sábado, agosto 29, 2009

NOTICIA 666ª DESDE EL BAR: SUICIDIO

Y llegados a un número de noticia tan llamativo, ¿por qué no hablar de suicidio?

Personalmente no tengo nada contra el suicidio. No creo que sea una opción desdeñable ni descartable. Lo digo en serio, pongase las manos en la cabeza quien quiera. Pero la relatividad es mi sino, ya lo saben los que leen este blog de vez en cuando, hábito peculiar, por otra parte. El suicidio es parte de la vida, no de todas las vidas, pero parte de la vida. El suicidio en tiempos normales y el suicidio heroico y el suicidio bélico. La vida necesita de la muerte como la muerte necesita de la vida. Y dicho esto uno piensa que no tenemos la libertad de elegir que vivamos, nos cae en suerte, pero sí tenemos la libertad de elegir nuestra muerte y sus motivos. Podemos elegir vivir la vida y morir cuando nos toque, por enfermedad, por vejez, o por suicidio. Algunos, es cierto, no pueden elegirlo, los asesinados o los accidentados, así que se van como vinieron, sin elegir.

El suicidio no era, ni es, mal visto en bastantes civilizaciones. Pasadas y presentes. El mundo judeocristiano, y el islamismo se deriva de este, condena el suicidio. Como criaturas de Dios (esto es como seres creados por Dios) no debemos atentar contra nosotros mismos, pues atentaríamos contra la creación divina y sus designios. Si Dios nos ha creado por algo será. Sería tanto como desdeñar un regalo, un regalo divino que es uno de los más importantes. Por eso los suicidas se van al limbo... aunque el limbo es una creación de un Concilio religioso del siglo XVI o XVII, así que no tengo ni idea de qué pasaba con los suicidas antes.

Sin embargo sé que los romanos, por ejemplo, consideraban un deber suicidarse como muerte digna cuando se había cometido mal en la vida o cuando se había hecho lo que se consideraba se debía hacer. Los íberos también se suicidaban antes que caer en la limitación de sus libertades. Los japoneses ven en el suicidio una cuestión de honor también. Pero es cierto que el suicidio en muchas ocasiones se debe a una enfermedad. Una enfermedad mental que se llama depresión y como todas las enfermedades se debe tratar para superarla. Así que ahí están los psicólogos trabajando desde el siglo XX para que no tomemos decisiones precipitadas de las que luego no tendremos ocasión de arrepentirnos. Lo que me recuerda una de las frases de mi padre en sus últimos días de vida por un cáncer galopante que lo fulminó en unos dos meses. Estando yo a solas con él en la habitación del hospital, tras un rato en silencio, me dijo: "esto de morirme es lo peor que he decidido hacer". El humor que no falte nunca.

Una vez salvé la vida de un suicida, ya lo conté en este blog en su día hace uno o dos años. Nunca vi tanta sangre. Desde entonces veo el suicidio como algo no pulcro. La sangre es pastosa, es roja pero al acumularse es negruzca. Qué narices, cuando entré por la ventana de la cocina de aquella casa ni siquiera me di cuenta de la cantidad de sangre que había por todas partes hasta que no llegué a la puerta de entrada y no me cuadraba ver que había una llave por dentro. Sólo entonces me di cuenta de la sangre. Sólo había que seguir el rastro hasta la habitación donde estaba el hombre con su tajo y el suelo... negruzco y pastoso. Todo esto suena raro, pero ya lo conté en su día con sus porqués del porqué se produjo esa situación.

El suicidio es viable. No es descartable. Es una opción de vida, o a mejor decir de muerte. Pero es una decisión difícil y muy crítica. Si nos equivocamos al tomarla no hay vuelta atrás. Algunas personas creen cobardes a los suicidas, otras egoístas, otras les consideran enfermos (por depresión), otras no lo comprenden, otras hacen de tripas corazón y aunque les afecte hacen comprensible para sí la decisión de la persona suicidada en un acto de amistad y afecto aunque deseasen que no hubiera ocurrido, otras no saben porqués, nunca se fijaron en vida del suicidado en sus porqués y al morir quieren encontrarlos. Hay muchas cuestiones y muchos factores a considerar en el suicidio. Tanto en el suicidado como en los de su entorno. Pero no me entretengo en eso, a fin de cuentas no soy psicólogo ni sociólogo.

