miércoles, agosto 08, 2012

NOTICIA 1115ª DESDE EL BAR: MUERTE ROMANA (3 de 7)


 Muerte Romana (3 de 7)
EPIGRAFÍA FUNERARIA EN EL NORTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Dicho todo esto para poder atender mejor a las epigrafías funerarias que vamos a tratar, hablemos ahora de las lápidas del norte español. Comencemos con sus formas. Estas, como ya se ha dicho pueden aludir, de modo complejo, a formas que tuvieron que ver mucho con la vida del difunto, e incluso presentar una imagen del difunto. Aunque en la zona a tratar lo más corriente suele ser la lápida con una inscripción, si acaso decorada con un frontón o alguna otra forma geométrica. Sí que es más general las lápidas de forma discoidal, como la encontrada en Coaña:








  
O bien, lápidas que muestren un árbol, como la encontrada en la posada de Llanes:


















Tal vez se debe al culto solar o lunar autóctono, en el primer caso, o bien, en el segundo, al culto a la naturaleza o a la como sabida identificación de los árboles como conexión entre la vida terrenal y la de ultratumba (al hundir sus raíces en el suelo, nacer en la tierra y alzarse hasta el cielo). Pero también aparecen lápidas con forma antropomórfica, quizá intentando imitar al cuerpo del enterrado, o indicando que hay una persona enterrada, remarcando con ello el intentar agradar al manes. Esto es lo que una de esas tumbas antropomórficas tiene escrito:

DIBUS M / (anibus) M (onumentum) / ARUS VI(inici) F. / VINCIAN / UM A(nnorum) LXV

[Arus sería el nombre del difunto y vinici probablemente su filiación. El monumento lapidario está dedicado a su divinizado manes, aunque con error ortográfico en la palabra divus. La lápida en cuestión se encontró en Molleda -Avilés-. Así, es un monumento de algún familiar a Haruz Vinciano, muerto con 65 años, al que se considera es ya un dios manes].

También hay estelas funerarias donde la epigrafía muestra otro tipo de imágenes combinadas con las letras epigráficas. Como por ejemplo la estela de Flavia, encontrada en Gamonedo (Onís). En ella se lee:

D(iis) M(anibus) M(onumentum) POS(uit) / DOV(iderus) FIL(iae) SU(ae) / CAR(ae) FLA(viae) An(norum) XX / C(onsulatu) CCCCXXCII ["En conmemoración al manes de su querida hija Flavia, de 20 años, en el consulado 482"]

Y que a continuación presenta dibujado un cuerpo de caballo atado a un árbol y donde se lee:

FLA(via) VIN(cas?) ["Flavia victoriosa" o bien "La victoria de Flavia"]

Los intérpretes de la lápida consideran que Flavia hija puso el monumento a su madre, cuyo nombre homónimo aparece en el cuerpo del caballo. La aparición del nombre de la difunta en el caballo sería una especie de alegoría a la victoria de la muerte en una especie de carrera contra la vida, de ahí la aparición de la palabra vincas. Aunque hay quien opina que VIN podría ser la abreviatura de un cognomen, y aún quien afirma que se trata de la misma Flavia difunta tanto en el caballo como fuera de él. También sería destacable que los años de la difunta y el consulado romano al que se refiere están escritos en números romanos, no sólo eso sino que, además, aparece esa periodización y no cualquier otra que pudieran tener los habitantes del lugar.

Lo que importa destacar de todo esto, es la conjunción entre la epigrafía funeraria romana y la epigrafía funeraria autóctona. La aparición de dibujos de árboles, de trazos que parecen casas, de caballos, de formas discoidales, o antropomorfas, o de guerreros, junto a las típicas fórmulas funerarias romanas, su epigrafía e idioma, la simple lápida o las lápidas con frontón. Porque a la vez de mezclar esas formas, nos indica que se habían o se estaban mezclando dos mundos y dos formas religiosas en una dirección: la del sincretismo religioso y la uniformidad cultural (aunque, paradójicamente, desde dentro de la variedad).

También es destacable las distintas calidades lapidarias y epigráficas. Dentro de las posibilidades de cada individuo, o familiar del individuo, estas podían ser mejores o peores. Entendiéndose: la clase de piedra usada, su corte o no, el trazo y forma del texto, la cantidad de abreviaturas para ahorrar piedra, la ornamentación o no, la extensión del texto... claro que esto también tenía que ver con el estatus social del difunto. También hay que tener en cuenta que pudieron haber enterramientos que no usasen piedra, o que fuesen cremaciones, o introducciones en el mar. Todo dependiendo de la economía de los afectados o de las creencias, dependiendo del caso. Pongamos dos ejemplos gráficos sobre estas calidades:








[Estela de Fusco Cabedo, en Corao, Cangas de Onís. Se lee: "M(onumentum FUSCI / CABEDI/ AMBATI F(ili) / VADINIE / NSIS / AN(norum) XXV. H(ic) S(itus) E(st)". La fórmula HSE indicaría que se trataba de un inmigrante, que, además, es vadienense, o sea: de un lugar de la propia península, alguna población. Sería algo así como "El monumento a su hijo Fuscio Cabedio Ambati, vadiniense de 25 años de edad, está situado aquí"].









[Lápida encontrada en el paseo público de Astorga. Se lee: "PELIAE VISALI F(iliae) AN(norum) XXX / SORIBUS / CAESIAE CLOUTAI F(iliae) AN(norum) XXV / COPORINO COPORI F(ilio) AN(norum) XII / SOBRINIS / DOMITIUS SENECIO F(aciendum) C(uravit)". Lo que viene a decir que el romano Domicio Senecio se lo dedica a estas personas, que debieron ser sus esclavos, lo que ya indica un estatus alto. Diria algo parecido a "A las Hijas de Visalio Pelias, que son de 30 años de edad y de 25 años de edad, y a la hija de los jugadores Cayo Cloutai Coporino existente, a lo largo de 12 años las tomó a su cuidado su primo Domicio Senecio"].


              
Claro está que  una lápida, un monumento funerario duradero, sea de la calidad que fuese, siempre era mejor y más deseable que el que no era duradero o el que simplemente no era nada. Por ese motivo a veces nos encontramos lápidas de esclavos que debieron ahorrar para pagar un mínimo en esta clase de preocupaciones religiosas, o de recuerdo para no desaparecer del todo, y contienen epigrafías tan breves como tan sólo el nombre. Este es el ejemplo de lo que se lee en una lápida de un liberto de Carinzia, en Italia:

P. FUNDANIUS / P.L. / HOSPES         ["P. Fundano, P.L., invitado"].

Así de escueto, no obstante era suficiente para considerar a su manes honrado por el propio vivo que un día fue.

No hay comentarios: