domingo, julio 12, 2009

NOTICIA 648ª DESDE EL BAR: PELIGRO MARINO

(*La fotografía pertenece a un banco de peces de la Isla Tabarca, en España, de la web promocional de una compañía naviera de viajes de placer, hacen viajes donde la gente puede observar los fondos marinos, un negocio en cierto modo de didáctica ecologista.)

Un estudio económico y ecologista ha dado una sentencia muy dura: si se sigue pescando al ritmo actual en unos cuarenta a cincuenta años no quedarán especies marinas. La sentencia no es nueva, ya se ha dado la voz de alarma varias veces en los últimos años, junto a los efectos de la contaminación que estamos generando en los mares, y es que el tránsito de los barcos no es el que era, acaso no vendría mal inventar veleros de velas que sean placas de energía solar... quizá esto sea fantasear, o quizá no tanto... aunque son los vertidos de industrias y los accidentes los que peores efectos le provocan al mar. lo nuevo de la sentencia es que se ha calculado los años que faltan para la extinción total de especies marinas si no se pone remedio... Sin embargo, hay industrias pesqueras que no creo que les corten las alas, beneficio, beneficio, beneficio... Las sociedad capitalista es eso, la sociedad del beneficio a toda costa. Lástima que no estén en auge otros valores. Dicen en medio de la crisis actual que quieren reformar el sistema capitalista, cambiarlo... pero para eso necesitan cambiar su propia mentalidad de beneficio, beneficio, beneficio, a toda costa beneficio... Pondré un caso muy alejado y peregrino, casi demagógico o demagógico total. La sociedad visigoda era una sociedad que vivía totalmente de los productos agrícolas. era la agricultura y la ganadería su epicentro económico. Su economía no era fuerte en el comercio, ni su industria era interesante para otros mercados. Así que era una economía agrícola y de consumo interno. La península tenía grandes extensiones de bosque. Para lograr campos que cultivar o prados para ganado se veían forzados a deforestar... pero no lo hacían. Su cultura venía de tiempos pasados de gran veneración al bosque y la Naturaleza. Se sabe que incluso crearon leyes que castigaban a quien quisiese prender fuego a un bosque para cultivar, y se prohibía que ese terreno sirviera para cultivar, por lo que no compensaba realmente deforestar con ánimo económico. Si ellos mantuvieron esos valores a pesar de que su economía se basaba en lo agrícola, y desde luego su sociedad era otro sistema, no era capitalista, tampoco era aún feudal, ¿por qué no reformar el sistema, como se pretende, partiendo de la base de que el sistema capitalista debe extinguir su inherente deseo del beneficio a toda costa? Valga para salvaguardar la Naturaleza, valga para salvaguardar a las personas y las sociedades.

Hay que cambiar muchas mentes, hacer ver que no todo es beneficio económico. Hace poco vi la obra de teatro de "Todos somos Segismundo", basada en "La Vida es Sueño" de Calderón de la Barca (siglo XVII). Hay una frase que dice en la obra que no se pierde nada obrando bien aún en sueños, pues si no podemos saber si vivimos en lo real o en un sueño, nunca está mal hacer lo justo y no dañar y mirar también por los otros y no sólo en uno. Quizá ese es el cambio que deben crear más que mirar nuevas reglas para un banco o la Bolsa, es un cambio en sus propias mentes. ¿Lo aceptarán o solamente seguirán pensando si con sus beneficios del año podrán comprarse otro yate? Pienso que el sistema capitalista funcionó bien de 1945 a 1991 a causa de la Guerra Fría. Tras 1991 fue cuando comenzó la gran debacle del todo vale por parte de las multinacionales que seguían el juego del sistema capitalisa triunfante, apoyados por diversas leyes. Baste consultar de hemerotecas para ir viendo cómo realmente se retrocedió en muchos derechos y garantías sociales que a los largo de 1945 - 1991 se había ido ganando en el bloque occidental (el asociado al capitalismo, aunque también había en él autarquías, como la española durante la dictadura). Hemos de recordar que fue Truman, con el plan Marshall, e Eisenhower en los 1950' quienes llegaron a la conclusión de que en el periodo de entreguerras de 1918 - 1939 las sociedades europeas habían caído en diversas revoluciones, de izquierdas o derechas, que acababan con el sitema capitalista precisamente porque se había obrado de manera que la sociedad civil, la trabajadora, no tenía muchas garantías y derechos que, sin embargo, les prometían aquellos sistemas dictatoriales. Del mismo modo, el Crac de 1929, comprendían, se produjo en buena parte porque los sueldos de los trabajadores se vieron ahogados ante las enormes ganancias de las grades empresas, por lo que se paró en mucho la compra-venta, que es lo que hace que el capitalismo funcione, que se mueva el dinero. Así pues diseñaron la estrategía del Estado del Bienestar, que exportaron a una naciente Comunidad Económica Europea. Esto es dar facilidades y garantías a los ciudadanos para que puedan vivir como clase media, aunque no sean clase media realmente. Invertir en lo público, aumentar derechos, apostar por mejorar los sueldos y las garantías laborales, colaborar con los sindicatos en lugar de perseguirlos, aumentar y mejorar pensiones y asistencias, facilitar ayudas para que cada ciudadano tenga la posibilidad de ser propietario (de una casa, de un coche, de objetos diversos que en principio eran casi de prestigio social pero que al final fueron algo común y casi necesidad en las vidas, era la estrategia de mover el dinero, necesidad de tener un teléfono, un televisor, una radio...), etcétera. Era precisamente eso, garantizar un Estado de Bienestar donde todos se beneficien, unos más que otros, también es cierto. Creían que así era otra forma de combatir al comunismo, pues la gente se alejaría de caminos revolucionarios si podían gozar de una vida como si fueran clase media o burguesa, aunque no lo fueran porque no dejaban de ser trabajadores. Y funcionó. Es un periodo bastante estable y la gente ha disfrutado de vidas muy agradables en estos sentidos materiales. Pero tras 1991 lo único que se ha hecho es ir en retirada el Estado del Bienestar, contratos basura que implican inestabilidad o aceptar determinadas renuncias a cosas que se luchó mucho por ellas, fácil desempleo, abaratamiento de sueldos, pensiones insuficientes al encarecerse la vida, deslocalización de grandes empresas en detrimento de los trabajadores, facilidad para crear expedientes de regulación de empleo que dejan en la calle a miles de personas, progresiva retirada de lo público de determinados servicios en favor de las manos privadas (telefonía, trenes, aviones, hospitales, colegios, universidades...)... No olvidemos que antes de 2001 comenzó un fuerte movimiento antiglobalizador que pretendía denunciar y parar todo esto. Pero el ataque a las Torres Gemelas de New York parece que frenó todo esto no se sabe muy bien la razón exacta, quizá con explicación de psicología de masas. Ahora ese movimiento vuelve, pero no con tanta fuerza. Hay más medios para intercomunicarnos de un lado a otro del planeta, pero no parece ir más allá. La crisis estallada en 2008, como dijo el presidente de la Reserva Federal americana fue culpa de la excesiva ambición de unos pocos. Se ha dado mucho campo libre y quien ha podido lo ha aprovechado, y ha comprado y gestionado olvidando que la razón del sistema es ser un sistema para la sociedad, para los individuos, y no para su bolsillo.

