domingo, junio 01, 2014

NOTICIA 1350ª DESDE EL BAR: ¿DÓNDE ESTUVO NIN?

"¿Dónde está Andreu Nin? En Burgos o en Berlín", esto es lo que se podía leer pintado en varios muros y paredes de la España republicana durante la guerra civil española. Los autores de estas pintadas eran comunistas, y lo que escribían era mentira. Andreu Nin era el dirigente del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), un pequeño partido con cierto empuje y relativa fuerza en las milicias de Cataluña y Aragón. Mientras el general poumista Rovira trataba de organizar a sus milicias aragonesas combatiendo al fascismo, el gobierno republicano sufrió un golpe de mano por parte de los comunistas. Los archivos de la antigua Unión Soviética fueron abiertos hace unos diez años en buena parte y nos descubrieron lo que era evidente para muchos historiadores: el gobierno de Stalin había dado orden al general Orlov, que estaba en España y dirigía la policía política y secreta NKVD (posterior KGB), para que eliminara a sus oponentes políticos en España. Los seguidores anarcosindicalistas de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) eran demasiados en España, no pudieron atacarles directamente a ellos, por lo que los comunistas en España se centraron en eliminar a los comunistas trotskistas, que principalmente se encontraban en torno al POUM, que era la fusión de dos partidos anteriores. En su tarea de extender sus purgas políticas al suelo español, en mayo de 1937 secuestraron y asesinaron a Andreu Nin sin juicio previo y con acusaciones muy evidentemente falsas de colaboración con Franco, quintacolumnismo y espionaje. Por el camino provocaron un enfrentamiento de los comunistas contra los anarcosindicalistas de la CNT y los trotskistas del POUM en Barcelona. De todo ello fue testigo el escritor George Orwell, que en esos momentos era miliciano del POUM y lo relató en Homenaje a Cataluña. También Ken Loach lo recogió en su película Tierra y Libertad (1995).  El asunto fue bastante grave y lo han tratado numerosos historiadores. Abrió un proceso judicial posterior, una crisis de gobierno y posiblemente un desaliento en la unidad de los republicanos que culminó en perder la guerra. La cuestión es que las investigaciones y los propios papeles clasificados rusos hablaban de que Andreu Nin fue secuestrado por agentes rusos que lo trajeron a Alcalá de Henares, donde fue torturado y asesinado, en busca de una confesión falsa donde reconociese la culpabilidad de las acusaciones que le hicieron, cosa que no debieron lograr.

Sobre esos sucesos, muy conocidos, yo ya he hablado varias veces en esta bitácora. La primera fue en los comentarios a pie de página de mi investigación sobre el inicio del género literario de la distopía y Zamiatin. Se puede leer en la Parte 1ª de las Noticias 2ª y 3ª, y también en su Parte 2ª. En esas mismas referencias, estos relatos fueron explicados en parte así:

"(...) El ya mencionado POUM era un derivado de elementos trotskistas, esto es un marxismo que buscaba vías revolucionarias que se expandiesen por los Estados y que fuese ortodoxo, rechazando así la política de la NEP [de la URSS] que contactaba la economía soviética con el liberalismo. Aún más, eran anti stalinistas, rechazaban sus formas de gobierno autoritarias. El POUM se fundó con elementos comunistas, principalmente, e incluso con elementos venidos del anarcosindicalismo, como era el caso de Andreu Nin y Joaquín Maurín, fundadores que, previamente, habían militado en CNT. De hecho, a los miembros del POUM, antes de contar con su sindicación en la FOUS, se solían sindicar en CNT, sobre todo antes de ser POUM y ser su grupo mayoritario perteneciente al Bloque Obrero y Campesino, fundado por Maurín. El propio Maurín y Nin eran de CNT en principio. Fueron los que la central anarcosindicalista mandó a Moscú en 1921 como representantes en la Profintern [Internacional Sindicalista Comunista], de la que luego la CNT se deslindó al tener un carácter no respetuoso con los ideales de libertad anarquistas. (...). El autor George Orwell, que militó en el POUM, expresa un carácter personal más anarquista que marxista ortodoxo en su libro de memorias de la Guerra Civil Española, Homage to Catalonia (1938). Con todo, deseamos insistir en que, pese a estos escarceos entre trotskistas y anarquistas en España, los trotskistas eran mayoritariamente y abiertamente marxistas ortodoxos y anti stalinistas (entendiendo la palabra stalinismo como una forma de gobernar). Actualmente, la CNT prosigue en sus ideales anarcosindicalistas. Sin embargo, los trotskistas se hayan divididos en cinco Internacionales propias de diversa ideología. El POUM español llegó a alcanzar los años de 1950' en la clandestinidad y exilio españoles (refundado en 1945 por Josep Rovira y Josep Pallach), pero se disolvió en otros movimientos de izquierdas, afectada por la represión del General Franco y la escasez de miembros que les restaban (algunos también represaliados por los soviéticos y por los NAZIS en la Segunda Guerra Mundial; aún peor, la Guerra Fría tampoco les fue favorable de cara a los gobiernos liberales). Mientras la CNT sigue intacta, la disolución del POUM clandestino y exiliado alimentó las filas del Movimiento de Liberación Nacional, del Movimiento Socialista de Cataluña y, posteriormente, diversos grupos políticos, afiliándose la mayoría de los pocos poumistas que quedaban en el Partido Socialista de Cataluña (PSC) que aún hoy día conocemos, cuyos orígenes enlazan con el socialdemócrata Partido Socialista Obrero Español y con el comunista bolchevique Partido Socialista de Unificación Catalana (PSUC)."

