viernes, abril 01, 2016

NOTICIA 1584ª DESDE EL BAR: LA FUNCIÓN DEL GOBIERNO EN FUNCIÓN SALE A LA PISTA

Con un gobierno en funciones desde antes del 20 de diciembre pasado se han aprobado ya cuarenta y nueve decretos y acuerdos por valor de 3.400 millones de euros y comprometiendo las políticas de los cuatro próximos años sea quien sea quien gobierne en la presente legislatura. Entre tanto ese gobierno en funciones, como rémora de la anterior legislatura 2011-2015, en manos de los conservadores del Partido Popular (PP), se niega a presentarse a las sesiones de control al gobierno. España no está sin gobierno, mal que le pese a más de un informativo a nivel estatal, España tiene un gobierno, en funciones, pero gobierno. Como tal debería ser controlado por las garantías democráticas que ofrece el Parlamento español y la Constitución española. Gobernar sin control ni dar parte es el modo de gobierno de dictaduras y monarquías absolutas. El Tribunal Constitucional dirá la última palabra jurídica, pero la sensación particular que uno tiene al margen de lo que se sentencie es que se gobierna en funciones y se toman incluso decisiones que se extralimitan a la mera administración del Estado y todo ello sin someterse a control democrático alguno. 

Estamos a 1 de abril y me cansa oir en los telediarios el mismo soniquete que repite el PP acerca de que el PP ganó las elecciones. No. Nadie ganó las elecciones. Unos sacaron más votos que otros, pero nadie ganó. Si alguien hubiera ganado habría establecido ya un gobierno que no fuera en funciones. Nadie ganó porque nadie podría gobernar con su programa político y sus ideas de manera íntegra, para gobernar tendrán que renunciar a buena parte de sus ideas y sus programas. La derecha de hecho, en sus partidos polticos, ni siquiera alcanza la mayoría absoluta, tampoco la izquierda. Existe la cuña de los partidos nacionalistas, que son de izquierda y de derecha, pero anteponen sus ideas nacionalistas a esa filiación a derecha o izquierda. Me harta escuchar a Mariano Rajoy, el presidente más ineficaz e ineficiente de toda nuestra monarquía parlamentaria actual, decir que él ganó, que se merece ser presidente... Me lo estoy imaginando ya, si no logran gobernar estarán cuatro años con el soniquete de que les han "robado" el gobierno porque "ellos ganaron", a fin de cuentas en 2004 comenzaron con el soniquete de que les habían "robado" las elecciones a costa de los atentados del 11 de Marzo... y si tiramos de hemeroteca leeremos y veremos a todo miembro del PP y sus seguidores desde 2004 a 2008 con la misma sonata una y otra y otra vez, aunque no fuera del todo real, ya que las tendencias de voto apuntaban que si había una gran movilización electoral el PP no renovaría gobierno ante el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), y eso es lo que ocurrió aquel 2004. Esto se puede leer también en artículos de prensa estatal en la precampaña electoral de ese año. Pues teniendo en cuenta que el soniquete de 2004-2008 lo orquestó Rajoy, me temo que si no gobiernan en 2015-2019 vamos a tener el soniquete de nuevo de que "les han robado el gobierno", de manera cansina, demagoga y peligrosa, porque levantará pasiones en los seguidores de la derecha un tanto insospechadas y resentidas con la izquierda, quizá de caminos dudosos y finales inciertos. La irresponsabilidad de Rajoy, su equipo asesor y todos los medios de comunicación que le son afines es totalmente de una ceguera que puede dar miedo al futuro. Es así como se crean estados mentales en una sociedad pacífica que hagan que deje de ser pacífica el día que haya un chispazo detonante. Lo que hace de las líneas políticas del PP en este sentido de lo más desacertado ni interesado en la altura de miras ni la razón de Estado. 

Rajoy no para, por otro lado, de decir que tendría que ser él quien fuera presidente, pero no se ha presentado candidato para ser investido. El PP y especialmente Rajoy y sus ministros hablan de patria y patriotismo, pero él, ellos, como partido más votado, debieran haber hecho el acto que en estos momentos era el más patriota en España, haber intentado la investidura, en lugar de eso usaron el asunto de manera partidista y no lo hicieron, usaron de estrategia política. Si ellos se consideran a sí mismos la solución a España, mayor reparo pongo a pensar que fueron buenos patriotas al no presentarse. Este argumento de la patria y los patriotas no me gusta, pero no soy yo el que lo puso sobre la mesa, fueron ellos, los patriotas. Si todos los partidos políticos hubieran seguido el ejemplo del PP jamás se podría desatascar la situación, pues incluso la repetición de las elecciones en España sólo es posible si nadie es elegido en una investidura como presidente, pero si no hay investidura alguna entonces nadie puede ser ni elegido ni no elegido, por lo que no puede haber ni legislatura ni nueva convocatoria electoral. Claro que Pedro Sánchez (PSOE) se presentó con las cartas marcadas del fracaso en  la investidura, el encargo de Felipe VI, rey y jefe del Estado, de que Pedro Sánchez intentara formar gobierno me parece más bien que fue el encargo de "preséntate aunque te digan 'no' para poder avanzar porque la Constitución tiene este vacío legal y sin investidura fallida o no no hay ni gobierno ni elecciones". Si por el PP hubiera sido estaríamos aún más que atascados sin salida, y eso que a 1 de abril estamos atascados en un  gobierno en funciones, aunque ahora, al menos, avanzamos hacia la fecha de una nueva convocatoria electoral con la idea de que sean los ciudadanos quienes reconsideren su voto y desatasquen el problema de gobierno.

