jueves, mayo 17, 2007

NOTICIA 277ª DESDE EL BAR: CORTE DE PELO

Esta tarde comienzo el trabajo en la sala de juegos para adultos. He pasado la mañana comprándome un pantalón negro y cortándome el pelo. Acepté cortarme el pelo porque necesitaba un sueldo ya, tras tanto tiempo en el desempleo. Hacía diez años que no me veía con el pelo corto. Pero hacía diez años no tenía tanta entrada de calvicie y la frente estaba más cubierta de pelo, ahora simplemente no me gusto. Personalmente creo que tengo un aspecto horrible. No soy yo. No me refleja. Refleja a otra persona de modo externo, aunque de modo interno siga siendo yo... yo sin gustarme con el físico que me ha quedado con el obligado corte de pelo. Acepté cortarlo porque necesitaba el trabajo, pero seamos serios: la Constitución española garantiza el derecho a la propia imagen y la no discriminación por el ejercimiento de este derecho (artículo 18). Sin embargo en este trabajo, como en muchos otros, no te contratan si no tienes el aspecto, la imagen, que ellos quieren. Incumplen la Constitución y con la libertad individual de sus trabajadores. España tiene muchos problemas sociales, y muchos de ellos son porque la sociedad misma en general los acepta y por ende los organismos del Estado. La frase "las cosas son así" es el peor enemigo de la gente de a pie, porque ellos mismos se la dicen y se la creen y la cumplen. Esto último no sólo lo digo yo, lo dicen marxistas y anarquistas y hasta fascistas desde hace muchas décadas. Cuando se mandan inspectores de trabajo a las empresas deberían investigar también si los empresarios incumplen con el derecho a la propia imagen de sus trabajadores. Cuando estuve en Gran Bretaña las cosas, en general, no eran así, eran más abiertos de mente en este sentido, o eso reflejaban en general. España sigue atrasada en unos modos de pensar. Aunque el empresario que será mi jefe y que me impuso el corte de pelo es un abogado argentino. Hay que dar buena imagen de empresa... tal frase suya implica que los que llevan el pelo largo son escoria, poco más o menos, y dan mala imagen por ello. Menudo personaje voy a tener por jefe, la verdad. La imagen de empresa, debería saber, hoy día no sólo es la que se da a los clientes, que es imagen externa, sino también a los empleados, que es imagen interna. Y para tener buenos resultados has de tener buena imagen en ambos sentidos. Si un empleado, en este caso yo, se siente a disgusto es muy posible que no rinda bien, y es posible que no rinda bien, y sé que empiezo esta tarde y es pronto para decir esto, pero es que no me ha gustado esta imposición, primero porque no me gusta la imagen personal que por ellos debo llevar, y segundo porque al imponer algo inconstitucional la imagen que me dan de la empresa es altamente negativa y me crea repulsa. Empezamos mal.
No me gusto, no soy, en imagen, yo. Y eso se reflejará en los demás y su comportamiento, porque la imagen personal, se diga lo que se diga es importante e influye. Y puesto que es imagen individual, ha de ser el individuo quien la gestione y no factores externos. Una empresa puede ser una brillante empresa aunque le llegue a sus empleados el pelo a los tobillos. El dueño de Virgin, por ejemplo, comenzó siendo un hippie en los 1960' - 1970'. Hoy día Virgin tiene hasta compañía aérea y el dueño sigue siendo un greñudo. El pelo no tiene que ver con la calidad del trabajo ni con sus resultados. Las mentes atrofiadas por estancadas en viejos ideales, sí. en el siglo XIX se pensaba que determinados ángulos de la cara podían decir si una persona era un criminal o no, era una solemne tontería, pero se lo creían y miraban a las personas según estos parámetros. Poco más o menos pasa hoy día en las personas con prejuicios sobre la gente con pelo largo o barba, u obesa, o fumadora, o cejijunta, o vizca, o de otra raza, o lo que sea, es discriminación igualmente.
Tengo algún amigo empresario, varios, bastantes, y hasta un tío con varias fruterías. Me imagino los comentarios de algunos de ellos cuando me vean en breve. Pero de mi tío no me lo imagino, lo sé ya, porque lo dijo en el pasado. Y sólo puedo contestar una cosa: teniendo tú el poder de contratarme y preservar así yo mi imagen y a la vez tener un empleo y tú un buen trabajador, ¿por qué no lo hiciste? Fuera de eso toda crítica está de más.
No me gusta mi imagen actual, sinceramente ni me refleja ni me siento a gusto, me siento muy feo con el pelo así. Pero necesitaba el trabajo. Necesitaba el dinero tras tanto tiempo en el desempleo. Intentaré con el tiempo dejarme algo de greñas, no quieren el pelo largo, pero intentaré al menos mantener un nivel de greñas discretas a ver si eso me contenta dentro de unos meses, cuando mi pelo crezca. Y no descarto que si en el futuro esas greñas me dieran problemas, consultar con los abogados de CNT sobre el asunto. En fin, de momento, sólo toca trabajar. Un saludo y que la cerveza os acompañe.

