lunes, abril 03, 2006

NOTICIA 58ª DESDE EL BAR: ÚLTIMO INFORME ALCALÁ

EL INFORME: HISTORIA BREVE DE ALCALÁ DE HENARES (épocas actuales, siglo XX y XXI, de 1950 a Marzo de 2006).

A partir de los años de 1950, sorprendentemente se inicia un periodo de recuperación de la ciudad. En 1960 se alcanzarían los 25.000 habitantes. La fuerte emigración, a causa de la pobreza española que ocasionaba el régimen dictatorial del general Franco, hace que la gente se desplace a las grandes ciudades como Madrid. Alcalá de Henares se transforma en una ciudad dormitorio para muchos emigrantes de otras regiones de España que tienen trabajo en Madrid capital. La ciudad crece. Algunos obreros ya no tendrán que desplazarse a Madrid pues empiezan a aparecer industrias metalúrgicas, químicas, textiles y alimentarias, entre ellas las del edificio GAL, que es una de las arquitecturas industriales de reconocimiento internacional y que hoy día corre el riesgo de desaparecer ante el deseo del ayuntamiento de crear urbanizaciones para una clase social alta. En 1958 la antigua plaza de toros se ve en la necesidad de ser remodelada. Se le creó una nueva fachada, que no se pudo concluir por falta de dinero, y se la habilitó para 7.200 espectadores. Pero aún más, la ciudad se ha llenado de cuarteles militares y órdenes religiosas. Además se han instalado cárceles y la escuela para la formación de los funcionarios de la dictadura franquista. La población fue aumentando y su calidad cultural estaba en proceso previo a su rehabilitación, hasta el punto de que los jóvenes de la ciudad formaron innumerables grupos de rock en los 1960' y 1970', muchos basados en los norteamericanos Crosby, Stills, Nash and Young y Credence Clearwater Revival. Algunos de los alcalaínos componentes de estos grupos llegarían a ser parte de alguna de las formaciones del pop rock nacional. En los primeros años de 1970 se crea el distrito II, donde se ocultará una temporada el famoso criminal, reinsertado hoy día y abogado, Eleuterio Sánchez ("El Lute"), al que el grupo de música disco estadounidense Boney M le dedica una canción. El barrio recibirá el sobrenombre popular de "el Lianchi", por su conflictividad, pues hacía referencia a una zona conflictiva de una serie de televisión. El crecimiento hará que la ciudad tenga hasta ocho distritos y varias salas de cine. Una de ellas es el antiguo Teatro Romántico de Zapateros, que ya lo había sido en los años de la República. Pero cerrará en la década de los 1970 y nadie recordará nada de él. La dictadura inaugura un programa de formación de cuadros profesionales necesarios para la sorprendente recuperación económica de España. Para ello funda lo que llama Universidades Laborales, que en realidad es lo que hoy día llamamos Formación Profesional o Módulos de Formación Profesional. Allí se instruye a futuros mecánicos, fontaneros, peluqueros, etcétera. Uno de esos edificios estará en Alcalá, y aún hoy día funciona, aunque con los actuales planes educativos.

En 1968 el casco antiguo de Alcalá de Henares se declaró Conjunto Histórico Artístico y atrae al turismo. Se inicia un proceso de recuperación cultural de la ciudad. Desde 1975 se intenta recuperar la universidad. Ese año la muerte de Franco provoca que en 1976 el distrito II sirva para dar vivienda social a la población marginal de Madrid capital, no sin antes un rechazo previo de dichas viviendas nuevas por parte de la clase a la que iba destinada: militares, guardias civiles y policías retirados. En 1977 el Rey Juan Carlos I, que está creando la monarquía parlamentaria (una mezcla de monarquía y república que contenta a la gran mayoría de españoles), publica el Real Decreto por el que la ciudad recupera la Universidad. La recuperación no es del todo auténtica. La Universidad Complutense no regresa de Madrid, donde ya tiene un gran prestigio, sino que se crea una nueva Universidad, la de Alcalá de Henares, usando los edificios de la antigua Universidad, los cuales se trata de recuperar poco a poco de manos del ayuntamiento. Serán los edificios antiguos, por todo el casco viejo, el campus de Letras, mientras que el campus de Ciencias se ubicará en un terreno nuevo donde la ciudad notará un importante crecimiento, cerca de los cuarteles de la BRIPAC y de la cárcel de Alcalá-Meco y los depósitos de la Biblioteca Nacional. Por ello se construirá una segunda parada de tren, que es un apeadero universitario. Algunos de los edificios de instituciones franquistas se cierran y hoy día se intentan reutilizar, aunque varios están en ruinas, como la antigua cárcel de mujeres. La universidad crece y se intenta mejorar en funcionamiento e infraestructuras de modo continuo, dando a la ciudad aportaciones como el teatro universitario de La Galera (en el edificio abandonado de la cárcel de mujeres), o rehabilitando edificios como la actual facultad de arquitectura. No sólo la universidad inicia un proceso de recuperación del patrimonio de la ciudad, también el ayuntamiento lo hace. Así, se recupera el antiguo corral de la sinagoga, se crean parques y barrios nuevos, se crea en 1987 un Hospital Universitario, el Príncipe de Asturias, se crean polideportivos, se mejora la conservación de determinados espacios históricos, etcétera.

