jueves, septiembre 11, 2008

NOTICIA 523ª DESDE EL BAR: ACELERANDO PARTICULAS

Suiza ha estado construyendo una enorme máquina para acelerar partículas. Bueno a mejor decir sus científicos. Bueno a decir verdad 10.000 científicos de 80 países diferentes. La finalidad es investigar el efecto de esa aceleración y cuáles podrían ser sus implicaciones tanto en el origen del Universo durante el Big Bang, como en otros ámbitos. Se trata de reproducir en miniatura las condiciones del origen del Big Bang para estudiarlo, más o menos, o bien de investigar la composición de los átomos siguiendo el comportamiento de cada parte en su aceleración, más o menos, que uno es de Letras y no Ciencias. Ayer, día 10 de septiembre de 2008, se puso en marcha el experimento. La cuestión ha llamado la atención de todo el mundo científico y del no científico. No es para menos. Mientras que una parte de los entendidos afirman que no pasará nada grave, que sólo se trata de un experimento para comprobar teorías por ensayo, otros científicos afirman que podría provocar la creación artificial de un agujero negro que se tragase al planeta Tierra y sus alrededores en cuestión de nanosegundos de tiempo. El fin de la vida en menos de un abrir de ojos. Es obviamente otra teoría posible que se une a otras más positivas. Cómo no se sabe realmente qué ocurrirá, todo cabe.

Personalmente opino que no ocurrirá nada grave. Si bien las teorías más alarmistas y catastrofistas existen, lo cierto es que deben ser minoritarias, ya que de otro modo, si corriera peligro la Humanidad entera, se le habría prohibido tajantemente a Suiza albergar tal experimento monstruoso. Si Suiza insistiera, pronto se vería bombardeada y atacada por múltiples tropas internacionales o unilaterales por parte de alguna gran potencia, tal como ha ocurrido con varias naciones que intentaron desarrollar proyectos nucleares militares en contra de los acuerdos de No Proliferación de Armas Nucleares. Más bien creo que el alarmismo viene dado por la necesidad de publicitar un proyecto que, de tener gran éxito, puede ganar el Premio Nobel de Física. Tal publicidad atrae a unos medios de comunicación que a la vez atraen a inversores y patrocinadores que pueden dotar de cuantiosos fondos a todo este evento, sobre todo a los medios de comunicación (al atraer consumidores de esa noticia sus clientes publicistas ven más apetecible la publicidad en los medios informativos que cuentan con ese aumento de espectadores y lectores). Aunque bien es cierto que ha sido Internet quien más cobertura le está dando al suceso. Total, si acertaran los pesimistas, ¿quién podría rechazárselo a los culpables? Cómo ellos dirían la ciencia es muchas veces un ensayo-error, si hubiera un agujero negro que se lo tragase todo en nanosegundos desde luego la ciencia ya no cometerá más ese error. Si es que ya lo decían en la serie de humor de dibujos animados de ciencia ficción “Futurama”: “hay que tener cuidado con los neutrales”, estos suizos… pero si todo el mundo sabe que lo mejor que tienen es el chocolate, que se dediquen a él.

