miércoles, octubre 05, 2016

NOTICIA 1646ª DESDE EL BAR: EL CERTAMEN DE PINTURA LIBRE DE COMISIONES OBRERAS


 Por décimo cuarto año seguido el sindicato Comisiones Obreras de Alcalá de Henares ha celebrado su certamen de pintura rápida al aire libre. No es exclusivo de gente del sindicato, no se llame nadie a engaño, está pensado y abierto a todo tipo de persona de dentro y de fuera de la ciudad. De hecho colaboran el ayuntamiento y hasta veintisiete empresas de todos los tamaños y volúmenes de ventas de la ciudad. Fue el pasado domingo 2 de octubre, duró toda la mañana y buena parte de la tarde. Se expusieron todas las obras participantes en la Plaza de los Irlandeses, donde además pudo votar toda persona que lo deseara y donde, por primera vez, se convocó igualmente un certamen de dibujo y pintura infantil, que tuvo sus ganadores y muchos áccesit con la idea de animar a los más jóvenes en un camino de Arte y sensibilidad estética. Entre las obras de los adultos hubo dos premios por parte del ayuntamiento de Alcalá de Henares, un tercero de parte del centro comercial Hipercor, del Corte Inglés, un premio especial al artista local, pues a este certamen se acercan también artistas que no son de la localidad, y el ya citado premio del público. Los tres cuadros de arriba son tres de los ganadores. La Plaza de los Santos Niños como premio del público, la estatua de Quijote como si fuera un retrato real como premio a artista local, que fue Zaida Escobar (fotografiada por circunstancias festivas particulares en su entrega de trofeo vestida de Alicia en el País de las Maravillas), y la Calle Escritorios como premio Hipercor. Faltan las fotos de los otros dos ganadores, pero sirvan estos tres como ejemplo de la combinación variada de estilos que se pudo ver entre los participantes.


 No sé exactamente cuántos pintores y pintoras hubo, aunque yo estaría por decir que alrededor de setenta. Las calles y plazas que se podían elegir estuvieron acotadas entre la Plaza de Aguadores y la Plaza de Puerta de Madrid, así como de la Plaza de Cervantes hasta la Plaza de las Bernardas. Aquí vemos ese suelo adoquinado de la Calle Mayer desde el final de los años 1980 y el desagüe de los canalones del agua desde los años 1990, a la artista María Gómez pintando la tapia conventual del siglo XVII de la calle Colegios como un borrón alargado efecto de la velocidad de quien mira, y la Torre de Tenorio del Palacio Arzobispal en un negativo pintado como negativo fotográfico con una técnica vanguardista, si no me equivoco, creo que con barro o tierra como elemento mezclado con la pintura. 

 Todas las imágenes, como siempre, se amplían si se pulsa sobre ellas, y merecerá la pena. Tenemos aquí a tres ejemplos delicados. Dos de ellos tienden al hiperrealismo un tanto romanticista, con la Plaza de Palacio quizá algo más a pincelada impresionista y la Plaza de Cervantes en su amanecer, y otra vez la misma plaza con un toque menos romanticista y nada hiperrealista, que busca más la línea marcada y la geometría con pinceladas cargadas de aguadas, buscanco el equilibrio, con epicentro en el Cervantes tallado en bronce desde el siglo XIX. Óleos, acuarela, pan de oro, maderas, lienzos... el estilo, técnica y material era libre.



Es precisamente la estatua de Cervantes la que vuelvo a enseñaros, la delicadeza de las viejas persianas del siglo XX en los balcones de una de las casas de la Calle Mayor, el aire cargado de una Universidad de Alcalá en una Plaza de San Ildefonso que no es como ahora es, sino como fue en otra época, y, buscando el detalle una vez más como con los balcones, esa cerradura que bien puede ser del siglo XVI como de comienzos del siglo XX. Señales todas de la vida y la Historia de la ciudad entre lo que la ha hecho Patrimonio de la Humanidad y el legado cultural moderno que lo recoge.

No han sido los únicos eventos de pintura que se han visto estos días por la ciudad. En breve os hablaré de la inauguración de otra exposición que tuvo lugar el sábado 1, pero también os comento que en el piso superior de la Facultad de Derecho podéis ver cuadros expuestos pintados por alumnos de la Universidad sobre Cervantes y que son algunos bastante irreverentes y atrevidos, dignos de visitarlos e ir recogiendo las ideas que lanzan, si bien algunos son más la idea que el resultado, aunque los que tienen las dos cosas es aún más interesante. 

Soy breve hoy y no ahondo mucho en lo que muestran los cuadros, pues son muchas las fotos que os muestro y me llevaría mucho tiempo, el problema es que debo atender una avería telefónica en casa y no me alcanza ese tiempo. Os dejo a vuestra propia reflexión lo que veis, pues, por otra parte, eso es lo mejor de las artes pictóricas. Saludos y que la cerveza os acompañe.