ª DESDE EL BAR: EL DESIERTO Y EL MAR

Soñé que estaba sentado en un desierto de arena al estilo del Sahara. Los colores eran muy fuertes, un azul intenso en el cielo y una arena muy amarilla y fina. Tenía las piernas cruzadas y las manos sobre ellas, como un Buda, esperando algo. Se levantó una brisa que levantó la arena de las dunas cercanas. De una de ellas desenterró un esqueleto. Me levanté a desenterrarlo del todo con mis manos y comenzó a moverse. Rápidamente, como un reflejo, lo tapé con la arena que pude y me volví a sentar, esperando algo. El viento se hizo más fuerte y por el horizonte apareció una franja de azul oscuro. Se movía hacia mí. Era un mar sumergiendo el desierto. No huí. Esperé mi destino de ser un sepultado por las aguas. El agua llegó. Tenía una sensación de angustia ante la muerte y a la vez de saber que debía hacer aquello. Las aguas cayeron sobre mí... estaba dentro de un mar. Pero no desperté, como en todos estos sueños donde uno sueña que muere, se cae o le pasa algo así. La angustia pasó a otro estadío. Soñé que abría los ojos y lo hacía en la orilla de una especie de pantano. A su alrededor, curiosamente, había una ciudad. Era de noche y la luz era naranja de unas farolas. Buscaba un bar concreto que sabía que estaba allí, aunque nunca estuve allí. Encontré a unas caras conocidas, Chico Gris, Txingurri, Jimi Rizos... dijeron que me estaban esperando y ya se iban. Me tomé una cervezas y entonces desperté. A mi lado se había tumbado mi gata. Entraba sol por la ventana y en la pared un Buda sonriente de un calendario antiguo estaba mirándome.

6 comentarios:

Legabal dijo...

Fantástico y real. El temor a lo desconocido que sólo vence un sentimiento más fuerte que un mar sobre la cabeza del que sueña: La amistad. Una palabra capaz de detener un cataclismo sobre lo humano.
Creo que algo parecido veo en época de cansancio y desánimo.
Esperemos que la amistad venza esos temores. Saludos, amigo.^.

canichu dijo...

es una interpretación, desde luego, pero no sé si es esa la que yo daría desde mi mundo interior. Un saludo.

sett dijo...

caray,voy a leerlo otra vez,que sensaciones..

Raquel dijo...

Yo ya no analizo mis sueños.

Lucifer dijo...

Me gusta mucho cómo cuenta amigo canichu; además de historiador es Ud. un buen onirador. No pude encontrar en mi diccionario fauterismo o flauterismo..., claro que tratándose de Maguila deberíamos estar hablando de (al menos) "trombonismo"

Duna dijo...

Ojalá yo pudiera recordar tantos detalles de mis sueños. Claro que hasta hace unos días ni siquiera los recordaba, así que igual con constancia lo logro. Lo de analizarlos ya lo dejo a otro nivel.