martes, mayo 06, 2008

NOTICIA 450ª DESDE EL BAR: ¿MANDE?


OSKAR BURGUER, ese es el sitio que debéis buscar en Móstoles si queréis comida rápida y buena (dentro de lo que es comida rápida), y donde por cierto comí mientras a mi lado una pareja hablaba del trabajo de ella, actriz porno. Muy instructivo. Es un local estilo película norteamericana, como el que asaltan los atracadores de Pulp Fiction (Quentin Tarantino) al comienzo del metraje. Platos combinados, hamburguesas, ensaladas, patatas fritas, refrescos, tortitas con nata o chocolate, café… tamaños gigantes y sólo existe el verbo freír, pero no está nada mal el lugar.

Ayer pasé el día allí. La compañía de teatro donde trabaja mi hermano necesitaba repartidores de pequeños relatos y poemas de un concurso que organizó RENFE sobre los viajes en el tren de cercanías de la Comunidad de Madrid. El trabajo era de un día, pero empezabas allí a las siete de la mañana, parabas a las once del mediodía, descansabas hasta las cuatro de la tarde y volvías a trabajar hasta las ocho de la noche. Me tocó por destino Móstoles, junto a un compañero boliviano de unos cuarenta años. Justo al otro lado de la Comunidad Autónoma desde Alcalá de Henares. No se nos dio mal. Repartimos 33 cajas de libritos y marcalibros, cuando los propios de Atocha por ahí se quedaron, siendo Atocha la estación central donde más gente circula en toda la Comunidad. El promedio de reparto en otras estaciones importantes (Alcalá de Henares, Fuenlabrada, Nuevos Ministerios…) había estado en unas 8 a 10 cajas, mientras, que en estaciones sin tanta afluencia (El Escorial, Cercedilla…) la media había estado en 3 ó 4 cajas. Así que mi compañero y yo hicimos un buen trabajo, no es que nos pagaran más, que no nos pagaban más por repartir más, se pagaba por ocho horas de trabajo y no por volumen de trabajo. Los dos nos tomamos una buena cerveza en el “Café Café” de Atocha, junto al resto de compañeros de nuestro grupo, satisfechos. No nos conocíamos pero nos entendimos bien.

En Móstoles me encontré con un antiguo amigo de la Universidad, y de la ASU, nos pusimos al día y luego hablamos de los trabajos. No le va nada mal, él ahora es comercial y vestía con una elegancia impecable que no le halagué porque hablamos de otras cosas, aunque iba realmente elegante. Le va muy bien y me alegré bastante. Luego me dijo un par de cosas sobre posibilidades laborales para mí, para que probase con ello, y me deseó no volverme a ver repartiendo “panfletos de RENFE” en Móstoles teniendo los conocimientos que tengo. La verdad es que hay que hacer algo. Pero no me llueven las oportunidades, las busco, pero no las logro. Fue fantástico verle, me alegró mucho verle tan fenomenal. Estuvo un rato conmigo, debió ser raro a los pasajeros ver a alguien tan arreglado hablando tan amigablemente con alguien tan oliendo a sudor (hacía bastante calor) con su camiseta de algodón reclamando en letras “Alcalá peatonal” y repartiendo papeluchos. O quizá sólo lo pienso yo. Quedamos para tomar algo en Alcalá en un futurible cercano, para un fin de semana que no me toque trabajar de camarero en La Vaca Flaca.

Y es que la verdad está en las noticias de hoy, que no son halagüeñas para los universitarios y el mundo laboral (el cual tiene hoy una tasa de paro no vista en España desde 1984). Los últimos sondeos dicen que cerca de la mitad de los estudiantes ya graduados declaran que si pudieran volver al pasado no volverían a estudiar en la Universidad. El problema está en que España aparece en el sondeo como el último país de 21 Estados del mundo de cultura occidental donde un universitario no logra trabajo cualificado tras la carrera, en general. De hecho las generaciones actuales lo perciben y han comenzado a no matricularse en Universidades, de tal modo que las noticias indican que actualmente se ha estancado el número de universitarios en un 31 % de la población estudiantil y joven, así como que además es una cifra que va a la baja desde el 2002. Y una buena noticia para las mujeres, midiendo los sondeos con puntos, ellas logran empleo siendo tituladas en un 6’5, mientras que nosotros no lo logramos más que en un 4’9, y esto a pesar de lo que se dice de la discriminación de la mujer, la cual es cierto que existe y hay que superar, pero que abunda en tópicos en algunas partes, como esta. Y las mismas noticias dan voz a un economista y, ¿cómo no?, nos hecha la culpa a los jóvenes. Pues dice que lo que ocurre es que no tenemos visión de futuro, porque cuando vienen las crisis como esta contratan a la gente con los estudios más altos… ejem… terminé la carrera en Junio de 2004 con una nota de notable alto, hice cursos de doctorado y el CAP en 2005… no he logrado más que el desempleo y trabajos no cualificados, y esos sí un montón de consejos de la Universidad en su servicio de empleo a exalumnos acerca de cuantas cosas podría ser con mi carrera pero que a la hora de la verdad no se es, y no por falta de curriculos entregados, cartas de presentación, solicitudes, y demás, precisamente… Claro que el mismo estudio dice también que los estudios de Humanística (y mi carrera es Licenciatura de Historia) quedan barridos totalmente del panorama laboral joven de los licenciados en ellos, y sí, no es la primera vez que aparece este tema en el blog. Así que me parece a mí que el problema viene de muchos sitios, Universidades, Ministerio de Educación, Ministerio de Trabajo, Gobierno, sindicatos, empresarios y, sobre todo, bajo mi punto de vista, una nueva cultura social en España que empiece a valorar más el conocimiento y deje de pensar tanto en otros valores no desdeñables pero que no debieran monopolizar las escalas de valores. Y es que me he quedado con ganas de conocer a ese economista y decirle que ya que desde 2004 no tengo nada a la altura de mis conocimientos (donde he invertido tanto yo personalmente en esfuerzo y dinero, como la sociedad en impuestos) considero que he cumplido el largo plazo del que habla, que si tiene trabajo, que menos lirili y más lerele, que me contrate.

