sábado, enero 14, 2006

NOTICIA DÉCIMO CUARTA: CUCHIPANDAS DE MI VIDA


Estamos a mediados de Enero y se acerca el Año Nuevo Hindú. Lo que indica que hay que reflexionar sobre el año anterior. Me quedé con cara de estúpido, más de lo habitual, pensando en ello cuando me desperté esta mañana. En la cocina una barra de pan duro me miró amigablemente y le conté más o menos lo que pensaba. Verás, querida barra de pan, llamémoste Winnie, pues verás Winnie, no tengo trabajo aunque este año me esforcé en encontrarlo. Realicé varias entrevistas pero algo debió fallar en todos los casos porque nadita de nada. Inicié el año del trabajo de investigación tutelada del doctorado, pero mi tutor ni me llama ni me tutela ni mierda en vinagre y no hago nada porque no sé si me lleva a algún sitio y porque no parece que sea algo valorado y útil. También inicié el CAP para tener el título que me certifique como alguien que puede ejercer la docencia, pero me desilusiona, Winnie. No lleva a nada. Sólo te saca dinero y tiempo. Tengo el examen teórico la semana que viene y los libros que hay que estudiar son una pura mierda, Winnie. Además, vale, te sacas el título, ¿para qué? Las oposiciones a profesor son este año y no da tiempo a estudiarlas, hay que esperar otros dos años, con todo el panorama lleno de personas que saturaron el CAP este año. Mi cuenta bancaria ronda los 100 euros y mi madre, que es viuda y vive de su pensión, me tiene que ayudar de vez en cuando, y debería ser al revés. No le intereso a nadie del sexo contrario, las mujeres sólo me ven como un amigo con quien divertirse o hablar de algo de arte, literatura o política (sí, aunque parezca mentira están más interesadas que ellos en la política en más de una ocasión). Mis amigos suelen tener otras actividades y la mayor parte de los días me la paso como en un zulo mental, Winnie. ¿Echo de menos el 2005? No. Fue una mierda. Espero que el 2006 sea mejor. Pero la herencia del 2005 en mi vida actual es una puta mierda.
Y me estoy haciendo adicto a los capuccinos, a las vacas flacas y a las conversaciones sobre pompas de jabón y la marina mercante.
Ronnie: "te llevo dentro de mi".
Sheena: "igualito que la sarna".

2 comentarios:

Eriwen dijo...

No hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista.
Como has visitado mi blog y has leido mi comentario te diré que yo tengo un curro de mierda mientras termino mi carrera y que como no voy a poder trabajar de lo que quiero pues estoy pensando en montar una empresa (puede que un colegio) Asi que si necesito a un profe de historia que sepa te llamaré a ti.

canichu dijo...

pues no estaría mal, la verdad... pero eso debe ser muy difícil de montar... y caro, supongo.