sábado, julio 24, 2010

NOTICIA 805ª DESDE EL BAR: ¿POR QUÉ EL PARQUE O'DONNELL ES EL PARQUE O'DONNELL? (1)


Quien es de Alcalá de Henares de toda la vida, ¿quién no guarda un recuerdo infantil de esta pequeña cascada artificial que fotografió Ángel Luís Alfaro el 21 de diciembre de 2008? Se encuentra cerca de la entrada al Parque O'Donnell, uno de los parques más antiguos y más bonitos de la ciudad. También es conocido popularmente como Parque de los Patos, y ¿quién no tiene un recuerdo infantil del porqué? Efectivamente este enorme parque llegó a albergar un estanque con patos, palomas y tortugas que hacían el entretenimiento de todas las familias con niños pequeños hasta que en 2004 la fobia internacional en exceso exagerada por la gripe aviar provocó que quitaran los animales del parque. Ahora sólo hay un triste foso sin agua ni patos, los palomares están sellados, y la jaula de las tortugas llena de cemento. La estupidez humana del tiquismiquis a veces me supera. Al menos esta cascada artificial sigue albergando en su parte superior otro pequeño estanque con peces.

El Parque O'Donnell es una de las zonas verdes que sirven de pulmón a la ciudad. Tiene dentro de sí las zonas ya citadas, más una zona recreativa para niños, un kiosko de bebidas, dos campos de futbito, una piscina municipal, un pequeño vivero e innumerable flora y fauna que hacen de los veranos una opción para disfrutar del fresco y de cierta brisa. La de familias, parejas de enamorados, solitarios, grupos de amigos, músicos aficionados o convocantes de eventos diversos que habremos acumulado historias en este lugar.

Pero, ¿por qué el Parque O'Donnell es el Parque O'Donnell? Hay que remontarse al siglo XIX para explicarlo. Alcalá de Henares ha tenido dos épocas de su Historia donde se ha preocupado mucho por el disfrute de la Naturaleza y la ecología de sus ciudadanos. Una de esas épocas fue en el siglo XIX, en su último cuarto, la otra época fue en los 1970' y 1980', teniendo un extraño repunte ahora, en los 2000', donde lo ecológico es confundido por el ayuntamiento, a mi entender, con lo económico, lo rentable, grave error. Actualmente la ciudad cuenta con bastante arbolado y ajardinamiento en sus calles y plazas. Hay numerosos parques públicos nuevos, de los que destacaría el Parque Tierno Galván y el Parque Juan Pablo II (popularmente conocido como el Parque de los Sentidos), ambos construidos entre los 1980' y los 2000'. Cuenta también con dos viveros, uno de los cuales es el más grande de Europa, un Parque Natural llamado "De Los Cerros" (del que existe una "Guía de Plantas" que va por su segunda edición actualizada en 2003), zonas verdes extensas y protegidas (las islas de La Esgaravita, Del Colegio y De los García, y la finca El Encín) y un corredor fluvial, el del Henares, que hace de la ciudad la zona verde más importante del Este de la Comunidad de Madrid por tener en sí varias especies animales y vegetales raras en el centro de la península y algunas en amenaza de extinción. Aunque, bien es cierto que el río tuvo mejores épocas. Su paseo fue creado y replantado para el disfrute de los alcalaínos entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Llegó a tener merenderos, tirolina y embarcadero hasta los 1970'-1980', pero ya sólo quedan sus restos. En medio de todos esto no sólo podemos ver cigüeñas, también diversas rapaces, como búhos, ratoneros y primillas, y otras clases de aves variadas de todo tipo (patos, ocas, fochas, golondrinas, mirlos, urracas, jilgueros, gorriones, picapinos, bencejos, palomas...), corzos, jabalíes, zorros, conejos... Y en flora, djingo vilovas, tarays, sequoyas, alisos, platanos de paseo, castaños de Indias, ailantos, eucaliptos, almendros, nogales, cedros, cipreses, moreras, sauces, acacias, hierbas mosqueras, juncos, eneas, cicutas, varias clases de setas y hongos, adormideras, hiedras, varias clases de margaritas, paloduz, álamos, chopos, pinos, sauces, olmos, toda suerte de flores, tomillos, pepinillos del diablo, jaramagos... y un largo etcétera, y eso siendo una ciudad de más de 200.000 habitantes. Baste con esta enumeración.

Pero volviendo al porqué el Parque O'Donnell es el Parque O'Donnell, es uno de los legados emblemáticos del siglo XIX alcalaíno, como su Teatro Salón Cervantes, el edificio del Matadero (hoy sede de casas regionales) o la Plaza de Cervantes, todos pensados en el disfrute y la concienciación ciudadana. Era una época en la que el término ciudadano, para varios sectores de la población, comprendía también una concienciación cívica que iba más allá del materialismo y el beneficio económico.
Gregorio Campelo, profesor numerario de Ciencias de la Naturaleza, le dedicó un libro al Parque O'Donnell en 1987, el cual venía a ser en su mayor parte una guía de plantas. La preocupación por las zonas verdes de la ciudad ha sido una constante en varios sectores de la población. Gracias a iniciativas como las que tuvo Gregorio Campelo conocemos un poco mejor nuestro entorno urbano menos urbano. Tras citar esta referencia bibliográfica, dejo aquí pendiente para el próximo post la explicación de cómo y porqué el Parque O'Donnell es el Parque O'Donnell.

2 comentarios:

Iván el rompepalos dijo...

Mi primer beso fue aquí, aunque mi primer encontronazo con nazis también jajajajaaja.
Gratos recuerdos sí que tengo, las cosas como son......

canichu dijo...

Bueno, las historias de violencia, robos, borracheras y violaciones nocturnas de las dos últimas décadas del O'Donnell son también para escribir aparte. Pero salvo las borracheras luego no son tantos capítulos, es más el ruido que hacen. Pero sí es verdad que a determinadas horas es mejor andar con cuidado por allí. Aunque aún con todo, todos tenemos buenos recuerdos de allí.