lunes, enero 09, 2006

NOVENA NOTICIA DESDE EL BAR: EL PRIMER INFORME CAP

Pues este es el primer informe integramente del Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP). Carajo de los carajos, ahora esto es un lío de tutorías. Por un lado tengo a mi tutor habitual del doctorado de Historia, Alejandro Díez Torres, ese hombre que no me suele hacer demasiado caso y que hay que ir a buscar al Ateneo de Madrid, donde puedes hablar con él en el bar o en esa sala llena de símbolos masones y cuadros de viejos militares, escritores y políticos de España. Por otro lado tengo a los tutores anónimos de la teoría del CAP, los cuales te envían correos electrónicos como caídos de la gracia divina. Por otro tengo a mi tutor del CAP de las prácticas, Manuel Millán, mi antiguo profesor de Historia del Bachillerato, ese hombre cojo y de tono severo. Pues ahora yo soy su tutor, así, por arte de birbibirloque, de modo no oficial, claro está. Manuel Millán se quiere doctorar, pero está fuera del círculo de la universidad desde 1972 y me ha pedido ayuda para los cursos de doctorado del curso 2006 - 2007. Así que este tutoreado tutor irá mañana al instituto de secundaria para ver una clase de Historia de su tutor mientras, en el descanso, tutoreará a su tutor. El Cielo está tutelado, ¿quién lo destutelará? El tutor que lo destutele, buen tutor será. Y a todo esto, es posible que les dé a los chavales de 16 a 17 años el tema de la independencia de la América española. Claro que según Manuel Millán no debo esforzarme demasiado, pues la prueba final que les pedirá el Ministerio de Educación y Ciencia de cara al examen de reválida, o selectividad, consiste en quitarles unos 10 temas de Historia de unos 40 ó 50. De los restantes darles ocho preguntas de las que eligirán cuatro. Y de esas cuatro contestarán en ocho lineas máximo, según se ha prefijado. Cómo mucho, al final se les pone un comentario de texto que se les da por bueno si identifican su naturaleza histórica. ¿Y se quejan de la reválida? Joder, Así se las ponían a Alfonso XII, que se dice. Me ponen a mi ese examen de selectividad en mi época y termino preguntando si la noche anterior tuve una intoxicación etílica y se la chupé a alguien del tribunal de correción y si es grave tener desgarros anales. En fin, que si nuestras generaciones futuras luego dicen por la televisión que Carrero Blanco era un presidente democrático no es que sean idiotas, es que les forzamos a que se hagan idiotas. Que la cerveza os acompañe.

(el dibujo es de Ramón Melchiore, dibujante en La Botella Vacía)

1 comentario:

Jesus Saves dijo...

Está bien eso de poder sodomizar al que ha sido tu profesor, pero cuidado pq los cojos no suelen ser de fiar...me lo enseñó la experiencia que tuve con uno de mis suegros.
En fin Dani, me mola tu página y comparto tu dolor en la carga de las tareas domésticas. Pero uno de los factores de realizarlas es también la resignación de que son invisibles y no muy valoradas por los que no las realizan.
desde aqui te invito a desteñir la ropa de tu hermano (no sabía que tuvieras uno) a ver si espabila