Sea como sea, ya digo que soy de la opinión de que la mayoría de la comunidad científica debe estar de acuerdo en lo inofensivo del proyecto, pese a no poder afirmarlo con total seguridad. Creo y deseo en lo inocuo de todo esto. Yo no soy de Ciencias, no entiendo muy bien de estos temas aunque me interese por ellos; aunque sí entiendo de análisis de las ideas, para eso me han educado y preparado en Letras. Lo cierto es que si existen posibilidades mínimas de autodestrucción de la vida, habría qué preguntarse porqué se les deja actuar tan libremente a estos científicos. Es cierto que en siglos anteriores se pusieron trabas a otros experimentos que acabaron haciendo avanzar a la Humanidad, como la circunnavegación de La Tierra para demostrar que no era plana, las autopsias para conocer el cuerpo humano o la circulación de la sangre, o las investigaciones con energía nuclear. Sí, es verdad, la energía nuclear fue investigada al principio desde finales del siglo XIX y principios del XX con la vista puesta en fines pacíficos, pero su desarrollo total sólo se dio a mediados del siglo XX como medio de destrucción (menos mal que luego se volvió a enfocar hacia fines pacíficos, pese a que nos queda bastante por acabar con las armas nucleares). Sin embargo, todos estos experimentos no implicaban la posibilidad de la destrucción de la vida al completo. Incluso las horribles bombas nucleares iniciales sólo se idearon para destruir varios kilómetros a la redonda (algo atroz y denunciable), nadie se esperaba que su magnitud acabara con una ciudad entera… y menos aún que se lanzara una segunda bomba contra otra ciudad cuando la primera bomba ya había dejado a Japón en condiciones de rendirse en la guerra mundial. No se pensaba en acabar con la vida en La Tierra, aunque el desarrollo posterior de estas bombas tengan esa capacidad, algo totalmente criminal. El propio Oppenheimer, creador de las primeras bombas, pidió perdón por su invento y no volvió a trabajar nunca más con el ejército. Él mismo creía que las muertes que provocaría una bomba, la que se soltó sobre Hiroshima, no provocaría las secuelas que provocó, pero que además ahorraría mayor número de muertes, ya que la otra opción era desembarcar en Japón como se hizo en Europa en Normandia. Ciertamente los japoneses estaban dispuestos a defender su isla hasta el último hombre, en plan suicida, la desmoralización que provocó la primera bomba nuclear en aquel 1945 fue lo que les llevaba a la rendición, nadie se esperaba la mayor criminalidad al soltarse otra bomba sobre Nagasaki antes de aquella rendición, ni Oppenheimer, cuyo invento ya no estaba en sus manos, sino en las de Estados Unidos de América. Y con todo las experimentaciones de las bombas nucleares nunca implicaron la autodestrucción total, afortunada y cuerdamente (bueno, cuerdamente dentro de la locura).

Pues bien, ningún experimento de la Humanidad anterior a este de los suizos ha implicado nunca la posibilidad de autodestrucción total. ¿Quién puede erigirse en nombre de la Ciencia con capacidad de destruirnos a todos por el mero hecho de conocer? ¿Y si lo que se conoce es el origen de los agujeros negros, como aseguran los pesimistas? ¿Puede ser el ser humano tan estúpido? Sí, yo creo que puede serlo. Pero lo malo es que no nos damos cuenta. Son los científicos en realidad los que tienen estas ansias de investigación que no se sabe muy bien a qué se enfocará, o al menos no lo sabemos muy bien los mortales comunes de la calle del día a día. Si a uno de estos científicos se le preguntase si se debe llevar a cabo el experimento teniendo en cuenta las teorías del agujero negro, probablemente responderá que sí merece la pena. Si a un panadero, por ejemplo, se le pregunta por lo mismo explicándole las implicaciones positivas y negativas, probablemente contestará que no merece la pena arriesgarse tanto. ¿Puede un puñado de científicos, 10.000, jugar al ensayo-error o al ensayo-acierto poniendo en riesgo la vida de millones de seres vivos, entre ellos el resto de millones de personas del planeta? ¿Acaso como en la novela de Isaac Asimov son ellos “los propios Dioses”, aquellos que experimentan y experimentan hasta autodestruirse por el mero hecho de adquirir conocimiento? Claro que en esa novela al final los seres que se autodestruyeron por conocer acabaron con su mundo dentro de una especie de agujero negro, pero descubrieron al ser absorbidos que reaparecían en forma de energía consciente en otro mundo creado a partir de todo aquello, o quizá otra dimensión. Pues sí, esta novela existe. Lo cierto es que a la verdad estriba en que la mayoría de los expertos consideran que es un experimento inofensivo que nos podría hacer avanzar, no se sabe a dónde, pero avanzar. Y puesto que es inofensivo en opinión de la gran mayoría, pues se lleva a cabo. También era mayoría los que opinaron que La Tierra era plana... claro, que las posibilidades de pérdida en lugar de equivocarse al decir que "es redonda y la navegaremos" para demostrarlo no son las mismas que este caso, ni los que asumieron el riesgo asumieron perdidas más allá de las propias existencias, no implicaron a otras existencias sin consulta.

