domingo, mayo 10, 2009

NOTICIA 615ª DESE EL BAR: ¿COMIDA?

Tres borrachos beben a primeras horas del sol de la mañana en un bar del comienzo del barrio de Nueva Alcalá. Por el aspecto y forma de hablar problablemente también son yonquis... y ellos afirman haber "estado de putas". Yo entré a tomar un café. Era la mañana de ayer y debía trabajar en el Parque de los Cerros con dos compañeras para impartir un taller de reciclaje abierto a cualquier ciudadano que quisiera, pero orientado más bien a concienciar a niños. Apenas acudieron dos madres y tres niños. Pero eso ahora no nos incumbe. La camarera de origen extranjero soporta los comentarios de los tres individuos, que insisten en que les preste una batería de teléfono móvil mientras uno de ellos no para de pedirle que le saqué tapas para comer, y se las va sacando. Yo trato de despejarme con el café cerca de ellos en la barra del bar. El Viernes estuve trabajando por la mañana, la tarde la usé para preparar la sesión de rock y soul de la noche y por la noche, obviamente, estuve pinchando la música en el Flamingo, apenas había dormido cuatro horas. Creo que ellos no habían dormido. De repente uno de ellos le dice al de las tapas:
-¿Tú no has comido o qué?
-(Silencio como de reflexión) Pues no me acuerdo... ¿Cuándo fue la última vez que comí?... No me acuerdo... (se busca en el bolsillo y saca una cajetilla de tabaco vacía) No lo sé, pero la última vez que comí tenía tabaco, eso sí me acuerdo.
Y supongo que cuando una persona mide el tiempo de sus comidas según los cigarrillos de su cajetilla de tabaco es un indicador de que se está tocando fondo.

4 comentarios:

Alnitak dijo...

O no... Al final los que medimos el tiempo en nuestros relojes estamos tomando como medida, una medida que nos han impuesto los demás y no una propia. A veces sería mejor tocar fondo...

canichu dijo...

te aseguro que si ves a estos te arrepentirías de la frase que has dicho, estos estaban bastante en las últimas... vamos que al menos yo no desearía ser un yonki.

Bardamu dijo...

Al menos se acordaba de fumar... Cotidianamente triste

Pareidolia dijo...

Cuando la droga se convierte en alimento, ¿qué más da la comida?