domingo, julio 22, 2018

NOTICIA 1806ª DESDE EL BAR: MAC, EL CONOCIDO DESCONOCIDO

Me entero por la prensa digital de hoy, en El País, que ha muerto Mac. Probablemente escribir esto le sea indiferente a una inmensa gran mayoría de personas. Y sin embargo, de algún modo todos debemos algo de nuestra cultura popular y nuestra formación transversal como personas a Mac. Todos conocemos algo de la obra de Mac, aunque la gran mayoría lo ignore. Mi conexión con Mac, por otro lado, fue trabajar con su obra gráfica para ponerla correctamente descrita, conservada y a disposición de los ciudadanos en los archivos. Yo ya había hablado de Mac en esta bitácora en 2012, con motivo, por ejemplo de la película Skyfall, de 007. 

Mac es el nombre artístico con el que firmaba Macario Gómez, un pintor que se dedicó a crear carteles de cine. El cartelismo es una de las artes pictóricas que ha sido más infravalorada a lo largo del tiempo, aunque normalmente recogen una serie de elementos propios de sus épocas artísticas y mezclados con una intuición de lo popular que ayude a lanzar el mensaje, ya sea este cultural, políticos, artísticos, religioso, etcétera. Sólo hacia el último cuarto del siglo XX el mundo del arte se dio cuenta que esta modalidad a caballo entre la pintura, la fotografía, el montaje, la infografía y lo popular era algo digno de valorar y con unas dotes estéticas y de mensaje altamente valorables, sobre todo por su influjo en la sociedad y su capacidad para permanecer en la cultura de las sociedades. El problema era que al igual que otros artes que han sido valorados hace relativamente poco, como el cómic, estas artes eran infravaloradas en sus épocas y sus artistas no eran reconocidos más allá que como trabajadores de una industria de la promoción, mal pagados. Sin embargo, a pesar de que en principio esto era así, muchos de estos autores firmaban sus obras, gente como Mac, Jano y otros. Esto ocurría en todo el mundo occidental, no era exclusivo de España. Es paradójico, ya que actualmente los diseñadores que crean los mejores carteles tienen cierto prestigio y son requeridos al más alto nivel, sin embargo ellos no suelen firmar sus obras. El mundo al revés.

Mac estaba especializado en carteles de cine y programas de mano. Ideaba y pintaba toda aquella cartelería que luego se podía ver en las grandes falladas de la Gran Vía de Madrid, en Barcelona y en otros lugares, incluido New York. No es una exageración. Macario Gómez tuvo sus mejores momentos entre los años 1950 y 1960, la década de 1970 todavía vio algunas de sus grandes obras, pero ya hacia los 1980, aunque seguía trabajando, había cambiado tanto el negocio que sus obras son algo menores, jugando ya con la fotografía. En aquellas décadas, sobre todo en la de 1960, se prodigaron por España los cineastas norteamericanos rodando sus producciones, eso les puso en contacto con varias personas del mundo del cine español. De este modo conocieron los grandes carteles de Mac en Madrid y fue el cartelista que trascendió fronteras. Suyos son los carteles y portadas que se eligieron desde Hollywood para sus promociones mundiales, como La muerte tenía un precio, alguna de 007, La pantera rosa, El Cid, La millonaria, Los siete magníficos, Los diez mandamientos... etcétera. En España abunda en otras tantas, quizá la más conocida aquella donde proyecta el nombre de El verdugo, sobre su sombra.

Quizá algunas de sus ideas nos resulten hoy cosas normales, pero en sus épocas era un innovador que rompía todos los moldes. Combinaba una idea artística y estética con lo que sería la promoción de la película, con lo que enriquecía el producto en su promoción. Puede que la portada de La muerte tenía un precio nos resulte hoy una portada sencilla, pero lo cierto es que en aquel cartel puso de protagonista al malo de la película, no mostraba su cara y para remate le hacía recoger el revólver del suelo de un hombre muerto, nada que ver con el resto de carteles del Oeste que se hacían en ese momento. Nada glorioso para un héroe. Rompía todo un lenguaje comunicativo con el futuro espectador, pero a la vez llenaba a la escena de una épica bajo colores que mostraban calor como para mostrar un momento tenso que invitaba a querer ver aquello, fuera lo que fuera. Mi primer contacto con este cartel lo tuve a través de un cassette con la música de varias películas del Oeste, era de mi padre. Pero cuando trabajé durante un año en el archivo gráfico de la Filmoteca Española no sólo trabajé el archivo personal de Luis Buñuel, durante un tiempo me pusieron a archivar programas de mano originales de diversos autores, y algún cartel, y allí estaba esta imagen y otras muy famosas. Y allí estaba Mac. Mi jefa me regaló un libro que la propia Filmoteca había editado con un catálogo de la obra de Mac con motivo de una exposición temporal que se hizo unos años atrás.

En cierto modo he participado de la obra de Mac durante su vida trabajando su obra gráfica para conservarla para la posteridad. Y por ello, al saber su muerte hoy, no puedo menos que dedicarle estas lineas y desearle que la tierra le sea leve.

sábado, julio 14, 2018

NOTICIA 1805ª DESDE EL BAR: RENUEVO CON ATLANTIS PARA "RELATOS DE LA GRAN GUERRA"

Para mí es un gustazo saber que la editorial Atlantis ha querido renovar mi contrato de publicación de Relatos de la Gran Guerra, que publicara con ellos por primera vez en 2016. Ahora nuestro contrato es de tiempo indefinido para garantizar la permanencia del libro en cualquier librería, ya sea física o de Internet, en la que se pida, ya que siguen habiendo lectores interesados. 

Con motivo de esta renovación, María Gómez ha escrito una nueva reseña para Las notas de los cíclopes libreros, que podéis leer


Esta renovación coincide este 2018 con el primer centenario del final de aquella Primera Guerra Mundial, el cual fue de manera oficial el 11 de noviembrer de 1918. Yo comencé a escribir estos relatos en 2014, con motivo del centenario del comienzo, y la casualidad quiso que se publicaran en libro en 2016, cuando se iba cumpliendo el centenario de las grandes batallas de aquella contienda, Verdún y El Somme. La renovación para su edición permanente viene con este otro centenario del final, con lo que el libro ha quedado más que nunca dentro de las fechas de ese centenario de la Gran Guerra que cambió el rumbo de la Historia de la Humanidad. 


Os dejo con la reseña. QUe la cerveza os acompañe.

lunes, julio 09, 2018

NOTICIA 1804ª DESDE EL BAR: CHECOSLOVAQUIA (1968-1991). DESDE LA PRIMAVERA DE PRAGA A LA SALIDA DE LAS TROPAS SOVIÉTICAS

Fotografía realizada por Vladimír Lammer durante la Primavera de Praga de 1968. Entrada de las tropas soviéticas en Praga, Plaza Wenceslas, 21 de agosto.

El pasado 13 de junio se inauguró una nueva exposición en la Sala de Exposiciones del Antiguo Hospital Santa María la Rica de Alcalá de Henares. La exposición, de la mano de Photo España, el Centro Checo de Madrid y el ayuntamiento de Alcalá de Henares, y con  Dana Kindrová de comisaria, está dedicada a Checoslovaquia (1968-1991) Desde la Primavera de Praga a la salida de las tropas Soviéticas, siendo así un acto en el cincuenta aniversario de este importante episodio del siglo XX y de la Guerra Fría. La exposición es gratuita y durará hasta el 2 de septiembre. Antes de ponerme a hacer las suplencias y vender libros en Domiduca fui a hacer algunas cosas que tenía pendientes y, sobrándome tiempo, decidí pasar a verla. Hacía mucho que no podía ir a este tipo de cosas. Vi que también hay una exposición dedicada al escritor y filósofo José Luis Sampedro, en torno a su forma de producción a la hora de escribir. No visité esa otra exposición, aunque puede ser curiosa.

La exposición la compone una gran cantidad de fotografías de varios fotógrafos, principalmente checos y eslovacos. Llama la atención la mayoritaria ausencia de las fotografías más famosas y repetidas en los libros de Historia, donde la población civil checoslovaca se subía a los tanques soviéticos, se ponían frente a ellos o repartían flores o hablaban con los soldados, en un acto de rebelión pacífica donde no faltaron conatos de violencia. Aunque hay alguna fotografía de ciudadanos hablando con soldados soviéticos, priman las fotografías que nos muestran el ambiente de violencia. Aunque la Primavera de Praga fue fundamentalmente de carácter pacífico, en términos generales, hubo muertos y momentos de tensión y disturbio, son esas imágenes las que centran el interés de la comisaria a la hora de mostrarnos este episodio histórico. Descubrimos así un carácter de la Primavera de Praga que si bien no estaba oculto, no es el más mostrado, y cambia el discurso de ocupados y ocupantes desde una perspectiva de connivencia como para permitir que se suban a los tanques, a otra perspectiva de amenaza y violencia. No es reinventar la Historia, pero sí es mostrar el lado que menos se nos había mostrado en las últimas décadas, a costa de escaquearnos el otro aspecto más pacífico. Para los que conocemos el asunto nos completa la visión, para los jóvenes que no conozcan bien el asunto o directamente no lo conozcan, se pierde parte de la información visual de lo sucedido. En los tiempos actuales donde las protestas pacíficas se pueden revestir fraudulentamente con facilidad en los medios de comunicación como actos de violencia, no sé muy bien qué pensar de esta selección, aunque en general creo que quien seleccionó las fotos quiso mostrar este aspecto casi olvidado en Europa Occidental. No sé si había de fondo otro tipo de mensaje más político, menos histórico o documental.

Las fotografías se centran en los sucesos de 1968 a 1970, dando un salto enorme hasta el periodo 1989 a 1991, por lo que se echa de menos el periodo intermedio.

