martes, septiembre 07, 2010

NOTICIA 825ª DESDE EL BAR: ¿POR QUÉ UNA HUELGA GENERAL?

¿Por qué una huelga general? Todo el que ha escuchado esta pregunta ha recibido por respuesta que porque los trabajadores españoles van a retroceder en 20 ó 30 años en los derechos que han logrado a lo largo de décadas por culpa de la nueva reforma laboral del gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), siguiendo las directrices del Parlamento Europeo al que pertenece España, de mayoría democristiana, acerca de cómo afrontar la crisis económica mundial en relación a la parte de crisis que le toca a España. Pero, ¿cuántas personas sabe qué significa esto?

Estos derechos (hablamos sólo de los de nuestra sociedad actual, pues está claro que previamente a 1939 hubo una ruptura con lo que había antes) fueron en su mayor parte duramente ganados a través de huelgas y manifestaciones que a veces acababan en encarcelamientos y represiones políticas, pues el proceso empezó en los 1960’ con las Comisiones Obreras (CCOO), aunque ya hubo algunas huelgas al respecto desde el mismo comienzo de la dictadura franquista, la cual duró hasta 1975 en su parte franquista, y hasta 1978 en su parte preconstitucional de Transición a la monarquía parlamentaría. Otros derechos, hay que reconocerlo, se dieron desde la misma dictadura, como la Seguridad Social o las pensiones de jubilación. Es precisamente desde la muerte del dictador que se produjo una mayor lucha obrera, también con consecuencias policiales de mano de Arias Salgado, de Adolfo Suárez y Calvo Sotelo. De ello se habló en esta bitácora al transcribir conferencias de Santiago Carrillo (Partido Comunista Español, PCE) y Nicolás Redondo (Unión General de Trabajadores, UGT) [Noticias 622ª, 623ª, 624ª y 625ª]. Y se ganaron bastantes cosas, a pesar de que por el camino se perdieron muchas oportunidades, como un sistema sindical más limpio (véase la legalización de la CNT), o los Pactos de la Moncloa, todo ello mencionado ya por estas páginas.

Más allá, la entrada en la Comunidad Económica Europea (Posterior Unión Europea) supuso en los 1980’, con Felipe González, mayores sacrificios para los trabajadores que lucharon por sus derechos en aquella crisis. También en el periodo Aznar de los 1990’-2000’, pese a la bonanza económica, sufrieron los trabajadores varios recortes. Así por ejemplo si Felipe González comenzó a introducir masivamente el empleo temporal mal pagado por medio de favorecer la creación de Empresas de Trabajo Temporal, Aznar las impulsó todavía más, dándose el caso que en consecuencia los sueldos bajaban, la temporalidad aumentaba y la especialización laboral disminuía, con todos los problemas laborales y sociales que eso supone. Este es un problema que ha perdurado y que promete relanzarse con la nueva reforma de Zapatero, pues la facilidad para el despido que propone permite precisamente una inestabilidad económica para los trabajadores capaz de forzar a aceptar cualquier trabajo por mal pagado, horarios excesivos y malas condiciones de todo tipo tengan.

Así mismo el recorte de pensiones y su reforma para cobrar a partir de los 20 años cotizados, en otras palabras el aumento considerablemente en años de cotizar para poder hacer los cálculos de lo correspondiente, supone en realidad una rebaja futura en las pensiones de los actuales trabajadores que tenemos 30 años, pues los años donde un trabajador recibe sueldos más altos suele ser los de su edad más cercana a su jubilación, pues sólo entonces ha podido ascender todo lo que ha podido y profesionalizarse lo que ha podido, y acumulado antigüedad al máximo para aumentar su sueldo, por tanto su cotización y su futura jubilación. Pero al aumentar los parámetros a 20 años supone que se cuenta con sueldos más bajos que los que se reciben en edades cercanas a la jubilación, por lo que, palabra de varios economistas de la prensa, es en realidad una rebaja de las pensiones futuras. No hay jóvenes de 16 a 20 años que trabajen toda su vida en una misma profesión y menos en una misma empresa. Prácticamente no los hay de 20 a 30 años, ni siquiera que trabajen ininterrumpidamente sin sufrir varios años de desempleo. Y de 30 a 40 años predominamos los que vamos dando botes en diferentes profesiones y trabajos con periodos largos o medios de paro. Ya me dirán qué se supone que vamos a cotizar, porque eso hay que sumarle sueldos que son los mínimos de Europa en empleos temporales que piden toda clase de cualificación y conocimientos. Hablamos de 600 a 1.000 euros mensuales (cuando los organismos internacionales calculan que para vivir sin agobios en España se necesitan de 1.200 a 1.500 euros mensuales).