15 comentarios:

txustine dijo...

muchas personas reflejan en su imagen las etapas por las que están pasando, hay personas que se tatuan cuando tienen un hijo, cuando consiguen un triunfo laboral, piensa en este cambio de imagen como una nueva etapa en tu vida, como un símbolo de cambio y de posibilidades que se te puedan plantear.

O si no piensa que es sólo pelo, no le des demasiada importancia, vuelve a crecer, no se, yo dentro de poco seré rubia y no por eso pierdo el sueño.

txustine dijo...

uy, que rollo te he soltado, es que ya ves como somos las chicas, tratándose de pelo nos toca la fibra XD

Derecho dijo...

por las que están pasando, hay personas que se tatuan cuando tienen un hijo, cuando consiguen un triunfo laboral, piensa en este cambio de imagen como una nueva etapa en tu vida,demasiada importancia, vuelve a crecer, no se, yo dentro de poco seré rubia y no por eso pierdo que rollo te he soltado, es que ya ves como somos las chicas, me parece exitoso

Duna dijo...

Me alegro que empieces a currar. Por más que sea un derecho constitucional, hay muchos derechos que nos saltamos, muchos de ellos como renuncias personales a cambio de algo. No sé, me gustabas con el pelo largo, no sé cómo estarás ahora (Oooo, cómo quisiera verte), sin embargo creo que 'el que algo quiere algo le cuesta', y la vida, al menos para mí, es renunciar a algunas cosas para conseguir otras.

En cualquier caso..enhorabuena por ese dinero y las juergas q te va a proporcionar.

canichu dijo...

espero no cambiar esto como una nueva etapa de mi vida, porque una nueva etapa significa cambios más allá del físico que no realizo. Cuando alguien pasa por etapas nuevas de su vida en sentido mental, un cambio o un impacto psicológico, se suele reflejar en su imagen física, no es el caso, el cambio físico ha sido impuesto por una necesidad laboral, o a mejor decir económica, pues de haber tenido el premio de un euromillón no hubiera realizado este trabajo, y si otros como escribir o investigar historia. De todos modos gracias por los comentarios.

canichu dijo...

he contestados anteriormente a Txustine y a derecho, pero se ma ha colado duna. DUNA esa no es la mentalidad mejor, pensar que hay que renunciar a nuestros derechos constitucionales para obtener cosas como el trabajo, por ejemplo, es lo que hace que los empresarios de este país respaldado por los políticos hagan lo que quieran y nosortros seamos sus meras piezas del tablero que les da dinero por mucho que nos puteen. Un saludo.

Duna dijo...

Las experiencias vitales son los que nos hacen pensar de un modo u otro. Los ideales, las luchas....hace años que acepté cuales eran las reglas. Y no hablo de trabajo, solamente, sino de la vida. Renunciar para obtener....quizás no sea la mentalidad mejor, pero es el resultado de lo que he vivido.

Pilar M Clares dijo...

El pelo crece, no te preocupes, lo que fastidia es lo de fondo. Eso de "las cosas son como son" es odioso y la justificación de tantas patrañas. Ánimo y besos.