¿Y si ese es el origen del mundo? ¿De dónde venimos y a dónde vamos? ¿Somos hijos de un Ser Creador que nos ha creado un plan secreto que desconocemos? Los caminos del Señor son inescrutables. Imaginemos una teoría metafísica. ¿Y si este es el origen del mundo, unos seres que adquieren conocimiento hasta crear aceleradores de partículas que lo absorben todo en un agujero negro que, al otro lado, lo reconstruye de nuevo creando un mundo, un Universo, nuevo. Sería como una espiral continua de creación y destrucción, seríamos de veras los propios dioses. Sería una auténtica gracia irónica. La materia que formaba lo que después creó el Universo explotó en el Big Bang y se dio origen a las galaxias y demás elementos que hoy día forma nuestro mundo. En teoría esta materia se expande en medio de la Nada (no hay teoría que explique con certeza absoluta nada del porqué de todo esto, ni mucho menos qué es la Nada salvo nada, pese a que ningún aparato nuestro haya comprobado jamás que la nada exista). Según me explicó un amigo hace tiempo, esa expansión se hace a modo de “pelota”, por lo que en medio de esta expansión también hay como otro poco de “nada”, por la que quizá se pase a través de “agujeros de gusano” o de agujeros negros. Todo esto me supera, no me estoy moviendo en lo que conozco. Pero sí que parece cierto que al estallar algunas estrellas provocan agujeros negros. Agujeros en la materia… ¿agujeros con salida a dónde (ya que la entrada se sabe dónde está, hay varios agujeros negros localizados en la observación de las galaxias) y, si es un agujero, agujero en qué? Ni idea. Me estremece, me sobrepasa, pese a que haga conjeturas más o menos divertidas o irónicas.

Pero lo cierto es que, como he dicho, no creo que el experimento sea grave, por las razones que he dado antes, pese a que es una bestialidad que existiendo las posibilidades que existen se le haya dado luz verde. Sí, claro, el que no arriesga no gana, pero aquí no se trata de ganar o no un coche, por ejemplo, o de perder una vida o dos en el caso más extremo. Se trata de algo más serio. Muy claro tienen que ver en general la gran mayoría de autoridades del mundo de que el experimento no entraña tanto riesgo como se ha publicitado para que lo dejen hacer. Insisto en que todo esto me huele a negocio informativo que a la vez relanza las carreras de unos cuantos físicos. No parece existir riesgo real alguno, y posiblemente sí dé grandes avances a la Ciencia y por ende a la Humanidad, aunque no sepamos en qué dirección.

Hagamos otra teoría, ¿y si todo esto es un truquito de científico para ligarse a la compañera o compañero de trabajo? Sí, sí, ya me los imagino antes de pulsar el botón del acelerador de partículas mirándose a los ojos y recordándose que hay unas teorías negativas que dicen tal y cual, por lo que ¿por qué no concederse una última alegría de por si acaso y darse allí una fiesta erótico festiva? Luego van, pulsan el botón, se aceleran las partículas con normalidad, se apaga la máquina y ya está, afortunadamente no pasó nada, salvo el revolcón entre compañeros de trabajo… Hummm… Visto así yo me apunto a este truquito sin ser científico. Ya sabéis, chicas, en vista de lo posible, ¿a alguna le apetece “antes de”? Soy un hombre atento a las ofertas.

La verdad es que ya se ha producido el experimento, y como decía: no ha pasado nada. Al menos no de momento, ya que las voces más agoreras insisten en la posibilidad de crearse un agujero negro si se utiliza la máquina a lo largo del tiempo, o a lo sumo dentro de unos 10 días o un mes cuando alcance su máxima potencia. Otros hablan de microagujeros negros, y a estos sí les han concedido la duda de posibilidad los más positivos, pero añaden que estos no serían nocivos a largo a plazo para La Tierra y que incluso se autodestruirán en nanosegundos. Lo cierto es que todo son hipótesis, y que efectivamente no ha pasado nada en un primer momento (y que uno espera que no ocurra nada). Se apagará en diciembre por ser Invierno con una potencia alcanzada de 7 (su máximo es 10), y se volverá a conectar en Abril de 2009. En el lado positivo se espera hallar algo que, como ocurrió en experimentos similares pero enormemente alejados de las pretensiones y características de este, haga avanzar la ciencia dando cosas como las que se descubrieron del tipo Internet, escáneres, etcétera. La ciencia puede empezar a estudiar el Big Bang con esta máquina, que me sigue dando cierto respeto, también es cierto, los publicistas pueden pagar a los medios, los medios a los científicos, los publicistas cobrarán sus réditos publicitarios si estos hicieron mella en los consumidores de la noticia, quizá algún científico se dio un buen homenaje sexual y yo… bueno, yo espero que alguna moza no lea bien este párrafo por si aún cuela la oferta del otro párrafo.

