martes, noviembre 17, 2009

NOTICIA 706ª DESDE EL BAR: LOS PESTICIDAS ALIMENTAN EL MUNDO

¿Sabemos lo que comemos hoy día? Sólo tenemos una vaga idea y la intuición de que los sabores de nuestros alimentos no son los mismos que los de nuestros padres en su juventud.

"El Correo del Medio Ambiente" publicaba este año 2009 en su número 37 un reportaje sobre siete alimentos básicos de nuestra dieta afectados de productos químicos de modo alarmante. Este periódico bimestral y gratuito es publicado por la Asociación Reforesta y la Federación de Asociaciones CPN, con ayuda del Ministerio de Igualdad, curiosamente no reciben fondos del Ministerio de Medio Ambiente. Se hacían eco de un estudio de una Organización No Gubernamental de Estados Unidos de América llamada Environmental Working Group (EWG) sobre los alimentos que se consumen en Norteamérica, los cuales son prácticamente los mismos en productos y calidad de obtención que en el resto del llamado Mundo Occidental, cuyo modelo alimenticio, aunque cueste creerlo, aspiran a imitarlo el mundo no Occidental.

A causa de ese estudio se detectaron alimentos básicos altamente peligrosos para la salud, dados los métodos industriales y globalizados que se usan desde los años 1990' para obtener mayores cantidades que poner a la venta en los mercados internacionales (sobre causas de la pérdida de garantías del Estado de Bienestar desde los 1990' por aquí) . No viene mal conocer la lista. EWG recomienda gastar un poco más de dinero en la cesta de la compra para adquirir estos mismos productos en aquellas marcas o productores que garantizan producciones orgánicas y etiquetado ecológico. Una compra masiva de estas marcas con garantías legales, aunque más cara para los bolsillos, garantizan una alimentación realmente sana y la posibilidad de que, si se generaliza, las grandes industrias alimenticias se replanteen sus procesos de abastecerse de consumibles que vender. En este sentido, por otra parte, recomiendo ver la película documental "Nosotros Alimentamos el Mundo" (por Erwin Wagenhofer, 2005).

El primer producto básico que EWG nos pone la atención para que busquemos las etiquetas ecológicas por ser el más perjudicial para la salud hoy día es cualquiera derivado de los lácteos. Sí, los lácteos. Ya he dicho que eran productos de la dieta básica. Las vacas occidentales que controlan las grandes marcas lácteas, sobre todo las multinacionales, son tratadas con gran cantidad de hormonas y antibióticos para que den más leche de sus ubres que la Naturaleza les otorgó dar por media. La leche, aunque consumible, no tiene las cualidades de la leche de una vaca sin tantos tratamientos. Aún más, los estudios de EWG señalan altas dosis de químicos ajenos a los propios del lácteo a causa de estos tratamientos, lo cual es la razón que ha hecho que encabece la lista elaborada por EWG para tener cuidado con ellos, sobre todo en la alimentación infantil.

Las patatas alimentan a millones de personas en todo el planeta. Es el producto básico que permite la vida a millones de individuos. Pero las patatas también son el segundo producto en los que tener cuidado según EWG. Su masiva producción mundial por las multinacionales, sobre todo de la Unión Europea y de Estados Unidos de América, se ha preocupado de las cifras de producir más cantidad, aumentar los precios para las empresas en sus ventas en Bolsa (los productores del campo no ganan tanto con ellas). El aumento de la producción en las plantaciones se ha logrado a base de aumentar los plaguicidas en las cosechas. Se salvan más patatas pero muchos plaguicidas, según los estudios químicos elaborados, no se terminan de eliminar de los tubérculos al lavarlos y pelarlos... Nos los comemos. Por ello se incide en la idea de apoyar en las patatas a marcas ecológicas pese a que sean más caras de comprar.

Las carnes son las terceras en el punto de mira. El problema está en que los ejecutivos de las grandes empresas no son granjeros, ni han pisado demasiado el campo. Conocen que la ciencia puede aumentar la producción y eso es lo que le piden a sus trabajadores agricultores y ganaderos que apliquen para aumentar la producción y por tanto los beneficios. En este caso aumentan la producción a base de hormonas, antibióticos y metales pesados que aceleran el crecimiento de los animales, sobre todo el de las aves y la cantidad de huevos que estas ponen. Efectivamente: nos lo comemos nosotros a través de su carne y de sus huevos.

El ketchup es tratado por EWG como el tomate más consumido por los norteamericanos, pero las marcas que más consumen, por las razones antes dichas en otros productos, tienen la mitad de las propiedades del tomate... sustituidas por una ración de productos químicos indeseadamente pegados al producto en su cultivo.

Las manzanas son según EWG: "de las frutas, la más peligrosa". Una vez más se debe a herbicidas y plaguicidas cuyos químicos no desaparecen ni aunque se lave la fruta antes de comerla (y antes de ese lavado ya llevan otros del productor y del mercado, no lo olvidemos). Son las manzanas de etiqueta orgánica o ecológica las que nos proporcionan salud al 100%; aquellas que no gozan de esa garantía es también sana, pero no tanto a causa de esos químicos nocivos para la salud.