Los recortes económico sociales, por otra parte, podían perfectamente haber salido de otros lugares, porque es inexplicable que cuestiones sociales como la Ley de Dependencia o esas mismas pensiones, se vean afectadas cuando en el año 2009-2010 la Iglesia ha recibido grandes sumas de las aportaciones del Estado, siendo España constitucionalmente laica, y de facto multiconfesional y aconfesional en las prácticas y creencias de sus habitantes.

No vale decir tampoco que quien tiene estudios está mejor ubicado, porque precisamente España tiene un gran índice de titulados universitarios, y la OCDE dice que un elevado porcentaje trabaja en puestos que no necesitan ningún tipo de especialización, por no hablar de trabajos que buscan licenciados a cambio del sueldo mínimo, véase mi caso como ejemplo de miles de casos. En el tema de las mujeres, los extranjeros, la religión o la raza, el asunto está peor, aunque el contrato de mujeres vaya por delante del masculino en estos momentos. Reciben menos sueldo que los varones blancos por un mismo trabajo, en general. Y luego, todos, hombres y mujeres, sean de dónde sean y de la raza que sean, sufren a menudo trabajos sin contrato que deben aceptar porque deben pagarse las facturas o quedarse sin comer o sin casa. Y de todo esto, que se podría solucionar con más inspecciones de trabajo y castigos a los empresarios que abusan de este modo, no se ocupa la reforma laboral, que parece que lo avala aunque sea mediante el silencio.

De hecho la reforma laboral dará la vuelta a la tortilla, y de surgir un conflicto laboral ya no será la empresa quien deba justificar porqué despide a uno o varios obreros, si no que el obrero deberá justificarlo… pero en muchos casos ¿con qué medio? Porque pongamos por caso que hay un despido por incumplimiento con los horarios, ¿cómo probarlo el obrero si las entradas y salidas las tiene el empresario? ¿O cómo probar la productividad el obrero si los datos los tiene la empresa? Porque el asunto de la productividad también lo toca la reforma. Ahora si un empresario prevé, que no que lo padezca siquiera sino que prevea, que va a tener pérdidas económicas podrá despedir legalmente a los trabajadores, algo que ya ocurría en fraude de ley antes (que no se podía hacer) usando otras excusas, por tanto motivo de reivindicación, como hice yo contra Joypazar S.A. con la CNT defendiéndome, y les gané en su día.

No se trata de apoyar la huelga general del 29 de septiembre próximo para atacar al PSOE y apoyar al Partido Popular (PP), como algunos han dicho. El PP de Rajoy es el mismo que hoy mismo no votó en el Parlamento Europeo condenando la decisión del presidente francés de expulsar a los gitanos rumanos de Francia. Pero también es el mismo que hace un mes presentó como propuestas anticrisis eliminar los convenios laborales y volver a entendimientos entre obreros y empresarios en las propias empresas, y digo volver porque eso me recuerda a algo que se llama corporativismo y que en España se practicó entre 1923 y 1930, con la dictadura de Miguel Primo de Rivera, copiando el sistema de la Italia fascista de Mussolini, y a los sindicatos amarillos católicos de la “Rerum Novarum”. Aparte de que Rajoy aboga por limitar al máximo el derecho de huelga. Por no hablar de que Rajoy dijo acerca de la huelga del 29 de septiembre que no se debería producir porque sería un mal para los empresarios que no fueran a trabajar los obreros en plena crisis… Ya, pero si se aprueba la reforma, que le aconsejó el Partido Popular Europeo (PPE) al PSOE a pesar de que el PP español la recrimine (y ya han sido llamados al orden por ello de mano de PPE), serán años de calamidad y retroceso para los obreros y de beneplácito para que hagan lo que quieran los empresarios.

