domingo, agosto 13, 2017

NOTICIA 1730ª DESDE EL BAR: ESA CIENCIA FICCIÓN LLAMADA ARCHIVOS

Mientras estudio las oposiciones a archivero que han salido tan abundantemente este año me fijo en las abundantes referencias al mundo de los archivos que salen últimamene en producciones ficticias de televisión y cine. No es que ahora aparezcan como una novedad, ya venían apareciendo desde hace muchas décadas, pero parece que ahora algunas tramas ficticias buscan la referencia al archivo y al documento como justificante para sostener algunas de sus tramas. No se trata de crear argumentos donde el protagonismo lo cobren archivos y archiveros, ni tampoco los documentos, pero sí se trata de que aparezcan para sostener la lógica de la trama, lo que hace que aparezcan como algo normalizado en la sociedad constituida. Eso, fuera de la pantalla, hace que los espectadores vayan aprendiendo sobre la utilidad de estas instituciones. 

Ya había hablado sobre el tema la más que reconocida archivera Vicenta Cortés Alonso en un artículo que publicó en 1979 en la Universidad de la Rioja (Vicenta Cortés Alonso, "La imagen de los archivos en el cine: tres ejemplos", en Boletín de la ANABAD, tomo 29, nº 2, 1979, pp. 21-27; se puede recuperar y consultar a través de Dialnet, el artículo concreto se puede leer en pdf). Ella hacía referencia por entonces a las películas El analfabeto (Miguel M. Delgado, 1961), donde Cantinflas es "castigado" a trabajar en un archivo, Chacal (Fred Zinnemann, 1973) y La fuerza del silencio (Pasquale Squitieri, 1977). En la primera película aparece el archivo como una institución pública donde mandar a los funcionarios molestos. Una institución ubicada en los sótanos de un edificio donde conviven funcionarios que entorpecen todo lo que pueden el trabajo de archivo, por no gustarles su tarea, con funcionarios con afán de servicio al ciudadano y respeto al documento, los cuáles trabajan casi en el anonimato sin recibir jamás reconocimiento ni premios, aumentos de sueldo o ascensos laborales, dedicando además buena parte de su tiempo privado y recursos en mantener el funcionamiento correcto del archivo. En la segunda película, producto de una novela de espionaje y terrorismo internacional de  Frederyck Forsyth, aparece el archivo de un registro civil al cual se acude para obtener datos concretos de determinadas personas. Allí aparece la información en documentos perfectamente catalogados, signaturados y disponibles de manera inmediata, aunque el registro guarde datos de todos los ciudadanos. Así, se muestra una adminsitración útil al ciudadano para cualquier tipo de trámite personal que necesite, a pesar de que esta trama implica un atentado contra el presidente de la República Francesa. En la tercera película que proponía Vicenta Cortés, el archivo que aparece es notarial, por tanto de ámbito privado, pero se trata de un archivo de protocolos notariales de 1917, por lo que, en la fecha en la que se supone que lo consultan, los documentos ya han pasado su ciclo vital que les transforma en documentos públicos custodiados por el Estado. En este caso se trata de consultar a quién pertenece determinadas propiedades y cómo se accedió a ellas, ya que la trama es una trama sobre la mafia. Por lo que lo que se retrata en la película es el hecho administrativo que pone en relación al ciudadano con el Estado para dejar constancia legal con garantías de un determinado negociado, en este caso el registro de unas propiedades. La administración es así garantista de preservar los derechos de los ciudadanos al dejar constancia de un hecho a través de documentos que garantizan su autenticidad y su existencia única y original entre las partes implicadas.

Como digo, muchas son las producciones televisivas y cinematográficas que han reflejado la actividad de los archivos a lo largo de la Historia de la cinematografía. Desde finales del siglo XX y desde que comenzó el siglo XXI, y en concreto con la década de 2010, parece que se han multiplicado las referencias a los archivos y a los archiveros en innumerables obras de ficción y de ciencia ficción. Tenemos desde el pobre archivo personal que modestamente se muestra en el comienzo de Tierra y libertad (Ken Loach, 1995) hasta la cita de los recursos electrónicos en la sede de un archivo ministerial en la serie de televisión El Ministerio del Tiempo (Javier y Pablo Olivares, 2015 y sigue actualmente), donde lamentablemente se confunde en más de un capítulo el signficado, la eficacia y la veracidad de un archivo sistematizado y sus documentos de archivo electrónico con disponibilidad de información en un buscador cibernético como Google o como Wikipedia. 

Cuando Vicenta Cortés escribió su artículo en 1979, muy acertadamente, se remitió a tres ejemplos cercanos a su propia época, tres películas que databan de 1961, 1973 y 1977, aunque en realidad para saber su año de estreno en España y otros datos técnicos, como su productora, su distribuidora, recaudación y demás, hay que consultar la Base de Datos de Películas Calificadas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Me apetece hacer algo similar a partir de varias películas de ciencia ficción actuales. Vamos a ello.

La saga Star Wars (La guerra de las galaxias) es sin duda la primera que debe ser mencionada. Debe serlo entre otras cosas también por su carácter cronológico. Desde la primera entrega, el que es el capítulo IV, Star Wars: episodio IV, una nueva esperanza (George Lucas, 1977), se deja claro que la importancia de la custodia del documento, así como del uso de la información, es algo vital. Recordemos que la película comienza con el asalto de una nave rebelde por parte de las fuerzas imperiales con la idea de recuperar los planos secretos de un nuevo arma de destrucción masiva, como era la estación espacial llamada Estrella de la Muerte. En ese asalto este documento robado es enviado como documento adjunto a un mensaje introducido por la princesa Leia en un robot para que le llegue a uno de los jefes rebeldes más veteranos, Obi-Wan Kenobi. La seguridad del Estado, en este caso el Imperio, depende de una custodia fracasada de unos planos que en equivalencia a la vida real pudieran ser los de una central nuclear, por ejemplo. Ponemos sobre la mesa en este caso la necesidad de la existencia de documentos reservados. Sin embargo, bien es cierto que el Imperio en esta trama era un gobierno autoritario y despiadado y que los planos que le roban servían como arma de destrucción con la cual someter a los ciudadanos de las diferentes organizaciones sociales que conformaban los territorios galácticos del Imperio, por ello, el conocimiento y la transparencia se hacen relevantes con carácter democrático al forzar los rebeldes el conocimiento de esos planos, si bien es cierto que todo ello se produce en un contexto de violencia y de guerra. Si los planos de la Estrella de la Muerte deben ser secretos por razones de seguridad del Estado (sigamos con la equivalencia de los planos de una central nuclear), la existencia de la misma y su futuro uso es necesario que sean conocidos de manera pública y transparente para garantizar el funcionamiento democrático de la sociedad ya que el conocimiento otorga la posibilidad del control ciudadano sobre las acciones o intenciones del gobierno.

El resto de la saga Star Wars sigue en la misma idea, aunque esta se nos presenta de fondo, sin darle al espectador el tiempo para que reflexione sobre el asunto de manera inmediata, pero que sin duda le deja el poso intrínseco de que esa realidad existe en la trama. Todas las películas de la serie, unas más y otras menos, implican a menudo la importancia de uno o varios documentos y la seguridad de su custodia en torno a ellos. Donde se ve esa preocupación más es en los tres primeros episodios, estrenados en el cine entre 1999 y 2005. El gobierno de la República Galáctica implica una estructura administrativa cuya sede de gobierno contiene en sí un amplio archivo que contiene un mapa de la galaxia. Este mapa que se puede consultar de manera holográfica por los miembros del gobierno, especialmente por el consejo permanente de jedis, se compone de varios documentos que contienen en sí un fragmento de dicho mapa. Hemos de pensar que la gran cantidad de información requiere de varios soportes documentales para almacenarla y conservarla. Tenemos ahí un ejemplo de las unidades de instalación precisas y bien referenciadas y catalogadas para su consulta. Sin embargo, una de esas piezas informativas ha sido alterada y robada. Como sabremos más adelante a lo largo de las tres tramas se debe a la fabricación en secreto de un ejército de robots, y más tarde de clones, por parte de elementos subversivos que planean el desorden de la República y el asalto de la misma para dar un golpe de Estado que imponga la estructura administrativa más centralizada del Imperio. De nuevo el fallo en la seguridad y custodia del archivo provoca graves problemas sociales. La idea se repite como eje vertebrador, pero no central en esas tres entregas de la saga. Sabemos además que alguien alteró la catalogación de las unidades de instalación documental, pues nadie ha notado la falta de datos menos el consejo de jedis, que trata el asunto como alto secreto. Tenemos entonces que el consejo de jedis tiene entre sus facultades las de la dirección del sistema de archivos de la República, son lo que sería un Consejo de Estado para los archivos y la adminitración y conservación de los mismos. Si bien en España los archivos están unidos a las políticas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, dentro de lo que es una Secretaría de Estado, en Star Wars George Lucas aborda el asunto dando a los Archivos de Estado la importancia suficiente como para que sea el propio gobierno ejecutivo, ni más ni menos que un consejo permanente de jedis (u hombres sabios en la vida real de algunos países a lo largo de su Historia), el que se hace cargo de ellos. Este es un debate abierto hoy día, el de si los archivos deben estar inscritos en Cultura o bien deben pertenecer al Ministerio del Interior. Ya que la documentación que contienen no sólo es de carácter histórico (cultural) sino muy abundantemente administrativo para el funcionamiento del Estado.

En todo caso, de la saga Star Wars la película que más clara y directamente ha sacado a la luz un archivo es el spin off, y a la vez precuela que engancha la historia como puente entre el episodio III de 2005 con el episodio IV de 1977, Rogue One: una historia de Star Wars (Gareth Edwards, 2016). La trama es acerca del robo de los planos de la Estrella de la Muerte que dará pie a la historia de 1977. El documento en sí irá de soporte electrónico en soporte electrónico dando lugar al asunto de la existencia del original múltiple en los documentos digitales. Lo que nos interesa de este caso es que es obvio que existe un original único, pese a ser múltiple y aunque sea electrónico, el cual es el que ambiciona conservar el Imperio y a la vez el que ambiciona robar las fuerzas rebeldes. No les basta con una copia la cual hubiera sido más fácil de conseguir que el propio original. En todo caso la batalla final se centrará en el campo de batalla en el que se transforma el archivo central del Imperio. Bien, aquí encontramos varias cosas. La saga reconoce con esto la importancia de un archivo administrativo intermedio para la gestión del gobierno. Reconoce que este es un servicio centralizado. Y reconoce que este archivo se debe ubicar en unas instalaciones especiales con un personal dedicado a él. Si los archivos de la República estaban en la sede de gobierno, el Imperio crea un gran complejo en un planeta que es casi todo agua menos la isla donde se encuentra estas construcciones. Además, el Imperio ha tomado nota de su propia obra con la destrucción de los archivos republicanos, por lo que le dota de una seguridad militarizada. Como sea, vemos que estos archivos se encuentran en un edificio construido al efecto de conservar documentos. Como estos están en formato electrónico, el edificio contiene a modo de depósito documental unas grandes torres que almacenan todos los datos de los diferentes documentos. Ahora bien, para poder ser coherentes con lo narrado en 1977 los documentos necesitan estar guardados en pequeños soportes en esta trama. En 1977 aún no se sospechaba que la información electrónica no necesita específicamente un pequeño soporte concreto para ser guardada, pudiendo guardarse en grandes contenedores de datos que la pongan disponible en lo que podríamos llamar "la Nube", ser algo así como unos grandes discos duros de memoria como torres para almacenar millones de datos a la vez. Sea como sea, el edificio se haya lejos de un área que podríamos llamar urbana, aunque en este caso podríamos decir que no se encuentra ni en un planeta de gobierno, ni en un planeta habitado con normalidad. De hecho del gobierno del Imperio aún podríamos decir alguna cosa más, pues si la República tenía claramente un planeta capital, el Imperio parece tener un gobierno que se desplaza según se desplace el emperador o su mano derecha, Darth Vader, al modo de los gobiernos medievales. En ese sentido creeríamos que el archivo central del Imperio debería poder desplazarse para encontrarse cerca del gobierno, pero en este caso las instalaciones están en un archivo con un gran complejo de transito de naves y de antenas de emisión de datos. No obstante, los grandes archivos estatales necesitan de espacios para la entrada y salida de documentos. El Archivo General de la Administración de España atiende en su funcionamiento tanto al ciudadano como a las instituciones del Estado. Parece que el archivo del Imperio de la película está destinado a servir sólo a las instituciones del Estado como muy propiamente hacen los archivos de los Estados más autoritarios, donde no rige la transparencia. En esta película es interesante ver cómo se traslada al espectador la necesidad de la existencia de un archivo y de unas instalaciones específicas atendidas por personal especializado, aunque en este caso son militares. De todos modos, el error de la película se basaría en la obcecación de la resistencia por robar un sólo documento del archivo cuando, una vez dentro, la destrucción del mismo podría causar el caos del sistema administrativo imperial, razón por la cual existen en ese planeta las excepcionales medidas de seguridad. Pero, a pesar de esto, la decisión del Imperio de destruir su propio archivo una vez que los rebeldes roban el documento, es un error garrafal, pues aunque es grave el robo de los planos de la Estrella de la Muerte, la destrucción de millones de documentos administrativos del gobierno de la galaxia podría provocar males mayores e irremediables. Está claro que no se trata de un archivo histórico, pues guarda planos de un arma recién construída. Es un archivo que conserva documentación en activo. Se podría pensar que quizá guardan copia de los documentos originales en otro archivo, pero eso sería un error de guión al desconocer el funcionamiento real de un archivo, pues los documentos de archivo, tal como la trama remarca al remarcar la necesidad de robar ese plano, son únicos y originales.

Por cierto que otra película donde se tiene que hacer notar la importancia de la seguridad en la custodia de archivos es La vida de los otros (Florian Henckel Von Donnersmarck, 2006). No se trata de una película de ciencia ficción, sino de una ficción que se basa en una realidad histórica que se vivió en los años de la Guerra Fría, 1945-1991, en la República Democrática Alemana. Un policía político de la Stasi (servicio secreto) se dedica a transcribir, anotar y grabar en audio hasta los más mínimos pormenores de la vida de un escritor disidente del régimen comunista. Toda la documentación que genera termina guardada en un archivo alemán una vez que las dos Alemanias lograron tirar el muro de Berlín en 1989 y reunificarse en 1990. El escritor descubre gracias a la consulta a este archivo toda la actividad de espionaje que se hizo de su vida. Podemos apreciar aquí tanto cómo se forma un expediente, como cómo se guarda, cómo este termina siendo documentación histórica, cómo su consulta es permitida a la persona afectada y también cómo funcionan las leyes alemanas para conservar la memoria de forma pública con el fin de acabar con injusticias de las dictaduras nazi y comunista, permitiendo una transparencia al ciudadano como para que consulten estos documentos e incluso sepan los nombres de los responsables de los actos cometidos. La investigación y la facilidad que la permite por parte de una democracia es base de la parte final de la película y de un archivo. Si bien se ven las tareas del área de investigadores y ayudantes de archivo, hay una parte del metraje donde se observan unas desproporcionadas y probablemente irreales medidas de seguridad en la custodia de los documentos en un archivo donde para acceder hay que pasar incluso por una puerta blindada. En todo caso, la descripción correcta del documento, su signatura, su conservación en cajas y carpetas y su fechado correcto hacen posible comprender lo necesario que es la tarea del archivero para que el ciudadano tenga accesible la información del Estado que le concierne.

Pero había dicho que iba a hablar de películas de ciencia ficción recientes con archivos, así que la siguiente es la última versión rodada de La máquina del tiempo (Simon Wells, 2002). Se basa en la novela de H. G. Wells. Un científico del siglo XIX inventa una máquinas del tiempo en secreto. Con ella se dedica a viajar hacia el futuro. No logra viajar hacia el pasado, por lo que cada vez avanza más hacia delante, encontrando en un principio grandes avances tecnológicos y posteriormente tragedias para la humanidad, que no ha aprendido a medir y controlar los males que podría provocar su evolución tecnológica. En uno de los viajes al futuro visita la Biblioteca Pública de New York en busca de respuestas para poder viajar al pasado, a su época. Allí se topa con Vox 114, un asistente fotónico que contiene toda la información escrita de la que se tiene registro. En cierto modo ayuda a los visitantes a encontrar la información que desea. En principio podríamos pensar que se trata de una máquina que ejerce de archivero total: almacena la documentación, la clasifica, la guarda y la pone a disposición de los ciudadanos. Vox 114 aparecerá de nuevo en diferentes futuros que visita el protagonista. La novedad de este elemento de la ciencia ficción ha hecho que varios aficionados a la misma hayan realizado diversas teorías sobre el funcionamiento de Vox 114. Que se encuentre numerado como 114 ha hecho pensar que en realidad se trataría de un sistema llamado Vox que almacena datos y que los interconecta entre sí entre imágenes de fotones con aspecto humano en cristales planos, a través de otro sistema que en la película aparece como PMC, que sería: Photonic Memory Core. Así pues, su información le viene rebotada de manera remota por un sistema que recoge y guarda la información y la pone al servicio del ciudadano a través de esos cristales distribuidos en bibliotecas u otros lugares. Ahora bien, su labor no sería entonces de archivero, sino de programa de busca y gestión de datos, al estilo de Google o Wikipedia. No obstante, en la película ofrece al protagonista varias respuestas indeseadas antes de encontrar la respuesta correcta. Tampoco ofrece información única, sino información que se puede reproducir tantas veces como sea posible por no ser original, como por ejemplo libros de editoriales. También se puede ver cómo la respuesta que ofrece es la más popular antes de que, tras muchas preguntas, afine la puntería con la respuesta realmente buscada. No se trataría de un archivo digital gratuito, sino de un buscador de datos. Hay quien ha querido ver en las siglas PMC la referencia al organismo norteamericano que existe en la realidad PubMed Central, que se define como archivo digital gratuito y que lo que hace es reunir muy diversas fuentes y artículos sobre medicina para ponerlo a la disposición de los cibernautas que lo deseen consultar. Si hubiera que remarcar algo de Vox 114 sería tanto el servicio público como la importancia de los puntos de acceso al documento y la elaboración de un tesauro funcional y útil para poder elaborar una respuesta rápida, eficiente y eficaz a la consulta que se haga.

Los documentos de archivo son irremplazables, no son como los libros de una biblioteca o los periódicos en una hemeroteca. Esa noción la recoge muy bien Código fuente (Duncan Jones, 2011). La información que recoge un documento es única y la garantía de que el documento sea original y reconocido por la administración es lo que hace que su información sea útil. En esta película el documento en sí mismo es un ser humano, con ayuda de una tecnología informática y los avances en la neurología y la biología. El código fuente tan importante en un soporte digital se transforma en este caso en un ser humano testigo de un atentado en un tren. La persona se ha quedado como testigo de un hecho, tal como hace un documento. Ese hecho, una vez reconocido por la administración hace que ese documento tenga un valor testimonial imprescindible. En el fondo los documentos de archivo son productos humanos salidos del intelecto y la acción de los humanos entre ellos mismos, por lo que en el fondo la película pone a la persona en el lugar del documento, cuando el documento siempre es producto de las personas. Persona, vivencia y documento se hacen uno, en cierto modo en la vida real así es. La destrucción del documento original destruiría consigo un testimonio que no puede ser sustituido, con lo que quedaría silenciada una parte tanto del proceso de lo vivido, como, en el futuro, de lo que nos dejaría rastro de la Historia. Ahora bien, un documento por sí sólo no puede hablar de todos los aspectos de un hecho. Por ello, metafóricamente, se nos hace ver aquí cómo cada persona es un documento en sí mismo que da diversos aspectos para conocer un hecho. Así es, los documentos pertenecen a series documentales que guardan una relación entre sí, si bien ningún expediente de la serie es igual a otro. Es vital no romper el origen de procedencia ni la unidad documental para poder comprender al documento también en su contexto, pues no sólo nos habla desde su propio contenido, sino también desde su conjunto con otros documentos de su serie. Por ello podríamos ver en esta película lo importante de considerar que la vivencia del humano elegido como código fuente es indisociable de las vivencias de los otros códigos fuentes, los otros humanos, que vivieron el episodio que vivió él, o en otras palabras: un expediente da y cobra sentido en relación a otros expedientes. Todos juntos en ese tren del atentado podrían estar formando lo que sería la serie documental. Si esta llega al archivo revuelta hay que tratar de reconstruirla con fidelidad, examinando cada documento para comprender esa serie y su creación. Conocer la Historia de un fondo de archivo, en este caso el tren, es vital para el estudio y la comprensión de los expedientes que contiene, y por tanto de los actos que constatan. Más o menos de esto va en cierto modo esta película que, por otra parte, es de acción y misterio.

