lunes, enero 28, 2008

NOTICIA 395ª DESDE EL BAR: JOHNSON, CRAVAN Y YO

Jack Johnson fue alguien muy importante hace exactamente 100 años, bueno, en Agosto hará 100 años. Era un boxeador norteamericano de raza negra entre finales del siglo XIX y principios XX. La verdad es que recurrió a un deporte por el que muchos blancos pagaban y que a muchos negros les recordaba a la humillación de los tiempos de la esclavitud, pero al cual recurrían porque les daba prestigio social y dinero. No todos los negros lo veían así, hubo quien realmente era boxeador por algo más que las necesidades económicas o sociales. Johnson necesitaba dinero.
Empezó con peleas ilegales (había leyes antiboxeo en Estados Unidos de América (USA) a comienzos del siglo XX), con peleas en ambientes de hampa (tipo la película "Gangs of New York", de Scorsese) y peleas de barrio que más o menos entraban en los circuítos de competición. En los primeros años del siglo XX logró ser campeón mundial del boxeo de la raza negra (existía segregación, sobre todo en USA). Pero en un determinado momento de su carrera pudo competir contra gente de raza blanca. De tal manera que logró derrotar a algunos campeones blancos importantes, lo que le permitió combatir por el título mundial de los pesos pesados de boxeo. En Agosto de 1908, en Australia, ganó el combate que le transformó en el primer negro campeón mundial de boxeo en una competición sin segregación racial. Y logró otro hito, mantuvo el título imbatido hasta 1915, forzando a crear la expresión: "la gran esperanza blanca", que era la esperanza de que apareciera un blanco capaz de devolver el título a alguien de esta raza. En torno a Johnson se crearon múltiples leyendas, canciones (a favor y en contra), poemas... Hasta el escritor comunista Jack London animó a un boxeador blanco a arrebatarle el título a Johnson.

Este gran boxeador de todas las épocas, eclipsado hoy día su nombre por los de Mohamed Alí, Joe Louis y otros, llegó a combatir en España en 1916. El combate fue en Barcelona contra Arthur Cravan. Cravan era un curioso boxeador, ya que también era poeta dadaísta de la Europa del modernismo más bohemio. Cravan desapareció tiempo después en el Golfo de México rumbo a Argentina, en 1918. Nadie sabe muy bien cómo fue el resto de su vida fuera de esa bohemia dadá y del boxeo. No se sabe si murió o si desapareció voluntariamente para evitar un matrimonio dentro de una vida que había empezado a ser convencional, o si bien se suicidó.

Un cliente habitual de La Vaca Flaca me diagnosticó cuál sería mi trabajo ideal, y os aseguro que no acertaríais cuál dijo. Pero supongo que lo dijo dado que mi vida es un eterno combate entre el boxeador y el poeta. Un Johnson versus Cravan. O quizá un Cravan versus Cravan, como el título de uno de las obras sobre la vida de Cravan.

---

¡Hie!

¿Qué alma disputará mi cuerpo?

Oigo la música:

¿Me arrastrará?

Me gusta tanto el baile

Y las locuras físicas

Que siento con evidencia

Que, de haber sido jovencita,

Habría acabado mal.

Pero desde que estoy sumergido

En la lectura de esta revista ilustrada

Juraría no haber visto en mi vida

Fotografías tan maravillosas:

El océano perezoso meneando las chimeneas,

Veo en el puerto, sobre el puente de los vapores,

Entre mercancías imprecisas,

Mezclarse los chóferes con los marineros;

Cuerpos lisos como máquinas,

Mil objetos de la China,

Las modas y los inventos;

Luego, dispuestos a atravesar la ciudad,

En la suavidad de los automóviles,

Los poetas y los boxeadores.

¿Cuál es esta noche mi error?

¿Qué entre tanta tristeza

Todo me parece bello?

El dinero que es real,

La paz, las vastas empresas,

Los autobuses y las tumbas;

Los campos, el deporte, las queridas,

Hasta la vida inimitable de los hoteles.

Quisiera estar en Viena y en Calcuta.

