jueves, agosto 24, 2006

NOTICIA 135ª DESDE EL BAR: SORDERA

Anoche fue una de esas noches de fiestas de las que uno se va a la cama de madrugada y despierta sordo. El comienzo de la noche no estuvo mal. En la Plaza de los Santos Niños proyectaban cine mudo cómico, cosas de chaplin y otros clásicos de comienzos del siglo XX. De hecho la música era de un pianista de verdad que tocaba al lado de la pantalla y los efectos sonoros también eran como en otras épocas, con un efectista al lado también. tampoco me extraña que hayan incluído este espectáculo este año en el programa de ferias. Fue en 1906 cuando los periódicos de los archivos de la ciudad registran la llegada del cinematógrafo por primera vez en Alcalá de Henares. De algún modo debían acordarse de ese 100º aniversario. Ahorrando algo de información de por medio, diré que el Chico Gris, Acolade y yo nos fuímos a un recinto de peñas donde nos esperaban Txingurri, Araceli y su hermano. Nos quedamos allí toda la noche y la música estaba tan alta que me he despertado literalmente sordo... de esas sorderas que se van con el paso de las horas, pero sordo. Aún peor, con la gargangta con regusto a polvo. ¿Por qué no harán estos recintos más salubres? La cuestión es que allí también estaba Vaho. Fue divertido todo aquello. Aunque también hay escenas tan patéticas como un montón de adolescentes bailando a saltos y golpes canciones revolucionarias y de repente pararse todos y buscar con mecheros por el suelo el anillo de uno de ellos. Menudos revolucionarios están hechos. Aunque mejor eso que los típicos personajes que fueropn desalojados por la policía por no tener un espíritu muy festivo precisamente. Bueno, la noche me recordó a noches de ferias anteriores donde mi grupo de amigos habitual era capaz de reunirse a correrse estas juergas prolongadas (también apareció el señor Palou). Eso estuvo bien, pero me he despertado sordo, con polvo en la garganta, y con el vacío existencial de siempre... sólo que esta mañana conservado en alcohol y con la mente no muyu lúcida para pensamientos brillantes (aunque sí para escribir poesía, cosa que es posible que haga dentro de un rato). Asíque si este post no es muy interesante, lo siento, la culpa es de las fiestas. Lo de chaplin no estuvo nada mal. Es posible que hoy vuelvan a proyectar algo así. Seguro que a Liliana y a Vigi os hubiera gustado verlo. Un saludo a todos.

11 comentarios:

mimismidad dijo...

Chico, que los años no pasan en balde, se van notando.

EL CHICO GRIS dijo...

¿Sordo? Lo raro es que no nos sangrasen los oidos.

alegoria dijo...

Si es lo que tienen estas cosas. Los organizadores se empeñan en hacerse oir hasta en el último lugar del planeta. Y mientras, los pobres asistentes a padecer.

Liliana dijo...

Yo me hubiera quedado con el cine al aire libre (como cuando era una niña) y con el pianista interpretando una música (las pelis Chaplin tenían su propia partitura) que tratara de "apagar" la mudez del film.
Me recuerda mis tiempos de programadora de la cinemateca venezolana. Armaba esos programas, con películas silentes y el piano llenando el ambiente. ¡Qué bonito!
Lo de la sordera, lo conozco... lo del embotamiento por el alcohol, no (ya sé, yo me lo pierdo). Me pregunto yo si no ayuda a la depresión (no... no dije nada, jejeje).

vaho dijo...

Viernes 25, en el trabajo:
Ojeras kilométricas, vista nublada, estómago-lavadora, oído insensible...¿qué más se puede pedir?
Ayer parecía una peonza jeje. Tienes razón. Estoy todo el tiempo yendo y viniendo, sin parar. Nuestros encuentros tan sólo quedaban salpicados de unas cuantas palabras pero por estas fechas me pasa continuamente con todo el mundo. Cuando dije lo de tomarnos una cerveza lo decía en otro plan, ademas frecuentamos los mismos bares y una barra trankila con un volumen adecuado de música resulta mucho más agradable para charlar.

Un saludo Canichu

Pd: Chico Gris, "esta noche llévame al huerto" ;)

canichu dijo...

MIMISMIDAD: es cierto, pero yo creo que aún pudo con alguna juerguecita más.

CHICO GRIS: yo ya no sé si tengo oidos, ¿por qué coño vamos a la peña de los desauciados auditivos? parecemos masocas.

ALEGORIA: ¿o sea que tú lo oiste también desde el norte?

LILIANA: Me pasé por tu blog para leerte aunque no haya comentado nada, pero se te hechaba de menos por aquí. O sea que aparte de crítica de cine también has programado. Te veo muy metida en ese mundillo.

VAHO: digo lo mismo que le he dicho a chico gris. Es que parecemos masoquistas yendo a esa peña que tiene orientado el altavoz gigante directamente a la zona de los clientes. Yo hou vuelvo a estar sordo. ¿no habrás visto mi oido por ahí? Yo si eso mientras os vais al huerto el chico gris y tú ya voy buscando entre tanto los oidos de todos. Y si no volvéis en algún momento de la noche los venderé engarezados en un collar, al estilo norteamericano en Vietnam (algo sacaré digo yo).

EL CHICO GRIS dijo...

somos masocas

vaho, ¿qué hara una chica como tú en un huerto como ese? ;)

espero que toquen los clásicos

pcbcarp dijo...

¡Anda, coño! Me imagino que conoczo a los del cine, si son los mismos que lo hicieron por primera vez en los jardines del palacete ese estupendo que hay en el paseo de la Estación que nunca me acuerdo cómo se llama. Por lo demás, lo del ruido es una cosa mu mala. Las jóvenes generaciones acabaréis todos sordos de mayores, como mi abuelo Heliodoro que en gloria esté.

pcbcarp dijo...

Por cierto, canichu, hace tiempo que pienso preguntártelo: Tú conoces a Nacho Pulido, que está en Historia de Alcalá y también en el Instituto de Estudios Sefardíes?

canichu dijo...

sí me dio clases uno de los cursos de la carrera (yo la acabé en Junio de 2004). Sustituía forzosamente al profesor de Historia Moderna de España (siglo XVII). Me hizo un examen oral junto a tres más. Alguna vez hablamos fuera de las clases pero actualmente no tengo contacto con él. ¿Amigo tuyo?

pcbcarp dijo...

Hermano de amigo y amiga. Charlábamos bastante antes de que se fuera vivir a Alcalá. Y en mi anterior reencarnación de librero de viejo, le vendía panfletos antijudíos del siglo XVII a precio de ganga. Era por curiosidad, por lo de la Facultad.