Terminaré mis ejemplos con Star Trek: en la oscuridad (J. J. Abrams, 2013). La Federación Unida de Planetas de la saga Star Trek tiene su sede en el planeta La Tierra. En una de sus ciudades importantes se encuentran varios edificios administrativos de la Federación, entre ellos el archivo central. Una vez más vemos cómo se retrata la existencia de un edificio específico para el archivo, así como la necesidad de que exista un archivo con documentación para la gestión de la administración del funcionamiento de las leyes y normas del gobierno federal. Por una frase de la película, "es como atacar una biblioteca", sabemos que también tiene un carácter público de servicio al ciudadano y que, además, goza de transparencia informativa. Vemos también que hay personal administrativo específico y además dividido por tareas, así como vemos cómo el mismo edificio aparentemente está dividido en áreas de trabajo propias de su función. Sin embargo, un terrorista logra que el edificio explote con una bomba, o al menos su área administrativa. Por la imagen de la explosión podríamos pensar que ha volado el edificio, pero las imágenes que se usan luego para identificar sospechosos muestran que resulta que sólo ha volado una zona del edificio, probablemente la administrativa de dirección del archivo, una zona de oficinas. No se habría atacado por tanto a la documentación ni al área de investigación y consulta, sino a la dirección y a los archiveros. Sabremos enseguida que el atentado es un gancho para que altos mandos militares y políticos de la Federación se reúnan en una sola sala en un gabinete de crisis, pues allí, con otro atentado, se pretende matarles a todos en bloque. Bien, al margen del resto de la trama de la película, donde la información que guardan sobre el terrorista es vital, vemos aquí cómo hay un reconocimiento a la existencia y necesidad de un archivo general administrativo para las cuestiones de gobierno y atención al ciudadano. Este edificio no se haya lejos de otros edificios de gobierno, pues les da servicios. Y sabemos además que atacar al archivo provoca convocar un gabinete de crisis al más alto nivel institucional y militar, pues se considera un ataque a la estabilidad de la Federación de Planetas Unidos. Aparece así el archivo como institución que vertebra el funcionamiento de lo público y del gobierno. Garantiza el orden constituido. Atacar al archivo es atacar a un pilar de ese orden. Sin embargo, el comentario que compara el archivo central del gobierno federal con una biblioteca pública nos hace pensar que a diferencia de Star Wars los de Star Trek consideran los archivos algo más propio de Cultura que del Ministerio del Interior, aunque sea paradójico dado todo lo que provoca tanto la aparición del archivo en el metraje como el atentado contra él. Por otro lado, denota cierto desconocimiento de los guionistas o de J. J. Abrams sobre las auténticas funciones de un archivo. Si bien el contexto de la aparición del mismo, como su ataque, va bien encaminado, comparar archivo y biblioteca pública indica un desconocimiento del tipo de material y lo diferente que son entre sí  que guardan ambos. También denota un desconocimiento del uso y valores de un archivo respecto de una biblioteca. Eso se traslada al espectador que, en general, ya de por sí anda igual de despistado. 

Saludos y que la cerveza os acompañe.

lunes, agosto 07, 2017

NOTICIA 1729ª DESDE EL BAR: DESPACITO

Hoy estaba pensando en lo que escribir en esta bitácora mientras escuchaba el álbum "La leyenda del tiempo", que grabó Camarón de la Isla en 1979. Me apetecía esta mañana leerlo, leer sus letras y oírlo. Fue entonces, mientras hacía otras cosas, cuando se me ocurrió escribir sobre una canción para este verano. Pero la canción del verano no la pienso como la canción del verano que dictaminan radios y televisiones, a los que normalmente acuden discográficas y managers a poner dinero para que retransmitan su canción hasta la saciedad. No niego que al final terminan teniendo su repercusión en nuestras vidas, pero en lo que pensaba era en una canción del verano propia. Esa canción del verano que cada persona tiene porque le haya hecho pasar un buen verano, un buen momento, o lo contrario. ¿Por qué no hablar de una canción del verano para esta bitácora? Pero no una cualquiera, sino cualquier canción o tema musical que nos guste. Y pensé: "bueno, podría escribir sobre una canción que me gusta a mí, pero si es del verano tiene que ser una canción que sin ser en concreto del verano esté animándonos o no a varias personas a la vez estos dias". Así que a través de la red social hice la consulta y dejé que los lectores que lo desearan aportaran títulos y canciones, dando por ganadora para comentar a aquella canción que más nombrara la gente, si hubiera empate, a aquella que más hayan coincidido más la que haya sumado de ellas más "me gusta" de otros lectores, y si hubiera empate, desempataría yo. Lo cierto es que no ha habido empate. Ha habido una ganadora por tan sólo dos votos, la más que cansina y saturante "Despacito", de Luis Fonsi y Daddy Yankee. Así que habrá que analizarla, hablar de ella, pues es la que han elegido en mayoría varios de los lectores de este blog. Este espía complacerá a su Alto Mando. La canción estuvo muy seguida de "Escuela de calor", de Radio Futura, que me hubiera parecido mejor, pero es lo que hay. Es curioso que Radio Futura coló dos canciones como canciones significativas de esta propuesta. En todo caso, aquí os dejo la lista de las que se mencionaron, por orden de mención en la red pública, poniendo yo como última la que inició esta idea. Este es el álbum de la música del verano de los lectores de esta bitácora de aquellos que quisieron o pudieron participar. Espero que la disfrutéis, algunas son muy suculentas. Y tras la lista, analizo la canción elegida.

1.- "Despacito", de Luis Fonsi y Daddy Yankee (2017).
2.- "Killer Queen", de Queen (1974).
3.- "Hace calor", de Kiko Veneno (1995).
4.- "Ms. Lady Evans", de Redd Kross (1993).
5.- "Escuela de calor", de Radio Futura (1984).
6.- "Cowgirl in the sand", de Neil Young (1969).
7.- "37 grados", de Radio Futura (1987).
8.- "Summer of 69", de Brian Adams (1984).
9.- "Please, mr. postman", de The Carpenters (1975).
10.- "Salomé", de Chayanne (1998).
11.- "The 31st. of february - Morning dew", de The Allman Brothers Band (1972).
12.- "Cachete, pechito y ombligo", de Pancho y la Sonora Colorada (1994).
13.- "Video killed the Radio Star", de The Buggles (1980).
14.- "Marble House", de The Knife (2006).
15.- "La Ramona", de Fernando Esteso (1976).
16.- "Hay que venir al sur", de Rafaela Carrá (1978).
17.- "La leyenda del tiempo", de Camarón de la Isla (1979).

Guste o no guste "Despacito", de Luis Fonsi y Daddy Yankee, es la canción más descargada para ser oída en Internet, y es una de las que sorprendentemente más gente compra, escucha, escala puestos en las listas de éxito. El éxito de la canción es tan enorme y fulminante que incluso Nicolás Maduro trató de ganar votos con ella en su referendum constitucional en Venezuela, para disgusto de Fonsi. Sorprendentemente también, pocos se acuerdan que la canción no es solamente de Fonsi, sino que es una colaboración de este con Daddy Yankee. La canción es innegablemente la canción del verano de una gran cantidad de países, aunque en realidad se lanzó al mercado en enero de este 2017, en pleno invierno, aunque caribeño. Fonsi es de Puerto Rico. Quizá parte de su éxito se deba a que Puerto Rico es un protectorado de Estados Unidos de América. Sus productos culturales tienen más fácil acogida en el gran hermano continental, sobre todo porque buena parte de los latinoamericanos que viven en Estados Unidos son portorriqueños. La subida del número de videos descargados de esta canción se produjo a través de Internet precisamente en Estados Unidos, de ahí al resto del mundo. Es precisamente el mundo norteamericano, con su gran maquinaria de la industria del espectáculo, el que decidió segregar el premio musical más importante del mundo, los Grammy (creados en 1959), para crear unos Grammy Latinos a partir del año 2000. Es precisamente en el año 2000 que la carrera musical de Fonsi comenzó a tener éxitos y a llamar la atención. Aunque la música de habla castellana o de habla "spanglish", ya estaba acaparando grandes cuotas de mercado en los años 1990, sobre todo con gente como Enrique Iglesias o Shakira, estos fueron relanzados y potenciados con toda la maquinaria publicitaria disponible por los medios anglosajones desde que comenzó el siglo XXI. No obstante, pensemos que antes que Fonsi ya habían causado furor en Estados Unidos Los del Río, con "Macarena", de 1994, o Las Kepchup, con "Aserejé", de 2002. La música Latinoamericana, o de habla española, siempre reclamó su cuota de mercado, mayor o menor según época. Si bien desde los años 1920 podemos encontrar siempre un cantante de habla hispana entre los cantantes famosos de Estados Unidos, tenemos que fueron los mexicanos Richie Valens y Santana quienes desde los años 1950 y 1960 hicieron que las ventas de este tipo de música, adaptada a los gustos anglosajones, hicieran tantas ventas que las discográficas se vieran forzadas a tener siempre a alguien de este estilo en sus listas de artistas, ya sean estos Julio Iglesias, Gloria Estefan, King África o toda la gente del son y el jazz cubano relanzados en los años 1990. 

Si existe unos Grammy Latino desde el 2000, existe toda una maquinaria industrial norteamericana detrás que se ve necesitada de crear éxitos e ídolos de habla hispana, pues hay mucho dinero moviéndose por detrás a modo de canales de radio, de televisión, revistas, ventas de música, camisetas, derechos de imagen, intereses políticos, etcétera. Éxito, producto comercial o ambas cosas combinadas, Fonsi, guste o no guste, repito, tendrá que ser considerado entre la música de habla castellana a tener en cuenta, dados sus éxitos. Ahora bien, una música estereotipada, tal como fuerza la idea de que la música latina debe tener unos modos y no gusta que se metan en otros sonidos que los anglosajonas consideren suyos y de nadie más, como pueda ser por ejemplo el rock. Algo de racismo hay, aunque los que están detrás sean tan "bien intencionados" que posiblemente no se dan cuenta de lo horrible de haber hecho cosas como unos Grammy Latino desligados de los Grammy. Y pensemos que la ceremonia de los premios no es lo único que mueve esta marca, es todo lo que promociona a lo largo del año. Se incluye igualmente una MTV para latinoamericanos y cualquier otra variante segregacionista.

No hace mucho he visto en la televisión hasta dos reportajes informativos dedicados al gran y sorprendente ascenso de éxito de la canción. Uno de esos reportajes contaba con un pinchadiscos que analizaba que la canción contenía en sí un hecho revolucionario en este tipo de música. Si el estribillo tarda normalmente en repetirse un tiempo de 1-2-3-4, decía él, Fonsi había incluído un parón tras el 4 y había ralentizado ese estribillo, al que además lo había reducido aparentemente a una sola palabra. Eso, según él, descuadra los tiempos del pincha disco, pero también de las personas que habitualmente bailan estos ritmos. Si en un principio les pudiera chocar, al final esa novedad, decía él, es la que atrae cada vez más gente a la canción. Sería, según él, un innovador en este tipo de música.