Harry Reddish dijo...

no sé si darte la enhorabuena o darte directamente el pésame. sé que necesitabas el curro (yo me sé de uno que también necesita uno urgentemente o por lo menos pasta), pero esa renuncia a la que te has tenido que someter, no me gusta ni un pelo (perdona por el recurso fácil, pero es como lo siento). Todo ello me da qué pensar y me rebela. En el fondo, no somos nada si seguimos permitiendo toda esta clase de atropellos... pero a veces no nos queda otra. Ojalá la tortilla diera la vuelta y el empresario se viera obligado a cumplir con los preceptos constitucionales. Abajo el Estado liberal

Salud!!

txustine dijo...

ostras me repito más que el ajo ^_^

sett dijo...

Es una realidad que no tiene forma de pararse.Hay demasiada competencia en este pais a la hora de lograr un empleo como para que nos llegue a pasar por la cabeza lo de la propia imagen.

Somos monigotes en nuestra imagen externa.Aquel que veamos por la calle que lleva una imagen maltrada por la opinion publica,seguro seguro que no lo contrata ni dios.Es triste,pero....(encogimiento de hombros)

Liliana dijo...

Si supieras cuánto te entiendo!!! Y qué razón tienes en eso de que teniendo un empleado feliz pueden tener más ganancias como empresa. Me pregunto, ¿les cuesta tanto entenderlo?
No me extraña que sea un argentino (y sé que me va a caer más de un compatriota por esto), pero la cultura al físico, a la presencia, a la juventud que hay en mi país (evidentemente exportado a otros, aunque no sé si es política de la empresa o de ese jefecito tuyo) es casi fascista.
Ojalá tu pelo crezca y el hombre ya conozca tu compromiso con el trabajo, que te valore por lo que eres y no por el largo del pelo. En una de esas...

Andrés David dijo...

Por la pega (ya estoy aprendiendo términos chilenos) te felicito. Sé lo estresante que puede ser andar desempleado tanto tiempo.

Sobre el pelo y la relación felicidad-eficiencia: es algo de cultura corporativa que todavía es difícil encontrar. Cuando era empleado intentaron ponernos uniforme y el alboroto fue tal que tuvieron que desistir. No era un empleo donde el uniforme fuera algo lógico (una empresa de desarrollo de software) y con el cuentico de la imagen corporativa intentaron convencernos.

Eramos pocos, claro y eso ayudo. En tu caso supongo que hace falta paciencia y una labor soterrada de educación y convencimiento hacia tus compañeros de trabajo y tus jefes. Espero que entiendan pronto que la longitud de la cabellera no influye en la labor realizada.

Un abrazo cervecero.

Alnitak dijo...

mmm, no te creas eso de en Inglaterra esto no pasa, porque tengo una amiga que trabaja de profesora en una escuela de inglés, ella es estadounidense, muy mona, con una forma de vestir adecuada a cada ocasión y situación, discreta, sencilla y además elegante. Su jefe es inglés y lo primero que le dijo fue que no se permitia ningun tipo de piercings, ni el pequeño brillante tan mono para la nariz, ni siquiera el que se lleva en la lengua. Y su trabajo es enseñar inglés...
No se trata de nuestro país, se trata del mundo en el que vivimos...que no sabe mirar más allá.
Suerte con tu nuevo trabajo!!!

Legabal dijo...

El pelo, nos toman el pelo( nunca mejor dicho )Las etiquetas y la hipocresía social. Todo es máscara, desde y antes de los griegos. Los uniformes del aparato estatal, los empleados del cine, del " burger"Todo uniformes, logotipos, máscaras, banderas, señas de identidad de grupos. Somos tribus sometidas por el capital que deshumaniza y crea el deseo. Y el deseo la ansiedad, el cansancio y otros vicios peores como la alienación. Y sin embargo es la sociedad que hemos creado.Es lo que hay- que diría mi amigo Pedro-
Así que ánimo todos nos cortamos el pelo de una manera u otra.
Hay que sobrevivir o crear la propia empresa. Saludos, amigo.