En todo caso, y pese a que mire con cierto respeto y preguntas físicas y metafísicas al acelerador de partículas, me da más miedo algo que también se está investigando y que el propio Pentágono de Estados Unidos previó tener listo para la mitad de este siglo XXI, algo más potente que la bomba nuclear, que fue superada en los 1950’ por la de hidrógeno, el arma de neutrones, capaz de destruir la vida sin destruir lo inerte, ideal, según cierto informe de la ONU previendo el futuro, para aquellos que deseen matar selectivamente a una etnia. Esa ciencia militar sí que da miedo, miedo, miedo.

Que la cerveza os acompañe.

9 comentarios:

EL CHICO GRIS dijo...

"otros científicos afirman que podría provocar la creación artificial de un agujero negro que se tragase al planeta Tierra y sus alrededores en cuestión de nanosegundos de tiempo."

Perdón, pseudocientíficos. Y el CERN es un organismo europeo, no suizo.

canichu dijo...

hombre, habiendo científicos de 80 países en número de 10.000 daba por hecho que el proyecto aunque lo alberga Suiza es internacional. Las referencias a Suiza, com o las del chocolate, son meramente humorísticas.

txustine dijo...

no te preocupes hombre, de momento sólo han puesto ha girar partículas y han visto que dan una vuelta entera pero todas en el mismo sentido, ya veremos cuando las hagan chocar.

Lo que yo tengo entendido (y si hay algún físico que me corrija) es que están buscando nuevas partículas que de confirmarse que existen (como las cuerdas) darán por válidas las teorias de unificación de fuerzas que están desarrolladas pero no es posible validar por el método científico sin el cacharro de marras. Si se confirman las teorias de unificación se conocerá lo que pasó en el big bang, pero no creo que simulen uno XD.

Es como un microscopio gigante.

ya ya, que se acaba el mundo, a mi tambien me la intentaron colar el martes, estos científicos ya no saben que hacer para pillar :P jajajaja

canichu dijo...

Menos mal que tengo lectores de ciencias para ir precisando. Gracias.

Harry Reddish dijo...

Más que el acelerador de partículas, me da mucho más pavor Rusia. Dependemos energéticamente de ella y encima nos puede destruir. Eso me acojona mucho más que un experimento. Lo de "a follar, a follar, que el mundo se va a acabar...", me parece mucho más aplicable que nunca.

suerte en la búsqueda del conocimiento (bíblico)

salud

canichu dijo...

de rusia y georgia ya hable tiempo atrás cuando todo empezó. Un saludito

MHR dijo...

Creo que los agujeros de gusano son distintos de los agujeros negros. Mientras que los primeros no es seguro que existan (tendrían una entrada y una salida), los segundos sí que dicen que existen, y sólo tienen entrada.

En cuanto al Acelerador de partículas, a mi me suena a ADSL... no sé, invertir tanto en un proyecto de tal magnitud, que no se sabe por dónde saldrá... es un poco raro.

Precisamente ayer saltaba a los medios la noticia de que un grupo de "hackers" había asaltado el CERN, pero milagrosamente no han producido daños en el sistema de control central. Joder, ¿cómo pretenden nuestros periodistas que el centro de mando esté conectado a internet?
Estas noticias de última hora con música siniestra y el presentador con voz de circunstancia me queman.

Saludos Canichu.

Pilar M Clares dijo...

"que se tragase al planeta Tierra y sus alrededores en cuestión de nanosegundos de tiempo."
jajajajajajaajjaja

joé

me da risa, será porque no tengo ni idea...

Bayadère dijo...

Madre mía, menos mal que de momento nos hemos librado del fin del mundo, que a mi todavía no me ha dado tiempo de escribir un libro ni de tener hijos (ya planté un árbol cuando era chiquitita), ni hubiésemos podido ver si Madrid consigue las Olimpiadas del 2016, ni veríamos Ana Obregón en ¡Mira quién baila!, y nos hubiesemos quedado con las ganas de saber si a Mª Teresa Campos le vuelven a retirar un programa por falta de audiencia... No, el mundo no podía llegar a su fin con tantos asuntos pendientes.
Para el próximo fin, que me avisen con antelación para poder organizarme, que digo yo que seremos muchos los que haremos cola para hacer puenting (eso es lo que la gente quiere hacer antes de morir, ¿no?)