Pasemos a la letra. Hay que analizarla. Vamos a leerla.

DESPACITO
De Fonsi y Daddy Yankee

Ay, 
Fonsi, 
Dy,
Oh oh…
Oh no, oh no…
Oh
Yeah…
Dididiri Daddy

Go

Sí, sabes que ya llevo un rato mirándote
Tengo que bailar contigo hoy (DY)
Vi que tu mirada ya estaba llamándome
Muéstrame el camino que yo voy (Oh)

Tú, tú eres el imán y yo soy el metal
Me voy acercando y voy armando el plan
Solo con pensarlo se acelera el pulso (Oh yeah)

Ya, ya me está gustando más de lo normal
Todos mis sentidos van pidiendo más
Esto hay que tomarlo sin ningún apuro

Despacito
Quiero respirar tu cuello despacito
Deja que te diga cosas al oido
Para que te acuerdes si no estás conmigo

Despacito
Quiero desnudarte a besos despacito
Firmo en las paredes de tu laberinto
Y hacer de tu cuerpo todo un manuscrito

Sube sube
Sube, sube, sube

Quiero ver bailar tu pelo
Quiero ser tu ritmo
Que le enseñes a mi boca
Tus lugares favoritos (Favorito, favorito baby)

Déjame sobrepasar tus zonas de peligro
Hasta provocar tus gritos
Y que olvides tu apellido
 
Si te pido un beso ven dámelo
Yo sé que estás pensándolo
Llevo tiempo intentándolo
Mami esto es dando y dandolo
Sabes que tu corazón conmigo te hace bom bom
Sabes que esa beba está buscando de mi bom bom
Ven prueba de mi boca para ver como te sabe
quiero quiero quiero ver cuanto amor a ti te cabe
Yo no tengo prisa yo me quiero dar el viaje
Empecemos lento, después salvaje
 
Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
cuando tú me besas con esa destreza
Veo que eres malicia con delicadeza
 
Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
Y es que esa belleza es un rompecabezas
Pero pa' montarlo aquí tengo la pieza, (oye)

Despacito
Quiero respirar tu cuello despacito
Deja que te diga cosas al oido
Para que te acuerdes si no estás conmigo

Despacito
Quiero desnudarte a besos despacito
Firmo en las paredes de tu laberinto
Y hacer de tu cuerpo todo un manuscrito

Sube, sube, sube, sube, sube

Quiero ver bailar tu pelo
Quiero ser tu ritmo
Que le enseñes a mi boca
Tus lugares favoritos (Favorito, favorito baby)

Déjame sobrepasar tus zonas de peligro
Hasta provocar tus gritos
Y que olvides tu apellido

Despacito
Vamos a hacerlo en una playa en Puerto Rico
hasta que las olas griten Ay Bendito
Para que mi sello se quede contigo

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
Que le enseñes a mi boca
Tus lugares favoritos (Favorito, favorito baby)

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
Hasta provocar tus gritos
Y que olvides tu apellido
Despacito

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito (ehh ehhh)

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito (ehh ehhh)

- FUENTE -
MUSICA.COM


No deja de sorprender que en unos tiempos en los que en Occidente se clama por la lucha por la igualdad de sexos y la no discriminación sexual, mientras en Reino Unido se aprueba una ley para que en 2018 no se emita ningún anuncio televisivo que fomente los estereotipos sexuales, o que en España se mire con lupa y se mida hasta la última sílaba de la palabra más recóndita para evitar que el lenguaje transmita una educación transversal en el machismo, Fonsi y Daddy Yankee hayan logrado que millones de personas no puedan hacer otra cosa de esta canción mas que su canción de fiesta. Por otra parte, de este tipo de música hay que reconocer que es mejor que muchas de otras anteriores que se han realizado. Su ritmo pegadizo contiene en sí algo así, lejano, a un rapeado que ayuda a tragarse mejor, quizá de ahí a que en Estados Unidos pegue fuerte. Pero la letra... la letra es un homenaje a la cosificación de la mujer como objeto sexual. Lo siento, pero, tras leerla varias veces quise ver si se puede orientar desde un punto de vista romántico, pero resulta imposible. Aparece la mujer como objeto sexual al que el hombre le da órdenes: que ella vaya "despacito, despacito", que quiere desnudarla a besos, provocar sus gritos, respirar su cuello... Todo tiene comienzo porque: "Sí, sabes que ya llevo un rato mirándote / tengo que bailar contigo hoy (DY). / Vi que tu mirada ya estaba llamándome, / muéstrame el camino que yo voy (Oh)". En otro lugar dice que le deje darla un beso, porque lleva un rato intentándolo. O en otras palabras: él mira a una chica, suponemos que en una discoteca, pues quiere bailar con ella, y que ella le  mire mirarla ya es para él un claro indicio de que ha ligado. Puede entrar dentro de la lógica de la normalidad, pero el problema no es que él crea que ha ligado y desde luego no quiere ir "despacito", quiere simplemente que ella le deje practicar el sexo juntos, sin más. Pero cuidado, que una vez que ella le dé vía libre lo que él pretende es tener la exclusividad sobre ella y que ella se sienta sometida a él, por el erotismo que él cree que le levanta. En este sentido quiere decirle cosas al oído para que ella no pare de pensar en él (imaginamos el tipo de contenido que no se olvida si se te dicen al oído por parte de un desconocido).

Por supuesto ella es la que ha provocado la situación, "Tú, tú eres el imán y yo soy el metal", y la cosa es que pensar en ella parece que le excita de una manera un tanto no sé si enfermiza o sospechosa: "Me voy acercando y voy armando el plan / Solo con pensarlo se acelera el pulso", aunque ella aún no ha dado señal alguna de que esa mirada viendo que él la miraba supusiera todo esto. Eso sí, su amor parece centrado en el acto sexual, antes de llegar a ella y obtener ese beso considera que pase lo que pase debe lograr su objetivo, dice: "Ya, ya me está gustando más de lo normal, / todos mis sentidos van pidiendo más, / esto hay que tomarlo sin ningún apuro". O sea, que sin apuro ninguno, y a pesar de que le pide a ella que le deje besarla, va a besarla, a ver qué pasa, supongo. 

La intención es clara: "Quiero desnudarte a besos despacito, / firmo en las paredes de tu laberinto / y hacer de tu cuerpo todo un manuscrito". No parece que sea amor a primera vista, parece que efectivamente es un calentón a primera vista hacia una chica a la que ha estado siguiendo con la mirada en una discoteca, la cual le ha pillado mirándola y, al ver él que ella le miró, él interpreta que ella también quiere tener sexo con él, pero eso sí, aparentemente él le pide permiso, a pesar de que la letra es bastante clara en que el permiso de ella no parece tener un verdadero peso en las decisiones de lo que él dice querer hacer. Si bien la metáfora de las paredes del laberinto de ella es bonita, como una alusión a las complejidades del mundo interior femenino, de su psicología, miedos y no miedos, lo cierto es que la metáfora completa alegando que quiere hacer de su cuerpo un manuscrito se puede interpretar tanto como que quiere que ella sólo piense y le sea fiel a él, como si fuera pertenencia, y, dada la idea de que aspira a su cuerpo, las paredes de su laberinto puede contener unas connotaciones un tanto más subidas de tono y un tanto ofensivas acerca de lo que se basa la psicología de la mujer. Esto es más subjetivo de interpretar, pero el sentido en conjunto de la canción, no sólo de esta parte, apunta al sexo, no a intentar comprenderla. Desde luego queda claro que quiere marcarla como para que ella jamás le olvide. Vuelve sobre esta idea cuando dice que quiere respirar sobre su cuello. Desde luego conoce bien que debe crear sugerencias emocionales que dejen huella para lograr el total control sobre ella.

Ella le besa, dice, y lo hace suave, lo que hace que él diga de ella que tiene malicia, o sea: si ella se lanza ya gana una reputación en la mente de él, que, en fin, no parece que sea muy justa ya que él precisamente quería hacer lo mismo con ella, besarla. Y es que claro dice que ella tiene una belleza que es un rompecabezas, lo que así dicho uno podría pensar que no cumple con los cánones habituales de belleza, pero me temo que es más bien una torpeza metafórica y se refiere a una belleza interior de ella que hace de ella una mujer compleja, difícil, un "no pero sí", o sea: si dice "no", dice "sí", y al revés, un parece que no quiere, pero quiere. Sólo encuentro que podría tener ese sentido esa frase en el contexto en el que la cuela en la canción. Pero claro, para solucionar que ella sea tan complicada enseguida dice que tiene la solución a que ella sea un rompecabezas, literalmente dice:  "pero pa' montarlo aquí tengo la pieza", ya sea una obscenidad o ya sea otra vez que considera que la atracción erótica que cree levantar en ella le va arreglar su confusión mental, la frase se comenta por sí sola. Un poco más adelante de la canción sigue siendo más o menos explícito otra vez: "Quiero ver bailar tu pelo, / quiero ser tu ritmo, / que le enseñes a mi boca / tus lugares favoritos". Parece evidente en el uso del plural que ya no se conforma con un mero beso, y no precisamente de boca a boca. "Déjame sobrepasar tus zonas de peligro / hasta provocar tus gritos / y que olvides tu apellido". Desde luego el personaje que representa Fonsi como protagonista primera persona del singular en esta canción tiene claro que pretende una noche (o vaya usted a saber qué momento del día) de locura sexual pura y dura, porque si lo que pretende es protagonizar sus gritos sin placeer sexual estaríamos hablando de la canción de un psicópata. Eso sí, parece que Fonsi apuesta por un poco más de fantasía erótica, pues dice que lo que quiere es hacer el amor en el mar, o mejor dicho quiere follar, pues en todo momento aparenta que de lo que se trata es de una atracción meramente sexual, no hay nada en la canción que haga sospechar otro tipo de atracción o de interés entre ellos. De hecho, sin siquiera conocerse, sólo con una mirada, se acercan, poquito a poquito, suave, suavecito, despacito, para darse un beso que presumiblemente terminará en un encuentro sexual que él cree que será memorable, al menos para ella, pues dice que ella no podrá parar de pensar en él.