El escritor Ernest Hemingway le dijo en una entrevista a un periodista que su mejor medicina era su rifle Remington. Se refería a que para sentirse bien se iba a cazar. Así que fue fotografiado con él junto a un niño en un lago. Supongo que iría a cazar patos. El caso es que años más tarde se suicidó con ese mismo rifle. El cantante Kurt Cobain no soportaba su popularidad, que le creaba contradicciones y no le daba lo que realmente quería, afecto sincero, así que se voló la cabeza en 1994 tras ir una semana entera de casa en casa de sus amigos, sentarse en sus sofás, no decir nada, no interesarse por él sus amigos creyendo que era su estravagancia y en fin, irse como vino. Pedía a voces algo que con palabras de verdad no pedía. Pero no supieron o no quisieron verlo. Mi admirado escritor Edgar Allan Poe murió en la calle por la noche por un deliriums tremens etílico. Esto no es propiamente un suicidio, es que era alcohólico. Pero sus biógrafos dicen de él que era un hombre atormentado, de naturaleza depresiva, enfermo. Años más tarde el escritor francés Baudelaire dijo de su muerte que lo de Poe había sido en realidad un suicidio largamente premeditado durante años. Esta descripción me encanta.

¿Y para mí? Para mí considero lo mismo. El suicidio no es descartable ni deshonesto, sino una opción. Una opción más. Crítica, irrevocable, pero decisión sobre la propia vida, sobre el propio cuerpo. Una decisión equivocada o acertada. La posibilidad de equivocarse es tremenda, por irrectificable. Eso es verdad. Sin embargo, hoy por hoy, no me acojo al suicidio. No creo en él. Prefiero morir de viejo, de muy viejo, y por agotamiento de mi existencia. La cuestión es que me gusta la vida, por muy perra que esta pueda ser con uno. Hay más de cien palabras, más de cien motivos, más de cien razones, más de cien mentiras, como diría el cantante Joaquín Sabina, para no cortarse de un tajo las venas. También es verdad que en parte es por defecto profesional, y no es que tenga profesión de historiador, sino que profeso mi gusto por lo que he estudiado y me ha interesado. Tengo curiosidad por saber qué pasará. Cómo va la Historia. La vida es algo grande. Se tarda bastante en crearla. Te la puede dar Dios o no, esto lo dejo a concepción del que lea, pero lo cierto es que materialmente te la dan dos personas que han tenido que conocerse, hombre y mujer, estabilizarse como pareja, o no (que de todo hay), tener suerte en sus relaciones, esperar nueve meses, criarte básicamente los primeros años... la mortalidad infantil en los primeros cinco años de vida humana es tremenda. Una vida cuesta. Y luego el camino recorrido por cada uno como individuo. A veces uno está tan triste que piensa: "¿qué hago yo aquí?" Piensa en atajarlo todo, ir hacia el destino, a la larga vida de la muerte, a fin de cuentas sobre este mundo estamos físicamente más tiempo de cuerpo muerto (o restos muertos) que de cuerpo vivo. Pero, ¿qué narices? el tiempo vivo es un tiempo regalado y merece la pena. Lo dijo Sabina, hay más de cien mentiras para seguir por aquí.
Que la cerveza os acompañe.


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Seria realmente triste perderte, ya sabes que yo de perder se demasiado ultimamente... Aun asi ese dia llevare a tu tumba una corona que ponga: " ya es historia..." LUISETE

canichu dijo...

y una cerveza fresquita. En el columbario familiar le pegam el sol por la tarde, y los veranos de Alcalá de Henares ya los conocemos

3'14 dijo...

¿Suicida?

Le hacían mucho daño los conflictos,
las listas de muertos le enfermaban.
Las pequeñas insidias que veía
le lanzaban al pozo del insomnio.
Le estaba grande el mundo,
le sobraba.
Recibía regalos mortales de los compañeros,
de los amigos palabras venenosas,
risas, que casi no eran.
Le fuimos suicidando poco a poco.
y era buena persona.



