domingo, abril 26, 2015

NOTICIA 1476ª DESDE EL BAR: I ENCUENTRO DE POETAS POR EL MES DE ABRIL. MARATÓN LITERARIO


El Premio Cervantes fue entregado el día 23 de abril, como cada año. Juan Goytisolo dio un discurso breve que comenzaba así: "En términos generales, los escritores se dividen en dos esferas o clases: la de quienes conciben su tarea como una carrera y la de quienes la viven como una adicción. El encasillado en las primeras cuida de su promoción y visibilidad mediática, aspira a triunfar. El de segundas, no. El cumplir consigo mismo le basta y si, como sucede a veces, la adicción le procura beneficios materiales, pasa de la categoría de adicto a la de camello o revendedor. Llamaré a los del primer apartado literatos y a los del segundo, escritores a secas o más modestamente incurables aprendices de escribidor". A continuación dijo de sí mismo que empezó escribiendo joven como literato, pero luego se hizo escritor o aprendiz de escribidor. Esta definición es cierta que se suele hacer y a veces genera debates entre escritores y entre escritores y editores. Sin embargo el mundo de la escritura y las ediciones ha cambiado y no es lo mismo aquel 1954 en el que él empezó a escribir, ni esos primeros años 1960, en los que trabajó asesorando a una editorial, que estos años 2010, en los que las formas de editar no son las mismas, se han vuelto más accesibles y por tanto se han abierto más puertas a más escritores que antes las tenían cerradas por los editores. Incluso la forma de publicar libros ha cambiado. El público lector, que ahora es porcentualmente mayor en la población española, está más alfabetizado, pero también cada vez es más dado a abandonar los textos largos y reflexivos. La reflexión inicial del discurso de Goytisolo es actual, lo era a lo largo de muchos siglos y lo es en el presente, pero el presente está cambiando las normas y costumbres de escribir, de leer y de editar. Hay nuevas culturas, algunas muy interesantes, como es esta comunidad de blogosfera, por ejemplo, aunque, no nos engañemos, muchos escritores de blogosfera aspiran a publicar libros de manera tradicional, algunos lo logran. ¿Qué es un escritor y qué es un literato? Goytisolo no abre un debate, ya existía a lo largo de muchas décadas, pero ha dejado constancia de él, en términos desfasados, en pleno comienzo de este siglo XXI donde quizá hay que replantearse más de una cosa en cuánto quién es quién, pues en este nuevo mundo informatizado, con el cual no está familiarizado Goytisolo a la hora de escribir y tal vez de leer, hay quien escribe con la filosofía de vida de no aceptar la comercialización de su obra, pero sí su difusión. Es un debate muy rico, mucho más rico ahora que hace unos años, y daría para unas jornadas de debate de varios días. No llegaríamos a nada, pero nos enriqueceríamos conociendo puntos de vista y visiones actuales del mundo a la hora de compartir ideas y todo aquello que conlleve una obra escrita.

A Goytisolo le mataron a su madre los franquistas en un bombardeo sobre Barcelona durante la guerra civil, en 1938, cuando él tenía siete años de edad. Esa fue la razón que hizo de su vida algo contrario a las posturas más ultraconservadoras e intransigentes del mundo, entre otras razones que le deparó la dictadura que afectaron a su vida, a su pensamiento y a su obra. Su discurso ha creado cierto escozor a un sector de la sociedad, que pareciera que ven en Goytisolo el principal problema de España, cuando Goytisolo, leído y releído su discurso, no acusa con el dedo a nadie concreto, si no a los corruptos y a los que han abusado de su poder haciendo padecer lo peor de la crisis a los que menos tienen. No puso nombres a quiénes eran estos, ni propios ni de partido político ni de negocio empresarial o bancario. Pero de su discurso yo me quedo hoy con ese comienzo donde toca el debate abierto por muchos años entre las dos clases de escritores que existen. Dos clases que tan vitales son a la hora de existir ellas mismas ya no sólo de cara al lector, sino también del editor, sobre todo porque un editor puede ser vital a la hora de llegar o no llegar al lector. La importancia de la visibilidad.