Cuando el Imperio Austrohúngaro fue derrotado en la Primera Guerra Mundial, este fue dividido con la creación de diversos Estados que presuntamente respondía a las reivindicaciones de diversas nacionalidades fuertes que lo habían compuesto. En 1918 se creó Checoslovaquia, la cual tenía en sí dos nacionalidades y dos regiones claramente fuertes y diferenciados. Parecía claro que en principio esta era una creación artificial que no respondía exactamente a un Estado-nación. La unión de checos y eslovacos más o menos funcionó hasta que los checos facilitaron y apoyaron en su mayoría un partido político ultraconservador y católico que prohibió al partido comunista, persiguió a otros grupos de izquierdas y terminó dando entrada a la Alemania nazi para que invadieran los Sudetes e hiciera de Chequia un protectorado alemán en 1938. Con la Segunda Guerra Mundial la República de Eslovaquia fue anexionada a Alemania. Aunque hubo resistentes y exiliados que combatieron al nazismo, no fueron liberados del todo hasta que en mayo de 1945 las tropas de la Unión Soviética entraron en Praga. Los rusos restituyeron la República de Checoslovaquia, a excepción de la región de Rutenia, que fue cedida a Ucrania, por entonces de la URSS. Numerosos alemanes y húngaros fueron expulsados del país, por colaboracionistas con los alemanes, y en 1946 se restituyó el Partido Comunista de Checoslovaquia para celebrar elecciones. Los Pactos de Munich, celebrado por los aliados, habían acordado que los Sudetes permanecieran en Alemania, sin contar con la opinión de los checoslovacos, lo que hizo que se sumara a la percepción de libertadores que tenían hacia los soviéticos, así como a que la mayor parte de la población veía con buenos ojos la expulsión y persecución que se hizo contra los colaboracionistas, por ello las elecciones fueron ganadas por los comunistas de manera absoluta de manera muy evidente. A pesar de que en 1946 este era el panorama exacerbado de la sociedad checosolovaca, la Guerra Fría iba tomando posiciones cada vez más en Europa, por ello este estado de percepción amistosa hacia los rusos cambió cuando en 1948 los partidos políticos eslovacos conspiraron para que los soviéticos se hicieran con el gobierno y lo entregaran de manera permanente a los comunistas.

Stalin estaba en plena fiebre paranoica donde veía enemigos por todas partes, por lo que realizaba crueles y sanguinolentas purgas que también afectaron a Checoslovaquia. Checoslovaquia era uno de los países del Pacto de Varsovia que contenía en su esencia social unos valores y una concienciación democrática muy destacada en la Europa Oriental. Por ello ya en 1956 intentaron un proceso de intento de reformas políticas. Este proceso estaba muy avanzado cuando en 1968 ocurrió el mayo francés, que traía una oleada de ideas democratizadoras que en Europa Oriental tuvo su principal voz en la Primavera de Praga. Los checoslovacos iban más allá en sus reformas tratando de introducir una mayor calidad democrática. La URSS, inmersa en la Guerra Fría, lo vio como una amenaza y haciendo uso de los acuerdos del Pacto de Varsovia, el equivalente comunista al pacto de la OTAN en Occidente, a petición de diversos partidos políticos checoslovacos mandó tanques a Praga con un ejército de ocupación que garantizara el gobierno comunista en Checoslovaquia. El ambiente intelectual quebrado de los checoslovacos queda bien reflejado en la novela La insoportable levedad del ser (1984), de Milan Kundera.

La exposición fotográfica comienza justo en esa ocupación de 1968 y nos muestra a la población que yendo a trabajar en un día normal, se agolpa en sus plazas y calles perplejos al ver su ciudad tomada por los soldados rusos. Algunos se atrevieron a compararles públicamente con la ocupación alemana de la guerra mundial. Aunque varios ciudadanos trataron de hablar y razonar con los soldados, tratando de hacerles ver que no había ninguna contrarrevolución en marcha, y algunos se atrevieron a ponerse delante de los tanques, subirse a ellos o a entregar flores, ante la pasividad o la connivencia con las tropas rusas, se produjeron momentos violentos y tensos que fueron los más sonados en esas fechas, tales como un tanque que se estrelló contra los soportales de un edificio antiguo, o el incendio y destrucción de varios vehículos, lo que llevó a un enfrentamiento con muertos. Se ve aquí fotografías como las de la bandera checoslovaca con un charco de sangre, honrada por varios ciudadanos. Es de destacar la mucha presencia de mujeres y de gente de todas las edades. En 1969 hubo otro acto de resistencia al inmolarse un estudiante universitario, creyendo que con su muerte se iniciaría un gran movimiento contrario a los soviéticos en las calles. Los checoslovacos se movilizaron masivamente para su entierro, pero la URSS había aprendido en 1968 de las lecciones de la repercusión internacional de responder con una reacción y les dejó hacer. Uno de los últimos actos de protesta se producirá en torno a 1970, cuando una competición deportiva dejó una final a disputar entre soviéticos y checoslovacos, la victoria deportiva de los checoslovacos logró una gran cantidad de actos de alegría y conmemoración que no ocultaba sus tintes disimulados de revancha política que, siendo sinceros, sólo animaba a los checoslovacos de manera espiritual, pero no tenía efectos prácticos en cuanto a la deriva de sus libertades negadas. Hay que pensar que cuando los Beach Boys fueron a dar un concierto a Checoslovaquia por primera vez, en los años 1980, les sorprendió que la canción más coreada y famosa allí era una cara B con temática de amor y letra tontorrona, su estribillo, eso no lo sabían los Beach Boys, coincidía fonéticamente en checoslovaco con algunos de los lemas tarareados en las revueltas contra los soviéticos. Eran pequeños espacios de libertad de una reivindicación de una realidad imposible de alcanzar en esas fechas. Un modo de rebeldía dentro de la conformidad.

Los acontecimientos europeos siguieron adelante cuando en 1989 cayó el muro de Berlín y eso provocó una reacción en todo el bloque del Pacto de Varsovia, también en Checoslovaquia. Se recoge en fotografías también las numerosas manifestaciones de la época pidiendo libertad y democracia reales. Y así continuó el panorama hasta la caída definitiva de la URSS en 1991, momento en el que las tropas soviéticas salieron en dirección a la URSS, donde se enfrentarían a sus propios problemas internos que darían por resultado el fin de la URSS y de la Guerra Fría y el nacimiento de la Federación Rusa actual y de las múltiples repúblicas surgidas de la disolución de la URSS. Llama la atención de este periodo las fotografías en color que muestran a los soldados en imágenes casi cotidianas, para nada reverenciales, mostrándoles como soldados que eran jóvenes como cualquier otro, con sus carencias materiales en el ejército y sus caras de preocupación. Se ve igualmente el abandono irreverente de los símbolos soviéticos en Praga en 1992. Un final de exposición muy digno, que nos indica un camino de paz y de comprensión hacia las personas que les había tocado forzosamente ocuparles. Una visión de libertad y orgullo de los checoslovacos a la vez que de comprensión hacia los soldados rasos ocupantes y la caída de un a URSS que si bien un día les liberó, al siguiente les sometió.

Checoslovaquia dejaría de existir en 1992. Sus líderes políticos acordaron un referéndum pacífico donde la gente votó la disolución del Estado. Se formó entonces la República de Chequia y la República de Eslovaquia. Fue un proceso ejemplar y admirado, por cuanto desde el final de la URSS otro Estado en disolución, Yugoslavia, había conllevado su proceso en una serie de cruentas guerras. Ambas repúblicas nacidas de la antigua Checoslovaquia se integraron en la Unión Europea en 2004.

La exposición es una buena exposición de fotografía de reportaje. Se descubren detalles de la época y ambientes muy interesantes y caídos en el olvido, como por ejemplo se puede intuir en la forma de vestir de las mujeres o en las actitudes gestuales de los hombres. No dejan de ser los años 1960, y es una buena ventana a la Europa del Este, donde no se vivían las mismas cosas que en Occidente, pero que en aquel 1968 se asentó uno de los hitos que revolucionarían y cambiarían la sociedad y la conciencia que esta adquiere de sí frente al Estado. El individuo como protagonista social de sus destinos, y de eso hay una gran cantidad de imágenes en esta exposición.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

jueves, julio 05, 2018

NOTICIA 1803ª DESDE EL BAR: DE UN ARCHIVO A UNA LIBRERÍA ESTE VERANETE

Ya hace diez días que terminó mi contrato para trabajar en el archivo de la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid. He estado manejando documentación del Consorcio de Población Marginada que existió de 1986 hasta casi finales de 1998 y pasó a ser el Instituto de Realojamiento e Integración Social (IRIS), que duró hasta 2015, y del Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), que se creó en 1984 e integró en sí las funciones del IRIS en 2015 cambiando su nombre al citado Organismo Autónomo Agencia Social de la Vivienda de Madrid, que es como continúa su actividad a día de hoy. 

Hemos dejado lista una gran cantidad de documentación para entrar en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, un archivo central previo a la fase de que los documentos más relevantes pasen a un archivo histórico. Alguna documentación minoritaria y anecdótica era de los años 1970, un volumen algo más a tener en cuenta, pero en porcentaje menor era de los años 1980, era todavía más abundante lo referente a los años 1990, pero el mayor volumen de documentación manejada pertenecía a los años 2000, y vuelta al descenso porcentual con los referentes a la década de 2010. Había tanto expedientes como documentación simple, material fotográfico, material audiovisual, material sonoro y algunos materiales especiales (objetos). Mucho de ese material sigue teniendo información útil administrativamente. Las personas y familias afectadas siguen vivas, así por ejemplo en los expedientes referentes a las reparaciones en las casas de las personas rehabilitadas en vivienda social pública; para hacerse una idea, algunas de las reparaciones eran de 2015, con lo que muchas de estas personas siguen viviendo en esos lugares y sus expedientes están vigentes. Otra buena parte de la documentación tratada es claramente una documentación ya obsoleta administrativamente, pero que con el paso del tiempo gana un gran valor informativo a nivel histórico, este sería el caso por ejemplo de las fotografías sobre poblados chabolistas, sus desalojos, o los expedientes de programas sociales para la integración de las personas y familias en clara desventaja social. Quizá aquí será interesante para el historiador futuro, cuando estén disponibles, todos los avances en el crecimiento de Madrid a comienzos del siglo XXI, acordes a los planes de modernización de la ciudad de cara a las reformas de la época con la mirada en el proyecto olímpico. Muchos poblados chabolistas y las vidas de las personas que allí vivían quedan reflejados en su desaparición, su realojo y sus programas de integración, todo debidamente documentado y registrado por escrito y en imágenes. Será desde luego para el futuro algo apasionante poder estudiar esos documentos si pasan a la fase de documentos históricos, pues ayudará a comprender el paso de la capital del siglo XX al XXI, y a la vez la transformación de todos los municipios importantes, y algunos pequeños, en torno a Madrid capital, como receptores de población marginada o como poblaciones que también tenían población marginada, ya en chabolas o en barriadas obreras, las cuáles recibieron atención.

Documentos de Madrid, de Alcalá de Henares, de Coslada, de San Fernando de Henares, de Torrejón de Ardoz, de Aranjuez, de Arganda del Rey, de Móstoles, de Alcobendas, de Humanes de Madrid, de San Sebastián de los Reyes, de Getafe, de Meco, de Pozuelo de Alarcón, de Rivas-Vaciamadrid, de Los Santos de la Humosa, de Paracuellos del Jarama, de Fuenlabrada, de Pinto, de Valdemoro, de Alcorcón, de Colmenar Viejo, de Colmenar de Oreja, de Parla, de Navalcarnero y un largo etcétera de municipios, caso curioso el de los pequeños pueblos de la sierra de Madrid que para sorpresa anecdóticamente algún caso tuvieron. Hay aquí una gran cantidad de historias acumuladas, llamativas las de las comunidades de vecinos y los barrios de las ciudades. Expedientes también de los Centros de Promoción Comunitaria o de los programas de campamentos de verano o de igualdad de género o la racial.