Efectivamente el POUM había nacido de las ideas y el liderazgo de Joaquín Maurín y Andreu Nin. Ambos habían sido anarcosindicalistas de la CNT en los años 1910 y 1920. Tras el triunfo de la revolución rusa en 1917, los partidos y sindicatos de izquierdas españoles mandaron observadores a la Unión Soviética para saber cómo era la realidad de un mundo socialista. Aquello sucedió en 1921. Fernando de los Ríos, del PSOE, regresó extañado de ver tantos soldados con bayonetas por las calles y cortes en el suministro eléctrico, por lo que le hacía recelar sobre las libertades de aquel gobierno. Sin embargo, a pesar de que los enviados de la CNT en general también hicieron ver que aquello no dejaba de ser una dictadura, tanto Maurín como Nin quedaron cautivados por el comunismo soviético e iniciaron un cambio de sus ideas. Maurín fundó el Bloque Obrero y Campesino en los años 1930, de ideología comunista, pero de la rama ortodoxa de los seguidores de Leon Trotski, sólo que tenía matices, pues él consideraba que la sindicación debía ser anarquista, por ello sus militantes eran de la CNT, al menos hasta que creó su propio sindicato, el FOUS. Sin embargo, Nin se quedó en Rusia y después andó por Europa ejerciendo ideales comunistas que admiraban a Lenin y posteriormente a Trotski. Cuando comenzó a gobernar Stalin a partir de 1925, Nin tuvo que tomar distancias según caía en desgracia Trotski. Nin tenía su propio partido. Maurín y Nin decidieron crear una coalición que dio por resultado en 1935 el Partido Obrero. Al estallar la guerra civil española en julio de 1936, Maurín, que era la personalidad más fuertemente intelectual, se encontraba en Madrid capital. Tenía un mitin electoral en Galicia, por ello le preguntó a Manuel Azaña, presidente de gobierno, si podía ir con confianza a darlo porque no fuera a ocurrir nada o por el contrario era preferible que se reuniera en Cataluña con su partido y sus militantes. Azaña le contestó que en unos días estaría todo controlado, así pues Maurín viajó a Galicia. Al triunfar el golpe de Estado allí, pasó toda la guerra civil preso. El partido quedó en manos de Andreu Nin. Fue él quien decidió llamarle Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), en referencia a las ideas de Trotski, y de dotarle de una estrella roja con una hoz y un martillo. Ambas cosas, nombre y símbolos, no tenían el visto bueno de Maurín, que creía que eso sólo serviría para alejar a una parte de los obreros de sus ideas, pero Maurín ya no tenía voto. 

Nin discutió con Trotski. El POUM, siendo trotskista, encontró en España una extaña mezcla con los anarcosindicalistas. Así lo narra y lo encontró George Orwell. Nin llegó a planear el secuestro de la esposa de Franco en Francia para canjearla por Maurín, pero aquello no prosperó. Las milicias del POUM combatían a las órdenes de Rovira en el frente de Aragón dando un apoyo a los anarquistas en el mantenimiento del frente. A la vez iban extendiendo la revolución creando colectivizaciones en los pueblos que iban liberando. Cuando en 1937 los mandos soviéticos en España y el Partido Comunista de España reciben las órdenes de Moscú de eliminar a sus adversarios políticos, se forzó un enfrentamiento armado en el edificio de la Telefónica de Barcelona en mayo, el cual estaba controlado por la CNT. Los anarquistas temían que los comunistas usaran el edificio para controlar las comunicaciones en su favor. El POUM fue atacado por los comunistas acusados de fascistas encubiertos. De este modo, CNT y POUM se unieron para defenderse de los comunistas. El gobierno tuvo que mandar tropas del frente hacia la retaguardia para sofocar y controlar el enfrentamiento armado. Como consecuencia, los poumistas fueron declarados ilegales y perseguidos, y la CNT perdió sus ministros, el PSOE perdió peso en el gobierno, y los comunistas pasaron a ejercer un control y una presión injustificada en el gobierno republicano. En la zona alcalaína, como nos cuenta el historiador Julián Vadillo en su último libro, los comunistas fusilaron a doce anarquistas en Torres de la Alameda, lo que provocó un gran malestar en el Corredor del Henares. Además, las tropas del Campesino se asentaron momentáneamente en Alcalá de Henares y aprovecharon para establecer una checa (un centro de detención y tortura política al margen de la ley). En ese contexto se trajo en secreto a Andreu Nin desde Barcelona. No obstante el general Orlov tenía su cuartel general en la ciudad.

