domingo, noviembre 13, 2016

NOTICIA 1658ª DESDE EL BAR: ÉRASE UNA VEZ EN EL CINE (final de Alcine 46)

Alcine 46 ha cerrado ya esta edición de este año. La gala de clausura fue el pasado viernes, a cargo de la gente de la revista Mongolia. Tuvieron gracia algunos de sus chistes, pero lo cierto es que fue una gala más bien desagradable, al comienzo un par de insultos a la ciudad y al público a modo de chiste te lo tomabas como un chiste con el que reirnos de nosotros mismos, cuando toda la gala se basa en insultar, el chiste deja de tener su gracia. No es que uno se sienta ofendido, tampoco era eso, es que escuchar insultos continuos me produce tanta gracia como ninguna. No me pareció divertido, no me di por ofendido, pero sí me pareció altamente irrespetuoso con público, premiados, jurados, la ciudad, los alcalaínos... En fin, ¿qué le vamos a hacer? Algún chiste mereció la pena, no lo niego. Sí que es cierto que más de una persona abandonó la sala sin esperar al final de la gala... Una gala que empezó con retraso, que se alargó demasiado y que contó con una selección de los ganadores que se excedió en tiempo tanto que aquello tomó tintes de secuestro del público. Hubo mucha cosa innecesaria. Lo que debió empezar a las 20:30 acabó a las 00:10. Inacabable hasta la saturación. De hecho, cuando acabó y nos dirijimos varias personas a la fiesta de clausura con nuestras invitaciones, el concierto, los canapés y las bebidas ya se habían acabado a manos de aquellos que optaron por irse de la gala antes de su final. En fin... saturante.

El festival este año ha estado muy bien. Ha habido muy buen nivel. A pesar de ello se han dado premios muy inmerecidos y otros que sí eran merecidísimos. Ahora bien, los inmerecidos eran bastante vergonzantes. Como novedad este año hubo premio para los cortometrajes destinados a niños, que contó con un jurado compuesto por niños. Por aquí podéis ver el palmarés.

Como todos los años he ido al concierto de clausura que da la Orquesta Ciudad de Alcalá, sinfónica. Estaba por allí la concejala de Cultura, que acudió a muchas proyecciones, así que debió escuchar alto y claro a Ariño, el director de la orquesta, cuando por primera vez en su trayectoria usó el atril a final de concierto para explicar una queja arrastrada por la orquesta desde hace tiempo. Lamentablemente la orquesta esta temporada lleva sólo tres conciertos y el cuarto, que será el de Navidad, se ha adelantado del 24 de diciembre al 20, que es martes y laboral, por lo que muchos músicos han tenido que pedir un día libre en sus trabajos para poder tocar en un día que, al ser ese concierto a las 00:00 horas de forma tradicional, es previsible que casi no tenga público, porque la gente trabaja. A eso hay que unirle los rumores que oí yo, y que Ariño no dijo en su discurso, sobre temas de dotación económica. No parece que el ayuntamiento o los responsables de los actos de la orquesta se estén portanto bien con la orquesta. Les invade la melancolía, dijo, y por ello en el único bis que interpretaron ejecutaron la banda sonora de La Misión (Roland Joffé, 1986). Parece que casi todos los problemas de mala gestión del tripartito PSOE-Somos Alcalá-IU vienen casi siempre del área de Cultura, algo debieran hacer con esa concejalía y con Aranguren, ya hay demasiadas cosas acumuladas no muy favorables a su gestión. 

El concierto este año estuvo muy bien tocado. No hubo un tema potente, fue todo bastante acorde y suave. Se centraron en tres bloques temáticos dedicados a autores de bandas sonoras: Henry Mancini, Ennio Morricone y Nino Rotta. Los tres bloques fueron de una delicadeza preciosa, si acaso el primer bloque tenía algo de transporte mágico a la infancia propia y el último bloque tenía partes muy vitalistas, pero sí es cierto que en general sonó muy bien pero en un tono como de melancolía, y cuando Ariño así dijo que se sentían, la sentencia me hizo pensar que habían trasladado perfectamente sus emociones con la música.

 Sin más, os hablo de las películas de Pantalla Abierta a los Nuevos Realizadores.

Un otoño sin Berlín (Lara Izaguirre, 2015). Insólitamente abrió la sección de Pantalla Abierta en el primer viernes, en lugar de en lunes. No se trata de una película sobre la emigración española a Alemania en busca de trabajo, aunque sin duda eso está de fondo. La trama transcurre en el País Vasco. Una joven regresa a su ciudad tras haber estado viviendo una temporada en Berlín. No es que haya regresado para siempre, pero tampoco para irse de nuevo. Realmente ha regresado para darle una nueva oportunidad a muchas cosas que dejó a medias o rotas cuando se fue a Alemania, como pueda ser la relación con su padre, enrarecida por la muerte de la madre, o más precisamente, la dura y difícil relación amorosa con un novio que es agorafóbico. De cómo solucione esos problemas dependerá que ella se quede o se vaya a Alemania, aunque en realidad desea regresar a Alemania, por tener allí un futuro que en España no se le brinda. Pero no es el asunto laboral el importante en esta historia, si no la difícil relación de amor interrumpido con su novio agorafóbico y los problemas de su agorafobia. La película está rodada con luz natural, lo que le otorga ciertas virtudes. La interpretación de la actriz principal es realmente buena y creíble. Sin embargo existen escenas que se alargan innecesariamente y nos llevan a la confusión de que va a ocurrir algo que en realidad nunca ocurre, lo que por otra parte va muy afín con la trama. Es una película muy a la europea y centrada en lo emocional.

Tarde para la ira (Raúl Arévalo, 2016). Esta película parecía realmente esperada por mucha gente. La sala estaba totalmente llena, para ser lunes. Lástima que su director subiera al escenario para presentarla con apenas un escueto discurso donde trató de ganarse al jurado del público hablando de lo bonita que es Alcalá de Henares, en lugar de hablar de su metraje. Oportunidad perdida. Para ser la primera película largometraje de alguien es un magnífico comienzo de carrera cinematográfica, todo quepa decirlo, aunque bien mirada es una película de acción más, a ritmo de "película de carretera" (Road movie). Dentro del escaso cine de acción español esta es una de sus buenas películas a tener en cuenta. Problema que le encuentro: hay numerosas escenas donde los personajes hablan de un modo poco creíble, no por el texto del diálogo, si no por la pronunciación. No creo que sea tanto un problema de interpretación como de dirección, pero como es una película de acción lo más seguro es que poca gente se fije en ello, salvo en las partes más ineludibles. Un hombre al que mataron a su prometida en el atraco a una joyería de su familia busca la venganza durante años. Cuando se produce la salida de la cárcel del único atracador que atrapó la policía se las apaña para tenerle atrapado y que le lleve hacia los otros atracadores con la idea de matarlos. Más que una tarde de la ira es más bien la tarde de una venganza largamente urdida, tarde para la venganza cruel y rencorosa. Algunas escenas me recuerdan lugares comunes de este tipo de cine en el cine norteamericano, pero sinceramente, como película de acción, para ser española y la primera obra de alguien, no está nada mal. Algunos decían que la interpretación del actor era buenísima, yo opino que si bien cara de odio sí tenía, no me parece que sea muy difícil la interpretación de alguien serio en todo momento. No era mala interpretación, pero no sé si realmente era esa extraordinaria interpretación de la que hablaban otros espectadores.

El destierro (Arturo Ruiz Serrano, 2016). Esta película tenía yo muchas ganas de verla. Lamentablemente unos asuntos familiares en casa impidieron que pudiera ir al Teatro Salón Cervantes. Tenía que atender aquellos asuntos familiares. En todo caso, me parece recomendable de ver, o al menos tengo curiosidad yo mismo. Una lástima no haber podido verla y juzgarla.