Por otro lado no deja de ser curioso los movimientos que se han visto desde el 20 de diciembre. El acuerdo alcanzado por el PSOE y los conservadores de Ciudadanos han creado una extraña pareja de conveniencia que tratan de vendernos la idea de lo bueno que sería un gobierno de socialistas y derechistas. Pero es que el PSOE que firmó aquel acuerdo renuncia a su hipotética política socialista. Como les  dijo Pablo Iglesias, líder de Podemos, por este camino llegará el día que tengan que abandonar la palabra Socialista en su denominación. En el siglo XIX el PSOE nació como Partido Democrático Socialista Obrero Español, rápidamente abandonaron lo de Democrático, aunque eran democratas. Un siglo después, durante los años 1980 casi podríamos decir que la directiva y las líneas políticas del PSOE eran ya más bien escasamente Obreras, actualmente parece que lo de Socialista tampoco se ajusta mucho a la realidad. Uno de los acuerdos que anunció Pedro Sánchez que ha tenido PSOE con Ciudadanos es que cambiarán el nombre de los "contratos temporales" por "contratos estables progresivos". Traduzco: van a seguir contratándonos de manera temporal por cuatro monedas pero ahora en tu contrato pondrán un nombre que te dé falsas esperanzas de futuro laboral. Vamos, como hasta ahora, que se supone que si te renuevan X veces debieran hacerte fijo y eso jamás ocurre, porque cuando te contratan diciéndote que hay "opción de renovación" las dos partes sabemos perfectamente que no habrá tal renovación, ya sea de manera directa o porque misteriosamente cuando vas a cumplir el X tiempo no te renuevan y te llaman de nuevo cuando ha pasado un mes, pongamos agosto, el de las vacaciones. Un abogado laboral de Alcalá de Henares amigo mío cuya oficina está en la Plaza de Cervantes y del que no citaré su nombre, escribía en un análisis que hice en mi red social hace un mes: "(...) con el PP se bajó la indemnización por despido improcedente a 33 días por año, y lo que han propuesto PSOE y Ciudadanos es 20 días el primer año, 25 el segundo y 33 el tercero; o sea, te reducen 21 días de indemnización por la cara en los dos primeros años, ya me contarás que tiene eso de progresista"

Efectivamente, en el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos el PSOE ya no derogaría la reforma laboral de 2012, sobre todo porque esa reforma reforzaba la que el propio PSOE hizo en 2010. No se eliminaría el copago farmacéutico, no se eliminaría la conocida popularmente como Ley Mordaza, no se modificaría de nuevo el artículo 135 de la Constitución que el mismo PSOE (asesorado por Pedro Sánchez) junto al PP cambiaron en 2011 a conveniencia de banqueros y empresarios de la Unión Europea, se congelaría el salario mínimo, abarataría el despido tal como apuntaba mi amigo, y todo eso en una larga lista que poco o nada me hace pensar o ver qué hay ahí de socialista. Como el doctor en Historia Julián Vadillo comentó de modo público en un foro: "Lo preocupante no es que esa supuesta izquierda de salón y pandereta haya pactado con la derecha neoliberal. Lo peor es que ese acuerdo certifica la permanencia de la Reforma Laboral, de las leyes regresivas impuestas por el capitalismo voraz, de la no derogación de la Ley Hipotecaria, de la pervivencia de la Ley Mordaza, etc. Quien diga después de esto que el PSOE es de izquierdas miente. Y si lo reafirma es que esa persona tampoco es de izquierdas. El balón está en el techo del PP, pues su abstención (o voto a favor) podría provocar que ese gobierno, con el que se sentiría como en casa (ya lo dijo ayer Albert Rivera), salga adelante". Y esa es la cuestión, pues ante la pregunta del PSOE a sus militantes de base sobre darle el visto bueno al pacto con Albert Rivera, a Ciudadanos, fueron estos en su mayoría holgada (cerca del 75%) los que votaron a favor de todas estas cosas. De hecho muchos de ellos han expresado de modo público su miedo o desconfianza a un gobierno conjunto con Podemos o Izquierda Unida, tal como ocurrió en las elecciones autonómicas de Madrid en 2003 con el caso Tamayo, salieron a la luz opiniones de militantes del PSOE que no desean aplicar (ni ir de la mano de) políticas claramente de izquierdas, en aquel entonces perdieron un cambio de gobierno conservador en Madrid porque una parte de la gente del PSOE no quería gobernar con Izquierda Unida (IU). Me temo que hoy por hoy siguen en las mismas, ahora con Podemos. Les asusta las políticas de izquierdas. Quizá una parte importante de los votantes acérrimos del PSOE se han hecho conservadores, aunque se nieguen a sí mismos el reconocerlo.