También es cierto que la reforma laboral de Zapatero implica que las empresas hagan recaer directamente la representación de sus trabajadores en los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO), ignorando por completo a otras opciones como la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), o la Confederación General del Trabajo (CGT) ambas centrales sindicales anarcosindicalistas y otras de caracteres desde comunista a conservador, o simplemente que el obrero se pueda representar a sí mismo ya sea con abogados laboralistas o en asociación asamblearia con otros obreros. Pero no es momento de desunión, como dije el Día de los Trabajadores. Si no de unión.

Es verdad que mucha gente ve en esta huelga una farsa, un paripé, una obra de teatro organizada por CCOO y UGT para quedar bien con gobierno y con población. Sin embargo no están quedando bien con ninguna de las dos partes. La huelga se presenta tarde, cuando todo está ya aprobado, y de un solo día y no indefinida (única medida que la podría hacer eficaz), cuando por ejemplo en Grecia atravesaron ya hasta cuatro huelgas generales, igual que Francia. Sin embargo, no ir a la huelga sería tanto como darle el visto bueno al gobierno a su reforma laboral, y esto es el recorte en gasto social que acabará afectando a todas y cada una de las vidas de cada individuo que somos, nos afectará a todos. Ir a la huelga puede ser ir a una obra de teatro sólo si se plantea la misma desde la idea de formar parte de un conjunto, pero, aunque los obreros lo seamos, ir a la huelga se debe hacer desde nuestros propios valores individuales, sin pensar en bandera o sigla, si no en nuestra pertenencia trabajadora. Decir “NO” a una reforma laboral que nos hará retroceder en muchas cosas a los niveles de vida, por medio del trabajo, que tuvieron nuestros padres en el tardofranquismo y la Transición. No es para apoyar a nadie más que a nosotros mismos, que no lo confunda ningún partido político. Debemos aspirar a que el PSOE rectifique, sí a muchas de sus medidas de política social… la misma que ahora no queremos que desaparezca y retroceda con esta reforma y otras medidas que ha tomado últimamente. Nuestro único medio que nos queda, rota toda posibilidad de ser oídos por medio de los que nos han tratado de representar en el diálogo (todos y cada uno de los sindicatos y bastantes políticos de varios partidos y coaliciones) sólo nos queda la opción de la huelga y la manifestación, la cuál es democrática y legítima, reconocida incluso por la Constitución de 1978. Que no os engañen en eso, una huelga es algo dentro de la democracia y de la libertad.

Hay que decir NO a una reforma laboral injusta en defensa de aquellas cosas en las que creemos. Por nuestra sociedad, esa que construyeron nuestros abuelos y nuestros padres sufriendo calamidades. Tal vez sea ahora la hora de tener que ser nosotros los que retomemos la lucha y abandonar el derrotismo del pensamiento: “si ya está todo hecho” o: “van a hacer lo que quieran”. Hay que ir aunque sea por coherencia con nosotros mismos. NO a una reforma laboral que favorece a la gran empresa, pues un pequeño empresario es igual que un obrero más pero con peores condiciones en algunos asuntos como la seguridad social. Y no olvidemos que es la gran empresa la que nos metió en la crisis en 2008, la misma que a fecha de hoy, 2010, ya ha recuperado sus pérdidas según el periódico Diagonal.

No rechacemos la huelga del 29 de septiembre de entrada. Que cada uno analice bien la misma y sus propias circunstancias, antes de caer en el desengaño o el derrotismo. Hay que ir como individuos que somos, como trabajadores, olvidándonos de otras cuestiones que nos pueden unir y desunir con igual facilidad y potencia. Hay que ir para defender que sigamos en la España que heredamos en 2010 para mejorarla a partir de ese 2010, y no en la España de 1975 donde todo estaba por ganarse, todo por hacer, todo por luchar.

10 comentarios:

Mauricio dijo...

bien Canichu. Buen análisis

Cordero A. dijo...

Está bien eso de hacer una huelga general para mostrar el disgusto general y que la opinión de la mayoría es la que tú muestras en el post, pero lo malo de las huelgas es que a los 3 días ya se han olvidado. Las huelgas, incluso las generales, deberían ser indefinidas, hasta que se obtenga lo que se pide. Así no se iba a olvidar ni Dios.

