lunes, enero 12, 2015

NOTICIA 1430ª DESDE EL BAR: ¿HAS VISTO EMOCIONALMENTE UNA PELÍCULA? SÍ (Bandas Sonoras Originales)



Mi más reciente colaboración con el grupo de cineastas y a la vez críticos y revista de cine El Tornillo de Klaus data en realidad del 30 de octubre de 2013, como se puede leer en su propia página, pero se ha publicado hoy. Por medio ha habido algunos artículos intermedios, como ya sabéis los lectores más constantes, algún parón porque ellos participaron de la organización de La Guarimba Film Festival, en Italia, y por otras cuestiones técnicas, a veces agenas al propio funcionamiento del grupo. Pero al fin se ha publicado, después también de un trabajo enorme y fantástico de Alicia V. Palacios Thomas, quizá se ha superado a sí misma de entre todas las colaboraciones que hemos hecho juntos. Ha sido un parto arduo, pero merece mucho la pena su trabajo de maquetación, de lo gráfico y de lo sonoro. A mí personalmente me ha gustado muchísimo su parte del trabajo. 

Soy el miembro oculto de El Tornillo de Klaus. Ellos se encargan de la dirección y de muchas otras cosas. A mí me dejan un poco libre para elegir tema, aunque siempre con aprobación final de ellos, sin embargo me siento ya como el miembro oculto, o el outsider. En este caso he elegido por tema las bandas sonoras de los metrajes. He tratado de acercarme a su origen y evolución histórica, así como a intentar haceros ver cómo se compone una banda sonora musical, o al menos cómo son los pasos a seguir a partir del guión emocional del metraje que recibe un compositor.

 ❝¿Y las bandas sonoras? ¿Por qué no hablamos de las bandas sonoras? Las tatareamos la gran mayoría, pero la gran mayoría no las comentamos. Si alguien que dirige una orquesta sinfónica organiza un concierto con bandas sonoras de películas, la sala donde lo hace se llena. A todos nos encantan las buenas bandas sonoras, sobre todo las que están llenas de altibajos sonoros muy marcados, cuanto más emotivos mejor. Una banda sonora ensalza, mejora o empeora un metraje. Algunas se han transformado en marcas de identidad de sagas enteras, como las que compuso John Barry para el personaje 007...❞
—Por Daniel L.-Serrano (Canichu el espía de bar)

Podéis leer el artículo entero 


Obviamente esto explica porqué he empezado la entrada enlazandoos una entrada a la banda sonora original de la película El Gran Hotel Budapest (Wes Anderson, 2014), compuesta por Alexandre Desplat. Es una de las pocas películas que pude ver el año pasado en cine gracias a los precios bajos del Cineclub Nebrija. Esta película me parece un gran acierto de Wes Anderson, y quizá de lo mejor que se ha producido en 2014. Ayer mismo ganó el premio del Globo de Oro a la mejor comedia musical. Su banda sonora está muy bien sincronizada con la imagen y a veces toma forma de la música que acompañaba las películas mudas de humor para cambiar enseguida a la música de las comedias sonoras de enredo de los años 1930 y, enseguida, cambiar a un tono musical que nos recuerda a algunas películas vanguardistas francesas de los últimos tiempos, tipo Amelie (Jean-Pierre Jeunet, 2001), cuya banda sonora propia fue compuesta por Yann Tiersen.

Y antes de dejaros marchar para que gozéis del gran trabajo de montaje maquetador que ha realizado Alicia en el artículo que os hemos preparado para explicaros las bandas sonoras y sus porqués en el cine, os enlazo otra banda sonora que me ha llamado la atención, aunque no sé si tan gratamente como la anterior citada. Se trata de la banda sonora original de Interestelar (Christopher Nolan, 2014), compuesta por Hans Zimmer. La película la vi el pasado día 3 de enero gracias a un dinero no esperado que llegó a mí y que usé para dar y darme este capricho tras muchos meses sin ir a un cine, si bien es cierto que necesito no gastar, pero a veces... La película fue comentada por el equipo principal al completo de El Tornillo de Klaus y estoy bastante de acuerdo con lo que ellos, Alicia V. Palacios, Carlos Cristóbal, Pablo Cristóbal y Miguel Cristóbal, dijeron, si bien con matices y alguna divergencia mínima. Más o menos coincido con todos y me parece un acierto que la relacionasen con una historia que de fondo no para de lanzar ideas políticas republicanas estadounidenses. Es un cine de ciencia ficción del siglo XXI que en ese sentido abraza los años 1950 y en otro sentido sigue lanzando ese mensaje del cine espectáculo posterior al 11 de Septiembre de 2001 que casi dice al espectador: "preparaos para la guerra o para el desastre, en todo caso os salvará el poder del gran Estado". Como sea, es cierto que en los efectos especiales sigue la estela de Gravity (Alfonso Cuarón, 2013) y en el guión Nolan ha querido o bien homenajear o bien copiar aspectos de 2001, una odisea en el espacio (Stanley Kubrik, 1968), pero creo que también tenía cosas de The road (John Hillcoat, 2009). Ahora bien, es innegable que algunas cosas ficticias del desastre ecológico del planeta las basan en las hipótesis más catastrofistas del ecologismo actual. En todo caso, coincido en general con sus opiniones y les pregunto a modo de reflexión personal, o sea no buscando tanto la respuesta, ¿no os puso en guardia que bien analizadas las frases "científicas" en las que se basaban los argumentos eran en realidad un no decir nada que no se aleja de la poesía con lenguaje técnico pero hueco? Quizá un aspecto que se les ha pasado comentar es la banda sonora, donde el órgano Hammond de sonido años 1970 tenía el protagonismo, aunque en algunas escenas ponía algo nervioso. Es una banda sonora muy pensada para que la música narre la escena, incluso en lo que no se ve. Por ejemplo, en determinada escena es la música la que nos da el ritmo de una máquina que mide el pulso de alguien muy enfermo, en otras es la música la que nos indica que se produce un viaje. En cierto modo, su sonido de órgano antiguo, de marca tan usada por la música rock tanto como por las iglesias, nos quiere empalmar con algo ya vivido con Kubrik desde 1968, que nos hablaba de las odiseas y del astronauta o del ser galáctico divinizado, pero es también un ejemplo de banda sonora muy pensada, a pesar de que en este caso a veces nos ponga nerviosos no precisamente porque genere intriga.

Saludos y que la cerveza os acompañe