Sinceramente no soy contrario a todo tipo de relaciones sexuales o de diferentes tipos de relaciones entre las personas. Esta canción me parece, eso sí, una cosificación sexual de la mujer, pues ella queda dibujada como un mero elemento a merced de los deseos de él, a pesar de que en varias partes dice que "si ella le da permiso", "si ella quiere", el conjunto de la letra parece indicar otro tipo de pensamiento. Este es mi análisis, que puede estar equivocado. Lo que sí está claro es que el tema es pegadizo y bailable. En realidad, en una pista de baile o en una fiesta la gente sólo recibe el estribillo, se queda con eso. En sí mismo parece algo agradable, el ir poco a poco con alguien a quien acabas de conocer y con quien con seguridad como mínimo vas a besarte, a bailar, quizá, por voluntad propia de ambos. Reaviva los recuerdos de la gran mayoría de las personas que han conocido a sus parejas estables o casuales de estos modos. Explota lo divertido que es el acto de ligar, no tanto la relación de amor con esa persona. No se pone al alza la relación, sino el hecho de ligar y ser correspondido. El deseo, la fantasía y la consecución, en este caso: inmediata. El resto de la canción, lo que no es el estribillo, pocos se pararán a escucharla o analizarla en una fiesta. Desde luego es el tipo de canción deshinibida que simplemente hay que disfrutar por su ritmo. Quizá sea eso lo más importante de ella, su ritmo, y quizá la innovación que analizó el pincha discos que cité antes. Nada más. Una canción para no pensar, sino para disfrutar con los sentidos y dejarse llevar, a fin de cuentas de eso habla la letra, pero claro, la letra, bien leída... ahí cada uno elije. También es cierto que muchas de las canciones del verano salidas de ritmos latinoamericanos suelen tener un alto componente sexual.

Saludos y que la cerveza os acompañe. Y sí, lo pegadizo de esta canción también me ha hecho tatarear su estribillo en algúna ocasión, desde luego cumple con los tópicos de canción del verano de manera estricta. ¿Quién sabe si en las próximas fiestas y ferias de Alcalá no acabaremos más de uno bailándola o cuando menos no huyendo de ella mientras estamos con los amigos?

viernes, agosto 04, 2017

NOTICIA 1728ª DESDE EL BAR: ANORMALIDAD

Vivimos desde hace años en la anormalidad. Uno de los puntos a examinar de la Historia española actual es la gran cantidad de anormalidades acumuladas desde 2011, esto es: desde el gobierno del Partido Popular con Mariano Rajoy. En los meses precedentes a su ascenso al poder, durante el gobierno de Zapatero con el PSOE, ya habían ocurrido algunas cosas que no solían ser corrientes. El Movimiento 15M, la reforma del artículo 135 de la Constitución sólo con un acuerdo del PSOE y el PP y el adelanto de las elecciones generales, donde salió elegido el PP. A partir de ahí se han vivido muchas más cosas nunca vistas antes: 

.- La mayoría absoluta más grande en unas elecciones en la Historia reciente. 
.- Ser en el periodo 2011-2013 el periodo de mayor número de huelgas, manifestaciones y asociaciones ciudadanas desde la Transición, pero ser desde 2014 el periodo que menos huelgas, protestas y participación hay.
.- El mayor número de reformas legales en un tiempo muy breve en 2012-2013.
.- Ser el gobierno que más ha privatizado el sector público.
.- Dos huelgas generales en tan sólo un año, el 2012.
.- El mayor número de recortes económicos y pérdida de derechos adquiridos. 
.- Ser el gobierno democrático donde más aumentó la desigualdad social.
.- El nacimiento de nuevos partidos que en tiempos breves también han logrado acabar con el bipartidismo y entrar en el gobierno. Especial protagonismo de Podemos y Ciudadanos.
.- Ser el gobierno con menos cambios ministeriales de todos los gobiernos habidos.
.- Que abdique el rey en 2014, nombrándose rey al sucesor, y mientras aumenta el sentimiento republicano en la sociedad.
.- Que dimita un ministro en el gobierno en funciones de 2015-2016. 
.- Ser el gobierno que de ser el más apoyado en escaños ha sido el que más rápido se desprestigió en cuatro años, perdiendo la mayoría absoluta más abultada de la Historia actual.
.- Gobernar el PP de Rajoy una segunda legislatura en 2015-2016 que fue la más corta de la Historia actual, por ser en funciones y no lograrse formar gobierno estable, por lo que se repiten elecciones y ganar como para gobernar una tercera legislatura desde finales de 2016, pero tras duros forcejeos.
.- Hundirse el principal partido de oposición, el PSOE y dividirse en peleas internas con un golpe de mano en su organización interior. Diluirse Izquierda Unida dentro de Unidos Podemos. Desaparecer CiU mientras se activan todo tipo de iniciativas legales y no legales para la independencia de Cataluña. 
.- Ser el gobierno donde se están gestionando el mayor número de casos de corrupción, cuya magnitud sobrepasa incluso los casos de corrupción destapados en los años 1990. Casos de corrupción que han afectado a gente del partido gobernante, sindicatos y hasta la Casa Real y que, pese a lo evidente de la corrupción en torno a gente del PP, sigue ganando apoyos en las urnas como para seguir gobernando.
.- Un presidente de gobierno compareciendo ante la prensa usando una retransmisión en directo por televisión, evitando que le puedan hacer todo tipo de preguntas incómodas por los casos de corrupción.
.- Ser el primer gobierno con ministros reprobados y no dimitir estos, manteniéndolos en su puesto.
.- Que se produzca una moción de censura, aunque fracasada.
.- Que el jefe de gobierno, el presidente Rajoy, declare como testigo de un macro caso de corrupción en la Audiencia Nacional y no pase nada, como si fuera algo normal.
.- Crear una amnistía fiscal anticonstitucional y no dimitir su ministro de Hacienda.
.- Regresar en 2016 al Producto Interior Bruto (PIB) al nivel de comienzos del siglo XX, y en el 2017 de la noche a la mañana recuperarse a nivel de 2008, comienzo de la crisis.
.- Lo anterior teniendo en cuenta que los presupuestos generales del Estado están prorrogados y sin aprobarse desde finales de 2015 y que aún, en verano de 2017, están en fase de su proceso final de aprobación.
.- Vivirse desde 2015 que las tasas de mortalidad son mayores que las de natalidad.
.- Superar año tras año el aumento de temperaturas por el cambio climático y no querer reconocerlo, e incluso entorpecer con leyes el avance de energías renovables.
.- Parar de súbito los procesos de examenes y contrataciones para crear puestos de trabajo público desde 2012, deteriorando más el sector público, ya deteriorado por los recortes, y sacar en un pocos días de 2017 la mayor oferta de puestos de trabajo público jamás vista en España, más de 25.000 puestos o de 30.000, ya no sé cuántos van.
.- Que se fusionen cajas de ahorro en bancos y que algunos bancos se hundan y otros se rescaten, mientras se deja hundir muchas economías familiares pequeñas.
.- Ser el gobierno que más desempleo ha creado, siendo su peor año el periodo 2012-2013, tras la reforma laboral, pero a la vez mejorar las cifras de contrataciones como para llegar al nivel de 2008 en 2017.
.- Ser el gobierno que más gente se ha ido de España en busca de trabajo desde que esto ocurriera con la dictadura de Franco en los años 1960-1970.
.- Ser el primer y único gobierno que ha usado dinero del fondo público para las pensiones para hacer frente a otros pagos del Estado. Asunto que reiteró varios años seguidos hasta el punto que para pagar la paga extra de las pensiones del verano de 2017 se ha tenido que pedir un préstamo.

Muchas de estas anormalidades las mencioné en los análisis de lo que estaba pasando en España en 2016, en la Noticia 1639ª y en la Noticia 1655ª, y también, en cuanto a la inactividad alcanzada por los trabajadores a la hora de protestar, en el 1º de Mayo de este 2017, en el análisis de la Noticia 1700ª.

Pues bien, ya podemos sumarle otros datos anormales a estas anormalidades. Según el periodista Antonio Maqueda, del diario El País, en su artículo "3 de julio: el día que más empleo se creó en la Historia de España", el pasado viernes 30 de junio de este año 2017, desde el que han pasado treinta y cinco días, fue el día que más puestos de trabajo se destruyeron en toda la Historia de España, 257.014 empleos, 257.014 personas que se quedaron sin trabajo, un poco más de un cuarto de millón de personas. Eso lo informó Manuel V. Gómez en el mismo periódico, en el artículo "30 de junio de 2017, el día en el que se evaporaron 260.000 empleos de golpe". El propio periodista Antonio Maqueda ya había informado en 2016 que el 31 de agosto de aquel año fue el que más empleos se destruyeron, 236.837 (esa otra noticia se puede ver por aquí). Así que llevamos dos años seguidos donde en verano se ha batido el récord de destrucción de empleo en un sólo día en la Historia de España. El máximo: 257.014 personas perdieron su trabajo el pasado 30 de junio de este año. Ahora bien, pasó el fin de semana que nos cambió de mes de junio a julio y resulta que el lunes 3 de julio se volvió a crear una cifra histórica nunca vista, fue el día que más empleo se creó en la Historia española en una sola jornada. Ni más ni menos que se contrataron a 520.301 personas, quedando la variación neta entre contratados y despedidos de ese mismo día en 222.864 personas. El récord de contrataciones en un sólo día lo tenía esta vez el año 2012, el 2 de julio, con 468.064 contratos, pero muchísima menos destrucción de empleo en esa misma jornada, la variación neta es de 86.649 personas, fue mucho más provechoso ese 2012. La cifra más parecida fue del año pasado en 2016, el 4 de enero, con 411.243 contratos y una variación neta respecto a los despidos ese mismo día de 108.948 puestos de trabajo. Sea como sea, el pasado 3 de julio se crearon 520.301 puestos de trabajo, más de medio millón de personas, siendo el día de mayor creación de empleo de la Historia española, estando a dos días de distancia del día que más empleos se destruyó en la Historia de España. ¿No es sospechoso?

Al ritmo de contrataciones se estima que este 2017 ocurrirá otra anomalía, se crearán veinte millones de contratos en un sólo año, pero tiene trampa, igual que las cifras anteriores: la creación de veinte millones de contratos no implica ni contiene en sí que para diciembre de este año haya veinte millones de personas trabajando. Los contratos que se hacen no son indefinidos, ni tampoco fijos. Son temporales, extremadamente temporales. Se hacen muchos contratos, pero unas mismas personas reciben varios contratos por ser sus empleos en exceso de temporalidad y duración breve. Desempleo, contrato, desempleo, contrato, desempleo; más o menos la secuencia es esa si se tiene suerte, más de uno como secuencia sólo tiene: desempleo. Según las estadísticas de empleo, del mismo modo que hace menos de una semana se decía que hemos recuperado el ritmo de contratación de antes de la crisis económica en 2008, cosa que es cierta, también dice que sólo uno de cada veinte trabajadores obtienen un contrato de trabajo indefinido. Enhorabuena a los premiados. 

