miércoles, enero 09, 2008

NOTICIA 384ª DESDE EL BAR: DÍA 20 DE VIAJE EN EL COMIENZO DE AÑO

Ojo se ha ido. Parece ser que mantenía mensajes secretos por el ordenador de la nave desde hace unos días con un ser de otro planeta. Cuando entramos en una órbita planetaria donde el tiempo se combó, Ojo me lo dijo. Desembarcó en una cápsula auxiliar rumbo al planeta, el cual era el de la persona de la que se había enamorado.
Ahora tengo soledad en La Alnitak, otra vez. No hay demasiados juegos y los libros de la nave ya me los leí. Decidí regresar a la órbita del planeta con el tiempo combado y visitar a Ojo y su pareja antes de seguir rumbo a Crepúsculo, el cual está ya cerca. Sin embargo paré antes en un bar de uno de los satélites del citado lugar y me emborraché tanto que tuve que trabajar un par de días para el dueño del local. La clientela de allí eran miembros de la Federación Galáctica. Les conté que iba a visitar a un amigo que era un Ojo que nació de un ojo humano del mercado de repuestos para seres y que creció de los posos de mi cerveza, que me había hecho compañía pero que había estado ligando por el ordenador de La Alnitak y se fue a vivir con su novia a Transilvania. Los de la Federación estaban en una fiesta anual de funcionarios y estaban tan borrachos que me incitaron a emborracharme a mí también. Cuando llegué a Transilvania con la gente de la Federación nos recibieron con su himno.



Nos sorprendió un poco, la verdad. Pero me sorprendió más la novia de Ojo.



Ciertamente no conocía la transexualidad de Ojo, no sabía que podía ser transexual. Asíque verle bailar con corpiño, medias y ligas me impactó. Nos integramos rápidamente y nos vestimos todos corpiños, salvo algunos miembros de la Federación, pero hasta ellos bailaron.



No comprendo por qué Ojo me lo ocultó. No tenía nada que ocultar. Creo que ahora Ojo trabaja con su novio en un bar irlandés para los transexuales de Transilvania. La gente de este universo debiera compartir las alegrías de la gente que aprecia, tal vez así esa misma gente no les ocultarían sus alegrías.

Me he quedado sólo en La Alnitak, pero me alegro por Ojo. Sigo rumbo a Crepúsculo, ya está cerca.

3 comentarios:

Vade retro dijo...

Quizás ojo temía tu reacción...De tanto rechazo, uno tiende a prejuzgar y espera siempre la misma reacción...quizás haya sido eso.
Te sigo hasta el Crepúsculo.

pcbcarp dijo...

¡Virgen santísima! ¿No serías tú el que se llevó el cargamento de setas de Salusa Secundus que traía el Nostromo II?

canichu dijo...

sí, fui yo, me habéis pillado.