Nunca se sabe

Si no tuviera esperanza,
me tiraría por la ventana;
pero...

¿dónde está la esperanza y la ventana,
si vivo en un sótano?


Gloria Fuertes

Doctor Spawlding dijo...

Yo, de alguna manera, no puedo evitar pensar que aquellos que estamos sanos, que el azar nos ha respetado,d ebemos dar gracias por estar vivos y mara la vida por aqullos que no tienen o no tuvieron la opción de elegir.

canichu dijo...

3'14: muy acertada Gloria Fuertes. Cuánto tiempo, 3'14, un besote.

DOCTOR SPAWLDING: es otra opción. Pero la vida es variable. nunca se sabe qué designios nos llevarán a tomar qué decisiones. La vida es un valor intrínseco en sí. Se debería valorar la propia y ser generosos con la de los demás.

canichu dijo...

En la noche del sábado pinché música por sorpresa otra vez en el Flamingo Rock Bar, una sesión de la música de los 1960'-1970' al hard rock y el heavy y acabando con una canción pachanguera para darle el turno a Pepito Ognimalf. Fue una sesión de una hora aproximada.

Skorzeny dijo...

De un lector:
Hola, buenos dias. He estado leyendo muy atento tan interesante articulo que ha escrito sobre el suicidio. Es increible la manera que tiene de describir los tipos de suicidios que cree que hay. Ha sido un articulo, bastante largo y extenso del cual me han surgido varias dudas las cuales me gustaria me respondiera.

1- Habla sobre la nobleza del suicidio, sobre la muerte digna del suicidio, y otros adgetivos que le añade al hecho de suicidarse. Ahora de aqui viene mi pregunta ¿Porque si es una muerte digna, noble o semejante, como es que impidio que alguien llegara a alcanzar tal muerte honorable?

2- En España, tenemos unos derechos y libertades, asi como tambien obligaciones, las cuales se exponen en la constitución. Usted habla sobre el derecho a elegir como y cuando morir pero... ¿Me podria indicar en que articulo de la constitución contempla el derecho a morir? Muy sinceramente por mas veces que la he leido, solo contempla el derecho a vivir

3- Referente a los "mundos" que menciona, Judeocristianismo e Islam, afirma que ambas condenan el suicidio. Primeramente, hacer una anotacion que el significado de judeocristianismo, no es mas que el conjunto de tradiciones comunes entre la religion Judia y Cristiana, es decir, el mundo judeocristiano, se trata de tradiciones, no de condenas. Referente al Islam y siendo hoy 11 de Septiembre de 2009, ¿De que religión eran los radicales que haciendo un acto suicida derribaron las torres gemelas?

4- En este articulo, también se habla del Limbo. El Limbo es el sitio a donde acuden los que no han cometido ningun pecado personal, pero no han tenido la oportunidad, de librarse del pecado original, es decir, de no haber sido bautizado. Si segun usted, el cristianismo "condena" (interpreto que quiere decir que es pecado porque asi lo es) el suicidio, quiere decir, que no estan exentos de pecados personales entonces ¿A cual limbo deberian de ir? ¿No acudiran al infierno?

Espero que pueda en la medida de la que pueda contestarme a tan nobles dudas con la mayor brebedad posible, puesto que estoy muy interesado. A sido un placer leer y hacer critica de esta "noticia articulo". Solo falta el despedirme haciendo cita a su suicidio con honor y/o belico mencionandole asi mismo, al credo legionario de la muerte, y bien dice asi:

- El morir en el combate es el mayor honor. No se muere mas que una vez,la muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo mas horrible es morir siendo un cobarde.

canichu dijo...

Hola, Skorzeny, y bienvenido. Bueno, vamos por partes a todas las preguntas que formula. Las numerare como hace usted para no perdernos demasiado y trataré de ser breve.