Por otro lado he aprendido mucho sobre vivienda y leyes y normas. No obstante la agencia no es sólo el archivo, sino que es también una oficina de atención y es también un centro donde se hayan muchos de los trabajadores sociales acostumbrados a la integración y a las leyes sobre esta y sobre vivienda. Hemos conocido a muy buena gente, buenos profesionales, allí, que nos han hablado de todo tipo de cuestiones sin problema para este trabajo. 

De rebote he aprendido algo sobre la Historia más actual de Alcalá de Henares, ya que muchas de sus cajas de expedientes cayeron en mis manos para su tratamiento. Y he sabido mucho de los barrios de Alcalá, sobe todo de mi propia barriada, mi calle incluida. 

Terminó el trabajo y nos estuvieron despidiendo varios días seguidos, de lo bien que nos habíamos caído los unos a los otros. Y al acabar, el mismo día, como me dejaron salir unas horas antes, me fui a buscar un local donde tuvieran bocadillos de pastrami en Madrid, ya que había leído un reportaje sobre escritores de la generación maldita que los tomaron en New York entre 1940 y 1950 antes de ser famosos y aquello les hizo cruzarse y unirse, conocerse. Un día después me cortaba el pelo en Alcalá en una peluquería de mi barrio que parecía salida del mismo New York y, aunque eran colombianos, los peluqueros se me asemejaban puertorriqueños. Como sea, en estos diez días no he parado de inscribirme en el paro de nuevo y enviar currículos y solicitudes de trabajo cada día, ya por Internet, ya yendo en persona por la mañana o por la tarde a donde se pudiera. Me da la sensación que con el comienzo del verano se va a parar la cosa, lo que no será bueno, pero una cosa es verdad: he logrado un trabajo de verano para suplir a los libreros de Domiduca este mes de julio y el de agosto durante varias semanas, teniendo en cuenta que algunas estarán separadas entre sí pero con días sueltos a modo de islas en las que ir. Así que habrá días sueltos y semanas completas que estaré vendiendo libros de segunda mano en la Plaza del Padre Lecanda, o De Palacio, según se mire, a tiempo más que completo, con sus horas extra, desde el comienzo de la mañana hasta el atardecer-anochecer. Algún día tal vez sin cierre a mediodía, como es sábados y domingos, pero ese "sin cierre" ya se verá. Así que busco trabajo de nuevo, me siento satisfecho de la labor de servicio en el archivo y me encamino al verano, al menos, con un "trabajete" de suplencias vendiendo libros que comenzará en breve, lo que no está mal.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

lunes, julio 02, 2018

NOTICIA 1802ª DESDE EL BAR: 30 AÑOS DE ENCUENTROS DE HISTORIADORES EN EL VALLE DEL HENARES

Este año toca encuentro de historiadores del Valle del Henares. Son ya treinta años, desde 1988, ya que son bianuales. Cada encuentro se turna entre Guadalajara y Alcalá de Henares, y este año toca Alcalá de Henares. Pero si en 2014 estos encuentros ya sufrieron la pérdida de uno de sus impulsores, el cronista alcalaíno Francisco Javier García Gutiérrez, este año en mi correspondencia descubro que se ha perdido a otro de los impulsores con el que tuve el gusto de coincidir y de conversar en los encuentros de 2014 y de 2016, José Ramón López de los Mozos, historiador y etnógrafo de Guadalajara, impulsor además de la Historia y cuestiones culturales de Sigüenza. Ha muerto hace poco, el pasado 15 de marzo, lo que hace que las casualidades coloquen su muerte cerca de estos encuentros al igual que pasó en 2014 con García Gutiérrez, ambos impulsores importantes de los mismos.

El encuentro de este año es el decimosexto, las bases para participar se pueden consultar por ejemplo en la página del Instituto de Estudios Complutenses. Aún se pueden presentar los historiadores que lo deseen y tengan alguna investigación que comunicar. El encuentro en sí no suele ser hasta después del verano, yo creo que bien metido el otoño si no recuerdo mal. Estos encuentros son muy importantes y valiosos ya que gracias a ellos se ha avanzado mucho en conocimientos históricos y artísticos del Valle del Henares. Muchas de las principales novedades en nuestra historiografía han tenido su conexión con estos encuentros. Por ello la labor de García Gutiérrez y de López de los Mozos es altamente de agradecer. Quien tome las riendas impulsoras ahora tiene su ejemplo de guía, si bien, tal vez, necesita alguna modernización en cuanto a asuntos del tipo la promoción social de los conocimientos que aquí se muestran tras un trabajo arduo de cada historiador.

Yo este año no creo que vaya a participar. Sinceramente la cuota me resulta muy cara, se ha elevado mucho el precio, y, por otro lado, por asuntos personales, no me he motivado ni he tenido ocasión para ahondar en ningún aspecto nuevo que aportar. Estoy en un periodo un tanto bajo de ánimo por las circunstancias que me respectan, y, como los lectores de esta bitácora hace meses habrán notado, no estoy en los momentos más dado a publicar... Produzco, pero hay algo que me detiene un poco. Es algo transitorio, supongo. Tal vez dependiente del cambio en el ánimo. Como sea, yo sé que volveré con la fuerza que tenía. Claro que también está el asunto explicado en la Noticia 1717ª, también me retiene un poco, aunque, también lo digo sinceramente, sin conflicto con nadie, simplemente en este sentido lo que me retendría sería el desánimo.

Encontrar el anuncio de la muerte de López de los Mozos en mi correspondencia postal me ha hecho pensar en la última vez que nos vimos. Suele producir una sensación de extrañeza cada vez que se muere alguien con quien has tenido un contacto, aunque este haya sido mínimo. Me impulsa a animar a cualquier persona dedicada a la Historia o el Arte a que presente algo en estos encuentros si tiene alguna novedad que comunicar o anticipar sobre algún aspecto de cualquier sitio del Valle del Henares. Ayer, 1 de julio, fue el Día del Historiador, al menos en Argentina así lo anunciaron. Lo que dota a todo esto un poco de un cierto encadenamiento de sucesos.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

martes, junio 26, 2018

NOTICIA 1801ª DESDE EL BAR: UNA BREVE Y ESTÚPIDA HISTORIA ACTUAL DE ESPAÑA

Pura mierda, pero es mi mierda. Tiene hasta una falta de ortografía, se ve mal, no está más que bosquejado y no se le ha pasado a un dibujo mejor realizado, han sido sacados de un cuaderno de notas a cuadros cuyo escaneado ha recibido un fuerte contraste que no ha impedido borrar todos los cuadros pero sí ha eliminado muchos detalles del bolígrafo... azul, sólo he elegido las fechas más tópicas y los hechos más tópicos, pero así es como lo quiero publicar y así lo publicaría en humor contracultural y peor. He aquí "Una breve y estúpida Historia actual de España" que dibujé ayer mientras buscaba para probar por primera vez un sandwich de pastrami en Madrid. Saludos y que la cerveza os acompañe.
















domingo, junio 24, 2018

NOTICIA 1800ª DESDE EL BAR: LAS DOS PUERTAS

Las dos puertas eran totalmente de cristal. La luz debía ser abundante, pero habían pintado las paredes de negro. Era necesaria la luz eléctrica, una amarillenta que lanzaba tres sombras a la vez. Estaba claro que aquel no era el bar que él conoció. La música jazz con toques electrónicos lo había proclamado desde que entró. No había rastro alguno del matrimonio de mediana edad que anteriormente regentó el bar, ese bar, cuando tenía azulejos blancos, cervezas y clientes de edad alta que hablaban y reían alto, con la confianza de los aperitivos fritos que les habían servido y habían comido en los bares a lo largo de toda su vida. ¿La muerte? ¿Qué era la muerte? Algo que había ocurrido en algún momento. Algo que había ocurrido en aquel bar. Existía otra cosa, otra sangre, más nueva, más fresca, pero él había regresado con su sombrero de ala corta encalado en su cabeza en aquel mediodía de diciembre. Nadie supo decir quién fue en aquellas paredes viejas, hoy remozadas nuevas.

Por Daniel L.-Serrano "Canichu".

lunes, junio 18, 2018

NOTICIA 1799ª DESDE EL BAR: CANTAUTORES EN ALCALÁ

Ha habido muchos eventos estos tiempos en Alcalá de Henares, como la Fiesta de la Música, los Clásicos de Alcalá que están siendo ahora, las fiestas de San Isidro, diversos encuentros poéticos, el aniversario de la Asociación Agua de Mayo... Prácticamente no he podido ir a ninguno. Apenas, como mero espectador y testimonialmente he podido escaparme a un par de actos. Por ello no he escrito de estas cosas, entre otras razones que vuelan por mi vida. Este domingo tenía un encuentro y estuve en un bar nuevo llamado El Jardín Secreto, en la calle Cardenal Cisneros. Allí, en la puerta tenían el cartel que os muestro. El dueño nos informó que este fin de semana, los días 22, 23 y 24 de junio, se iba a celebrar en Alcalá de Henares un encuentro de cantautores. No había oído nada de esto ni leído nada de esto en ningún sitio. Pero parece ser que es real. Nos dijo que su bar está dentro de lo programado para cerrar el encuentro el domingo. A las 12:00 horas están convocados varios de los cantautores del grupo Libertad Ocho, participantes, y cualquier persona que ejerza de cantautor, para ponerles un micrófono abierto. Así que cualquier persona que cante en este estilo y lo desee ahí tiene una oportunidad de público esta semana.

A juzgar por la hoguera que aparece en el cartel supongo que algo tiene que ver con la celebración del comienzo del verano, la noche de San Juan y demás, que por otro lado este año tiene también un concierto bastante llamativo la noche que se encienda la hoguera de los deseos y la magia. No creo que pueda ir tampoco, aunque he ido varios años. La cosa es que el día que comienza el verano es el Día de la Música, en su reconocimiento internacional. Era ese día cuando originalmente se hacían las celebraciones musicales que desde el año pasado se trasladaron al primer fin de semana de junio. Si lo hubieran dejado como estaba quizá se hubieran librado de todas las lluvias que les cayó. Aunque bien cierto es que a mí esta primavera me ha gustado mucho. He disfrutado con las lluvias y con los colores tan preciosos que nos ha dejado en cada rincón. Un gustazo ver los campos y ver los arroyos rellenos de agua. Y los olores de la lluvia, y sus sonidos y su luz. 