Pero en las épocas de la transición política a la democracia no todo son luces. En Febrero de 1982 el alcalde socialista (PSOE), Arsenio Lope Huerta, sufre un atentado de la extrema derecha, que coloca una bomba en su coche y estalla cerca del Parque O'Donell. El alcalde está ileso, pero el conductor tiene una pequeña herida. No obstante, el teniente coronel de la guardia civil, Tejeros, había intentado dar un golpe de Estado en febrero de 1981 intentando regresar a las formas de la dictadura franquista. Fracasó, pero aún había muchos adeptos antidemocráticos simpatizantes del sistema de Franco.

En 1981 Alcalá tenía ya 142.000 habitantes. Sobre 1990 se alcanzarían los 160.000. En el mismo 1990 se creó el Instituto Cervantes, destinado a cuidar y potenciar la lengua castellana en el mundo. Esto se une a la entrega de los Premios Cervantes de la Literatura que el mismo Rey comienza a entregar en el Paraninfo de la Universidad a los mejores escritores de habla castellana del mundo, desde los 1970. Es el premio más importante en este sentido. Camilo José Cela, premio Nobel, trata sobre Alcalá de lejos en su libro de Viaje a la Alcarria. En 1991 se recupera el arzobispado pero ejerciéndolo sólo sobre Alcalá-Madrid, y no el del prelado de Toledo. En 1996 el crecimiento de la ciudad había colocado a la antigua plaza de toros en un lugar muy céntrico, deseado por las empresas de construcción de viviendas. Su terreno se recalificó, pese a una acción de protesta vecinal. Los empresarios de la plaza tenían pérdidas económicas en los espectáculos taurinos y no deseaban alquilarla a espectáculos musicales, aunque alguno se celebró. La plaza terminó siendo demolida, pese a ser una de las más antiguas de España (117 años). Su terreno lo ocupan bloques de vivienda y comercio y la Plaza de España. Se construyó una nueva plaza de toros cerca del pabellón deportivo Ruiz de Velasco, al lado de los terrenos de los cuarteles militares de la BRIPAC. En 1997 el Palacio Arzobispal, restaurado en parte, recupera una capilla neogótica y una torre que es biblioteca. Otro hito de estos años es la creación de un nuevo cementerio para la ciudad, ya que el antiguo cementerio se había quedado pequeño. El antiguo cementerio es un cementerio romántico clásico donde hay tumbas y mausoleos desde finales del siglo XIX. El nuevo cementerio, en uno de los montes de la ciudad, se trata de un cementerio moderno al estilo americano, donde las tumbas son minimalistas y se encuentran en medio de un jardín. Además, desde el final de la Guerra Fría, Alcalá recibe una gran población emigrante del Este de Europa. Por ello se transforma en la ciudad europea con más polacos fuera de Polonia, así como en la ciudad europea con más rumanos fuera de Rumania. Recibe el apodo, a veces, de Pequeña Varsovia y Pequeña Budapest. El 2 de Diciembre de 1998 se declara a Alcalá de Henares, por su universidad y recinto histórico, Patrimonio de la Humanidad por el organismo internacional asociado a la ONU, la UNESCO. Eso hace que la ciudad inicie nuevas infraestructuras, como el intento fallido de peatonalizar el centro histórico, aún en estudio, la recuperación y restauración de varios edificios y un crecimiento mayor de la ciudad que plantea crear un nuevo distrito e, incluso, pequeñas delegaciones del ayuntamiento en determinadas zonas. Algunas de las reformas no parecen contentar a todos los alcalaínos, como la realizada en la Iglesia Magistral o en unos antiguos hornos de cerámica. La celebración del nombramiento se realiza con un gran espectáculo callejero del grupo teatral catalán La Fura dels Baus, que inundan la ciudad de seres extraños, fuego y música. Todo alegórico. La celebración se repite con diferentes espectáculos todos los años. En 1998 también se da a la Iglesia Magistral de los Santos Niños unas nuevas campanas en sustitución de las que perdió durante la guerra para fabricar bombas. Además, ha sido nombrada catedral pocos años antes por el actual Papa Juan Pablo II. El primer archivo obrero de España se instala en Alcalá de Henares por estos años. Además, se descubre por accidente arqueológico de unos estudiantes los restos del antiguo Corral de Comedias de 1601. Se le rehabilita y se le vuelve a dar uso de teatro, siendo el teatro más antiguo del mundo en uso. Entre el 2000 y el 2003 hubo de construirse una tercera parada de tren en la ciudad, casi a la entrada desde Madrid, ya que el crecimiento urbano así lo exigía. Es la llamada La Garena, en ese mismo barrio. Además, en la zona, había una gran superficie comercial de carácter nacional (los almacenes El Corte Inglés).

