miércoles, junio 11, 2008

NOTICIA 470ª DESDE EL BAR: LO QUE TIENE LA NOCHE

Dos entrevistas de trabajo, una noche de martes trabajando en La Vaca Flaca, Una noche de bares tras el trabajo en La Vaca Flaca (es lo que tiene el trabajo de camarero en la noche... que conoces camareros/as y dueño/as de bares que vienen a tu bar y vas a sus bares). Alcohol. Y a todo esto, un hombre con traje y corbata habla orgulloso de su hija a las tantas de la noche que empieza a llamarse madrugada. Su hija estudia medicina forense y ha comenzado a hacer prácticas de autopsias. Cuenta que el día anterior no quiso comer porque realizó la autopsia a una anciana que llevaba varios días muerta en su casa. La descomposición había avanzado y el traje se había "incrustado" en la carne. Íntentar quitarle el traje había supuesto arrancar sin querer un trozo importante de piel del pecho. El hombre bebe en la barra contando estas cosas, mientras suena un blues y el dueño del bar comienza a encender las luces para cerrar. Es lo que tiene la noche.

6 comentarios:

Hôichi dijo...

la profesión de médico forense siempre me ha parecido muy divertida, pero bueno, será que me hace mucha gracia el humor negro. No me haga ni caso jejeee

saludos tio

Pilar M Clares dijo...

Cualquiera se deja las drogas así...

Liliana dijo...

Y hay gente que disfruta Dexter...

Pareidolia dijo...

Me das envidia y me entra una nostalgia increíble cuando comentas anécdotas de barra de bar, de ese lado de la barra en el que está la cubitera, el lavavajillas, las botellas (el vodka!!)y todo ese ambiente nebuloso del humo del tabaco, del eco de las copas y cubatas, de las conversaciones mundanas y bizantinas, de las confesiones ebrias, de las serenas, snifff
P.S.: necesitan un extra?
Besos

canichu dijo...

A mí lo que me atrae de esta historia, aparte de la anécdota, es su transfondo. Un tipo de unos cuarenta años, con traje y corbata, dice estar orgulloso de su hija, que estudia medicina forense, se está tomando unos cuantos cubatas a las tantas de la noche apuntando a la madrugada, en pleno martes, en un bar (no era en el que yo trabajo) que desde luego no es precisamnte de clientela que normalmente vista de traje y corbata. Y a todo esto, la anécdota que cuenta de su hija es precisamente la de una autopsia que hizo, lo que no tiene mucho que ver con su hija y sí más bien con la muerte de aquella anciana. Esta historia tiene algo.

Pareidolia dijo...

Esa historia tiene miedo, miedo a lo que pasará después, a la muerte en cualquier caso. Estará orgulloso de su hija, pero con quien empatiza es con la anciana...