Se crean cifras máximas de contratos, pero a la vez el sueldo más común que se ofrece es de 700 a 900 euros, pero, según la estadística, más de un 60% de empresarios han aumentado su salario, mientras que los trabajadores han perdido su capacidad adquisitiva en más del 50%, más de la mitad. La última estadística que medía qué sueldo medio necesitaría un español medio para vivir sin agobios ni problemas, no como para tener una vida de lujos y caprichos, pero sí para vivir sin agobios de la amenaza de quedarse sin dinero  lo largo del mes, era entre 1.200 y 1.500 euros. Llevamos años viviendo de una extraña suerte de milagro traducida en esfuerzos que la gente del gobierno y los empresarios medianos y grandes ni se pueden hacer una idea real. Los trabajos duran de media en nuestros tiempos desde menos de un mes a dos o tres meses, si tienes suerte: entre cinco y seis meses. Una persona puede encadenar o bien tener dos o tres o más contratos en un sólo año, aunque lo cierto es que el número de desempleados sin ingresos y más de un año en el paro aumenta y se estabiliza. De los contratos que se crean, empiezan a abundar, además, los de tiempo parcial, lo que implica aún menos sueldo y más inestabilidad, así como la necesidad de encontrar otro empleo más para completar los ingresos necesarios para pagar facturas. Por muchos contratos que se creen, estos son de tan ínfima calidad que como dice un mensaje que va circulando de persona en persona por las redes sociales: "destruyo un puesto de trabajo de 1.500 euros de sueldo, contrato tres trabajadores a tiempo parcial a 500 euros, como resultado logro crear dos puestos de trabajo nuevos y no consta que se haya perdido el tercero. Ahora bien, viven sin prácticamente dinero cuatro personas: el despedido y los tres nuevos contratados". 

La temporalidad, la parcialidad, la estación de verano... Uno podría pensar que muchos de los empleos del 3 de julio han sido en el sector turístico, probablemente lo sea, lo que al menos yo he podido leer en esa estadística es que 100.000 trabajadores de la enseñanza han sido mandados al paro, ya se les contratará en otoño, tal vez. No se les garantiza la tranquilidad para crear su vida y desarrollar su profesión con planes educativos a medio y largo plazo, que es como más efectivos podrían ser en su alumnado. Eso por poner un ejemplo. El desempleo sigue siendo muy alto, y los que son contratados lo son tan poco tiempo que en ese mismo año, este, están más tiempo en el desempleo que empleados, pero esas no son las estadísticas que le gustan al gobierno.

Lo curioso es que estas cifras que año tras año baten récord histórico de despidos y de contratos en un sólo día en España, se vienen repitiendo en verano desde 2012. O en otras palabras: desde la reforma laboral del Partido Popular tan calamitosa para la clase trabajadora y tan beneficiosa para los empresarios. La facilidad para despedir y la facilidad para recibir ayudas por contratar desempleados se ha transformado en una práctica horrible que a mí me parece un fraude de ley que lastra a la sociedad y a España misma. Las cifras pueden cuadrar a los empresarios y políticos, pero no cuadran a la sociedad. Tarde o temprano nos estamparemos contra la pared y con fuerza. No son palabras vacías las de la Unión Europea cuando le dice a España que tiene que hacer esfuerzos por lograr que se creen empleos estables y de calidad en durabilidad y en sueldo. Y el que avisa, no es traidor.

Algo pasa para que un viernes sea el día que más empleo se destruye y al lunes siguiente sea el día que más empleo se crea. Sin embargo, esta noticia ha pasado prácticamente desapercibida por los medios de comunicación, muy entretenidos en comentar lo que ocurre en Venezuela, dedicándole sólo la semana pasada de cuatro a cinco páginas de la sección de noticias internacionales, dato real, no exagerado. En la sección nacional ya se encargan de saturarla con todo tipo de informaciones sobre Cataluña. Así que se le priva de importancia a noticias y análisis como los aquí comentados, pero se nos insiste en Venezuela como si fuera lo más importante que nos deba preocupar a los españoles. Tanto se nos hace saber de Venezuela que no sabemos nada ni de ella ni de nosotros. Venezuela, Venezuela... Por cierto, ¿qué tiempo hará en Cumaná? Ando intrigadísimo con eso, como si me fuera la vida en ello, en su parte metereológico. Tanto hablarnos de Venezuela y no se nos dice nada del tiempo en Cumaná. Voy a mirarlo. Saludos y que la cerveza os acompañe, cibernautas.

martes, agosto 01, 2017

NOTICIA 1727ª DESDE EL BAR: EL DÍA QUE ESPAÑA PROHIBIÓ LAS NOVELAS

Escultura exenta. Conde Duque de Olivares, por el Equipo Crónica en 1971, nº de edición 21/25. Pintura sintética sobre cartón y madera. Se puede visitar en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

--- --- ---

España es ese país que durante diez años prohibió publicar obras de teatro, novelas y cualquier tipo de Literatura de entretenimiento. Así escrito alguien podría pensar que me refiero al siglo XX y a la dictadura de Franco. A pesar del mucho mal que hizo el franquismo a la Literatura y a las lecturas por entretenimiento, no se dio el caso de que fuera el general Franco el que prohibiera en su totalidad la producción de estos textos. Fue el Conde Duque de Olivares en el siglo XVII, entre los primeros días de 1625 y hasta muy avanzado 1634, durante el reinado de Felipe IV, cuando España aún era un Imperio mundial que poco a poco iba perdiendo su hegemonía a base de corruptelas y guerras que eran callejones sin salida.

Para quien no sepa mucho de la importancia de este personaje en la Historia de España sólo cabe decirle que es imposible en un breve texto de bitácora poder explicarle toda su magnitud y todo lo que hizo y sus porqués. Para lo que me interesa comentar ahora mismo diré que Gaspar de Guzmán y Pimental Rivera, que llegaría a ser Conde Duque de Olivares al acumular cargos y poder, pertenecía a una familia diplomática segundona de la poderosa casa nobiliaria de Medina-Sidonia. En 1615 el valido de Felipe III, el Duque de Lerma, un equivalente a primer ministro salvando las distancias, le introdujo en la Corte como hombre de cámara del príncipe Felipe, futuro rey Felipe IV. El ser hombre de cámara le permitía una intimidad y un contacto con el futuro rey desde el que empezó a urdir un plan para hacer caer en desgracia al impopular Duque de Lerma y posteriormente al hijo de este, el Duque de Úceda. Cuando Felipe IV comenzó a gobernar en 1621 comenzó a dar cargos a quien había sido un tutor para él que se comportaba como un padre, hasta el punto de poner en desgracia al de Úceda y elevar al Conde-Duque a la posición de valido desde 1622.

El Conde-Duque de Olivares se las apañó para acumular cargos y rodearse de gente de confianza, eliminando a los cargos de los que desconfiaba. En una España donde se hablaba de limpieza de sangre, esto es: sin ascendencia judía, el Conde-Duque era sospechoso de tener esa ascendencia judía, lo que no le puso las cosas fáciles unido a que muchos de los nuevos cargos eran sospechosos de lo mismo, sobre todo en los cargos económicos, unido también a que su cuerpo era ligeramente deforme y unido a que su idea de gobierno pasaba por una modernización de España unificando leyes y simplificando cargos para que el poder del Rey, que era el que ejercía él en su nombre, fuera más autoritario y único. Necesitaba una centralización con menos controles políticos, por lo que su ideal eran las normas del Reino de Castilla y no tanto de la Corona de Aragón, mucho menos de la Generalidad de Barcelona. También la recaudación de impuestos para la maquinaria del Estado debía racionalizarse para poder llevar a buen puerto un Imperio tan grande que presentaba tantos problemas internacionales que ya se veía claramente que amenazaban con acabar la hegemonía española. Por ejemplo, debian acabar las aduanas y fronteras entre reinos peninsulares. En ese contexto, desde 1626 intentó una política llamada Unión de Armas por la cual los diferentes reinos de la Corona de Aragón aportaran a los esfuerzos bélicos de la Monarquía Hispánica el mismo esfuerzo económico y de aportación de soldados que Castilla, ya que desde los Reyes Católicos se tenía una política donde Castilla se beneficiaba de su comercio con Indias, pero no la Corona de Aragón, a cambio de que Aragón no tuviera porqué aportar dinero, ni hombres, ni medios a las políticas castellanas, aunque Castilla se veía obligada en ocasiones a aportar dinero, hombres y medios a las políticas aragonesas, sobre todo de guerras en el Mediterráneo e Italia, como parte de la política imperial. Castilla reclamaba que los reinos de la Corona de Aragón aportaran los mismos sacrificios que ellos a cambio de la política común, mientras que estos otros reclamaban mayor participación de los beneficios de esa política, los cuáles en realidad se iban a las guerras europeas y a los lujos de Flandes y no a Castilla, pese a ser Castilla quien cobraba; tan pronto cobraba lo perdía, todo ingreso estaba enajenado de antemano. España emprestitada. De los reinos de la Corona de Aragón quien aportó mayor reticencia fueron los territorios catalanes, mientras que los aragoneses fueron los más dispuestos a aceptar y negociar las condiciones. Valencianos y baleares, no sin reticencias, comprendieron que las guerras mediterráneas les afectaban especialmente, por lo que comprendieron hasta cierto punto lo que se estaba planteando. Sin entrar en detalles, en 1640 hubo una triple revuelta de secesión bélica. Portugal logró independizarse, Andalucía no pudo. Los vascos habían sido derrotados en 1636, pero los catalanes, aliados con los franceses, lograron una independencia bélica temporal hasta 1652. La guerra interminable que se fue sucediendo de unos territorios a otros, sumadas a las derrotas, forzaron el final del Imperio, pero también la carrera política de Olivares en enero de 1643. Entre medias habían estado igualmente la Guerra de los Treinta Años, nuevas guerras contra las Provincias Unidas de los Países Bajos, la guerra contra Francia... Demasiado agotamiento de medios y recursos de todo tipo humano y material.

