sábado, diciembre 31, 2005

CUARTA NOTICIA DESDE EL BAR: TERRY JONES


Fue largo el informe Zamiatin, ¿eh? Pues para que veáis que la vida de un espía es dura. De todas maneras lo acorté, era más largo. A los que se quieran informar de los orígenes literarios de Orwell, Huxley, Rand, Bradbury y hasta la película de THX del señor Lucas, pues que vayan aprovechando para leer porque es muy posible que ese informe tenga los días contados en esta blog.

Ayer fue la celebración conjunta del cumpleaños del chico gris y la señorita Araceli. Así que tengo la mente espesa de tanto alimento a base de cebada... aaahhh... cerveza... nuestra adorada. Esperaba que el Capitán Paco apareciera en el cumpleaños del chico gris, pero no lo hizo. ¿No es extraño que siempre que está el chico gris no está el Capitán Paco? Es extraño, como esos enanos que por las noches se suben a la cama mientras dormimos y nos chupan la polla, procedimiento por el cual todos tenemos lindos sueños... salvo las chicas, que les chupan el clítoris y lo que tienen son visiones preclaras de cómo apoderarse del mundo para acabar con el día del filete y mamada, sustituto del día de san Valentín. Bueno, cada uno cree en lo que más le gusta.

Las chicas... ay las chicas, también tienen lindos sueños, que luego se me puede tomar por algo que no soy cuando alguien lea esto.
Algún día investigaremos la vida de esos enanos que nos visitan por la noche cuando no lo sabemos. Pondré videocámaras esta noche, bueno la siguiente, porque esta noche empieza el 2006 y probablemente estaré igual que la gran mayoría de las personas del mundo judeocristiano: borracho.
De momento mejor os dejo con este otro informe, la carta que Terry Jones, de los Monty Pyton (¿se escribe así?) hizo pública en 2003 con motivo de la Segunda Guerra de Irak, sin desperdicio, a ver si la vuelven a leer el terceto cachondo de Bush, Blair y Aznar:
El Informe Terry Jones:
Una carta de Terry Jones (integrante del grupo Monty Python) al London Observer

Domingo, 26 de enero de 2003

Estoy entusiasmado con la última razón que da George Bush para bombardear Iraq: se le agota la paciencia. A mí me pasa lo mismo! Llevo un tiempo bastante cabreado con el Sr. Johnson, que vive dos puertas más abajo. Bueno: con él y con el Sr. Patel, que regenta la tienda de comida naturista. Los dos me miran mal, y estoy seguro de que el Sr. Johnson planea algo horrible contra mí, aunque aún no he podido descubrir el qué. He estado husmeando su casa para ver qué pretende, pero tiene todo bien escondido. Así es de taimado. En cuanto a Patel, no me pregunten cómo lo sé, el caso es que sé -de buena tinta- que en realidad es un asesino en serie. He llenado la calle de panfletos explicando a la gente que si no actuamos primero, nos irá liquidando uno a uno. Algunos de mis vecinos dicen que si tengo pruebas, que vaya a la Policía. Qué ridiculez. La Policía diría que necesitan evidencia de un crimen del que acusar a mis vecinos. Saldrían con interminables sutilezas y objeciones sobre los pros y los contras de un ataque preventivo, y mientras tanto, Johnson estaría finalizando sus planes para cometer actos terribles contra mi persona, mientras Patel estaría matando gente en secreto. Ya que soy el único de la calle con un arsenal decente de armas automáticas, me doy cuenta de que es cosa mía mantener la paz. Pero hasta hace poco ha sido algo difícil hacerlo. Ahora, sin embargo, George W. Bush ha dejado claro que todo lo que necesito es que se me agote la paciencia, y ya puedo tirar hacia delante y hacer lo que quiera! Y reconozcámoslo, la política cuidadosamente razonada de Bush con respecto a Iraq es la única manera de conseguir la paz y la seguridad internacionales. La única manera segura de parar a los terroristas fundamentalistas suicidas que amenazan a EE.UU. y al Reino Unido es bombardear algunos países musulmanes que nunca nos han amenazado.
Se me ha acabado la paciencia, y si esa es razón suficiente para el Presidente, también lo es para mí. Le daré a la calle entera dos semanas -no, diez días- para que salgan a la luz y entreguen a todos los alienígenas y piratas interplanetarios, a los forajidos galácticos y a los cerebros terroristas interestelares, y si no los entregan de buena gana y dicen "gracias", bombardearé la calle entera. Tan sensato es esto como lo que se propone George W. Bush. Y al contrario de lo que se pretende, mi política sólo destruirá una calle.


5 comentarios:

tortlon dijo...

Oye tronco, no he puesto mucha atencion en lo que recitaba tu articulo, pero me harías un inmenso favor si me refrescases la memoria y dijeses como se llamaba el autor del comic cuya viñeta ilustra el mismo...hace tiempo que perdí ese tebeo y recuerdo que tenia una adaptación de Gustavo Adolfo Bequer muy currada.
ya me contarás.

canichu dijo...

joder, tío, siento escribirte tarde si es que te respondo tarde, acabo de ver tu comentario ahora mismo. Pues el caso es que no estoy en casa ahora pero en cuanto llegue a ella te lo miro y te respondo el nombre. Un saludaco.

canichu dijo...

A ver, el cómic pertenece a una edición especial en dos volúmenes que sacó un organismo internacional de cretividad llamado ESCO, en 1978. Esta viñeta pertenece a "Historias Fantásticas de Ayer y de Hoy". El dibujante era Santana. También dibujó el segundo volumen: "Historias Fantásticas de Ciencia Ficción". Si estás muy interesado en el dibujo sobre el relato de Bécquer dime cual es o cómo es y te lo escaneo y mando. Un saludo y que la cerveza te acompañe.

tortlon dijo...

Jo tronco, muchas gracias, fue un tebeo que me marcó.
Efectivamente te debo una birra, y aki te dejo mi correo para lo que gustes mandar: tortlon@gmail.com.
Ciao!

Liliana dijo...

Terry Jones y los Monty Python... marcaron toda una época en mi vida.
A ver cómo sigue este informe... para allá voy...