Tanger gool (Juan Gautier 2015). Unos nuevos asuntos familiares, esta vez de problemas de salud, impidieron que fuera a esta proyección. Tuve que atender, acompañar y asistir en el domicilio y en el hospital a mi familiar. Estas cosas a veces pasan. Fue mala suerte dos días seguidos en este festival.

María (y los demás) (Nely Reguera, 2016). Como se proyectó el mismo día que la película anterior, me pasó lo mismo. No pude ir porque estaba con mi familiar y sus problemas de salud. Sin embargo, acudió una amiga, Isabel Gómez Gamboa, que brevemente estaba de paso por Alcalá. Hablando con ella por Internet se ofreció a escribirme una reseña. Es es su reseña: "María y los demás es una película amable que trata de temas cotidianos. María lleva tiempo ocupándose de su padre desde que enviudó, dando prioridad a todo lo que a él se refiere y manteniendo su propia vida un poco olvidada, aunque no por ello deja de tener su parcela y sueños. Cuando éste (su padre) decide volver a casarse supone para ella un desconcierto que la hace replantearse o retomar su futuro, pero no le resulta fácil ponerlo en marcha. Durante el metraje se van sucediendo situaciones familiares con las que todo el mundo se puede identificar, unas más dramáticas y otras aparentemente más cómicas. La actuación de la protagonista principal para mi gusto es algo inexpresiva, quizá tapada por el elenco de actores secundarios de una trayectoria profesional más importante, o quizá como forma de hacer que seamos nosotros mismos quienes pongamos la expresión al personaje ante el comportamiento de los demás. Disfrutamos de buenos paisajes gracias al hecho de estar rodada en Galicia, y aunque el realizador se detiene a modo de recreación en alguna toma tanto del entorno como de planos de la protagonista, lo hace con la medida justa de tiempo para que no se haga pesado. Tiene alguna similitud (o quizá es un homenaje) con cierta película francesa de principios de los 2000 en algunos momentos, pero sin caer en la copia. Me recuerda quizá a aquellas novelas españolas de principios de siglo XX en las que no pasa nada, o más bien lo parece".

La puerta abierta (Marina Sereseky, 2016). Toca el tema de la prostitución y los problemas a los que se enfrentan las prostitutas, aunque realmente no es una película de contenido social y comprometida. No va de prostitución, aunque el argumento gire en torno a ella. De hecho el tema de la prostitución está mucho mejor tratado en otros largometrajes que se presentaron en años anteriores. Aquí nos acercamos al tema de una manera amable y un guión más bien costumbrista que asume tópicos y actitudes que mezcla con un par de frases que le dotan una, para mí, falsa idea lanzada al espectador como si el director dijera: nos podemos reir pero no olvidemos que esto es un tema serio. No me creí la película. Además contenía un exceso de interpretaciones acartonadas como si las actrices estuvieran en una obra de teatro y hablando al público del teatro y no en una película. Eso es un problema de dirección. Pero todo sea que aparecía la actriz Carmen Machi y también Terele Pavez y a poco que hagan gustan en general a un público que desea acercarse a estos temas, pero amablemente, sin que nada les incomode. Recuerda un poco a lo que ocurría a comienzos del siglo XX cuando varios dramaturgos querían acabar con esa forma de hacer teatro, a la que consideraban burguesa y acomodada, cobarde interpretativamente, sólo para ganarse de manera fácil al público. He ahí las controversias entre el teatro de Benavente y el de Lorca en las mismas fechas. Pues un poco de todo esto ha ocurrido, la película fue la ganadora del premio del jurado en Pantalla Abierta a los Nuevos Realizadores. No me pareció un premio merecido, pero la mayoría del jurado (del que yo también soy parte desde el año 2000) habló. Si he de salvar algo de la película en todo caso sería la dirección artística, pues la escenografía sí estaba bien cuidada. Poco más. Se trata de una corrala de vecinas (escenario típicamente teatral) donde todas las inquilinas menos una son prostitutas. No falta todo tipo de tópicos y de personajes cumpliendo cuotas de representación social. Una de las prostitutas muere y su hija se refugia en la casa de otra de las prostitutas, que vive con su madre, que también ejerció, como si se tratara de una saga de prostitutas pasándose secretos del oficio. En fin, es entretenida, pero no era como para premiarla como se la premió. Muy disconforme con este premio, donde creo que no se valoró lo cinematográfico, si no lo fácil.