Voy, más o menos apretando mis palabras, por ello tardo un poco más en escribiros. Mis razones tengo. En algún momento podré escribiros tal como os escribía. Entre tanto, os mando un abrazo y os doy las gracias por permanecer. Volveré, aunque nunca me he ido, volveré con la fuerza que estuve. Saludos y que la cerveza os acompañe.

lunes, junio 11, 2018

NOTICIA 1798ª DESDE EL BAR: SUBURBICON EN EL TORNILLO DE KLAUS

"Suburbicón es una película de los Coen que tiene todos los elementos para ser de los Coen y que, sin embargo , no es de los Coen. Esa es la explicación más completa de Suburbicón, la nueva película dirigida por George Clooney, uno de los actores recurrentes en los metrajes precisamente de los hermanos Coen. Mucho ha debido aprender de ellos y mucho se les ha pegado, pues si no se sabe que Clooney es quien está detrás de la dirección, diríamos que esta es de los Coen."

Entre el reciente serial de ocho entregas sobre los libros que leí en mis años universitarios y el anuncio sobre mi firma en la Feria del Libro de Madrid se me había pasado que la gente de El Tornillo de Klaus me había publicado un nuevo artículo sobre cine. En noviembre del año pasado fui a ver Suburbicon, una película dirigida por Clooney con guión de los Coen. A mí la película me gustó mucho. Me recuerda a las antiguas películas de los Coen, pero esta vez sin estar ellos a los mandos. Os hablo de ello en el artículo que hice para la revista. Lo podéis leer entrando:


"Suburbicón contiene en sí un poco de todo el universo Coen y sus historias más oscuras. Aunque el metraje parezca algo amable y familiar, oculta un ser descarnado."


domingo, junio 10, 2018

NOTICIA 1797ª DESDE EL BAR: LOS LIBROS, COMENTADOS, QUE LEÍ EN 1999-2006 (8 de 8, final, juventud, años universitarios)

Llegamos con esta entrega al final del serial de los libros que leí durante mi juventud en sus años universitarios. Terminaba el Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP) y me reintroducía de nuevo en la contracultura, ofreciendo algún recital entre La Vaca Flaca y el Flamingo Rock Bar. A la vez buscaba trabajo y trataba de opositar, de manera fallida, y tenía pequeños empleos que no iban a ningún lugar, aunque me han dado estupendas experiencias de vida y numerosas personas que merece la pena conocerlas.

Año 2006: 27 años de edad.
Leí 15  libros completos.

Didáctica de Geografía e Historia. Formación de profesores de Geografía e Historia (2005, J. J. Pérez Martínez y P. Vela Vázquez): Siguiendo con la preparación del CAP, este era el tercer libro que me vendieron con la matrícula y que tuve que leer, tal como conté y analicé en la entrega anterior. En realidad un librito así teniendo en cuenta cinco años de licenciatura, era un poco una broma, pero era necesario que como temario que era también se impartiera, pese a que creo que es muy evidente la paradoja que supone la lectura de un libro de Historia para capacitarte como profesor de Historia, frente a una licenciatura de cinco años. Es parte del problema del sistema educativo y de inserción laboral que tenemos en España. Saqué el CAP adelante con la práctica ejerciendo como profesor en mi antiguo instituto donde hice el bachillerato y el COU, con la entrega de un trabajo sobe aquello y la realización de un examen dispuesto casi como una oposición, aunque no te daba acceso a, ni garantizaba, trabajo alguno. Supe que varias de las personas que hicieron el CAP no realizaron las prácticas, porque simplemente sus antiguos profesores les firmaron el papel como tutores afirmando que las hicieron, cuando no las hicieron, y luego simplemente conseguían la redacción de sus trabajos comprándolas o bien porque alguien se las había dejado de años atrás. El sistema, como digo, como dije en la anterior entrega, está viciado. Sólo había dos notas, "apto" y "no apto", y dentro de eso daba igual la calidad, los conocimientos, las aptitudes o que hubieras hecho o no hecho lo que debías hacer. Por lo general todos eran "aptos", era rarísimo el caso de los suspensos en los exámenes, por muy largos que fueran, a lo que varias veces en conversaciones a tiempo pasado escuché el razonamiento que simplemente les vale con que pagues el alto precio de la matrícula, todo lo demás venía casi solo a poco que hicieras para ellos. Sea como sea, yo hice el CAP y lo hice a conciencia de que quería hacerlo como debía hacerse, con las prácticas dando clase en aula, con la redacción y reflexión de un trabajo sobre ello, del que puse sus conclusiones por aquí, en esta bitácora, y haciendo el examen con la lectura atenta de aquellos libros.

Brevísima relación de la destrucción de las Indias (1552, fray Bartolomé de las Casas): Ya había leído muchos libros y textos sobre la conquista de América. Ahora me compré en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión este libro clásico de aquellos hechos. Bartolomé de las Casas no fue testigo directo de casi nada de lo que cuenta en este libro. Mucho de lo que cuenta se lo habían relatado. Hay exageraciones y probablemente sucesos que fueron deformados con la transmisión oral de unos a otros, lo que se llama el "teléfono escacharrado", pero es innegable que hubo muchas barbaridades contra los indios en el descubrimiento y la conquista de América. La mera existencia de este libro, que alimentó la leyenda negra española en el siglo XVI, debiera servir para contrarrestar precisamente a la leyenda negra respecto a lo que concierne a los españoles en América. La cuestión es que ya los Reyes Católicos se plantearon temas como si los indios eran o no eran humanos, si eran o no eran herejes y otro tipo de cuestiones que aunque hoy día nos parecen barbaridades, en aquella época era algo que en todo Occidente era tema de debate serio. Con los Reyes Católicos se dejó legalmente establecido que eran humanos, que no eran herejes, puesto que no conocían la religión católica, sino que eran paganos, y que no eran enemigos a los que esclavizar, sino súbditos. A todo esto se le unió toda una serie de otras razones legales, como el pago del impuesto de la mita, que hizo que durante lo que se llamó el periodo de conquista hubiera conquistadores que cometieron abusos y actos contra las leyes establecidas, si bien lo actos de guerra eran tan bárbaros como cualquier acto de guerra que se cometían en ese mismo siglo en Europa, con la diferencia de la inferioridad técnica y tecnológica, de conocimientos en general, de los pueblos indios frente a los ejércitos europeos. A mediados del siglo se planteó un largo juicio para todos estos temas y de ahí nació el libro de Bartolomé de las Casas, y es que hubo numerosos españoles que se comportaron con los indios todo lo contrario de lo que afirma la leyenda negra. Se dictaminó terminado el periodo de conquista para empezar uno de colonización, si bien este otro periodo también tubo momentos bélicos. Se hicieron leyes especiales para proteger a los indios y no se prohibía el mestizaje, como sí hicieron otros países en otras latitudes americanas. Eso no evitaba que existiera el clasismo racial en algunas ciudades importantes que se fundaron. Y digo clasismo racial, como variante de racismo, ya que no sería un racismo al uso. Pese a ello, mientras países como Inglaterra o Francia hacían segregación y matanzas en las zonas de América que ellos conquistaban, en la zona española no existía esa segregación y se daba la mezcla racial genética y cultural, aunque (siempre hay "aunques") existen numerosos matices que anotar, no obstante hemos llegado al hoy día con graves problemas de exclusión social y política interracial, pensemos que Evo Morales fue hace relativamente pocos años el primer presidente netamente indio en Sudamérica en quinientos años.

Las venas abiertas de América Latina (1971, Eduardo Galeano): Me lo prestó una camarera empeñada en creer que no era consciente del punto de vista americano, aunque, como ya se ha podido leer en este serial, lo era y mucho. Lo que ocurría es que yo no coincidía en mi análisis con ella. Ella, psicóloga, tenía un conocimiento muy repleto de tópicos. Además había vivido una temporada en América y se le notaba un conocimiento viciado de la historiografía sudamericana, que sigue en su mayor parte las lineas que se crearon en el comienzo del siglo XIX para construir las historias nacionales de cada país que se formó allá. Allí se creó una historiografía donde el enemigo común, y a la vez madre generadora, era España. Esa historiografía no se ha superado en buena parte a lo largo del tiempo, incluso se potenció con el quinto centenario del descubrimiento, en 1992. Tal como anoté en este serial, en una de sus primeras entregas, sería necesario superar lugares comunes que hoy día sabemos que les falta peso de realidad, y poder hacer un gran ejercicio de investigación y análisis conjunto entre historiadores de los dos lados del océano. Abandonar los intereses nacionales en pro de la Historia. Eduardo Galeano es muy admirado por innumerables personas, especialmente por gente de izquierda, como Pablo Iglesias, que le regaló un ejemplar de este libro a Felipe VI, creo recordar. Sin embargo, Galeano no era historiador, era periodista. Escribió este libro con mucho éxito, pero falto de metodología historiográfica. A pesar de que es un libro valioso, no es un libro propiamente de Historia, es un libro periodístico lleno de opiniones y valoraciones personales y falto de una investigación profunda y profesional de los hechos que narra. Carga las tintas contra los españoles, los señala como el principal mal y problema original de los latinoamericanos, sin tener una autocrítica de la trayectoria de estos mismos tanto en el periodo colonial como desde que se independizaron. Ahora bien, es un buen análisis sobre un estado de identidad unitaria en los lugares comunes hispanoamericanos sobre su razón de ser y existir, y es un buen análisis sobre la pérdida del control de sus fuentes de ingreso a favor de los países del primer mundo, lo que hace que sean siempre países dependientes de estos. Lamentablemente, tener un debate serio, sin enfado ni enfrentamiento sobre la lectura de este libro no fue posible. No coincidíamos ya en la base: no era un libro de Historia, sino periodístico, a pesar de que hablara de datos históricos. El enfoque y el método son claramente diferentes para quien está acostumbrado a leer Historia.

Una temporada en el Infierno y otros poemas (1873, Arthur Rimbaud): Lo compré en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. Tenía muchas ganas de conocer y leer a uno de los poetas malditos más famosos. El Chico Gris ya lo había hecho. Pero no lo compré porque él ya lo hubiera leído. Me había hablado del autor, es un autor altamente conocido. Lo compré porque quería imbuirme más en toda esa literatura que en España no se producía. Poemas con temáticas oscuras escritos por poetas de vidas revueltas. Rimbaud me pareció tener poemas muy coloridos de asuntos enfocados de una manera como nunca antes creía que se pudieran enfocar en poesía. Me gustó mucho, comenzaba en mí en esto un nuevo giro a todos los giros, o mejor dicho, una nueva suma que sumar a los giros en mi poesía. Vino en un momento adecuado, con todo aquello de la desilusión por el mundo universitario, la falta de empleo, los empleos breves y mal pagados, ahora también como camarero, etcétera. Rimbaud tenía además una vida particular que me atraía, veía algo de ella, salvando las distancias, en mí.