El caso fue escandaloso, pero nadie del gobierno sabía responder nada concreto sobre qué había ocurrido con Nin. Se dijeron muy diferentes informaciones de contaminación propagandista por parte de lo comunistas. Sin embargo, todos parecían estar seguros de que lo habían secuestrado dos jóvenes rusos al servicio de la NKVD, pero nadie se atrevía a decirlo en voz alta. Se lee en numerosas memorias políticas de gente del momento. El proceso abierto que se realizó más tarde sobre estos sucesos no pudo aclarar gran cosa. Hoy día se sabe que los papeles rusos hablan de que sus agentes secretos, sin que supiera nada ni siquiera los dirigentes del PCE, lo habían traído a la ciudad donde había sido torturado en el sótano de un chalet que tenía Hidalgo de Cisneros en Alcalá de Henares en la carretera de Perales de Tajuña. Tras eso, habría sido asesinado, o al menos, había desaparecido. Como indica Julián Vadillo en el libro citado, esto es muy discutible, matizable e imposible. Ignacio Hidalgo de Cisneros era el responsable más alto en el Alto Mando de las Fuerzas Aéreas de la República. Era comunista. Alcalá de Henares tenía el aeródromo donde se encontraban los aviones rusos que defendían principalmente Madrid. Sin embargo en Alcalá de Henares no hay carretera que vaya a Perales de Tajuña, hay una que lleva a Arganda por la cuesta del Gurugú, la cual termina llevando a Perales de Tajuña. La casa de Hidalgo de Cisneros en Alcalá de Henares está ubicada en la actual avenida de Guadalajara esquina con la calle Brihuega. No coincide con la descripción de los papeles rusos, que por otra parte no dicen que fuese la casa de Hidalgo de Cisneros, sólo describen la casa de la tortura. La teoría de la casa de Hidalgo de Cisneros es de historiadores posteriores que obviamente no han pisado Alcalá de Henares como deberían, a pesar de que su versión es muy respetada. La casa de Hidalgo de Cisneros, además, no tiene sótano. Se puede visitar, aunque no hay nada que recuerde su pasado, ni su historia e importancia en la guerra civil, ya que está enfrente de la actual estación central de autobuses y pertenece a una cadena de ropa de moda china, Mulaya.  

Sin embargo, el doctor en Historia Julián Vadillo apunta como posible lugar de los hechos otra casa que estuvo en el Paseo de los Curas. La Causa General abierta por los franquistas en 1939 habla de la existencia de una checa comunista en el número 1 de la calle Ánimas en un edificio que fue un hotel que perteneció a Rafael Esparza, un diputado de derechas de la CEDA que era de Alcalá de Henares y que fue asesinado el 22 de agosto de 1936. Eso nos ubicaría actualmente en un edificio que es una discoteca o bien en el que está enfrente, que son viviendas actuales con bajos que son bares. Pero no en la carretera que pueda llegar a Perales de Tajuña. Sin embargo, al otro extremo de esa calle nos encontramos con su unión con el Paseo de los Curas, que da a la carretera de Arganda, que da a la carretera que lleva a Perales de Tajuña. Allí había una casa antigua que han derribado recientemente para construir una nueva. Cuando los obreros hicieron su trabajo esta sí tenía sótano, pero ni tenía aspecto ni forma de hotel, ni tenía características de chalet, ni tampoco de ser la vivienda de un diputado, precisamente. Era muy humilde. En ese mismo Paseo de los Curas, en el número 24 actual, hay otra casa antigua que pertenece a un colegio religioso con iglesia. Ignoro si tiene sótano, pero pudiera ser. O tal vez ha desaparecido ya la ubicación de aquella casa por derrumbe. La casa de Rafael Esparza sí había sido incautada por la República y se había usado por la Brigada de Investigación de Alcalá de modo oficial, con lo que no era una checa, pero pudo ser usada por los comunistas con fines extrajudiciales en un momento tan delicado como lo fue el asunto Nin.

Como sea, Andreu Nin fue probablemente asesinado tras su tortura, y su cuerpo desaparecido puede estar en cualquier lugar de la carretera de Perales de Tajuña. De hecho, puede estar desaparecido por siempre ante el avance de edificaciones de los últimos años antes de la crisis de 2008. Como sea, Julián Vadillo hizo una ruta dedicada a los lugares emblemáticos de la historia de la izquierda alcalaína a petición de la Fundación Andreu Nin este sábado pasado. Una de sus paradas fue ubicarnos la casa de Hidalgo de Cisneros. Yo no conocía que fuera ese edificio, pero desde luego algo debiera recordarlo, aunque fuera una placa, al menos como defensor aéreo de la ciudad de Madrid frente a la dictadura. También eso es Historia de la ciudad. Hay tantas cosas pedagógicas por hacer...

Saludos y que la cerveza os acompañe.

No hay comentarios: