jueves, enero 22, 2009

NOTICIA 576ª DESDE EL BAR: EL INFORME NINA SIMONE


Esta canción de Nina Simone, "Ain't got no (I've got life)" (1969), en esta versión en concreto, fue tocada por la jovencísima cantante de jazz que era entonces en el barrio newyorkino de Harlem en aquel mismo 1969, el barrio negro por excelencia. Simone cantaba llena de amargura y dando significativos valores a los silencios de su voz en la canción. El año del amor y el positivismo hippie por excelencia, es el año del festival de Woodstock (también en New York), ella se muestra en esta canción llena de amargura y desengaño, donde niega tener todo aquello que su cultura norteamericana le pormetía tener como parte de la felicidad. Así negaba tener estudios, negaba tener ropa, cosas bonitas, dinero, una familia con padre y madre, Dios, un hogar, ni una patria, ni un lugar donde sentirse parte de él, ni siquiera "freeedom", que es el término de "libertad" en inglés referido a la libertad individual, la personal ("liberty" es el término en inglés de "libertad" mediante regulación por normas sociales que guían un país o una institución, muchas veces en inglés se juega con estos términos donde la "liberty" limita la "freedom", ese juego de palabras se pierde en el castellano). Pero como mensaje de autoafirmación altamente positiva y reivindicativa, lo que la hace seguir en pie, es afirmar que lo que tiene es la vida, y la enumera diciendo las partes físicas de su cuerpo, relacionadas intencionadamente con los sentidos sin mencionarlos directamente, su sexo, y dolores de cabeza y de dientes, como todo el mundo, y sonrisas y llantos, como todos. En otras palabras, se auotafirma a sí como ser humano pleno al margen de la cultura imperante que pueda coartarla como persona o discirminarla en la sociedad si njo cumple con determinadas cosas, es ser humano pleno, simple, sencillo, tal cual es, lo que la hace digna tenga o no tenga todo aquello que se impone en la sociedad tener para considerar que has triunfado en la vida o que te manejas en la vida.

El barrio que eligió para cantar esta canción, Harlem, no sólo lo eligió por ser el barrio negro newyornkino, era también uno de los más pobres y con mayor discriminación racial, casi un gueto. Nina Simone, cuyo nombre real era Eunice Kathleen Waymon (1933-2003), había estado militando por la igualdad de derechos raciales en Estados Unidos desde antes de su inicio musical en 1958. Al comprobar que no se lograban los resultados que esperaba en este sentido a lo largo de su juventud, el asesinato del reverendo activista Martin Luther King el 4 de Abril de 1968 hizo que su desilusión aumentara, cansada y sintiéndose luchar en vano por la igualdad de derechos a través de sus canciones. Qúizá por ello, en parte, compuso esta canción, como toda una canción dirigida al mundo negro y al blanco con diferente significado para ambos, y con un sólo siginifacado para todos sobre la dignidad personal de las personas. Aunque tampoco hay que negar cierto sesgo emocional y autobiográfico en la letra, pese a aque tenga carácter universal. El encarcelamiento del boxeador negro Cassius Clay (Mohamed Alí) por negarse a ir a combatir a la guerra estadounidense en Vietnam al cosiderarla una guerra de blancos, la decidió en ese mismo año de 1969 a negarse a pagar más impuestos. Por ello emigró de Estados Unidos, no regresó hasta 1978, pero tuvo que volver a irse (a Barbados), ya que el gobierno la buscaba por evasión de impuestos desde 1969, ella siempre lo atribuyó a racismo de la administración.

Me pregunto si de seguir viva hubiera cantado ella en la proclamación como presidente de USA de Barack Obama, junto a la cantante de soul Aretha Franklin (quien sí cantó). Es posible. Sea como sea, esta canción, por razones personales, la he estado escuchando bastante en la última semana y media. En parte, a mí me llega hondo. Yo también me autorreafirmo con amargura y con positivismo estos días. Motivos, míos.

Aquí os dejo la canción con la letra subtitulada, para que la disfrutéis. Que os llene de energía.

4 comentarios:

Bardamu dijo...

Recuerdo un relato de Sam Shepard en el que comparaba a Simone con una faraona negra y orgullosa. Prefiero pensar que, de haber estado viva, no hubiera tocado para Obama. Ni para ningún presidente. Prefiero pensar que hubiera vuelto a tocar para su gente, no importa el color, recordando a Jenny Pirata y su maravilloso sueño.

el_situacionista dijo...

Fantástica canción, fantástica letra. Lástima que la utilizaran para vender coches.

canichu dijo...

BARDAMU: todas sus biografías apuntan a que era arrogante e intratable. Pero hacía unas letras muy buenas, la verdad. Saludicos.

EL SITUACIONISTA: cierto... con esta y con tantas otras de otra gente. Cerveza.

canichu dijo...

La canción "Ain't got no (I've got life)" pertenece al musical "Hair", de la contracultura Hippie. Simone la reinterpretó a su modo.