viernes, julio 21, 2006

NOTICIA 114ª DESDE EL BAR: POEMA EN PROSA

Llamaron al teléfono y el teléfono salió a tómar algo... y entretanto, yo aquí solitario. Oye chico, me has vuelto a hablar de ella y de él y de él y de ella, y has dicho cosas que hacen daño. En mi corazón todos los días llueve en Mayo.

Me puse a leer un libro de Boris Vian y entretanto permanecí solitario.

Y ella dijo que estar solitario es mejor que estar solo... y él dijo que me dedicara a escribir. Y aquí estoy, solo, escribiendo... mientras mi teléfono se fue a tomar algo.

Y luego permanecí solitario.

Anoche me hablaste de ellos y supe que sólo me quedaba la botella de cerveza, y luego te fuiste y segui solo en solitario. Hablaste de un pasado reciente y del futuro que se vislumbraba venir, y creo que llevabas razón en lo que parece que se avecina... pero pienso... porqué nadie me avisó y todas las palabras fueron mentiras.

Y aquí estoy, escribiendo solo en solitario, mientras el teléfono se fue a tomar algo...

"Escribe", me dijo, supongo que pensaba darme él material para hecerlo, y me lo estaba dando, aunque lo supe después. "Se te da bien", dijo. Y ahora escribo y entretanto escucho música de una cantautora brasileña, Cassia Eller, aunque nunca bailé brasileño tan bien como otros lo hicieron.

Y aquí estoy, escribiendo, mientras el teléfono se fue a tomar algo.

3 comentarios:

Luzbel Guerrero dijo...

Los amores pasan, sólo lo escrito queda.
Gracias por la visita, volveré.

enigmala dijo...

Relájate y procura disfrutar ahora que el teléfono no está ahí. Los teléfonos, a veces, son malos y nos hacen daño. Aprovechan a que estemos descuidados para darnos sustos y encojeernos el corazón. Los teléfonos tiene dos caras.

mimismidad dijo...

A veces es mejor que el teléfono se vaya a tomar algo.