martes, enero 30, 2007

NOTICIA 221ª DESDE EL BAR: DANIEL, HÉROE DE SU BARRIO

Por la noche de ayer fuí al bar irlandés Whelans para despejarme un poco jugando como cada Lunes al concurso de trivial con el equipo habitual (Txingurri, Chico Gris, Zepezlin y Baron Kaos). Asíque todavía no lo había notado. Igual que esta mañana. Me levanté y algunos vecinos querían saber detalles de los hechos de ayer. Me escabullí como pude, se los dejé a mi madre. Pero al salir a la calle y después de la comida ya era inevitable. Mi barrio está acostumbrado a sucesos muy graves, pero quizá no tanto a gente que salva la vida a gente, pese a que hay cierta solidaridad. Demasiadas personas llamándome, demasiadas personas parándome por la calle, demasiadas personas yendo a mi casa... ¿y cuándo yo he hablado tanto con la gran mayoría de esas personas? Transformado en héroe de mi barrio de la noche a la mañana, sé que esto es tan transitorio como dure la curiosidad de las personas, pese a que ya sea un suceso que dote de X característica cada vez que me vean por la calle el resto de mi vida aquellos que se queden viviendo en el barrio.

Algunos aluden a mi pasado protagonismo en la muerte de mi padre y mi protagonismo en evitar la muerte del vecino que es como un pseudo padre o pseudo tío mío. Otros aluden directamente sólo a los hechos de ayer. Algunos quieren detalles, otros quieren saber porqués, otros quieren saber el futuro de él... ¿Acaso yo soy especialista en diagnósticos pasados y presentes?

También está el resto de la familia de este hombre, que es como si fuera familia mía, y también me tratan como un héroe, cuando de toda la vida nuestro trato ha sido como si fuéramos familiares, ¿acaso un familiar no haría lo que yo hice por su familiar? ¿Acaso no se haría aún ni siendo familiares, como en la práctica así es, pese a lo afectivo de que su familia se una a la nuestra? Y me traen comida y me traen cosas, y muchos abrazos y besos fuera de lo habitual.

Pero ¿acaso yo soy un héroe realmente? No. Yo no soy un héroe. Los héroes son los que trabajan todos los días y sacan adelante a ellos y a sus familiares, por ejemplo, y yo no hago nada de eso. Soy consciente de que he salvado una vida de un ser cercano a mí, el cual hoy preguntaba por mí en el hospital, aunque no he ido. Es más, tras comer me he ido del barrio al centro de la ciudad. No volveré hasta muy tarde en la noche, tal vez hasta las primeras horas de la madrugada. Reconozco su agradecimiento, pero me abruma, sobre todo de la gente que son vecinos o curiosos o admirados de la acción del chico desempleado de hace dos años, borracho y "escribepoemas".

¿Era un héroe cuando se moría mucha gente a mi alrededor hasta que murió mi padre en mis brazos? ¿Era un héroe cuando en mi "año sabático" de 1998 - 1999 me revolcaba en mis vómitos totalmente borracho mientras mis amigos me reanimaban? ¿Era un héroe en general? ¿Soy realmente un héroe por lo de ayer?

Tal vez algunos de mis actos pasados, no escritos aquí en este post, puedan calificarlos algunas personas como propios de héroes, pero eran actos en común, en plural... la recogida de chapapote o la organización de actos contra la guerra de Irak en 2002 y en 2003... y aún así es discutible.

De momento la gente me toma por un héroe del barrio hoy, y de momento, yo sólo sé que hice lo que otro hubiera hecho. Cualquiera hubiera podido saltar por esa ventana y cualquiera hubiera actuado como yo actúe. Lo mío fue todo puro azar. No reniego de lo hecho, y mentiría si no digo que me siento orgulloso de mi propia seguridad y calma en esas horas, y sé que suena a orgullo o a pretensión, pero ¿por qué negar lo cierto? Y tal vez pude transmitir calma sobre todo a sus hijas, que son como si fuesen hermanas mías, y a su esposa, que es como si fuese madre mía o tía mía, y por supuesto le mantuve vivo. Pero, dada la alerta, en esa habitación hubo otras personas que le mantuvieron vivo mejor que yo.

Hoy he vuelto a soñar con mi padre, y con sangre, mucha sangre, una gran cantidad de sangre... la del vecino. Me desperté diversas veces en la cama y cada vez que quería entretenerme con otra cosa ya no tenía un concurso de trivial delante, y mi mente se llenaba del resto de preocupaciones que forman mi vacío existencial y mi cansancio vital: la falta de trabajo, la falta de espectativas, la falta de futuro... y de nuevo pensando sobre mi padre y sobre el intento de suicicio de mi pseudo tío/padre. No me siento mal, no tendría sentido sentirse mal, pero tampoco bien. Ni mal, ni bien. Ni frío, ni calor... la temperatura del día: templado.