Pero bueno, lo que yo venía a decirte es que voy a abrir un nuevo blog, que es como una recopilación de links a otros blogs y páginas webs y he pensado inaugurarlo con el espía. No es nada parecido a un blog de crítica de blogs, sino más bien una manera de mantener administrados mis favoritos y al mismo tiempo esperar que sirva de algo a otra gente. He pensado tagearte en blogs de historia y personales. Ya me dirás qué te parece, o me comentas lo que sea y lo cambio o elimino. Supongo que lo abriré hoy, así que luego te mando el link.

Cordero A. dijo...

Ya está. Queda inaugurado mi blog linka blogs. Como digo en el comentario anterior, cualquier cosa que quieras que cambie en cuanto a la entrada que se refiere a ti, me lo dices o me mandas un mail. Por ahora sólo estás tú, pero espero que vaya creciendo en cantidad, en calidad (por ahora es sólo un cutre recopilatorio) y en idiomas (que como el traductor de google ya traduce casi cualquier página, más o menos...). Aunque por el momento empezaré a nutrirlo con mis favoritos (y con tu barra lateral :)

Te dejo el link:

http://linkingcrap.blogspot.com/

Espero que todo te vaya bien. Que la birra... bri bli bli...

Canichu dijo...

Ok, Gracias, Cordero A., me parece bien lo que has hecho. Y sí, ya digo en una parte del post que la huelga debería ser indefinida a esta altura de la partida, pero de momento es lo que hay. Un saludo y que la cerveza te acompañe.

Canichu dijo...

LInkeo tu dirección en mi barra de links

Anónimo dijo...

Me parece muy acertado todo lo que comentas en la entrada...me identifico con algunos comentarios: los licenciados sufrimos en silencio un trabajo no remunerado a nuestra categoria, los sueldos, por lo general son bajos y las condiciones peores, con el tema de la crisis te explotan, y tu, sabiendo que fuera, las cosas no estan mejores, aguantas, sufres, te readaptas, etc...y todo, para sobrevivir/malvivir que no vivir esperando sin mucha esperanza un futuro mejor para que los planes de tener una casa y/o una familia se hagan realidad...desde luego que estoy a favor de la huelga...quiero que este pais cambie a mejor y la opcion de quedarse con los brazos cruzados no me resulta alentador.

con la reforma, creo que cualquier trabajador pasa a ser una especulacion....vamos a bailar al son de lo que manden los jefes.

me ha gustado leer tu entrada, he llegado hasta ella a traves del debate que planteo raquel en el face.

un saludo Aurora

Canichu dijo...

Hay más motivaciones, también por ejemplo la disminución de los días de indemnización por despido y otras. Lo importante es defenderse. gracias por comentar.

Canichu dijo...

El Ministro de Trabajo, Corbacho, ha declarado hoy, día 10, que esta es su última ley como Ministro de Trabajo (la ley fue definitivamente aprobada ayer en su último trámite legal). Dice que tras la huelga general del día 29 dimitirá. Mientras el presidente Zapatero dice que no dará marcha atrás. Esto quiere decir que Corbacho también cree que esta ley es contraria a la política socialdemócrata y que perjudica a los trabajadores, pues él milita en PSOE precisamente por ideas socialdemócratas y defensa del trabajador desde ahí, de otro modo sería conservador. En otras palabras, ha aprobado una ley que se ha visto forzado a crear sin consenso y con presiones de tendencias muy conservadoras, cosa que consideraría un fracaso, por ello dimite. Si Zapatero le admite la dimisión que presente el día 29 sería contradictorio acerca de sus palabras de que la reforma es buena, pues si algo está bien hecho nadie debe pagar con un castigo tal como la dimisión, si le admite la dimisión es obvio que implícitamente Zapatero reconoce que esta reforma es una traición a los valores socialistas que el PSOE debería defender. La crisis de gobierno ya está ahí, y por lo que veo va más allá de un candidato a presidente de la Comunidad de Madrid por el PSOE contrario a la candidata propuesta por Zapatero. Es posible que en el PSOE empiece a haber políticos que no les importa mostrar públicamente su malestar por haber asumido políticas conservadoras del ala del capitalismo más salvaje.

Eriwen dijo...

Yo aún no sé qué haré la verdad, tengo mis dudas acerca de esta huelga.

Canichu dijo...

Es comprensible tener dudas, viene muy tarde, pero merece la pena seguirla. Saludos. Muak.