Tomar todos los trenes y todos lo navíos,

Fornicar con todas las mujeres y engullir todos los platos.

Mundano, químico, puta, borracho, músico, obrero, pintor, acróbata, actor;

Viejo, niño, estafador, granuja, ángel y juerguista; millonario, burgués, cactus, jirafa o cuervo;

Cobarde, héroe, negro, mono, Don Juan, rufián, lord, campesino, cazador, industrial,

Fauna y flora:

¡Soy todas las cosas, todos lo hombres y todos los animales!

¿Qué hacer?

Probaré con el aire libre,

¡Quizás ahí podría prescindir

De mi funesta pluralidad!

Y mientras la luna

Más allá de los castaños,

Unce sus lebreles,

E, igual que un caleidoscopio

Mis abstracciones

Elaboran las variaciones

De los acordes

De mi cuerpo,

Que mis dedos pegados

A la delicia de mis llaves

Absorben frescos síncopes,

Bajo mociones inmortales

Mis tirantes vibran;

Y, peatón ideal

Del Palacio Real,

Me embriago de candor

Incluso con los malos olores.

Repleto de una mezcla De elefante y de ángel,

Lector mío, paseo bajo la luna

Tu futura no fortuna, Armada con tanta álgebra

Que, sin deseos sensuales,

Entreveo, fumadero del beso,

Coño, mamada, agua, África y descanso fúnebre,

Detrás de los estores ya tranquilos,

La calma de los burdeles.

Bálsamo, ¡oh mi razón!

Todo París es atroz y yo odio mi casa.

Los cafés ya están oscuros.

Sólo queda, ¡oh mis histerias!

Los claros establos

De los urinarios.

Ya no puedo seguir quedándome fuera.

Esta es tu cama; sé tonto y duerme.

Pero, último inquilino

Que se rasca tristemente los pies,

Y, aunque cayendo a medias,

Si yo oyese sobre la tierra

Retumbar las locomotoras,

¡Cuán atentas podrían volverse mis almas!

Arthur Cravan

9 comentarios:

Señorita 3.33 dijo...

¿Qué diablos haces en el cuarto de baño día y noche? Sal de ahí y dale a alguien más una oportunidad.

canichu dijo...

Pues desde luego no hago dos cosas que dan a entender tu mensaje, no hago de troll por los blogs, y no me aprendo frases de otras personas para soltarlas sin más ni más. Pero lo que más gracia me hace es que alguien que también tiene un blog me diga esta frase. Toda una humorista.

Juan Cosaco dijo...

Oye, los poetas no dan croches ni ganchos de izquierdas, pero creo que pueden golpear más fuerte en las entrañas, donde se remueven las ideas y emociones.
Si por mi fuera, el boxeo no sería considerado un deporte; en estas cosas creo que la sociedad debería imponer su evolución, su humanidad...
Salud! nos vemos en el quinto asalto!

Hôichi dijo...

muy bueno, y me gustó mucho en su día ese falso documental llamado cravan vs cravan

saludos

Señorita 3.33 dijo...

Después de tanto tiempo veo la respuesta al comentario. Noto cierta ironía en tu contestación.
Mi frase (de otra persona) fue fruto del aburrimiento, lo que tú llamas "hacer de troll". No iba expresamente para ti (creo recordar que la puse en algún blog más) y mucho menos tenía esa intención que mencionas sutilmente.
Sí, es lo que tiene el aburrimiento, "hacer de troll" por los blogs poniendo frases de otras personas que no van dirigidas a nadie.
Saludos.

canichu dijo...

Ja Ja Ja... No esperaba ya contestación a esto... Bueno, si te sirve de algo, fui a tu blog bastantes veces, incluso hoy día... alguna vez incluso dejé mensaje... y lo cierto es que tu blog me gusta. Saludos blogueros.

Señorita 3.33 dijo...

Pues ya no tengo el blog de antes. Ahora tengo otro verde, mucho más cutre.
Saludos.

canichu dijo...

habrá que consultarlo.

Anónimo dijo...

señorita 3.33 le gusta que le orinen encima yo lo hice , jajajaja olgaaaa