Y es que suelto la parrafada por no hablar de otros temas más personales. Y no me refiero a la comida que tuve con una amiga a la que no veía de hace tiempo (me encanta cultivar las relaciones personales) si no a que esta mañana fui al médico por un constipado de cuatro semanas de duración que me ha provocado heridas en la boca. Aproveché para decirle que no parece que oiga muy bien desde hace un tiempo (un año, más o menos) y que si podría mirar si tenía tapones para quitarlos. La doctora miró y dijo que no tenía ningún tapón en los oídos. Así que formuló dos teorías, una es un caso que a veces se da en el que se mete algún tipo de líquido o mucosidad en el oído desde el interior de la cabeza, otra es que me esté quedando realmente sordo. Así que tengo una cita con el otorrinolaringolo en Julio. Espero que sea cosa solucionable, la verdad, me apetece oír música y voces y pájaros y el ruido de la ciudad y del campo y esas cosas. Sí, una sordera crónica puede tardar bastantes años en culminar del todo, creo que Goya y Beethoven tardaron ¿10, 20, 30 años? No lo sé. En todo caso teniendo sólo 29 años y sin usar ipod ni cosa que se le parezca (aunque tuve una época de walkman) es más lógico pensar la primera opción, la cual es solucionable. En todo caso, a ver qué dice el otorrino. Hala, que la cerveza os acompañe.

6 comentarios:

Bayadère dijo...

¿Sordo? Esperemos que no, yo creo que todavía no estás como para andar con la trompetilla pegada a la oreja.
En cuanto a lo de los estudios... qué pena que tengas tanta razón. Es realmente frustrante ver cómo tanto esfuerzo cae en saco roto. Y a eso hay que sumarle, como dices, el tener que escuchar cómo se desprecia la ilusión que tenemos los jóvenes por sentirnos realizados. Pero ya volvemos a la historia de siempre: es muy fácil criticar, pero a nadie le apetece buscar una solución. Y de esta forma... no es normal que nos acabemos desmoralizando? Como en otras muchas cosas, somos unos grandes olvidados. Pero por otro lado, están haciendo de nosotros unos supervivientes. Es como si tuviésemos que demostrar nuestra valía por partida doble. Esperemos no acabar hundiéndonos con todo el equipo

canichu dijo...

Bueno, estás cosas de la salud no tienen edad, aunque algunas tengan más propiedad en determinadas edades. Por ejemplo, yo tengo un amigo unos meses más joven que yo que tuvieron que operarle de cataratas, y sin embargo en general esa deficiencia de los ojos afecta más a gente anciana que a joven. Asíque puedo decir que yo también espero y ansío que no me esté quedando sordo, pero cabe la posibilidad, sobre todo porque ya digo que, ya que no son tapones, puedo asegurar que no uso cascos de música constantemente, no tengo ni ipod. Sí hubo una época en la que usé mucho el walkman, y sí es cierto que cuando hago de d.j. uso cascos desde la mesa de pistas, pero no siempre estoy de d.j., no es algo habitual en el Flamingo, y pese a que cambie musica en La Vaca Flaca allí por cuestiones obvias del trabajo no uso cascos. A conciertos de gran potencia acústica hace tiempo que no voy, no tengo dinero para ir desde hace dos o tres años, y cuando tenía no fui a tantos (aunque sí a muy buenos, como Deep Purple, por ejemplo), y sí es cierto que en las ferias y fiestas de mi ciudad mi grupo de amigos solemos elegir todos como tontos lugares cercanos a altavoces excesivamente altos, pero es una vez al año... y dada la política de música de las peñas festivas: inevitable pongas donde te pongas. Asíque sigo esperando que sea la primera posibilidad, pero visto lo visto, cabe la segunda, porque las deficiencias a la hora de oír las he comenzado a notar de forma evidente hace cerca de un año, más o menos, aunque aún no están muy marcadas, es sólo la necesidad de que me repitan algunas palabras porque no las entendí. Pues eso... que sea liquido y que sea solucionable... Mi madre me comentó que a una vecina de unos treinta y algo le pasó algo parecido y le han injertado dentro de la oreja un tubito de plástico que hace las funciones que debía hacer su oído, ya muy muy deteriorado. No sé.

En fin, un saludo y un abrazo, Bayadère, que la cerveza te acompañe.

Doctor Spawlding dijo...

Una actriz porno en un local a lo Pulp Fiction? dios, lo qu eno te pase a ti.

Liliana dijo...

Un guión para un corto. Así comienzas tu post. Lo del trabajo, ya lo he dicho en otras oportunidades, pienso que están desperdiciando mucho tus conocimientos. Habrá que buscar una veta, una grieta en el sistema. Debe haberla, aunque muy escondida. Quizá reuniéndote con otra gente de tu carrera y emprendiendo algo propio... no sé... (claro, lleva mucho tiempo y mucho trabajo, y al comienzo no ves ni medio real, pero sientes que vas construyendo un futuro sólido y te alegra el alma, porque haces lo que te gusta y lo que sabes).
Sobre la salud, cuida tus oídos. Ojalá no sea nada grave.
Un abrazo.

Hôichi dijo...

Completamente de acuerdo

Lena dijo...

Yo creo que cada vez menos nos sorprenden los contrastes.

En cuanto al oído....que no sea nada.