Al café le pasa lo mismo (más otros problemas sociales, de hambruna, económicos, políticos y militares que conlleva en muchas zonas del planeta, sobre todo en África, a costa del gusto occidental).

Y por último llegamos a las nueces y semillas comestibles. No incidiré en lo de plaguicidas y herbicidas, pero sí mencionaré que muchas semillas que son frutos secos (cacahuetes, almendras, avellanas, pipas de girasol peladas, y otros) les aplican blanqueantes para ser atractivos a los ojos del comprador/consumidor que no son excesivamente saludables... ni naturales.

Por otra parte, que no sirva esta entrada al Alto Mando del Servicio de Inteligencia de Espionaje de Bares para crear pavor ante los alimentos del mercado. Sólo pretende ser una extensión de esta información ecologista. La información nunca viene mal. Es recomendable comer sano y EWG ha aportado su grano dando esta información al realizar sus estudios. Se recomienda consumir productos de etiquetado orgánico y ecológico, a pesar de ser más caros, pero no se dice en ningún momento que no se coman estos productos de la mano de marcas de empresas altamente preocupadas en los beneficios y la producción por encima de otros criterios. EWG hace sus estudios, saca sus conclusiones, informa y recomienda, sólo eso, no hace más. Si sus recomendaciones fuesen oídas tal vez las grandes empresas tomaran nota y se preocuparían más por controlar estos resultados en sus productos. Sea como sea, tratad de ver la película que os he dicho, tal vez os solucione aún más dudas, y tal vez os informe y haga pensar sobre más cosas. Eso sí, es un documental que sirva de introducción al tema, ya que cada cosa de las que habla tiene para hablar de muchas más cosas de las que se habla. El estudio de EWG publicado por "El Correo del Medio Ambiente" es al margen de esa película, pero la podría complementar.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

3 comentarios:

canichu dijo...

Podéis leer más sobre estos asuntos, y entrando en más materia ecología-alimentación, en:

http://www.lahuertalibre.blogspot.com/

Por otra parte, hoy me ha llegado el siguiente email de una amiga, lo transcribo para los que viven en Cataluña y les interesa el tema, por si desean ir:

Divendres 20 de novembe, 20:30h.

CARA A CARA: SÍ O NO A L’ÚS DE TRANSGÈNICS PER A L’ALIMENTACIÓ HUMANA?

Breu exposició sobre què són els transgènics a càrrec del doctorand en Biologia Vegetal, i tècnic del Casal Jaume I de Sueca, Miquel Blasco.

Defensarà la postura en contra dels transgènincs el representant dels transgènics d’Ecologistes en Acció del País Valencià, Pep de la Rubia de la Rubia.

La postura a favor serà defensada per Borja Cascales, doctorand en Biologia Molecular de Plantes.

Es tracta d’una taula rodona on esperem la participació del públic, ja que es tracta d’un format obert on hi caben tota mena de postures que ens enriquiran el debat.

Saludos.

maart dijo...

Hola !!! Estube en este debate, realmente nos estamos colgando todos con esto de la alimentación.
Según Pep de la Rubia, ecologistas en acción, España es la puerta abierta para europa con lo de los trangénicos, y aunque por ahora no estan en nuestra tiendas de comestibles y mercados, el caso es que si que empiezan a estar en nuestros alimentos a partir de los piensos trangénicos de los cuales se alimentan los animales que nos comemos y también en sus derivados. Por otra parte, los productos pesticidas son una parte más... todo esto empieza principalmente a casusa de la super empresa al cargo de cargarse la alimentación básica saludable basada en los frutos crecidos al sol con su tiempo natural; esta empresa es Monsanto, la gran comercializadora de productos pesticidas, insecticidas y QUE CASUALIDAD ! la responsable desde los 70 de los estudios científicos transgénicos... El dinero es su forma de control... controlando el alimento a través de la producción (más superproduccioon con trangénicos al ser más rentable) y las semillas. La gente media no nos enteramos puesto que esto no está en nuestros medios de comunicación, supuestamente democráticos.. y acabamos comprando las manzanas más baratas... pongamos atención, empecemos a asociarnos a Cooperativas de consumo responsable, creemos una en nuestro vecindario, compremos juntos si hace falta... pero hagámoslo en tiendas pequeñas, de comercio justo, sostenible, ecológico... por nosotros
Yo desde que lo hago me siento más libre y con mi mente y cuerpo más sanos...
NOSOTROS TENEMOS LA ULTIMA PALABRA Y NUESTRA ACCIÓN ES EL CAMBIO !!!

canichu dijo...

Otro efecto "colateral" de los transgénicos, es que hay algunos alimentos cuyas semillas quedan estériles, por ejemplo en las berenjeras. Así que estas industrias se ven forzadas a mantener una mínima producción natural para tener semillas fértiles. Se ve bien esto en el documental que cito, y quien lo dice es una de las personas que trabajan para una de estas empresas multinacionales que manejan transgénicos... y lo menicona muy críticamente con la política de su misma empresa. Es un testimonio curioso. Un saludo. Maart.