La melancólica muerte de Chico Ostra (1997, Tim Burton): Un par de amigos tenían este libro, Chico Gris y no sé si Pedro Maza. Leí algún poema suelto y me gustó. Por ello me lo compré en Librería Diógenes para tenerlo y leerlo entero. el libro es bilingüe, inglés-español, con ilustraciones de Tim Burton. Aunque los poemas parecen simplones, no lo son. Tienen más fondo profundo de lo que parece, y un excelente sentido del humor. Estoy muy contento con este libro, que he recitado en público alguna vez. Forma parte de un grupo de libros que adquirí ese año que se sumaron a su influencia en mí. Temáticas nuevas y oscuras, no faltas de un punto de vista llenos de vida. Lo compré varias veces para varios regalos de personas que juzgué debían tenerlo. Muy recomendable. Fue uno de los dos libros que destaqué de mis lecturas del año 2006 en la Noticia 204ª. Me impactó bastante.

El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco (escrito en 1993-1994, publicado póstumo en 1998, Charles Bukowski): Lo compré en la Librería Diógenes. Era un libro póstumo de Bukowski. Reconstruía un poco en manera novelada sus últimos meses de vida. Bukowski hizo de sus memorias de esos días una relato donde él mismo era una vez más personaje de sí mismo. Descarnado, describe con total mordacidad la ancianidad en un hombre rabiosamente joven. No es libro de Bukowski que más me marque, pero es un libro que hace un ejercicio de sinceridad interior y confesión pública.

Las flores del mal (1857, Charles Baudelaire): También lo compré en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. También tenía muchas ganas de conocer y leer a este otro poeta maldito, que también El Chico Gris ya había leído y me había hablado de él. Baudelaire también tenía una vida atormentada que fue de lo primero que me llamó la atención. Además era citado por varios autores contraculturales del siglo XX. Este poemario, aunque con ciento cincuenta años, me pareció muy innovador. Rimbaud y Baudelaire pasaban así a ser dos de los poetas potentes que pasaban a mi biblioteca personal y cuyos poemas influyeron en esa etapa de poemas mía de ese momento.

Crónicas marcianas (1950, Ray Bradbury): Lo compré en La Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid. No buscaba este libro concretamente, pero lo compré. Se trata de una serie de relatos que publicó Bradbury en prensa y que luego publicó en libro. Entraba dentro de la ciencia ficción y hasta cierto modo rozaba la distopía, en la cual yo seguía muy interesado. Me pareció un libro genial que combinaba un mensaje metafórico preciosamente creado a través de breves relatos de ciencia ficción ante una colonización de Marte. Además, tiene un sano sentido del humor que ayuda mucho en su mensaje. Trata temas conflictivos del mundo actual de Bradbury en los años 1940-1950, como el racismo, de una forma indirecta muy efectiva. Fue el otro de los dos libros que destaqué de mis lecturas del año 2006 en la Noticia 204ª.

Conversaciones con el inspector fiscal y otros poemas (recopilatorio español de poemas entre 1913 y 1930, traducido al español y publicado en 1997, Vladimir Maïakovski): Lo compré en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. Por mucho tiempo pensé que era un libro creado por Maïakovski, pero con el tiempo supe que se trata de una recopilación de poemas que se hizo para acercar al autor a los lectores de habla española y se publicó en 1997, una vez ya acabada la Guerra Fría. Después de 1991 hubo una serie de autores rusos que, aunque se conocían en Europa Occidental, habían sido censurados total o parcialmente en los países soviéticos. Cuando cayó la URSS en 1991 muchos de estos autores fueron paulatinamente recuperados en todos los sitios. España había ignorado o censurado, o ambas cosas, a muchos de estos autores, así que varios de estos nos eran tan nuevos a nosotros como a los rusos de los años 1990. Maïakovski era amigo de Zamiatin. Como él participó de las ideas de la revolución rusa, pero como él se fue desilusionando cuando vio que aquello derivaba en una dictadura por la que no habían combatido ideológicamente. Sufrió la represión y esta se mezcló con una vida azarosa y de amores atormentados y complicados. Como sea, este libro recoge más bien poemas de corte político y activistas. Era otra dimensión de la poesía. Tiene algún reflejo en algún poema mío de entonces, e incluso le dediqué un relato, pero no es el que más me haya marcado. Ahora bien, he regalado y me han regalado a este autor posteriormente, cuando conocí a la poeta de origen ruso Sofia Winter.

Caricatura. Nueve historias (2006, Daniel Clowes -cómic-): Me lo prestó el Chico Gris. Se lo había comprado hacía poco. Le gustaba este autor y quería que lo leyera. Era un cómic contracultural. Los dibujos, muy valorados en general, no eran el tipo de dibujo que más me llame la atención.La temática era bastante descarnada de asuntos de la vida actual. No estaba mal.

Que se mueran los feos (1964, Boris Vian): Era un año donde buscaba muchas de las lecturas de la contracultura y de los escritores malditos, por lo que en Librería Diógenes compré este libro de Boris Vian. Era el segundo libro que iba a leer de él. Una novela de misterio pero a la vez con un sentido del humor interesante que ponía de relieve lo superficial del mundo moderno, y el sexo pasado a algo materializado. Buen libro. Me gustó. Aún quería leer más de Vian tras esto, aunque no he conseguido otros libros de él.

Temas comunes. Alcalá de Henares. Ciudad Patrimonio de la Humanidad (2006, Sección Sindical de Comisiones Obreras del Ayuntamiento de Alcalá de Henares): El ayuntamiento sacó oposiciones para ser peón municipal. Me apunté a la vez que pensaba lo absurdo del sistema que hasta para ser peón debías pasar un estudio y un examen. Pero necesitaba un trabajo más estable de lo que hasta ese momento había tenido. Estaba claro que mi carrera universitaria parecía incluso un obstáculo más que una ventaja para que te contrataran. Con este librito tenía los temas de cultura general de Alcalá, que en buena parte yo la tenía más que superada y mejorada con mis conocimientos previos, pero había que adaptarse a un mensaje oficial de lo que se quería que se supiera de Alcalá.

Temas específicos. Peones. Alcalá de Henares. Ciudad Patrimonio de la Humanidad (2006, Sección Sindical de Comisiones Obreras del Ayuntamiento de Alcalá de Henares): Este es el segundo libro que te vendían en el sindicato Comisiones Obreras para realizar la oposición. Luego, años más tarde un amigo lo intentó y se los regalé. Con este libro te enseñaban la parte teórica de las obras propias de peón: albañilería, electricidad, jardinería, fontanería, carpintería... Yo había ayudado varias veces a mi padre en asuntos de electricidad en casa, y había trabajado en su taller de tornos metalúrgicos. Había tenido otros trabajos, como actor de figuración, repartidor de propaganda, profesor particular, la objeción de conciencia, profesor del CAP, camarero, pinchadiscos, limpiador de un gimnasio y sus servicios... y aún tendría otros trabajos, como transportista de obras de arte, donde tuve que construir cajas de madera, así que alguna utilidad le saqué a este temario. No pasé la oposición. Cuyo examen se celebró en el actual Instituto de Educación Secundaria Antonio Machado. Por estas épocas, no sé si año más o año menos, también lo intenté con el concurso oposición de profesor de la escuela de adultos de Alcalá. Me quedé en segunda posición por puntos, debía hacer un examen, y a pesar de que estuve atento todas las semanas, el examen se convocó en verano de una manera que difícilmente hubiera podido uno enterarse a tiempo.

Pentateuco (a lo largo de los siglos X al V antes de Cristo, varios autores desconocidos; aunque la tradición hasta el siglo XVII después de Cristo, el judaísmo y la Iglesía cristiana católica afirman que es del siglo XV antes de Cristo y el autor es Moisés): El Pentateuco son los cinco primeros libros de La Biblia cristiana, que además también componen la Tora judía. Estos cinco libros son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El Pentateuco en sí mismo es un libro de la religión judía, aunque con ligeras variaciones. Yo ya había leído libros y textos religiosos, no necesariamente de la tradición judeocristiana, como ya dije. Ahora comencé a leer La Biblia de manera ordenada y seguida. Esta parte fue la que me dio tiempo a leer este año 2006. La lectura era ardua, a veces pesada, pero tenía pasajes que tenían cierta belleza poética. Además, da claves sobre la interpretación del mundo en una parte de las sociedades de la Edad Antigua. Lo leí de un ejemplar que tenía mi madre de tapas rojas. Recuerdo que por leerlo, constante, me lo sacaba hasta fuera de casa, leía en alguna plaza, en el jardín del Café Continental y demás, aunque en general me gusta mucho leer con buen tiempo por la calle, cosa que no he podido hacer de nuevo desde hace más de un año, por la carga ocupacional del cuidado familiar de mi tío materno. Esta lectura ocupó buena parte del tiempo de mis lecturas de ese año, ya que es un texto largo no muy fácil de leer, aparte de su tradicional letra pequeña en hojas de grosor muy fino.

Traición (alrededor de 1944-1948, probablemente de 1945, H. C. Crown): Este es un librito muy peculiar que compré en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. Era una edición original sin fechar, que pudiera ser de 1945 o de 1946. Lo escribió un tal H. C. Crown y probablemente fue traducido al español por algún exiliado trotskista, del POUM. Me costó barato y me siento orgulloso de haberlo adquirido. En el futuro quizá deba donarlo a la biblioteca de un archivo. El libro hablaba de la actualidad del momento en el que se escribió y es una pieza documental interesante para determinados estudios de Historia. Se denuncia al fascismo, pero el libro trata de dar a conocer lo que el autor intuye como una traición al socialismo por parte de los soviéticos con permiso encubierto de los Estados capitalistas de los aliados. Habla de desaparecidos en Polonia y otros lugares liberados por ellos, desaparecidos que eran trotskistas. Pero habla también de las alianzas de antes y de durante la guerra, así como de lugares donde se encontraron fosas comunes producto de los nazis. Un libro breve con cierto valor informativo acerca del estado de las sospechas entre socialistas justo en el tránsito que hay entre el final de la Segunda Guerra Mundial y 1948, fecha convencional y simbólica del inicio de lo que se entiende como periodo clásico de la Guerra Fría. Es un libro  por tanto imbuido del mismo estado de percepción que Orwell, Zamiatin y Maïakovski, sólo que Crown escribe desde el análisis y la denuncia política, y no desde la ficción o la poesía.

miércoles, junio 06, 2018

NOTICIA 1796ª DESDE EL BAR: LOS LIBROS, COMENTADOS, QUE LEÍ EN 1999-2006 (7 de 8, juventud, años universitarios)

En 2005 yo empezaba con investigaciones y cursos-asignaturas presenciales del Tercer Ciclo de Historia, el predoctorado, centrado en la Historia Actual. Para final de año, cambiaba y preparaba el CAP.