El rei borni (Marc Crehuet, 2016). El rey tuerto es una película que previamente era una obra de teatro de éxito. Así lo explicó el director de la película, que además lo era de la obra de teatro. Lo que ocurre es que esta película, rodada con los mismos actores de la obra de teatro, no peca de teatralidad ni de actuaciones acartonadas como la anterior. Sabe de dónde viene y juega precisamente con eso, sobre todo en la escena final, donde se produce lo que podríamos llamar metacine o traslado de planos o como se desee cuando se vea. Hay un guiño al espectador, no un error de dirección. La película además se rodó dos veces, una en español y otra en catalán. tardaron en total unos catorce o diecisiete días dijo, no recuerdo el exacto. Está película es una comedia que contiene un compromiso social con los más desfavorecidos por la crisis económica de 2008. Hay referencias a las diversas movilizaciones que han existido en España desde las protestas del 15-M de 2011. La trama presenta a dos parejas que quedan pra hacer una cena juntos y en la cual los varones se conocen entre sí por primera vez. Lo que ocurre es que uno de ellos es policía antidisturbio y el otro es manifestante y activista del movimiento de los indignados. El primero le reventó un ojo con una pelota de goma al segundo, cosa que van a descubrir esa noche. Eso nos llevará a una pelea entre las chicas que se zanjará con el intento del manifestante de ayudar a cambiar al antidisturbio para que no recurra a la violencia y comprenda los problemas de la gente que protesta. Se explora de este modo las dos Españas actuales, una de izquierdas y otra de derechas, a través de la protesta y de la represión. Se repasan además varios de los problemas políticos, económicos y sociales de España, y la incomprensión entre los partidarios de unas soluciones y los de otras. Ahora bien incide demasiado en tópicos exagerados hasta el esperpento tipo Valle-Inclán tanto de los que protestan como de los que reprimen. Es una deformación excesiva por una parte, pero necesaria, lo que me molesta no es tanto eso si no que se reproducen tópicos que sí son evitables y hacen mal a la película: los que dibujan a uno y a otros de una manera maniquea y desinformada de la complejidad psicológica y de mentalidad real de ambas partes. Casi se crean personajes como dando la razón a los arquetipos deformes e irreales que dan por reales en las tertulias televisivas. La película, en todo caso, está bastante bien. Contiene además un par de guiños muy evidentes a la cinematografía de los hermanos Coen, y que se ruede casi toda en una sola habitación, recurso muy de teatro, nos remite a películas donde se usa un sólo espacio también, como La soga (Alfred Hitchcock, 1948) o como La muerte y la doncella (Roman Polanski, 1994), donde las habitaciones cerradas nos expresan clasutrofobia y sensación de que los personajes se hayan atrapados.

P.D. día 22 de noviembre: El Tornillo de Klaus ha publicado un artículo crítico con Alcine 46 muy interesante y del que comparto bastantes de las opiniones vertidas, porque creo que trasciende lo que es Alcine y mete el dedo en la llaga de algunos problemas de festivales que aspiran al cine independiente y a la vez no, y en esas que cae en problemas para los más noveles. Se puede...

3 comentarios:

Canichu, el espía del bar dijo...