Leía en prensa, creo que local, que tras el evento hubo algo anómalo en la ceremonia. El alcalde Javier Bello, el Ministro de Cultura, Wert, y no sé quién más, decidieron no ir a la comida en la Hostería del Estudiante que se suele dar para el homenajeado junto al Rey y la Reina. Probablemente los contribuyentes nos ahorramos su menú de los impuestos. Tampoco estuvo el presidente del gobierno, Rajoy. Todos son del mismo partido político, el Partido Popular, quien gobierna con mayoría en municipio, comunidad de Madrid y gobierno central. Parece ser que se sintieron molestos con el discurso de Goytisolo, según esa prensa que no recuerdo si era la local u otra donde lo leí, aunque sospecho que fue en el Diario de Alcalá. Se sintieron atacados, decía el periodista, creo recordar, aunque lo decía con otras palabras. Probablemente eso era una conjetura del periodista más que una ratificación de una realidad que supiera por declaraciones de los que lo protagonizaron, pero venía escrito como si fuera realmente algo irrefutable. Probablemente lleve razón el que lo escribió, no nos engañemos. Se sintieron atacados, o vieron su discurso muy político y decidieron saltarse normas, tradición, decoro y demás cosas que luego ellos encaran a los demas adversarios políticos cuando se lo hacen a ellos en actos oficiales como este del Premio Cervantes, "el Nobel de las letras en lengua española". ¿Y qué esperaban de Goytisolo, que lleva desde los años 1950 escribiendo contra la injusticia social? Aunque a decir verdad, en lo referente al alcalde de esta ciudad, al periodista se le olvidaba mencionar el pequeño detalle sobre que la semana pasada, al venir el Rey a la ciudad para dar otra clase de premio, al señor Bello se le ocurrió hacerse una fotografía con él y estamparle el logotipo de su partido político para darle difusión por las redes sociales de Internet, lo que molestó, mucho, a todo el espectro político de la ciudad que no era del PP, al espectro político a escala nacional que lo vio y a la propia Casa Real. Pequeño detalle que se le olvidó al periodista, el señor Bello no entró ni apareció entrando a la Universidad junto a Felipe VI, que es cuando más fotoperiodistas hay, sino que le hicieron andar dos filas por detrás de él. Pequeño detalle que se le olvidó al periodista también, siempre se ha aprovechado este encuentro para comentar al rey algo sobre la necesidad de un Patronato Real para determinados edificios, y, al irse de la comida, parece que las ideas del alcalde serían tan arrogantes o más importantes como para no trabajar en ese sentido por la ciudad quedándose en tal comida. Así que más que un acto de gallardia del alcalde en este caso, me planteo si se dieron dos opciones que el periodista no mencionó: la primera es la más obvia, a los que molestó fue al ministro, al presidente y demás, que le dijeron al alcalde que, por ser del mismo partido, también se fuera de la comida, o sea, o te mueves o no sales en la foto, y la foto será en breve, en las elecciones y el reparto de cargos futuros. La otra opción es más simple, ante el hecho de lo de la foto con el rey de la semana pasada pudiera que Felipe VI le preguntara a Bello que qué tenía para comer en casa, que no habían puesto plato para el excelentísimo alcalde. La verdad es que este asunto ni me va ni me viene. No me importa, ni lo veo vital ni esencial, pero me hace gracia cómo lo han informado, porque le veo más defectos informativos que virtudes.

Recordemos además que no pareciera que tuviera que estar Bello o sus concejales en esa comida o al lado de Juan Goytisolo, a fin de cuentas tampoco han hecho acto de presencia a lo largo del mes en los actos de escritores y pintores de esta ciudad, la que ellos gobiernan en persona, como ya se dijo por aquí mismo semanas atrás en el encuentro de poetas de finales de marzo o en la exposición de pintura de esas fechas también, o en la presentación de cierto poeta cubano. Ya de perdidos al río, ¿no? Tampoco estuvieron presentes ayer, sábado 26, en el primer encuentro de poetas por el mes de abril, que es una maratón de poetas complutenses convocados por Enrique Sabaté con la ayuda de la Asociación Hijos y Amigos de Alcalá que tuvo lugar en la Plaza del Palacio Arzobispal y hoy lo tendrá dentro de la Sala de Exposiciones del Antiguo Hospital de Santa María la Rica. Ahí os dejo el cartel. Ayer hacía frío y viento, leímos los que nos tocó leer acogidos por unas pocas personas, mientras el eje de la Plaza de Cervantes, calle Mayor y Plaza de los Santos Niños, estaba llena de gente en actos culturales que el ayuntamiento anunció a bombo y platillo en papel y en cibernético por todos lados. Nosotros no fuimos anunciados más que por nosotros mismos, aunque éramos parte altruista de esos eventos literarios del abril de las Letras de Alcalá de Henares. A mí no me extraña que Bello no acompañara a Juan Goytisolo, aunque quizá esté esperando a que le den el premio a Luis Goytisolo (cosa compleja) para comer doble de todo lo que le den; no me extraña porque, simplemente, lleva mucho tiempo no acompañando ni él ni su concejala de Cultura a los actos de los creadores locales, ni siquiera acompañándolos con el hecho de publicitarlos, cosa mucho más valiosa que la presencia de alguien que no quiera estar, pues, insisto, quien no quiera estar que no esté, pero luego, como institución que son, que no digan que ellos hicieron cuando no hicieron ni acto de presencia para decirle a alguien: "oye, publicitalo".

Saludos y que la cerveza os acompañe. Me voy a escuchar los poemas de hoy, que son tres horas a las que puede ir en cualquier momento cualquier persona interesada.