1.- La muerte por suicidio honorable no indica que todos los suicidios sean honorables. La cultura japonesa cree que si estás deshonrado de un modo grave debes suicidarte, del mismo modo que si cuentas algo que agravie a alguien que te hace un bien posteriormente a sabiendas del agravio, se cortan un dedo. Pero eso es la tradición y no todo el mundo la sigue. Impedí el suicidio de una persona, cercana a mí, porque no se trataba de una muerte por cuestión de honor, no está en nuestra cultura ese concepto, ni estaba en sus ideales, sino que trató de suicidarse por depresión, y eso es una enfermedad.

2.- Los derechos y los deberes de las personas no sólo lo recogen los códigos escritos, en este caso se refiere usted a la constitución española. Las libertades de las personas, con sus derechos y sus deberes, son del propio individuo, a pesar de que estos se acojan a códigos legales preestablecidos por la sociedad. En todo caso, todo el mundo, en unos asuntos u otros, se acogen a su libertad individual, su derecho de elegir. Aquí hablamos de elegir la propia muerte, pero imaginemos otros casos que vayan contra la propia conciencia de uno, obviamente iríamos en contra. Si viviesemos en la Alemania de 1939 la ley escrita nos llamaría a entregar a los vecinos judíos para su "depuración", en conciencia, y teniendo en cuenta que no fuéramos NAZIS, estamos en el derecho de elegir por nosotros mismos y saltarnos la ley escrita para salvar a nuestro vecino.

3.- El islamismo sólo contempla la muerte voluntaria en la guerra santa (yihad). Las actuales tácticas de guerra islámicas hablan de una guerrilla muy concreta basada en el suicidio. Este es un mundo islámico muy ultra, no todos los islamicos lo ven bien. Para ellos, los yihadistas, este es un suicidio bélico y honorable... para nosotros es deleznable... como deleznable es cualquier guerra santa que en nombre de Dios te permite matar y ser matado... como los cruzados cristianos de la edad media también hicieron incitados por los Papas. Pero en general el islam, salvo en ese caso de guerra, condena el suicidio. El islam es un derivado del judeocristianismo. JesuCristo es uno de sus profetas y la Biblia está entre sus libros. En cuanto a tradiciones y no condenas en el mundo judeocristiano, la frontera es frágil y de conversación entre teólogos, lo cierto es que me he leído la Tora y la Biblia y las tradiciones que quieren establecer es un conjunto de condenas en una de sus partes... no comas esto que anatema, no hagas tal que es anatema, no pienses en tal que se anatema... En el artículo he querido ceñirme al término judeocristiano porque no hablo de ninguna religión en particular en este tema.

4.- Cierto, irían al infierno, por un mero ejercicio de reflexión filosófica si A es A, no podrá ser B. Por lo tanto sí, iría al infierno por ser un pecado, algo que se condena. Sin embargo desde pequeño el cura párroco que me dio la comunión decía que los suicidas iban al limbo. Es una cuestión de recuerdo personal sobre el tema, pero sí, pienso el mismo razonamiento. No obstante, los suicidas, hasta fechas recientes y no todos los sitios, no podían enterrarse dentro de los cementerios cristianos.

y por último, sobre el credo de los legionarios... yo es que, como creo que usted, lo de las guerras prefiero cambiarlo por la paz. Con el valor intrínseco que tiene la vida y lo empeñados de algunos por matarnos.

Un saludo, gracias por leer y por comentar. Creo que por sus preguntas discrepa de mí en mi opinión mostrada en este artículo pero he de agradecerle primero que comente y luego que lo haga tan amablemente, ya que en el pasado había gente que discrepaba de algo que yo escribí y más que comentar me insultaban. Es un alivio saber que siempre hay espacio para el diálogo. Sea bienvenido.

Skorzeny dijo...

Antetodo gracias por su tan rapida respuesta, apenas han pasado unas horas des que escribi mi anterior comentario. Primeramente indicarle que sigo y seguire discrepando de sus comentarios. Me identifico como una persona luchadora por la vida, en lo cual estoy en contra de actividades que provoquen la muerte, tales son el aborto o el ya comentado suicidio. Para mi es de muy agrado, el poder criticar y el a su vez el ser criticado. Agradecerle asi, su critica y respuestas a mis preguntas. Gracias por la calida bienvenida

Anónimo dijo...

Qué bueno!!!!!
Truji Garrido