El 11 de Marzo de 2004 se producen en el servicio ferroviario de Madrid un atentado terrorista múltiple que matará a cerca de 200 personas y dejará heridas y secuelas a varios miles. Entre el 11 de Marzo y el 14 de Marzo, fechas decisivos para las elecciones generales del día 14, se produjeron una serie de informaciones y contrainformaciones sobre si la autoría de los hechos era de la banda terrorista vasca ETA, o del terrorismo fundamentalista islámico afín al grupo internacional Al Qaeda, de Osama Bin Laden. De fondo estaba el apoyo que el gobierno popular del conservador presidente Aznar había realizado a una guerra injustificada e ilegal, por la ONU y la opinión pública mundial, en Irak (II Guerra de Irak). Este apoyo se le dio a EEUU y Gran Bretaña de modo formal en las islas Azores (Portugal) en 2003. Pese a ello, durante 2002 y 2003 la población española estaba mayoritariamente contra esa guerra (no justificada realmente en la guerra contra el terrorismo comenzada tras los atentados contra las Torres Gemelas de New York en el 11 de Septiembre de 2001). El atentado del 11 de Marzo de Madrid, en la estación de Atocha, fundamentalmente, provocó reacciones antibelicistas y de rechazo del gobierno Aznar y lo que se intuía como mentiras y excesivo apego al belicismo ciego del presidente estadounidense George W. Bush. Por ello, el 14 de Marzo el gobierno pasó a ser socialista, de nuevo (lo fue de 1982 a 1996), tras unas elecciones de gran afluencia. Alcalá de Henares tuvo un gran número de víctimas en los atentados, tanto muertas como heridas. Eran fundamentalmente trabajadores y estudiantes que usaban el tren de las mañanas para ir a Madrid. Por ello se realizaron actos populares espontáneos en la ciudad en apoyo a ellos y rechazo del terrorismo integrista musulmán, causante del atentado, y del terrorismo en general. Fueron manifestaciones, declaraciones, publicaciones y montones de velas frente al ayuntamiento y la estación central de trenes en Alcalá. El ayuntamiento colocó un monumento en honor a esas víctimas enfrente de la estación. No obstante, parte de los terroristas islámicos habían estado en Alcalá de Henares antes de los atentados, e, incluso, partieron de Alcalá con las mochilas bomba que provocaron la matanza. Aquí se descubrió, el mismo día 11, la furgoneta que dio a los cuerpos de seguridad todos los datos que determinaron las investigaciones hacia el terrorismo internacional de Al Qaeda y afines.