El asunto que a nosotros nos interesa tiene que ver con todo esto. En la Navidad de 1624 Olivares había recogido toda su diagnosis de los problemas de la Monarquía Hispánica en un extenso informe llamado Gran Memorial. Olivares ya gozaba de mala fama en la Corte por haber usado a la Inquisición contra sus enemigos políticos, por crímenes de Estado, por redes de espionaje y por haber entretenido a Felipe IV, y sometido su voluntad, estimulando sus deseos materiales: sexo, fiestas, cacerías, corridas de toros, comer carne a escondidas en las fiestas de guardar... Sale bien representado en la película El rey pasmado (Imanol Uribe, 1991). El Gran Memorial se resumía en que se podía evitar el previsible hundimiento de España basándose en la reputación y la reforma. Las reformas que recomendaba, en sus puntos más importantes, ya las he comentado: centralización del poder y racionalización de recursos en los esfuerzos de aquellas empresas comunes que de lograrse beneficiaban a todos los reinos del Imperio aunque no todos los reinos contribuían a obtenerlos, cosa que debía acabar; todos debían contribuir por igual para participar de los beneficios por igual. El problema es que Olivares no comprendía y despreciaba el funcionamiento orgánico de los reinos de la Corona de Aragón, que tenía un importante componente democrático dentro de lo que era la Edad Moderna española. Si la finalidad de Olivares podía tener una cierta lógica, sus medios no eran la mejor de las visiones.

En lo referente a la reputación se trataba de crear una imagen de respetabilidad del Estado y eso empezaba por la respetabilidad de sus habitantes, pero especialmente de sus servidores públicos. La gran mayoría de estos eran nobles totalmente desinteresados en los asuntos de gobierno, aunque gobernaban, ya que se habían acostumbrado desde el reinado anterior, el de Felipe III, a todo tipo de corrupciones. Hasta el funcionario más humilde se beneficiaba de corruptelas. Se daba el caso de barcos que embarcando en América una cantidad declarada de ocho millones en plata, llegaban a España con tan sólo dos millones que se pudieran contar y constar oficialmente. Se pueden leer casos reales como el citado en el Archivo de Indias. Por otro lado, el control de juros y otros impuestos en manos de numerosos nobles provocaba malversaciones y despilfarros. Los asuntos de Estado eran desatendidos por desinterés. Muchos de los nobles con cargos no entendían de política ni de administración, ni les interesaba aprender, mucho menos conocían los mecanismos de la economía. Gastaban sus esfuerzos en fiestas, tauromaquia, viajes de placer, palacios, teatro y lecturas de entretenimiento. Ahí entra la prohibición del teatro y de novelas en España, que terminó durando diez años.

Olivares había expresado en el Gran Memorial de la Navidad de 1624 que los servidores públicos de España estaban mal formados y perdían su tiempo yendo al teatro y haciendo lecturas inapropiadas, no útiles para que aprendieran cuestiones administrativas, económicas o políticas. Por ello, desde enero de 1625, el Conde Duque de Olivares optó por prohibir publicar teatro, novelas y toda literatura de entretenimiento. No se podía publicar nada que no fuera útil a la sociedad, por ser textos formativos. Ni que decir tiene que en pleno siglo XXI sabemos que toda lectura, de un modo u otro, forma a la persona, todo es útil a su modo. Sin embargo, este pensamiento de desprecio a lo literario, no es exclusivo del siglo XVII. En el siglo XX tanto la izquierda como la derecha política pensaron exactamente igual que Olivares en el XVII, siendo de una gran ceguera, pero aprendiendo del error durante o tras la dictadura de Franco, depende del caso.

Ante las reticencias y frenos políticos que otorgaban las instituciones de los reinos de Aragón, los de Italia y los de otros lugares del Imperio Español, la prohibición se hizo efectiva sólo en el Reino de Castilla. El principal perjudicado de la época fue Lope de Vega, que un año antes había obtenido permiso de la censura inquisitorial e imperial para poder publicar más de sus obras de teatro y ahora veía todo eso volatilizado. Otros, como Tirso de Molina, optaron por publicar alegando que tenían permisos anteriores a la ley de 1625, cosa que no siempre funcionaba. Otros camuflaron obras literarias en obras de aparente utilidad formativa. Una buena parte de los editores tendían a falsificar fechas de impresión de los libros que sacaban, otros falsificaban el lugar de impresión, escribiendo por ejemplo Barcelona en lugar de Madrid. Otros se iban a los Reinos de la Corona de Aragón para poder seguir con sus obras. En 1627 se condenó al librero y editor Alonso Pérez, muy conocido en la época, al estilo de un Marcial Pons del siglo XX, y a la impresora Francisca de Medina, por imprimir en secreto una edición de El Buscón de Quevedo el año anterior. Las leyes volvieron a legislar reforzando la prohibición especificando todas las prácticas detectadas de falsificaciones de fechas, lugares de edición y otras cuestiones, así como de los sellos de permiso para publicar y sus pagos, que también eran falsificados a menudo.

A partir de 1632 hubo algún autor que tuvo más suerte para ver su obra publicada a pesar de que era evidente que trataba de fingir que su texto era lo que no era. En 1634 aparecen numerosas más obras así permitidas y hacia finales se publican obras claramente literarias y obras de teatro. Para principios de 1635 ya no había prohibición ni de obras de teatro ni de obras literarias. Olivares aún tardaría  ocho años en caer en desgracia, pero justo en 1635 está tan rodeado de adversarios políticos a costa del enrarecimiento político, de las derrotas militares en Europa y del descontento creciente entre los vascos, catalanes, andaluces y portugueses, que cambió su dinámica de gobierno de una autoritaria a una más permisiva, lo que no evitó los sucesos bélicos de 1640 en adelante, ya comentados.

Es curioso observar en el siglo XX una lectura parecida cuando en determinados partidos políticos y sindicatos de izquierdas se lanzan a las ideas contrarias a las novelas, teatros y poesías por no ser educativas para los trabajadores. Desde su autoridad como ideología las condenan y piden no leerlas, incluso que no se escriban. Declaran pequeñoburgueses a escritores y artistas en general, como en una declarada guerra a los intelectuales. Sólo aquellos que escriben en torno a la educación del trabajador, ya sea en ideas de clase como formativas laborales o éticas, son los aceptados. Comunistas y anarquistas no se privan de hacer la crítica que cae en algunos casos en persecución a la libertad creativa. Sin embargo es todo más complicado, no había una línea oficial clara, aunque hubiera grupos que fomentan determinadas cuestiones. Son los tiempos en los que se debate sobre la existencia del trabajador intelectual como un compañero de clase. Hablamos de los años 1920 y 1930. Desde la derecha política existe una corriente análoga que se recogerá sobre todo en la legislación de la dictadura de Franco, haciéndose eco de las condenas que los diferentes partidos y grupos de la extrema derecha venían haciendo desde décadas atrás, desde partidos antiguos como los carlistas, hasta más modernos, como Falange. No obstante, y pese a la existencia de una fuerte y dura censura, no se prohibe publicar Literatura, aunque se prohiban numerosas obras, partes de estas o se reescriban al gusto del Estado o del partido, depende de qué se estudie en este sentido. Es algo que me da la impresión que necesita de mayores investigaciones y análisis.

No hace muchos años una conocida me hablaba de lo inútil de leer novelas. Decía ella que sólo leía cosas útiles que le sirvieran para algo. Había en ello un pensamiento muy de Conde Duque de Olivares. Por las redes sociales, ahora, de vez en cuando leo comentarios parecidos. Hay un matiz,  parece que sólo fuera útil ahora leer no algo que te forme, si no que te dé acceso a un trabajo. ¿Y una vez que lo tengas? Pues quizá dejarán de leer. Vaya usted a saber. Se ha insertado en la sociedad, en parte de ella, el discurso del utilitarismo material por encima de cualquier valor de utilidad humana. El fenómeno viene parejo en este siglo XXI a una infravaloración de los conocimientos humanísticos, hasta el punto de eliminar varias de sus enseñanzas del sistema educativo. Curioso, pues justo ahora los grandes medios de comunicación cibernética en Estados Unidos invierten precisamente en gente formada en conocimientos humanísticos, porque consideran que los conocimientos técnicos ya no son bastante para poder manejar la red de Internet. El siglo XXI se va formando, y parece que España evoluciona en el camino de Olivares. Mucho del problema quizá esté contraído en la crisis de 2008, que ha podido crear un daño social entre la población joven al ver que las muchas lecturas o los muchos estudios no han servido de nada a los jóvenes más cercanos a ellos, nosotros: las generaciones anteriores. La lectura útil ahora sería así la que te da algo material, no la que entretiene, no la que forma a la persona indirectamente con su utilidad para abrir la mente y prepararla, no la que forma en técnica o conocimientos para la propia vida y futuro laboral, tampoco la científica. No estoy generalizando, no soy de los que generalizan. Por supuesto hay numerosas personas que gustan de la lectura, sin más, y la valoran. Sin embargo, sí llevo un tiempo observando a este otro grupo no sé si creciente o puntual del momento.

Somos quizá el único país del mundo que durante diez años prohibió el teatro, las novelas y cualquier literatura de ocio. Sin embargo, a comienzos de ese mismo siglo XVII, en 1605, Miguel de Cervantes escribía en su novela El Quijote que él leía todo lo que caía en sus manos, pues todo era útil y hasta de los malos escritos algo se aprendía. Algo era de utilidad para el ser humano. Cervantes criticaba los libros de caballería con una novela de humor y sin embargo, sin los libros de caballería no hubiera existido su novela de humor, denostada, por otra parte, en el raciocinio del siglo XVIII, obsesionado también ese siglo y varios de sus intelectuales con que se había de leer sólo libros que enseñaran ciencias y técnicas, cosa que provocó hacia comienzos del siglo XIX el movimiento romántico como respuesta, con todos sus neogoticismos e irracionalidades que nos hablan más de nuestra alma, simpatías y miedos, que cualquier manual de agrimensura, sin negar la utilidad de la agrimensura y la necesidad de conocerla sobre todo por parte de aquellos que trabajan en el sector. Ni que decir tiene que el mismo Quijote es un compendio de lecciones humanas que, además, están abiertas a reflexión, y es ahí donde está la utilidad de novelas, teatros y poesías: el sentimiento, la reflexión, la empatía, el reconocimiento o el rechazo. La psicología moderna nacida a finales del siglo XIX ha evolucionado tanto para el siglo XXI como para reconocer las bondades de escribir y de leer.