Hay que cambiar el sistema, sí, hay que cambiar mentes. Cuando escuché la noticia de la amenaza en cuarenta años a las especies marinas pensé: no se pondrán de acuerdo a tiempo para poner soluciones, porque las grandes pesqueras no querrán soltar sus redes. Sólo cuando sea muy tarde, cuando sea muy evidente el problema, harán saltar de verdad las alarmas, no porque les importe, sino porque les importará que se vacíen sus bolsillos en esos negocios. Si les importara sería desde hoy que comenzarían a poner medidas... controles, restricciones, prohibiciones de determinadas redes, cotas de pesca y su hacerlas respetar, creación de tiempos de descanso para los mares durante los cuales no se pesque en esa zona o si se hace no se pesquen X especies en X años y estas se vayan rotando... Ellos sabrían mejor que yo qué medidas podrían ponerse. Pensar que si entro en cualquier tienda de ultramarinos de cualquier pueblo perdido de Europa o América, por ejemplo, y siempre encontrar alguna lata de pescado en conserva, me lleva a reflexionar de que eso es genial en cuanto a alimentación, pero que tantas latas suponen realmente miles, millones de peces pescados para abastecer estantes de cualquier lugar. Hay que buscar un sentido. Quizá volver a una alimentación más vegetal, la cual por otra parte es la que sanitariamente se recomienda, sin dejar de lado a carnes o pescados, pero siendo estos un porcentaje realmente muy pequeño frente a los vegetales. No sé.

Sea como sea, hablar de pesca, o hablar de personas, todo nos lleva a que sí, el sistema debe cambiar, debe humanizarse, quitar sacos de monedas de la gran sala de algunas mentes y meter factor humano.

Que la cerveza os acompañe.

2 comentarios:

Miguel dijo...

Es curiosa esa distinción que haces entre económico y e ecológico. Es algo que hacemos mucho todos, pero quizá no sea muy acertado. A quien sostiene lo siguiente (de forma gráfica):
http://questioneverything.typepad.com/.a/6a00e54f9ea2e588340115708f6be8970b-pi


Quizá este sea un buen camino para empezar a cambiar esas mentes que entienden el mundo en términos de beneficio por beneficio, ensenñándoles que a medio y largo plazo es económicamente inviable la explotación desaforada de la naturaleza (como las desigualdades sociales), habládoles en su lenguaje. En el fondo a los que nos dedicamos a las ciencias sociales este esuqema que he pegado no nos debería resultar tan raro, porque es algo que hacemos muy frecuentemente, quizá expresándolo de otra forma, cuando observamos con cierta perspectiva histórica una sociedad, especialmente, y no sé si será cuaasiladad, cuando se trata de sociedades desaparecidas.

Respecto a la destrucción del Estado del Bienestar y el liberalismo económico má sslavaje, posiblemente el año 91 sea un hito difícil de discutire. De hecho en España desde ese año el consumo energético ha aumentado un 90% y evidentemente la población no ha aumentado tanto. Pero ¿no crees que este porceso empezó ya en los 80 en algunos países con Reagan, Tatcher y, triste es decirlo, Miterrand? Yo creo que Miterrand fue el gran experimento, que después también se ha aplicado en España y otros países, el de usar a los socialdomócratas para recortas derechos sociales con la mínima agitación social.

Un saludo.

canichu dijo...

lo económico está ligado a toda actividad humana, y es en sentido amplio, no sólo en términos estrictamente de negocio. Obviamente afecta a la ecología, dependiendo de cómo entendamos lo económico socialmente la sociedad se comportará de un modo u otro y repercutirá según sea.

Los años 1980' iniciaron la puntilla final a la Guerra Fría. En los post dedicados a la misma se explica un poco. El bloque soviético no pudo hacer frente económicamente los desafios capitalistas, por lo que lo que culminó en 1991 era algo iniciado en la etapa final de 1980', pero aún con todo ni Reagan, Thatcher o Mitrerrand tampoco se atrevieron con algun as cosas que después Bush senior, Majer y demás sí se han atrevido para avanzar hacia el llamado capitalismo salvaje.

Es como lo veo. Un saludo.