domingo, febrero 26, 2017

NOTICIA 1686ª DESDE EL BAR: YO HE SIDO HARVEY DENT


Yo he sido Harvey Dent, hoy por hoy conocido como "Dos Caras". De vez en cuando me recluyen en el Asilo de Arkham, de Gotham City, junto a otros criminales de alta seguridad con trastornos mentales. Es cosa de Batman, que me apresa y desbarata mis planes muy a menudo. Yo era fiscal en el pasado. Conozco las leyes, sé cómo inflingirlas. Tenía mis propios planes políticos, combatía contra la corrupción y contra la mafia de Gotham, hasta que me desfiguraron la cara con ácido. Desde entonces vivo como siendo dos personas. Me replanteo mi camino entre el bien y el mal. Hay quien ha escrito de mí equiparándome al doctor Jekyll y mister Hyde. Claro que yo no tomo pócimas para transformarme en un ser para hacer el mal, el mal, como todos saben, está en todos nosotros, simplemente dejo que se exprese a través de la fortuna de lanzar una moneda de dólar con la cara de la Libertad desfigurada por una marca que le hice a cuchillo. El bien y el mal para todos. Hay quien dijo que mi moneda sólo elegía el mal porque tiene un defecto de fabricación, tiene dos caras, ninguna cruz, y que por eso yo desfiguré una de las caras, como haciéndole una horrible cicatriz, como la mía. Batman trató de engañarme en cierta ocasión lanzando muchos dólares a la vez que yo lanzaba el mío, pero cada uno sabe identificar su destino, siempre encuentro mi moneda marcada. Me pintaron por primera vez en 1942. Era amigo de Bruce Wayne, el multimillonario, no estaba mal posicionado, hasta que sucedió aquello. Junto con Batman y el comisario Gordon eliminamos de las calles a una gran cantidad de criminales, aunque por aquellas épocas se llenaban las calles de tipos raros que delinquían con gran teatralidad, como el Jocker, con esa horrible cicatriz en forma de sonrisa macabra. Ahora es un aliado ocasional en mis planes. Canichu dice que mi bipolaridad, mi transtorno de la personalidad, me dota de una cierta composición psicológica y filosófica que hace que sea uno de los villanos de Batman que más le llaman la atención. Quizá por eso se ha disfrazado de mí, aunque no sé cuál de los dos lados tuvo que retocar. O tal vez, en este carnaval, no era Canichu el que caminó por la calle, tal vez era yo, yo mismo, aprovechando una fuga y un rapto del escritor para poder entregarme a la depravación de la noche y a sus antros atestados de alcohol, mujeres y hombres dispuestos a vivir la ética de las calles en la oscuridad de la noche. Una noche sin Batman.
















Otros disfraces:

Noticia 544ª: Halloween. Noticia 584ª: En un mundo paralelo. Noticia 906ª: De disfraz en disfraz. Noticia 1051ª: La noche de los superhéroes. Noticia 1187ª: De entre el fuego. Noticia 1327ª: Fuimos quienes fuimos. Noticia 1460ª: Actor de La Barraca. Noticia 1535ª: No estaba muerto, estaba de parranda. Noticia 1562ª: Viajero del tiempo. Noticia 1563ª: El hombre invisible. Noticia 1654ª: El Horla.