Premios Certamen Nacional de Cortometrajes

PRIMER PREMIO "CIUDAD DE ALCALÁ"
LA DISCO RESPLANDECE, de Chema García Ibarra
SEGUNDO PREMIO "CIUDAD DE ALCALÁ"
OJO SALVAJE, de Paco Nicolás García
TERCER PREMIO "CIUDAD DE ALCALÁ"
TIMECODE, de Juanjo Giménez
PREMIO COMUNIDAD DE MADRID
MADE IN SPAIN, de Coke Riobóo
PREMIO ALMA AL MEJOR GUIÓN
Mar Coll y Valentina Viso por LA INQUILINA
TROFEO ALCINE A LA MEJOR INTERPRETACIÓN FEMENINA
Clara Segura por LA INQUILINA
TROFEO ALCINE A LA MEJOR INTERPRETACIÓN MASCULINA
Eduardo Antuña por LES VIMOS REÍR Y CREÍMOS QUE ERA DE FELICIDAD
TROFEO ALCINE AL MEJOR MONTAJE
Ricardo Iscar por LA ÚLTIMA FERIA
TROFEO ALCINE A LA MEJOR MÚSICA ORIGINAL
Coke Riobóo y David Herrera por MADE IN SPAIN
TROFEO ALCINE A LA MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA
Alberto Vázquez por DECORADO
TROFEO ALCINE A LOS MEJORES EFECTOS ESPECIALES
Luis Tinoco por GRAFFITI
PREMIO ESCUELA SUPERIOR DE IMAGEN Y SONIDO (CES) AL MEJOR SONIDO
Xabier Erkizia por BETI BEZPERAKO KOPLAK
PREMIO WELAB A LA MEJOR FOTOGRAFÍA
David Aguilar Iñigo y Pello Gutiérrez por MARA MARA
PREMIO USER t38
LA DISCO RESPLANDECE, de Chema García Ibarra
PREMIO AMA A LA MEJOR PRODUCCIÓN MADRILEÑA
MADE IN SPAIN, de Coke Riobóo
PREMIO DEL PÚBLICO CONCEJALÍA DE JUVENTUD
TIMECODE, de Juanjo Giménez
PREMIO MOVISTAR PLUS
CAVALLS MORTS, de Marc Riba; Anna Solanas
MENCIÓN ESPECIAL
LA ÚLTIMA FERIA, de Ricardo Iscar Álvarez



Certamen Pantalla Abierta

PANTALLA ABIERTA A NUEVOS REALIZADORES - PREMIO DEL PÚBLICO
LA PUERTA ABIERTA, de Marina Seresesky



Certamen Pantalla Cero

PANTALLA CERO - PREMIO DEL PÚBLICO
BERSERKER, de Pablo Hernando



Certamen Europeo de Cortometrajes
European Short Film Competition

PRIMER PREMIO ALCINE
ENNEMIS INTÉRIEURS, de Selim Azzazi
SEGUNDO PREMIO ALCINE
LES AMOUREUSES, de Catherine Cosme
TERCER PREMIO ALCINE
DECORADO, de Alberto Vázquez
PREMIO DEL PÚBLICO CERTAMEN EUROPEO
GEWITTERZELLEN, de Jakob Schmidt



Alcine Kids

PREMIO DEL JURADO INFANTIL
(OTTO), de Job, Joris & Marieke

Javier dijo...

Canichu, un artículo muy chulo. Solo una aclaración. El concierto de la OCA de Navidad lo solemos tocar "tradicionalmente" el domingo que cae antes del 24 sobre las 20:00h (en este caso, el domingo 18), pero algunos por temas adminsitrativos con Cultura, vimos que el 18 ya tenían cosas en programa y nos lo tuvieron que atrasar al martes, un día algo extraño para que la gente vaya al teatro.

Un saludo!

Canichu, el espía del bar dijo...

Muchas gracias por la aclaración.