Y quizás lo que eché de menos anoche, entre tanto no poder dormir con mis angustias y mis obsesiones y mis problemas y mis tormentos, era haber podido tener a alguien en mi cama a quien poder simplemente abrazar. No me solucionaría nada tener una pareja a quien abrazar, pero tengo la sensación de que necesitaba la calma que transmite el abrazo de alguien a quien quieres. Sólo que no tengo a nadie... y sé que esto suena a tono quejumbroso que da asco... pero, ¿qué humano a veces no ha estado quejumbroso? Habrá quien diga: "pero yo no lo escribo en un blog para todo el planeta", y yo le contesto: haz lo que quieras contigo, y déjame hacer lo que quiera conmigo. Quizá hoy quería contar esto... y podría haber llamado a algún amigo para hacerlo en persona... pero la verdad es que hoy, en persona, sólo quiero estar con alguien que me distraiga, no que me haga hablar de todo esto, quizá por eso prefiero soltar todo lo dicho por escrito en mi blog, quizá por eso he salido del barrio huyendo de los que hoy me toman por el héroe del barrio, quizá por eso en un rato me voy a los bares, a distraerme por varios de ellos... sé que eso no me ayudará a encontrar trabajo... pero después de dos años sin encontrarlo, y después de lo de ayer, y después de mi estado esta noche, ¿qué queréis que os diga? Pues que esta tarde toca olvidarme del mundo y dedicarme a esparcir mi mente en bares... como en otras épocas, siento la necesidad, la llamada, de que algo sucederá hoy en los bares, quizá venga el gran poema, o quizá simplemente conocer gente. Hoy sólo sosiego.

No estoy ni bien, ni mal, hoy, pero necesito esta tarde noche distraer mi mente.

Ya lo decía la canción de los Fraguel de Jim Henson:

Si te quieres divertir
a Fraguel Rock has de venir...
¡Ven a Fraguel Rock!
¡Ven a Fraguel Rock!
¡Ven a Fraguel Rock!

7 comentarios:

Mari dijo...

distraigase niño
y salud!!!!

3'14 dijo...

Aprovecha que tienes la noche madrileña a tu alcance ;)

Yo me pasé años "desperdiciando" mi vida sin hacer "nada de provecho". Ahora, por mis responsabilidades, un curro de mierda, etc... la falta de tiempo me impide hacer las cosas que tal vez de haberlo sabido, hubiera hecho por aquel entonces. Así que no te dejes llevar más que por tus impulsos y disfruta. Disfruta de cada instante.

Liliana dijo...

Ya te lo dije en otro comentario, creo que has sido una especie de ángel que le has dado una oportunidad nueva a tu vecino-tío-padre. Y creo que sí te hace especial, porque no es casual que estuvieras tú y no otro; siempre la figura paterna; dándole seguridad a su esposa e hijas; pero sobre todo... sobre todo... creo que todo esto que te ha pasado es un mensaje gigante para ti. Lo que aprendas de esto te servirá para toda la vida. Lo que saques en limpio, si lees entrelíneas en lo que tú mismo dices en este post, te puede ayudar a encontrar lo que tanto ansías (trabajo, compañera, etc). No esperes, sal a darle lucha con la misma determinación que le salvaste la vida a ese hombre.

Raquel dijo...

Pero no lo hizo cualquiera, lo hiciste tú. Y también podías haberte quedado paralizado y no hacer nada. Reaccionaste bien y por eso tu vecino está vivo. Lo hiciste tú

canichu dijo...

lo, pudo hacer cualquiera tardase un minuto más o dos.

Anónimo dijo...

Creo que deberías actualizar el catálogo y reparar en otra guerra: la de Afganistán, que lleva en activo desde el 2002 y...lo que te rondaré. ¿O eso no es una guerra?

canichu dijo...

Anónimo, empezando porque la entrada no va de guerras, por lo que creo tendenciosa políticamente tu intervención cuando no se habla aquí de política, sí, la guerra de Afganistán es una guerra. La guerra de Afganistán tiene connotaciones y causas muy diferentes a la de Irak, y la guerra de Afganistán ya fue tratada por aquí en los informes sobre guerra fría. Así que más que actualizar deberías informarte antes de qué he escrito y que no he escrito. No apoyo ninguna guerra y dentro de eso, como todos, sabemos qué guerras son por una causa y cuáles por otra. La tendenciosidad política de la que acabas de hacer gala en una entrada que no era política y que además tenía que ver con un capítulo muy delicado de mi vida personal me parece repulsiva. Te estoy hablando de que una persona muy cercana a mí se intentó suicidar y tú me sales con este comentario... anónimo, eres libre de comentar lo que quieras, pero en determinados momentos hay que saber qué se debe y qué no se debe comentar. Estoy en contra de toda guerra. Ojalá se acaban las guerras, las cuales vienen por enquistes políticos y/o religiosos, mezclados con asuntos económicos, pero los que manejan todos esos motivos necesitan airear las guerras y eso lo logran provocando que la gente salte a la mínima cuando se menciona aunque sea de pasada algo como esto. Hablaba de mi vida, no de política... piénsalo bien, porque si hubieras comentado en otro lugar del blog podría decir: bueno, un comentario más al que contestar cortestmente, pero habiéndolo hecho precisamente en esta entrada, me parece una intervención de lamentar. Un saludo, y más sin conocer mis ideas y mis creencias.