Si Rajoy lleva razón en algo en todo este jaleo es que el PSOE lo tiene claro: puede gobernar en un pacto con la derecha (PP y Ciudadanos) o puede gobernar en un pacto con la izquierda (Podemos, IU, Compromis y el apoyo tácito de los nacionalistas). Es Pedro Sánchez el que juega a decir que quiere hacer una política de izquierdas, pero no a hacer posible un gobierno de izquierdas. En el fondo, pienso, el PSOE quiere ir a nuevas elecciones y su juego es parecer que no renuncian al gobierno, pero poniendo condiciones imposibles. El PP es coherente en su política de derechas aceptando a Ciudadanos, que en voz de Rivera ya ha anunciado que si para el 15 de abril el PSOE no forma gobierno cambiará de aliado, imagino que se irá con el PP. Y Podemos es coherente pidiendo un gobierno de izquierdas, y ahí no entra ninguna política pactada con Ciudadanos, mal que le pese al PSOE. Lo que no es coherente en Podemos es haber estado un año fomentando la idea que se creó en 2011 de que el PSOE y PP son la misma cosa y ahora decir que PSOE es de izquierdas y que quieren gobernar con ellos. Ahí faltan muchas explicaciones a sus simpatizantes, pero me temo que sus simpatizantes más dispuestos no están por la labor de reflexionar sobre este punto de cómo se hacen las cosas. Lleva razón Podemos al considerar que que para gobernar no hay que forzar el mero cambio de caras, sino el cambio de políticas, y ese cambio en España es a izquierda, ya que las políticas aplicadas hasta el momento han sido de derechas, incluso muchas de las medidas económicas adoptadas en la legislatura 2008-2011 del PSOE. 

PSOE y PP no quieren aparecer juntos electoralmente, en principio es el PSOE el que mantiene esa máxima. Saben que eso terminaría fusionándolos en las mentes de los votantes, tiene más que perder PSOE que PP si eso ocurre. Quizá por ello el PSOE de Pedro Sánchez, que es el mismo PSOE lleno de cabezas políticas en las autonomías que rechazan en todo punto pactar con la izquierda de Podemos, prefiere llegar a ese lugar por vías indirectas que disimulen ese "matrimonio", y esa vía indirecta sería Ciudadanos. De todos modos, en Podemos existen muchas voces que dicen que no desean volver a las urnas en junio. Eso me recuerda el caso catalán. En Cataluña se llegó a una situación similar en 2015 y a sólo veinticuatro horas de volver a convocar las elecciones en 2016, muchos meses después de las primeras donde se atascaron y agotadas todas las vías, las CUP llegaron a un acuerdo de gobierno con los partidos nacionalistas catalanes porque no deseaban repetir elecciones. ¿Forzará Podemos una situación similar en último extremo para finales de este mes de abril, fecha en la que acaba el plazo para presentar investidura? ¿Merecerá la pena forzar un gobierno a toda costa sólo por desalojar al PP pero sin alcanzar ningún punto de acuerdo para las futuras políticas que necesite España en los próximos cuatro años? No sabemos si esto ocurrirá. Personalmente, llegados a este punto, yo preferiría que se repitan las elecciones, aunque eso suponga que exista un gobierno en funciones del PP hasta septiembre, con tal de que sean las urnas y no las precipitaciones de acuerdos fingidos llenos de desacuerdos, las que desalojen gobiernos de los asientos de gobierno. 

No es creíble, en absoluto, las acusaciones del PSOE contra Podemos acerca de que su no apoyo a una investidura hoy por hoy es apoyar y ayudar a que siga gobernando la derecha del PP. ¿Realmente alguien cree que Podemos tiene las mismas ideas políticas y económicas que el PP? Es de una supina estupidez, pero me creo que haya acérrimos del PSOE que se lo crean a pies juntillas, del mismo modo que creo que hay acérrimos del PP que creen a pies juntillas cada una de las declaraciones de un político del PP acusando a Podemos de todo tipo de tropelías y maldades, sobre todo relacionadas con el terrorismo internacional. 

Y a todo esto, nosotros desempleados. Poco más. Hay que esperar... aunque a algunos se nos va agotando el tiempo con la edad para poder ser plenamente queridos en el mercado laboral. Se avecinan tiempos de cuaresma y carestía. Saludos y que la cerveza os acompañe.