Año 2005: 26 años de edad.
Leí 27 libros completos.

La ideología alemana. Feuerbach. Contraposición entre la concepción materialista y la ideología (1845-1846, Karl Marx y Friedrich Engels): Lo leí para poder realizar uno de los estudios y ensayos de una de las asignaturas de los cursos del Tercer Ciclo de Historia. Ya había leído El Capital, de manera fragmentada a lo largo del resto de la carrera universitaria, pero en general podríamos decir que completo. También había leído otros textos de Marx y Engels desde el bachillerato, en torno a la Filosofía y la Historia. Este libro me sirvió para hacer una comparativa con el que leí el año anterior de Bakunin, acerca de la interpretación de la Historia y del análisis del rumbo de las sociedades. Aunque el profesor reconoció que había un ejercicio de reflexión muy alto, creo que no le caía muy bien, me puso una nota muy alta, un nueve, nada menos, de diez, pero se negó a poner el diez porque, en palabras de él, todo el mundo debe no obtener la nota más alta para que busque su mejora. El libro era de la biblioteca de Filosofía y Letras.

Tratado por el que se establece una Constitución para Europa (2004-2005, varios autores políticos europeos): La Constitución Española ya la había leído varias veces y por primera vez del tirón el año anterior. Ahora se proponía una enorme y extensa Constitución para Europa. Aún más, nos proponían votarla en referéndum. La prensa y los políticos te daban dos o tres ideas generales de ella para que votaras a favor, sin reflexión. Pero bien es cierto que había algunos políticos y sindicalistas que advertían de sus puntos oscuros en cuanto a los derechos laborales, entre otras cuestiones. La prensa de mayor tirada regaló ejemplares para que la gente pudiera leerla antes de ir a votar. Era un volumen jurídico de mucho volumen y muy intrincado, pesado y aburrido, en algunos casos resultaba farragoso hasta para quienes más entendían de ese tipo de lecturas. Yo me lo leí con atención, y guardo mi ejemplar. Hubo diversos artículos que no me convencían de manera grave. Pude usar esta Constitución, que al final la Unión Europea no la aprobó, para los trabajos de filosofía de la asignatura anteriormente mencionada.

Goya (1984, José Gudiol): Otro de los cursos-asignaturas del Tercer Ciclo que escogí fue sobre Goya. Y dada la orientación posible de mi posible doctorado recién comenzado, me puse a conocer a Goya en cuanto a pintor que pintó a las clases trabajadores a la vez que a las dirigentes. Así que me puse a estudiar su obra pictórica, tanto la que hacía por encargos, por trabajo, por ocio propio, la que se veía en público la que era sólo para él o para amigos, la de libretas, la de cuadros, etcétera. El estudio valió un diez sobre diez y fue publicado por partes en esta bitácora (Noticia 362ª, Noticia 363ª, Noticia 364ª y Noticia 365ª). Ha sido muy consultado. Este libro me lo compré en la tienda del Museo del Prado.

Grandes artistas y genios de la pintura: Goya (2004, Alfonso Pérez Sánchez): Este otro me lo compré de un coleccionable de artistas de la pintura, en una papelería que existía debajo de mi casa. Era muy sencillo y simple, pero contenía un vídeo documental que me interesaba y algunas fotografías de obras de Goya que quería tener a mano.

Goya (2002, Mar Sánchez Ramon): Este era un libretito que compré en el Museo del Prado al que tuve que ir varias veces. Era muy sencillo, pero lo interesante era las obras que recogía. A la vez consultaba en la Biblioteca de Filosofía y Letras un voluminoso libro edición de lujo con un análisis muy completo del siglo XVIII en su paso al XIX y la obra de Goya analizada pictórica y biográficamente. Contenía además textos de documentos de archivo de diversos protagonistas en torno a la vida de Goya. Una obra muy valiosa, cuyo título exacto no recuerdo, y que me hubiera sido imposible de adquirir económicamente. Podría valer fácilmente más de cien euros. Era un gran estudio. Pero mientras en biblioteca podía consultar ese tipo de libros, en mis posibilidades podía adquirir estos otros que eran más modestos, también con menos datos en cantidad y calidad.

Pinturas negras (2003, Mariu Mariam): Este también era muy modesto y sencillo y también lo compré en el Museo del Prado, junto a otro que reproducía en un tamaño no facsimil todos los grabados, comentados. Este otro también lo consulté, pero su lectura completa del tirón la realicé años después, lejos de este trabajo. Las pinturas negras marcaban una época del pintor donde cambia la percepción pictórica de quien es el personaje importante a retratar. Es una de las etapas de Goya con más incógnitas, pero con más quiebros interesantes.

La CNT durante el franquismo. Clandestinidad y exilio (1939-1975) (2004, Ángel Herrerín López): Le pregunté a mi buen amigo Julián Vadillo por un libro de Historia que pudiera acercarme a la Historia de la Confederación Nacional del Trabajo posterior a la guerra civil. Primero por curiosidad. Segundo porque desde años anteriores ya venía leyendo y estudiando el movimiento obrero en todas sus vertientes posibles, y ponía especial atención a la Historia Actual, que era a la que me estaba dedicando. Julián me recomendó este libro, que era una tesis doctoral recién salida al mercado y que él ya había leído. Lo leí con total atención descubriendo para mí un mundo totalmente nuevo en la Historia, la trayectoria de este movimiento anarcosindicalista. Ya había leído y conocía de él a  través de las obras generales de la Historia de España, pero ahora el monográfico daba datos no conocidos previamente de esa Historia de exilio, clandestinidad y cárceles. Un trabajo muy completo y valioso que, por otro lado, transversalmente te enseña el procedimiento por parte de las fuerzas del Estado para desmontar organizaciones. Así como la forma de la represión organizada contra las organizaciones en el franquismo. O la desmovilización de las ideas con el acomodamientos en el exilio o la persecución constante. Lo compré en Librería Diógenes. Tiene un lugar importante en mi biblioteca personal concerniente al siglo XX.

Proceso político a la CNT. Historia reciente de la CNT (2004-2005, por Castilla Libre es Anarcosindicalista, órgano de expresión de la Confederación Regional Interior-Centro, CNT-AIT): Se trata de una breve publicación en hoja suelta grapada a modo de suplemento. Lo compré en un puesto de venta ambulante de la CNT en la puerta del campo de fútbol Felipe de Lucas (PIPE), el campo del Avance en Alcalá de Henares, donde en ese momento iba a dar un concierto el grupo psicodélico Sidonie en ferias. Abarcaba la Historia de la CNT desde 1975 hasta avanzado los años 1990, pero se centraba en el caso Scala (un más que posible montaje de atentado de falsa bandera) y en el proceso de división entre lo que siguió siendo CNT y los que formaron la Confederación General del Trabajo (CGT) en los años 1980. Me seguía faltando datos de la Historia de la CNT después del franquismo, pero este suplemento me acercaba algo más.

Crónica de Aragón (1509, Lucio Marineo Sículo): El profesor Floristán, especialista en la Edad Moderna y que ya me había dado clases durante la licenciatura, nos dio un curso-asignatura de Tercer Ciclo dedicado a los procesos nacionales y formativos de identidades durante los siglos XV a XVII. En ese contexto nos mandó leer fuentes primarias de la época y hacer un trabajo de análisis y reflexión. A esas alturas yo ya había leído mucho de nacionalismo e identidades, así como había realizado estudios de psicología de masas. Ya conocía también la teoría de la inteligencia emociona de Goleman, a través de Esther Claudio. Encontré en la biblioteca de Filosofía y Letras un facsimil de la obra de Marineo Sículo para encuadrar el Reino de Aragón como un reino afín y predispuesto a la unión estatal con los Reyes Católicos. Trastocaba su propia Historia medieval y moderna para ponerla al servicio a una reinvención en favor del Reino Hispánico, pero sobre todo en favor de cambiar las ideas de nación y patria para beneficiar al Reino de Aragón y no quedara marginado frente al Reino de Castilla en esa unión.  Aproveché para compararlo además con textos similares del Reino de Navarra y con las teorías y consejos de Maquiavelo en El Príncipe. El trabajo me valió un diez sobre diez y una charla con Floristán que recuerdo con gran cariño, pues este profesor vio en mí, seguía viendo en mí, la posibilidad de atraerme a la investigación de la Edad Moderna, de la que me creía muy capacitado para entenderla y para interpretarla. Pero yo estaba en Historia Actual. No obstante, este trabajo ayudaba a seguir una linea evolutiva con la actualidad, si bien algunos de mis postulados de entonces los he completado y limado, enriquecido, a estas alturas de 2018, es normal, hay más conocimientos acumulados. El título original de esta obra, en todo caso, estaba en latín y era algo más complejo que el de Crónica de Aragón, era De Aragoniae Regibus et eorum rebus gestis libri V (que sería: De los Reyes de Aragón y de sus logros).

Los carlistas (2002, Antonio Manuel Moral Roncal): Era un libro muy breve que creo que compré en la librería que había al lado de la calle de las Escuelas. Roncal era el profesor de una asignatura de Tercer Ciclo que trataba sobre la revolución y la contrarrevolución en el siglo XX. Ahora bien, se centraba más en la contrarrevolución que en la revolución. Roncal tenía un especial interés personal en el carlismo, por lo que había escrito esta pequeña obra que recogía en lineas generales la Historia completa del carlismo desde su nacimiento en el siglo XIX hasta las puertas del siglo XXI. Se analizaba sus postulados, su ultracatolicismo, sus divisiones, sus tendencias y sus etapas históricas, incluidas las guerras. Todas las semanas teníamos que trabajar y hablar un capítulo de libro en sus clases. Junto a estos análisis hicimos otros sobre los contrarrevolucionarios de la Revolución Francesa y de los revolucionarios franceses que fueron reprimidos por los propios revolucionarios en el gobierno al rebasarles a estos por la izquierda con peticiones obreras campesinas. Como sea, aunque ya conocía a fondo el carlismo, ahora estas sesiones monográficas me adentraron más en ese mundillo. El libro me es muy útil como libro de consulta. 

