martes, abril 28, 2015

NOTICIA 1477ª DESDE EL BAR: NEPAL-CALBUCO

Hará unos dos días que un terremoto hizo temblar Nepal, el país en las montañas entre China y La India. Muchos pensamos de Nepal imágenes de paisajes llenos de vegetación, si acaso nieve, ciudades populosas y budistas, aunque en realidad Nepal tiene por religión oficial el hinduismo. Probablemente la gran mayoría de las imágenes que pensamos de Nepal a este lado del planeta no se corresponda con el Nepal actual. Nepal es un lugar que a algunos que hemos hecho la carrera de Historia nos la han hecho conocer algo más, aunque no mucho más, pero en nuestro vicio por conocer, dentro de esos "algunos", hemos leído las noticias más actuales que llegaban de allí de vez en cuando en nuestras épocas. Nos resulta un lugar más bien lejano, desconocido. Nos parece afable porque no conocemos sus detalles, se nos diluye una idealización de tópicos generales y no muy informados de lo que es Nepal y los nepalíes. Sus asuntos políticos y sociales, a veces escabrosos, se nos escapan en general a muchos de los ciudadanos europeos. En España es probable que a muchas personas de mi generación, treintañeras, como mucho hayan podido pensar en la película de humor El chico de oro, que realizó Michael Ritchie en 1986, a pesar de que el argumento de esa comedia tiene su origen en El Tibet, que es una región de China aunque sus fronteras den a Nepal. 

Yo hace tiempo, en agosto de 2007, trascribí en esta bitácora un ensayo de Historia sobre la Ruta de la Seda. No era exactamente un ensayo sobre Nepal, que además no era el camino más usado en esa ruta, pero para la persona interesada puede ser una buena aproximación a su riqueza cultural y su importancia en la evolución de la Humanidad a pesar de no ser una región especialmente rica materialmente (Noticias 317ª, 318ª, 319ª, 320ª y 321ª). Allí hablaba de su rica Historia Antigua, de sus imperios equiparables en su día con los occidentales y el chino, de su religión y su importancia difusora de la misma, de la escritura, de los contactos entre mundos... No obstante el terremoto actual ha tenido por epicentro el valle más importante y más poblado de Nepal, el de Katmandú, que contiene la capital con el mismo nombre. Sólo en ese valle hay siete lugares catalogados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, lo que hace que Alcalá de Henares, siendo una cultura muy diferente y alejada, esté en cierto modo hermanada en lo cultural a estos sitios. Han sido devastados por el terremoto. La gran mayoría de sus monumentos y templos se han derrumbado. El terremoto más grande que vivió Nepal hacía años contuvo unos ocho mil muertos. El actual, hace dos días, repito, ha recogido ya cinco mil muertos y muchos más heridos y desaparecidos. El gobierno nepali, que no tiene helicópteros propios para atender los rescates y recurre al alquiler o a las ayudas, cree que se podría alcanzar esta vez los diez mil muertos. Esa es la gran pérdida. 

No muy lejano en el tiempo al día del terremoto, en otro lugar del planeta, en Chile, erupcionó un volcán llamado Calbuco obligando a evacuar a grandes cantidades de población mientras la actividad volcánica no se relajara. Sus cenizas llegaron hasta Argentina. No soy geólogo, pero me hace pensar en el movimiento y choque de placas tectónicas de este planeta Tierra. La relación de ambos fenómenos, ambos de gran impacto, probablemente exista. Las placas tectónicas sobre la que están los océanos y los continentes, y sobre ellos las ciudades, las selvas, las montañas y todo lo que conocemos, flotan sobre magma. Nuestro planeta, como planeta vivo que es, tiene su núcleo caliente. Es un corazón de vida. 

A nosotros nos basta con obervar los fenómenos terráqueos y, en estas horas, con tratar de ayudar a las regiones y a las personas que aún padecen estos cataclismos. Aunque no todos podemos ayudar, asíque muchos sólo observamos. Supongo que para aquellos que de la noche a la mañana han perdido un miembro de su cuerpo y están ahora en un hospital improvisado entre las ruinas, que nosotros les observemos a través de la prensa escrita, la televisión o Internet es lo mismo que si les miraran extraterrestres. Para ellos ahora mismo ellos son los más terrestres y mortales de los habitantes de La Tierra. Sienten en sus carnes la mortalidad y lo pasajero de la vida, y sienten en sus cabezas y pensamientos como ha cambiado su mundo para el futuro. Ha cambiado el medio con el que lo percibían, que es su propio cuerpo, ha cambiado el paisaje que habitaban, han desaparecido los edificios que veían, los monumentos que admiraban, muchas personas de sus vidas cotidianas han muerto, desaparecido para siempre. Su mundo ha cambiado y con ello ahora comprenden lo endeble del mundo. Los que les observamos a través de las pantallas les somos lejanos, ausentes, marcianos. Para ellos existen aquellos que perciben delante de ellos, ayudándoles, pues ahora mismo necesitan contacto humano, ayuda humana, tangible.

Obviamente sobra decir que mando mis condolencias a los afectados por ambos hechos. Sin embargo, quiero pararme en un hecho relacionado con el estallido del volcán chileno. De manera dudosa pero muy difundida por algunas redes de noticias, alguien grabó una imagen en la que aparentemente un doble foco de luz, como de faros, flotaba estático observando el volcán entre la nube de gases, cenizas y piedra fundida. El fenómeno se ha catalogado como un objeto volador no identificado, un OVNI. La verdad es que podría ser cualquier cosa, un montaje, un reflejo en el visor de la cámara, un helicóptero sin permisos de vuelo, no lo sé, tampoco soy experto en OVNIS.