Ay, España, sin novelas durante diez años, y con libros sesgados y segados por la Inquisición y el Imperio. La medida de Olivares no parece que lanzara a los nobles y funcionarios de España a leer libros de economía y administración. Cuando la prohibición se levantó en 1634 todo seguía igual en lo formativo, pero enrarecido en la política y en la convivencia social. Es un periodo que necesita de mayores y más amplios estudios, como el efecto intelectual que pudiera haber tenido en la península que buena parte de los escritores y editores buscaran amparo en su ida o en su identificación con los reinos de la Corona de Aragón, especialmente Cataluña, cuya evolución cultural posterior es ampliamente conocida y rica, aunque existan numerosos otros factores, como su permeabilidad con Europa. Es evidente que la primera mitad del siglo XVII exigió tantos esfuerzos al Reino de Castilla que la agotó. Aún hoy se puede ver los efectos de una ruina sobrevenida en muchos pueblos y páramos de las dos submesetas penínsulares. Sería interesante poder estudiar cómo se pudo traducir en lo intelectual, si es que tuvo traducción a ese aspecto social. En todo caso, todo esto me lleva hoy a reflexiones sobre el hoy, que son comparativas que han de salvar muchas distancias, pues no son tiempos análogos, pero que nos hablan de un algo.

España tuvo diez años de prohibición de teatro, novelas y otras literaturas de ocio para obligar a la gente alfabetizada a no gastar el tiempo yendo al teatro y obligarla, además, a leer libros técnicos. El ser humano necesita de la interactuación. No hay mayor interactuación que la psicológica. Es la que más nos une. Establecer lazos mentales ya de raciocinio o sentimentales. Y no se puede obligar a nadie a entregar su vida a aquello que le repele, tarde o temprano la repulsión sale a flote y todo proyecto fracasa.

Hoy pienso en muchas lineas sobre este hecho histórico, como se ha podido leer aquí. Y quizá una de las más significativas es cómo se nos habla del Siglo de Oro de la Literatura española, el XVII, sin hablarnos nunca de todos estos asuntos tan en contra de la Literatura en sus años. Censura, inquisición, persecuciones y condenas a escritores y editores, prohibición de diez años de duración contra la Literatura de ocio... Todo tiene un porqué y todo tiene su repercusión, incluso en la construcción de la identidad social española actual. No es lo mismo que te cuenten el abecedario diciendo "abcd", que diciéndote "abd". La percepción, el conocimiento propio y la reflexión, cambia. De ahí la importancia de leer, de todo, de lo que haya.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

BIBLIOGRAFIA:

José Luis Villacañas Berlanga, Historia del poder político en España, ed. RBA, Barcelona, 2014. pp. 294-323.

Jaime Moll, "Diez años sin licencias para imprimir comedias y novelas en los reinos de Castilla: 1625-1634", en Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, recuperado el 1 de agosto de 2017 en http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/diez-aos-sin-licencias-para-imprimir-comedias-y-novelas-en-los-reinos-de-castilla-16251634-0/html/0213242e-82b2-11df-acc7-002185ce6064_3.html

*** *** ***

Para quien esté interesado en la prohibición de editar Literatura por el Conde Duque de Olivares en el siglo XVII, también podrá encontrar sobre el tema en:

John H. Elliott, El Conde Duque de Olivares, ed. Taurus, Madrid, 2000.

Para quien esté interesado en la idea de la Literatura como algo pernicioso en el siglo XX, también podrá encontrar sobre el tema en: 

Coordinadora per a la Memòria Històrica i Democràtica de Catalunya, Aproximació a Mujeres Libres, ed. CMHD, Barcelona, 2008.

Así como en la documentación de archivo y hemeroteca de los archivos históricos de la Fundación Pablo Iglesias y de la Fundación Anselmo Lorenzo, para los partidos y sindicatos de izquierda, así como el Archivo General de la Administración y el BOE en lo referente a la normativa legal del franquismo. Es interesante leer el preámbulo de la Ley de Depuración de la Enseñanza, de 1939, donde el franquismo carga contra la intelectualidad como responsables de la guerra, por poner un ejemplo. En aquellas leyes y normas que afecten a censura se encontrará más material al respecto. Probablemente de parte de los partidos y sindicatos de derechas podría hayarse algo en el archivo histórico de la Fundación Francisco Franco, sería interesante leer en la documentación y publicaciones de Falange y de partido Carlista, entre otros, así como sería interesante indagar en archivos episcopales de la época donde tal vez se encuentre algo al respecto por parte de la Iglesia católica que apoyó al franquismo durante la guerra y en los años inmediatos a esta.

sábado, julio 29, 2017

NOTICIA 1726ª DESDE EL BAR: UNA CERVEZA CON LIMÓN

Hoy mi madre hubiera cumplido 68 años de edad. Fui a visitar el columbario familiar esta mañana, pasando el río Henares bajo un sol veraniego sofocante, pero que se combinaba con una brisa que al soplar era agradable. Me recordaba la brisa a las brisas de las vacaciones familiares en la playa de Cullera u otra playa mediterránea. En otras épocas, en mi infancia, el 29 de julio no sólo era el cumpleaños de mi madre, era una fecha a dos días de comenzar esas vacaciones familiares en las que mi padre recibía un mes entero de días libres. Invertía los dos primeros días, a veces una semana, en revisar el coche y descansar, y los quince siguientes en llevarnos a la playa. Cosas de infancia, recuerdos varios. 

En los últimos años solíamos bajar por la tarde a un kiosko de bar que hay en el Parque Magallanes, un chiringuito de verano. A ella le gustaba que pidiéramos pescadito frito, calamares y alguna otra cosa a modo de merienda-cena y, por ser su cumpleaños, se permitía beber una cerveza con limón, con más limón que con cerveza, parecía más bien un limón con manchadito de cerveza. La contentaba. Así que, habiendo recibido sus felicitaciones, llamadas y regalos por la mañana, esperábamos a la tarde y a una hora prudencial por su diabétes que le obligaba a comer y cenar siempre a las mismas horas, bajábamos. A lo largo del verano bajábamos otras veces más, cuando podíamos. Pocas. Pero ese día se permitía el lujo de llamar a su amiga más querida y a sus hijas, y, si andaba por casa, a una amiga mía. Era su día y, aunque quería aparentar que no le daba importancia, lo cierto es que le daba una paradójica solemnidad de informalidades formales que no sólo la contentaban, sino que a veces le daba conversación conmigo cuando de tarde en tarde nos sentábamos a tomar el fresco nocturno en la terraza de casa o en un parque cercano, o, como cada verano, me hacía bajar de la pared y limpiar todas las cortinas de la casa, y yo que lo veía bien. 

Desde hace unos dos años no hemos podido ir a ese chiringuito, ni este año hubiéramos podido ir. Hace dos años no pudimos ir porque fue aplicada una normativa mediante la cual no podía haber terrazas de verano al lado de zonas de ocio infantil, y este cumplía con ello. Y El año pasado no fuimos porque su cumpleaños cayó en una de sus hospitalizaciones de última hora, que duró cerca de un mes. La prohibición de la normativa perdura, de ahí que tampoco hubiéramos podido ir, no pudimos esos dos últimos años ni tampoco hubiéramos podido este. No obstante, no hay ninguna otra terraza de verano en el barrio. La normativa es un tanto inútil. Estropeas el ocio o descanso de las personas que optan por la terraza de verano, que suele tener una mayoría de gente mayor, cuando en realidad en ese mismo parque o en cualquier otro lo que provocas es que gente de todas las edades compre todo tipo de bebidas para beberlas donde pueda en ese mismo lugar. Es la hipocresía de las buenas intenciones irresponsables con la realidad. Demasiada preocupación por lo infantil, poca por otro tipo de ciudadanos. Los que hemos sido infantes antes de este siglo XXI nos hemos criado con nuestros padres en chiringuitos y bares y nosotros con ellos, si las teorías de los que promocionan determinadas prohibiciones fueran ciertas, la sociedad española sería en pleno una sociedad degenerada de alcohólicos y vidas perdidas, sin faltar en ello ni uno sólo de sus ciudadanos. Yerran en sus teorías porque fallan en sus diagnósticos, pero saben publicitar sus ideas para que tengan buena acogida y seguidores. 

Aún de más años atrás me vienen recuerdos de la década de 1980 cuando mi padre y mi madre nos llevaban las tardes de verano al chiringuito de la ermita de la  Virgen del Val. El río cerca, tras una mota de piedras recogidas en alambre por donde se hayan los restos de lo que un par de décadas atrás fue una tirolina, los árboles echando sus moras al suelo. Refrescos de naranja, carreras, juegos en una tierra arcillosa bajo la sombra y una bolsa de patatas fritas que por entonces era un lujo que te daban tus padres. Hace gracia pensar en nuestras épocas actuales que una bolsa así de patatas fritas es para los niños de ahora algo totalmente accesible y común de conseguir por parte de sus padres o por sí mismos, cuya facilidad para lograr unas monedas no la teníamos nosotros, mientras que para nosotros era algo puntual, novedoso, algo de lo que pedir permiso. 

Hacía calor al subir al cementerio esta mañana. El río bajaba golpeando contra las piedras del asiento del puente. El cielo limpio y azul. Alguna brisa. Ya es por la tarde, hace calor en el salón familiar, donde se ha quedado hablando la televisión en voz de personajes de una película más o menos desatendida. Mirando fotos antiguas, distraído de mi deber de estudiar el examen de oposición a archivero, encontré una de mi madre mirando de medio perfil a la cámara. Joven. Por su rostro, peinado, traje y gafas creo que es de la primera mitad de los años 1970, siendo novia de mi padre. Tiene todas las probabilidades para que la foto la hiciera mi padre, muerto ya también, años antes que ella, que murió hace un par de meses. Se medio abraza, pues se coge como tímidamente un brazo cruzando el otro por debajo de su pecho. La copia positivada que hay en casa la escaneé hace años, cuando me la dejó ver ella en otro momento que era ella la que miraba fotos antiguas. Podría haber mejorado su contraste, su luz, sus colores... pero decidí respetar el error del revelado a papel positivado que ocurrió de origen, cuando algún comerciante decidió revelar la fotografía. Tal vez el problema venía del negativo, o tal vez no, tal vez del proceso de positivado. Se le quedó una imagen como por detrás de un velo de tul, como de neblina. Así la escaneé, sin correcciones, tal cual estaba. Ella medio sonríe, pero no se lanza a sonreír del todo. Tal vez lo hizo varias veces antes y después de la foto, que puede que estuviera hecha en la Casa de Campo de Madrid. Se le nota contenta y segura, y es una mirada más allá de la cámara, a quien hace la fotografía. Si voy a una terraza de verano hoy, cuando baje un poco más el sol, cuando atardezca un poco más, tomaré una cerveza con limón por ella, que era lo que bebía. Pero ya sabeis, el primer trago va al suelo, pues el primer trago es para los muertos. Siempre lo hice así, tradiciones del norte español que en algún momento de mi vida asumí... tal vez tradiciones más allá, de una remota Roma... Como sea, hoy es su cumpleaños y habrá que beber una cerveza con limón.