sábado, diciembre 06, 2014

NOTICIA 1416ª DESDE EL BAR: PUENTEANDO LA CONSTITUCIÓN

"Artículo 33:
3.- Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos si no por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto a las leyes.

(...)

"Artículo 41:
Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres.

(...)

"Artículo 128:
1.- Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad será subordinada al interés general.
2.- Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio, y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general."

Constitución Española, 1978. Vigente.


El artículo 33 no ha sido respetado, el artículo 41 tampoco y del artículo 128 sólo digo que ¿dónde están las intervenciones estatales en las empresas que han tenido vía libre para hacer Expedientes de Regulación de Empleo, bajadas de sueldos, contratos leoninos y todo tipo de barrabasadas con las reformas laborales de 2010 y de 2012 en la mano? 

Sí, ya sé que estos tres artículos ya los publiqué en la Noticia 866ª, con motivo del puente festivo de la Constitución de 2010, por entonces con otros comentarios y otra imagen más. Se podría hablar de otros artículos, como por ejemplo del:

"Artículo 1.2:
La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado."

Al que este año se le ha hecho caso omiso al nombrar al Príncipe Felipe todo alto cargo militar posible apenas una hora antes de que se le nombrara Rey de España, o sea: antes de ser jefe del Estado, sin consultar al pueblo español sobre concretamente ese poder del Estado: el de la jefatura del Estado y el de la jefatura de todos los ejércitos, pues ya sabemos que según la Constitución los soberanos son todos los españoles y no el jefe del Estado, ¿o no es así? 

También tengo la sensación de que no se está respetando para nada el:

"Artículo 35.1:
  Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo."

Los cerca de seis millones de parados de España sufrimos que las propias leyes y los empresarios hagan de todas esas personas que padecemos el desempleo, personas que se saltan la ley constitucional, pues no cumplimos con nuestro deber de trabajar, pero a la vez los empresarios y todos esos políticos que se lo han facilitado se saltan la ley constitucional de respetar nuestro derecho al trabajo. La libre elección del trabajo es poco menos que una quimera, bonitas palabras de una irrealidad hoy por hoy, donde uno trabaja donde puede y le dejan, y no donde quiere. La promoción dentro del trabajo ya hemos visto en numerosos casos de corrupción que se da en el que medra ilícitamente, al menos en una gran cantidad de casos. Y en cuanto a una remuneración suficiente para satisfacer las necesidades... en fin, en un país donde existimos parados de larga duración con uno, dos, tres años de desempleo sin ingresos difícilmente se da. Menos en un país en el que los sueldos han bajado y la media se ubica más cerca de la franja del sueldo mínimo de unos 650€, que de los 1200€ que muchos economistas dicen que se necesitan de media para vivir en España sino bien, al menos para terminar el mes. Como informa hoy EL PAÍS, la Organización Internacional del Trabajo ha sacado sus estadísticas comparadas y resulta que España es el país del mundo occidental con mayores desigualdades económicas y laborales. Nuestro nivel adquisitivo en comparación con 2010 ha bajado un 17%. Y en cuanto a la igualdad laboral en cuestión de sexos, pues creo que queda patente, con la realidad en la mano, que eso lo han debido recibir una gran mayoría de empresarios españoles como una broma. Ahí el problema no es un conflicto hombre-mujer, que es como se quiere vender en los noticiarios, es un conflicto laboral de empresario contra la mujer, pues también hay empresarias que discriminan a sus trabajadoras por ser mujeres. 

Podríamos seguir analizando uno por uno los artículos, tenemos desde el ninguneo que le hacen los empresarios al artículo constitucional que habla del derecho a la propia imagen, y a la no discriminación por cualquier causa, cuando el trabajo que depende de ellos pasa por obligar al empleado o al que van a contratar (por no hablar de algunas frasecitas que sueltan al trabajador o trabajadora) a no llevar tatuaje, o pendientes, o pelo largo, o barba, a vestir de una manera, a tener una tendencia sexual determinada, a tener familia, o, también se ha dado, a profesar practicantemente una religión. Y como estas, otras muchas cosas más podríamos analizar donde, bien reflexionado, nos damos cuenta que buena parte de los problemas de la Constitución emanan de una forma de pensar de nuestro empresariado muy poco consecuente con las libertades constitucionales. Una forma de pensar que, lamentablemente, hace mella en muchos trabajadores que, una buena parte, hace suya como quien tiene un Síndrome de Estocolmo.