Perfiles de la revolución sandinista (1984, Carlos María Vilas): A los análisis de los carlistas y los contrarrevolucionarios franceses, Roncal sumó que eligiéramos un movimiento revolucionario y su contrarrevolucionario para trabajarlo a fondo. No podíamos repetir movimiento, además, los asignaba él. Me adjudicó el sandinismo nicaragüenses. Yo ya tenía una amplia trayectoria de conocimiento de Historia de Hispanoamérica. Con este libro me adentré en los entresijos del sandinismo de los años 1920-1930, y posteriormente con el de los años 1970-1980, con la contra-nicaragüense como respuesta sostenida por Estados Unidos. Cuando años más tarde los sandinistas volvieron al gobierno y una amiga fue allí como bióloga le hablé sobre lo que se iba a encontrar. No me equivoqué en casi nada. Este movimiento revolucionario es muy peculiar, y tiene cosas que no serían propiamente de izquierdas en otras latitudes, pero hay que comprender la composición cultural de la sociedad en América y su evolución. Además, con estas profundizaciones en Centroamérica, las contrarrevoluciones en Nicaragua, Honduras, Guatemala, Panamá, etcétera, me acerqué a escuchar hablar a Rigoberta Menchú, tal como os trascribí mis notas de aquello en esta bitácora en 2007, Noticia 259ª.

El pensamiento vivo de Sandino (1974, Augusto César Sandino, compilado por Sergio Ramírez): Se trataba de una compilación de textos y reflexiones del mismísimo Sandino. Una mezcla curiosa de ideas socialistas con ideas cristianas, la guerrilla, el nacionalismo, un cierto orgullo racial hispano frente al anglosajón, sentimiento de clase obrera, pero a la vez de respeto a los pequeños propietarios, etcétera. Muy útil para entender que el sandinismo es una extraña mezcla de ideas socialistas con algunas conservadoras de corte de arraigo cultural, como es el catolicismo, y eso teniendo en cuenta que en los orígenes y en los años 1970-1980 tuvieron un corte cercano al comunismo importante. No obstante, la Iglesia apoyó al sandinismo, lo que valió que el Papa Juan Pablo II considerara casi como rebeldes a sus obispos y sacerdotes allí. Pero esto nos ayuda a comprender porqué en el siglo XXI el sandinismo en el poder ha tomado contravertidas decisiones sobre el aborto o sobre las pensiones de jubilación. Ambos libros de Sandino los saqué de la biblioteca de Filosofía y Letras.

Nosotros (escrito en 1920-1921, publicado como libro en 1924, previamente por entregas en un periódico checoslovaco, Yevgueni Zamiatin): Tal como dije en la Noticia 204ª fue uno de los dos libros que destaqué de mis lecturas de 2005. Lo leí a raíz de la curiosidad que me despertó al investigar sobre utopías y distopías en la asignatura de Tercer Ciclo que dirigía Diez Torres, mi tutor de doctorado. Descubrí a Zamiatin gracias a él, y a otros autores. Leí una gran cantidad de textos y artículos de estos temas, y ya tenía en mi haber una gran cantidad de utopías y distopías leídas, no sólo de corte literaria. Este libro llevaba muchos años descatalogado en España. Su edición más reciente era una edición de los años de la Transición, o bien otra mexicana de la editorial Abraxas, también de los años 1970. La distopía apenas era algo conocido en España, aunque en el resto de Europa y de Norteamérica había hasta enciclopedias, que por cierto también consulté en la biblioteca universitaria. Hice un trabajo que valió un diez sobre diez, muy valorado que intenté publicar sin éxito varias veces, por lo que lo publiqué en dos entregas en el comienzo de esta bitácora en diciembre de 2005, Noticia 2ª y Noticia 3ª. Tuvo éxito, lo que me hace pensar una vez más lo equivocado de los editores en sus presunciones editoriales cuando viene alguien desconocido con algo nuevo. En los pocos años después de aquello se reeditó en España hasta dos veces y con una introducción crítica. Una de esas reediciones tenía a su introductor claramente guiado por mi trabajo, ante mi sospecha lo conté en esta bitácora y él apareció y me reconoció que sí, que me usó de fuente, aunque no había citado fuentes. Me halagó a la vez que me hizo sentir mantenido en la sombra. Visto lo visto, la editorial bien pudiera haber contactado conmigo directamente para hacer esa introducción. Como sea, su trabajo es suyo, el mío es mío. La distopía comenzó a ser más conocida y aparecí citado en Wikipedia y en algunas revistas. Zamiatin era el inventor de la distopía tal como la conocemos, y el término no fue aprobado en español hasta hace muy poco. Orwell había escrito 1984 siguiendo la novela Nosotros, lo había hasta declarado a la prensa, aunque resulta muy evidente si se leen las dos obras. Yo comencé a escribir mi propia distopía, la cual está sin publicar. El libro, como estaba descatalogado en España y lo necesitaba para mi trabajo para Diez-Torres, me lo consiguió El Chico Gris a través de Internet, de una edición libre mexicana. Sus derechos de autor habían caducado y se podía leer gratis. Lo imprimí y lo encuaderné. Esa fue mi primera lectura, que me llenó de sorpresas al descubrir la fuente original de Orwell y alucinarme con un Zamiatin que escribía todo eso en 1920, con una Unión Soviética actuando muy tempranamente en la angustia de un escritor. Además indagué sobre otros autores rusos afectados. Con el tiempo me compré las dos ediciones españolas nuevas que sacaron, en años diferentes, una la compré en Librería Diógenes y la otra en La Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid. Así que tengo tres ediciones diferentes, y la primera, que es simplemente folios encanutados e impresos a ordenador, es la que me descubrió todo este mundo, un mundo alienado, aparentemente feliz, donde todos sus ciudadanos eran vigilados para que no rompieran un orden dado por un gobierno que trastocaba la verdad en otra verdad. Hasta George Lucas se influyó en su primera película THX 1138.

La cueva (1920, Yevgueni Zamiatin): Este era un relato de 1920 de Zamiatin que venía junto a la versión de Nosotros que me imprimí. Se narraba un futuro caótico con un invierno profundo producto de una guerra. Hay quien ha querido ver un relato visionario de un futuro postguerra nuclear, sólo que las armas nucleares, y la misma energía nuclear, no existía en 1920. Pero sí había ocurrido la Primera Guerra Mundial y los grandes cañones. Zamiatin era un genio de lo inquietante de algunas de las posibles dimensiones del futuro de las sociedades dirigidas.

Poeta en New York (escrito en 1929-1930, publicado en 1940, Federico García Lorca): Lo vendían en una edición de tapa blanda del diario El País. Yo ya había leído poemas de este libro, ahora me enfrentaba a él de manera íntegra y con muchas más perspectivas y vivencias para comprenderlo. Años más tarde pude leer una edición censurada durante el franquismo, con cambios sustanciales. Conservo ambos ejemplares. Cuando era más joven sus poemas sueltos me parecían complicadísimos. No es que ahora fueran más fáciles, pero sí que se me ofrecían más fáciles. Me explico. La apertura de mente, la experimentación, el conocimiento de la Historia, de la biografía, de mi propia vida y de la vida, las experiencias, la comparativa con el resto de su obra y con obras de otros autores, en fin, un conjunto de cosas, como por ejemplo el mayor contacto con lo surrealista y su propia visión, me descubrió en este libro un libro maravilloso. Además, un profesor de literatura de bachillerato, como dije ya en su serial correspondiente, al leer mi primer poemario dijo que se me notaba influenciado por este libro de Lorca, pero yo por entonces, 1998, no lo había leído. Quizá por eso tenía curiosidad. Reconozco que de algún modo Lorca y yo tuvimos una visión peculiar, cercana, aunque él es el maestro. 

Ensayo sobre la ceguera (1995, José Saramago): El año anterior había leído la segunda parte de este libro, como dije, la cual me regalaron en mi cumpleaños. Me gustó tanto que me compré la primera parte en la Feria del Libro, no me acuerdo si del Nuevo o bien del Antiguo y de Ocasión. La cosa es que al leerlo encontré que en su parte central había varias decenas de páginas seguidas repetidas de capítulos anteriores. Sin la intención de que me mandaran uno sustituto, ya que lo compré en la caseta de un librero de una feria del libro, escribí a la editorial para decirles que habían cometido un error de impresión. La verdad era que fue más un acto de inocencia de juventud que otra cosa, pero la directora de publicaciones me escribió unas semanas después mandándome un ejemplar nuevo editado correctamente. Me sentí tan contento con este acto que les dí las gracias y desde entonces me siento muy agradecido a esa editorial. El libro era otro gran libro que mezclaba la novela con la filosofía de manera apasionante. Me parecía mejor construido Ensayo sobre la lucidez, pero Ensayo sobre la ceguera también era una metáfora fantástica y maravillosa sobre la sociedad actual. Ambos libros merecen la pena. Empecé a buscar en prensa artículos de Saramago.

Juan Salvador Gaviota (1970, Richard Bach): Este libro es una novelita destinada a un público juvenil con un claro mensaje psicológico básico, al estilo del ya mencionado El caballero de la armadura oxidada, que leí años atrás. En este caso el tema central básicamente es la autorrealización mediante el aprendizaje del vuelo. Esta novela, como la anterior citada, fue un éxito de lectores y de aceptación en las generaciones jóvenes de los años 1970 y 1980, sobre todo pacifistas, y seguía siendo recomendado en los años sucesivos por pedagogos y psicólogos como libros de guía para personas con problemas sociales. Esto era algo que yo ya conocía a través de los estudios de psicología que recibí en los inicios de pedagogía y también en las optativas de Historia. No me llamaba la atención en absoluto. Conocía gente que lo había leído. Este me lo dejó alguien a quien se lo habían recomendado y le había gustado. Quizá es que yo lo leí a una edad ya avanzada, o quizá es que no necesitaba de este mensaje, o quizá es que este tipo de literatura me parecía fácil, no lo sé, no me llegó. Aprecio su ejercicio metafórico y su aceptación social, pero a mí no me llegó especialmente esta historia. No es mal libro, pero no me pareció para tanto como se decía de él.

Dos revolucionarios: Andreu Nin, Joaquín Maurín (1975, Víctor Alba): Lo compré en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión. Era una rareza en sí mismo que se escribió en el último año de vida de Franco y que pudo entrar en España desde 1976. Su escritor era Víctor Alba, un periodista que era del POUM y había vivido la guerra civil. Así que hablaba con propiedad de las biografías y de las ideas de los fundadores entre el anarquismo y el trotskismo del POUM. La editorial era Hora H, una editorial que duró poco tiempo en la Transición, aunque hizo un importante trabajo en el tardofranquismo por recuperar libros de izquierdas prohibidos por la dictadura, y por dar a conocer en la Transición la Historia reciente con testimonios de primera mano de los vencidos, que era una versión silenciada hasta entonces. De este libro me habló Julián Vadillo y lo encontré de casualidad y barato. Yo me enfrentaba a este libro con amplias lecturas ya de los sucesos de mayo de 1937, del POUM, y con visionados de películas y documentales... Con estas biografías completé una visión más del movimiento obrero, así como de las conspiraciones de Estado. Muy interesante. Rellena una parte de la Historia más delicada de la España reciente. 

