jueves, septiembre 03, 2009

NOTICIA 668ª DESDE EL BAR: ¿QUÉ ME CUENTAN DE SEPTIEMBRE?

Llega Septiembre y noto a mi alrededor este año como diversas amistades lo han recibido como si fuera un parón radical en sus vidas sociales. Que si el trabajo algunos, que si sus estudios de oposiciones otros, que si sus estudios de doctorados y postgrados mezclados con trabajos los de más allá... La verdad, no es para tanto. Es cierto que yo hablo desde el desempleo, pero incluso cuando estaba en cualquiera de las otras circunstancias nunca noté Septiembre como el acabose.
Los expertos dan los mismos titulares todos los años a los informativos: que la vuelta de una vacaciones prolongadas crea depresiones y bajas emocionales a mucha gente... Venga, venga, gente del Alto Mando de Espionaje de Bares, no hay que dramatizar que, como decía una parte de mis abuelos, más se perdió en la guerra de Cuba. La vida social sigue siendo igual si uno se lo plantea, ahora si el planteamiento es ir de casa al trabajo y del trabajo a casa y sólo aprovechar el fin de semana de vez en cuando... pues sí, suena tristón. Todo bien distribuido se puede hacer. Y lo digo por experiencia, a pesar de que actualmente esté desempleado. Además, trabajar te activa y te mantiene vivo en muchos proyectos y con capacidad para hacer muchas cosas (vía opción monetaria, los que no trabajamos tenemos que mirarnos más el bolsillo antes de hacer algo).

A veces las noticias de los telediarios y periódicos dibujando un mundo negro a todos los que vuelven a trabajar en septiembre me hace pensar que para vender titulares deben crear mentalmente un mundo al revés. No dudo de que existan reticencias a la reincorporación tras el descanso estival, pero tratarlo de modo tan exagerado... En fin, ¿qué quiere decir eso, que los que no volveremos a nuestros trabajos estamos aún dando palmas en cualquier lugar de España? Qué mundo al revés este. Que la vida no acaba cuando acaba la jornada laboral. Así que una palmadita en el hombro a los que tenéis la suerte de tener trabajo y os invito a que sigáis del buen humor que cuando vuestras vacaciones a la hora de la salida del trabajo... que anda que no hay opciones de ocio aunque sean lejos de la playa, la montaña o los aeropuertos. Un saludo a todos, una sonrisa, y que la cerveza os acompañe.

10 comentarios:

canichu dijo...

Y que conste que incluso desempleado sigo con mi vida social contenta. Y es que si no, ¿para qué estamos aquí?

canichu dijo...

la foto es de la esquina de la travesía de las siete esquinas con la calle de las siete esquinas, alcalá de henares.

por la calidad fotográfica de teléfono móvil habréis adivinado que es mía.

Doctor Spawlding dijo...

Pues fíjate que yo considero saptiembre como el comienzo real del año. Y este ha empezado de puta pena.

pcbcarp dijo...

Efectivamente, el año empieza en septiembre. Y lo del síndrome postvacacional es un invento para que los psicólogos tenga para comer. Jode empezar a currar y que Madrid vuelva a llenarse de gente, pero menos da una piedra.

SB dijo...

..... y volvieron cantando :), buen refrán. La verdad que sí, no es el fin del mundo. Me gusta tu actitud, me has alegrado el día. Que la cerveza y la suerte te acompañe a ti también, besitos.

Lolita blues dijo...

Yo creo que el cambio en el reloj biológico lo notamos todos, pero no tiene por qué ser algo negativo, solo hay que ponerlo en hora de nuevo. Sobre que Madrid está petado, que hace un calor que te cagas y que acabaremos de humanidad hasta la punta del pelo, qué duda cabía... jejeje. Hay que animarse y sobre todo no dejar de lado ni la vida social, ni a los colegas. Coño, si con pluriempleo y el master quedaba con ellos, ¿no lo haré ahora? Hay que vivir...

canichu dijo...

sólo canto requiem por los que en madrid capital cojan la linea circular para ir a ciudad universitaria, que necesitan entrar con calzador. Un saludo a todos.

Bardamu dijo...

Pues en septiembre se está en la playa que te cagas. Y la luz es espectacular. Además, es la época de la vendimia!

Bayadère dijo...

Y que lo digas. Mira que a mi me custa un poquillo esto de reengancharme a los quehaceres, pero... seamos sinceros. ¿Cuánto nos dura esta sensación? Nada, en un par de días ya nos hemos vuelto a acostumbrar!! Y aunque a otros les cueste mucho más... ¿de verdad es como para ponerlo en los titulares de todos los diarios? Siempre me ha parecido demasiado exagerado. Eso, o no hay suficientes malas noticias...
Además, llevo un par de fines de semana viviendo una situación curiosa: un par de amigos se quejan de su vuelta al trabajo y de lo pesado que se les hace, justo delante del novio de una servidora, que dentro de 3 semanas va a cumplir la bonita fecha de llevar 1 año en el paro. La cuestión es quejarse, ¿no?

Anaïs Nit dijo...

Completamente de acuerdo con tu artículo. ¿Qué llega Septiembre? Pues nada, rebequita y pantalón vaquero y andando, que no es para tanto. Un saludo.