La Constitución de 1978 fue reformada en dos ocasiones, en 1992 y en 2011. En ninguna de las dos ocasiones se convocó un referéndum. Sobre la reforma de 2011 hablé largo y tendido en su día, en la Noticia 979ª, la disciplina de voto caga en la Constitución. La de 1992 (sobre el artículo 13.2) fue pedida por casi todos, sino por todos, los grupos políticos de la época para poder permitir a ciudadanos de la Unión Europea residentes en España que pudieran votar en las elecciones españolas. Era algo acorde al Tratado de Maastricht. Ampliaba derechos, no los recortaba. En 2011 volvieron a hacer caso a la Unión Europea, pero sólo el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el Partido Popular (PP) y Unión del Pueblo Navarro (UPN), los cuales entre los tres eran el 90% de la cámara de diputados y senadores. Hicieron la reforma del artículo 135 sin consultar a nadie, sin más consenso que el de ellos solos y con la idea de supeditar toda política económica española al pago de la deuda estatal, dejando a las necesidades de los ciudadanos, y a todo otro artículo constitucional, poco menos que en entredicho, supeditados y ninguneados. La forma de constituirse como Estado los españoles quedaba basada con esta reforma en que importa más el dinero que gane o deje de ganar un empresario o un banco que las personas y sus vidas. Uno de los principales asesores de la redacción de ese nuevo articulado fue Pedro Sánchez, actual Secretario General del PSOE, a pesar de que hace menos de una semana haya salido por las televisiones declarando que ese artículo está mal y hay que cambiarlo. Cazado en su incongruencia por los periodistas (hasta el expresidente de gobierno, Zapatero, con quien lo hizo, no pudo menos que contestar con sarcasmo reprobatorio a Sánchez a través de una sonrisa forzada), Sánchez sólo pudo contestar un nada convincente: es que nos equivocamos. Si preguntáramos ahora mismo a los ciudadanos en general sobre porqué esa reforma del artículo 135 no es buena para la ciudadanía, o en qué consiste, pues habrá quien la apoye, la gran mayoría no sabría contestar. Lo que molestó en aquel 2011 fueron las formas empleadas, sin consulta, sin consenso, sin referéndum, todo urdido en secreto entre PSOE y PP, de urgencia y puestos de acuerdo entre ellos ante un tema así, mientras nunca se pusieron de acuerdo en otros temas más acuciantes en las vidas de los muchos millones de desempleados y de empleados perdiendo calidad de vida. Ahora con el ascenso de Podemos apuntando a gobierno en 2015, o al menos a un gran número de diputados, hay más gente que va sabiendo de qué iba la reforma del artículo 135, y se indigna más. 

Yo hice las huelgas generales de 2010 y de 2012. Esta situación de precariedad no es de ahora, viene de lejos. Pero cuando yo hacía las huelgas la gente me decía: "yo no, que pierdo el sueldo de ese día". Y yo también lo perdía, pero hay que ir a la huelga. Si las huelgas generales hubieran sido mayoritarias en su momento otro gallo nos cantaría hoy. De hecho ahora mismo sería necesaria otra huelga general combinada con ese miedo que le están cogiendo los empresarios a Podemos. Pero nadie se está planteando la huelga general, ni Podemos ha dicho nada hasta el momento sobre la CEOE; y el problema es la CEOE y no tanto otras siglas.

"(...) Que las eventuales reformas del texto constitucional que el futuro pueda aconsejar debe acomodarse a las reglas del juego que la propia Constitución establece; y abordarse con idéntico o mayor consenso al que presidió su elaboración (...)" 

(Acuerdo de Gredos escrito por los padres de la Constitución Española de 1978, en el 25º aniversario de la misma en 2003). 

¿Lo ha habido? Este año se habla mucho de una nueva reforma constitucional. Lleva años hablándose de ello, y según el año poniendo más énfasis en una cosa u otra. Llevamos muchos meses seguidos que el énfasis se pone en la reordenación del Estado. Parte de los catalanes y el PSOE proponen un modelo federal, los vascos hablan de un modelo confederal, hay quien dice que quizá la solución pasa por dejar el Congreso en Madrid, pero llevarse el Senado a Barcelona. Y yo me pregunto, sin necesidad de reformas, o con ellas, me da igual, ¿es que nadie va a querer poner énfasis en hacer cumplir el derecho y los deberes constitucionales referentes al mundo laboral? Porque mucho me parece a mí que las vidas particulares de los españoles dependen más de su mundo laboral que de si esta frontera es más aquí o más allá.

Material constitucional vigente desde 1978 hay más que de sobra para que la ley obre. ¿Qué problema hay para que no obre?

Si el problema que hay es el que la gran mayoría sospechamos, entonces queda sentenciada la urgente e inminente regeneración social y política para seguir hacia delante juntos. Y esa regeneración implica mirar a la cara a los grandes y medianos empresarios, y también a más de un pequeño, y decirles "a ver, ¿qué es lo que pasa?", como cuando en otras épocas todos, quien más quien menos, lo hicimos de niños ante quien no para de amedrentar. Y quien quiera avenirse a la amistad del patio de recreo, podrá ser un gran amigo, y quien no... pues medios tienen en los colegios para con los matones de patio de recreo.

Muchas veces han repetido en los últimos días los empresarios de la CEOE que "estos vienen con ganas de venganza", y esa frase es, quizá sin saberlo ellos, el propio reconocimiento de las culpas propias que tienen en los males del país, pues las venganzas sólo son venganzas porque quien la realiza ha sido perjudicado gravemente por quien recibe la venganza, y ha sido perjudicado gravemente a sabiendas el que lo hacía de que le estaba perjudicando para beneficio propio. Pero no, esto no es un asunto de venganzas. Es un asunto de que en España no sólo viven grandes empresarios, España ha de ser de todo el mundo. España no es un cortijo, ¿o sí?

Mi mayor reconocimiento hacia la Constitución de 1978, la cual ha perdido a Adolfo Suárez en marzo de este año y ha visto ya la abdicación de Juan Carlos I en junio también de este año, vendría unido a ver que todo el articulado redactado en torno a las necesidades laborales y de mínimos de dignidad en los propios medios de vida de los ciudadanos se cumplieran. De otro modo parece que, del mismo modo que los ladrones de coches puentean los cables de los mismos para robarlos, nos están puenteando la Constitución, y no precisamente en el sentido de celebrando el puente festivo (que metafóricamente también), sino en ese sentido automovilístico citado.

Saludos y que la cerveza os acompañe.