Bob Dylan. Crónicas. Volumen 1 (2004, Bob Dylan): Me lo regalaron en mi cumpleaños. Yo me había fijado en el libro, pero para mí era caro. No me lo podía pagar. Dylan firmó un contrato por el cual escribiría su biografía en tres libros. Sólo escribió un tomo, este. En realidad más que autobiografía se trata de unas memorias muy experimentales. Se capta el ambiente del Green Village de New York antes de ser un lugar famoso, y de los artistas y cantautores que por allí desfilaron. Me recordó años más tarde al ambiente vivido en Alcalá de Henares estos años, en concreto al periodo 2015-2016. La películas sirve de base para la película de los hermanos Coen A propósito de Llewyn Davis. Muy poético. Es algo enrevesado de leer si se pretende leer algo cronológico, pero interesante si tratas de abrir la mente a los posibles enlaces mentales de Dylan, ya que salta de un lado a otro.

Prensa y política, el caso de "El Amigo del Pueblo" de Alcalá de Henares (2004, Julián Vadillo): Otro de los artículos que escribió Vadillo investigando para el encuentro de historiadores del Valle del Henares, que se encuentra en su respectivo libro de actas. Este artículo me fue muy útil para dos de mis propias investigaciones años después, una sobre depuración de maestros en Alcalá entre 1939 y 1941, y otra sobre García Gutiérrez, director de ese periódico.

Pactos, acuerdos y uniones entre la CNT y la UGT en Alcalá de Henares durante la República y la guerra civil, 1931-1939 (2002, Julián Vadillo): Este también era otro artículo de investigación para otro encuentro de historiadores del Valle del Henares, también en su libro de actas respectivo. Julián me regaló estas separatas. Esta en concreto es muy jugosa y me desveló varios datos que necesitaba para varias investigaciones de las que participé después, tanto colaborando con Julián, como para mí. Creo que Julián quería acercarme a que me orientara a la investigación del movimiento obrero tras la guerra civil en Alcalá de Henares, pero no estoy seguro de esta afirmación. Me regalaba sus obras por nuestra más pura amistad, y de eso sí estoy seguro. Él trabajaba el movimiento obrero alcalaíno del siglo XIX hasta el fin de la guerra civil.

La UGT en Alcalá de Henares (2003, Julián Vadillo): Y también otro artículo de investigación para otro encuentro más de historiadores del Valle del Henares, igualmente en su libro de actas respectivo. La cosa es que Julián es un pionero de la Historia actual de Alcalá de Henares. Es una referencia obligada. Estos artículos son precedentes claros de su futura tesis doctoral sobre el movimiento obrero en Alcalá de Henares, que revelaba una gran cantidad de sucesos caídos en el olvido o el silencio.

Los campos de concentración de los refugiados españoles en Francia (1939-1945) [Odysèe pour la liberté] (1995, Marie-Claude Rafaneau-Boj): El segundo libro que destaqué en la Noticia 204ª de entre los libros que leí este 2005. En mi búsqueda sobre la España actual para mi posible discurrir por el Tercer Ciclo me encontré con este libro en la biblioteca de Filosofía y Letras. Lo leí porque me apetecía. Mi rumbo hubiera sido el de los cambios sociales en relación al impulso de la cultura popular, en especial la música a mediados de siglo, pero como ya conté se me reorientó al movimiento obrero, y en estas yo seguía intentando ir encaminándolo a una relación social y cultural. Como sea, diversas cuestiones ocurridas, o quizá no ocurridas, en mi tutela doctoral, mientras veía otros tratos a otros alumnos en similares circunstancias, me fue desincentivando. Vi cosas en el comportamiento de la Universidad que no me hacían sentir estar en mi lugar en esa vía formal. Aprecio a la Universidad y hago uso de ella en otros sentidos, pero ya no formal. Comencé a reforzar mi autodidactismo en muchos campos. Con los años he visto que no he sido el único. He conocido a muchas personas que abandonaron el camino por estar desincentivados, y  también personas que habiéndose quedado hablan en privado de todo tipo de vicios y problemas de base del funcionamiento de la Universidad. No es de extrañar algunas de las cosas que este año se han visto en prensa a modo de escándalos. Y aún con todo no perdí el contacto con determinadas cuestiones de la Universidad, pero no como receptor de formación reglada. Como sea, digo, este libro fue escrito desde el revisionismo francés que había comenzado en los años 1990, sobre todo desde el aniversario de 1995, en el que se reconocía que no todos los franceses eran contrarios a las ideas fascistas en la Segunda Guerra Mundial, y se afrontaba el colaboracionismo y el protagonismo de los españoles tanto como víctimas, como fundadores de la resistencia o como libertadores en los ejércitos aliados. El libro era algo muy novedoso sobre el trato que se le dio a los españoles exiliados al final de la guerra civil en suelo francés. Un drama tremendo que explica parte de una de las mitades de España, y por ende: de España en su ser actual. Fue en su día un libro que decía cosas que no se habían dicho apenas. Cosas que habían sido silenciadas en gran parte aunque no del todo. Y a partir de aquí comenzó a ser más de conocimiento común. Era importante que los historiadores franceses, aunque fuera cincuenta años después, abordaran estos temas al fin con seriedad y tratando de no tomar partido patriótico en la narración de los hechos. Era importante sobre todo para los propios franceses. No hay duda de que hubo altavoz de aquellas revisiones que hicieron y fueron un ejemplo para historiadores de otras nacionalidades. De los años 1990 en adelante nos hemos enriquecido mucho a través de afrontar el presente reciente de manera más sincera.

Aullido y otros poemas (1956, Allen Ginsberg): El Chico Gris, cuando me dio la copia gratuita de Zamiatin que cité, me dio de paso otra edición digital gratuita de este libro de poemas del estadounidense Ginsberg. A él le gustó y quería que lo leyera, porque coincidíamos mucho en gustos literarios y porque sacábamos adelante la revista La Botella Vacía. También me lo imprimí en papel y lo encuaderné. Era otro de los poetas malditos. Leí sus poemas enormes y crudos. Ásperos. Tenían un trasfondo social crítico con Estados Unidos y a la vez defensor de sus libertades. Me orientó para un  par de poemas que se me ocurrieron. Era otro nuevo giro de rumbo para mí. Otro enriquecimiento en cuanto a temáticas poéticas y en cuanto a como orientarlas. Libro por otra parte bilingüe, por lo que practiqué mi inglés.

El artículo como arma política. La prensa y el declive de la Restauración (1905-1930) (2001, María Arroyo Cabello): Lo leí sacado no sé si de la biblioteca universitaria o del archivo municipal o del archivo de la Fundación Pablo Iglesias. No recuerdo. Lo cierto es que en breve en mis investigaciones y en mi trayectoria profesional, mi relación con el conocimiento de las publicaciones y sobre todo de las periódicas, así como los asuntos de censura y de política, iban a tener un papel central y relevante. Aquí, por ejemplo, ahondé en el caso del asalto y censura a la revista de humor Cu-Cut por reírse del ejército y la Guerra de África de forma crítica.

Educación y sistema educativo (2005, coordinado por Antonio Monclús, varios autores): Y de los cursos del Tercer Ciclo (predoctorado) en la Universidad de Alcalá salté a preparar el Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP) en la Universidad Complutense. Aquí intervino otra cuestión de desilusión con el sistema, pero a la vez con la ilusión de poder ser profesor de secundaria. Lo más importante del CAP no parecía la formación que la dejaban a la suerte del alumno, sino tu matriculación y la entrega de un trabajo de unas prácticas cuya realización real era más cosa ética del alumno (no había grandes comprobaciones de que se hacían, yo sí insistí en dar clases y las dí) y un examen. La matriculación era muy cara económicamente, la pagué con lo que me quedaba de mi sueldo de limpiador de un gimnasio y algún otro trabajo breve, como repartidor de propaganda, por ejemplo. Era cara porque te vendían con la matrícula tres libros de pedagogía y de leyes actuales de aquel momento sobre educación. No había clases de preparación del CAP, debías leerte los libros y buscarte las prácticas para realizar el trabajo y el examen en el año siguiente. Los libros los escribían profesores universitarios relacionados con el CAP. De todos modos yo tenía lecturas y libros de pedagogía en casa, que luego regalé a una amiga que terminó siendo educadora social de manera muy provechosa. Este libro pedagógico tenía ideas muy avanzadas y progresistas. Me sentía en sintonía con él. Repasaba los diferentes sistemas legales educativos que había existido en España hasta ese 2005 y se centraba en explicar del porqué y del cómo del sistema que se debía implantar en ese momento. Por supuesto que con todos los cambios que han habido en educación esto ya está desfasado, pero en la base de la motivación progresista de quienes escribieron este libro se recoge bien el espíritu de la educación como formación de la persona, no tanto como evaluación de la persona.

El proceso de enseñanza y aprendizaje (2005, coordinado por Primitivo Sánchez Delgado, varios autores): Este es el segundo libro que leí de los tres que me dieron para preparar el CAP. Este me interesó más aún. Eran libros más bien pesados, aburridos, pero me despertaban un interés. Los leí con atención. Creía en mi formación como profesor de Historia, aunque lo cierto es que la Licenciatura y el CAP no te garantizaban un trabajo. Tras esto había que buscar trabajo, y no lo daban a gente joven en los centros privados y concertados, y en la educación pública había que estudiar más para realizar otro examen, la oposición, con otro temario diferente también a comprar... Todo era, todo es, todo sigue siendo, un gran negocio económico, y no un buen sistema de lograr insertar en el trabajo a quienes se ven formados, preparados y motivados a trabajar en su sector de formación y/o vocación. Las oposiciones, por otro lado, son exámenes que se plantean en España de forma desfasada, al estilo más propio del siglo XIX, y no garantizan la ausencia del fraude y del truco, del amaño o del amiguismo (por ejemplo), como tampoco garantizan el trabajo a los vocacionales, ni a los mejor preparados, ni a los más aptos, que son tres cosas diferentes. En cierto modo este libro habla de esto, aunque sin criticar al sistema de manera directa. Se pone en valor la importancia del auténtico aprendizaje del individuo y su formación como persona, y eso no es algo igual a la equivalencia con notas de evaluación o tasas. Luego están las técnicas y métodos de enseñanza, las experiencias pedagógicas. Leí con atención. Yo daría clases a alumnos de bachillerato y COU al año siguiente, en prácticas. Aún hoy me cruzo con antiguos alumnos que me reconocen por la calle.