En 2004 se alcanza la cifra de 200.000 habitantes, por lo que entra dentro de la lista de ciudades de gran tamaño de España. Además, se intenta colocar a la ciudad dentro del circuito de grandes espectáculos en la Comunidad de Madrid. Esos espectáculos generan mucho dinero, turismo y prestigio. Sin embargo Alcalá de Henares no había organizado ninguno, salvo en muy pocas ocasiones. La idea es colocar a la ciudad a la altura de Leganés, un municipio que alcanzó prestigio internacional en los circuitos musicales al cubrir la falta de recintos adecuados y baratos para tocar grandes estrellas de la música. Madrid capital seguía teniendo sus salas de música, estadios de fútbol y deportivos y la plaza de toros, pero perdió el Palacio de los Deportes en un incendio, lo que encarecía a los músicos los otros lugares. Leganés creció a la sombra de transformarse, ya desde antes del incendio, en la ciudad elegida por muchos artistas (Sepultura, Blind Guardian, AC/DC, etcétera). Por ello la ciudad llegó a poner nombres de grupos musicales a sus calles. Alcalá de Henares deseaba ocupar parte de ese terreno. Anteriormente sólo traía espectáculos a nivel nacional, no siempre los mejores. Celtas Cortos, Seguridad Social, Los Enemigos, Rosendo, los Operación Triunfo... pero no eran artistas que dieran la categoría y cantidad de público que se deseaba. Además, estos eran traídos sólo por fechas especiales. En 2004 se apostó por entrar en el gran espectáculo musical y se trajo al mítico músico de rock Bob Dylan y a los españoles Estopa. Los conciertos fueron un éxito y se decidió continuar la línea en 2005 con el percusionista brasileño Carlinhos Brown. A la espera de una habilitación adecuada del mismo lugar, los conciertos se dan en el gran patio del Palacio Arzobispal, cuya acústica y salubridad no son muy buenos, pero ambientan el espectáculo. Allí se representa una de las obras de Don Juan Tenorio anuales. En 2005 se celebró los 400 años de la primera publicación de El Quijote. Ese echo potenció el turismo en la ciudad. Todo el año se dedicó a su conmemoración. Se crearon diversos conciertos para todos los gustos, desde mini festivales de pop rock, a otros de hard rock y heavy metal, o de canción ligera. Así también hubo numerosas representaciones teatrales, conferencias, publicaciones, reportajes televisivos de la ciudad, certámenes literarios diversos, pirotécnias y hasta una visita especial de los Reyes de España y la creación de una semana con el mercado de simulación medieval más grande del mundo. Se crean estatuas nuevas conmemorando a los personajes de Don Quijote y Sancho Panza (de Cervantes) e incluso a la Reina Isabel I la Católica (estatua esta última con cierta controversia acerca de su porqué conmemorarla) Aunque, estas celebraciones cegaron a la administración local para tratar otros asuntos. Aunque se invirtió en obras de peatonalización muy ambiciosas, el abandono del interior del Palacio Arzobispal provocó el derrumbe de la torre medieval y renacentista más antigua de la Comunidad de Madrid.

Aparte de todo esto, la vida universitaria, comercial e industrial está en pleno auge y expansión. Parte de ello se comprueba en el aumento de la población, del espacio físico de la ciudad, de sus centros comerciales y de ocio, etcétera. Algunos de los eventos anuales más llamativos de la ciudad son el Premio Cervantes de la Literatura, la Semana Gastronómica, el Festival de Teatro Clásicos de Alcalá, la Semana Cervantina, las representaciones de Don Juan Tenorio, entre ellas el itinerante, el tren De Cervantes, la Semana Santa, Las Ferias y Fiestas de San Bartolomé, las fiestas de la Virgen de El Val, el Festival de Cine de Alcalá (Alcine), los espectáculos gratuitos al aire libre de Verano, la conmemoración del nombramiento de la ciudad como Patrimonio Mundial, la Muestra de Cine y Música, La Muestra de Cine Fantástico y de Terror, los Premios Ciudad de Alcalá, los Premios Jóvenes Creadores y Ferias del Libro Antiguo y de Ocasión y del Libro Nuevo, así como las Fiestas de Navidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bravo.
He crecido en Alcalá de Henares. Más de 20 años de mi vida los he pasado allí y me he emocionado leyendo su artículo.
Muchas gracias por estos buenos diez minutos de esta fría mañana de otoño.

canichu dijo...

Gracias, esta breve historia tiene sus deficiencias y carencias, que espero se vayan rellenando con el tiempo y la labor de varios. Me alegra haber interesado a alguien. Un saludo.