lunes, diciembre 10, 2007

NOTICIA 370ª DESDE EL BAR: WHIP IT!!!!!!!

En mi familia todavía se cuenta una anécdota familiar de los años 1960', cuando uno de mis tíos maternos, que ya no era un niño, más bien adolescente, decidió meter en una olla al gato de la casa cierta vez que se quedó solo. Abrió la olla antes de que el gato pudiera morir, pero con el agua ya bien caliente, por otra parte habían regresado mis abuelos, sus padres. El gato salió disparado por toda la casa y se ocultó a los amos por unos días. No se sabe muy bien lo que quería hacer el tío, aunque toda la familia le recuerda con las palabras "el muy cabrón". La cosa es que el gato le esperaba una noche que él volvía tarde. Le saltó a la espalda cuando se desnudaba para meterse en la cama, haciendo de sus zarpas delanteras un va y viene en sus hombros, mientras que las traseras se clavaban en él para no caerse el animal. De ahí que se explique luego que por eso tiene las cicatrices profundas que hoy día sigue teniendo a sus sesenta años (si es que sigue vivo, que tal vez ya no esté vivo). Con el resto de la familia ese gato, se dice, siempre fue mimoso. Como dice el título de un libro: "no siembres con odio".

Esto lo conté comentando otra historia similar de Chüpetina. Asíque lo cojo y lo aprovecho en mi propio blog. Entretanto sigo como decía al final del post anterior, sin encontrar satisafacción. Quizá por ello hoy me he puesto mi gorro de pistolero-vaquero y le he dado al látigo... Whip it!!!!!!!!

3 comentarios:

chüpetina dijo...

n_n

es que imagínate, pobre gato, cómo las debió pasar. y los gatos no son como los perros, que les maltratas y te dan besitos. los gatos se defienden y te la guardan. y no por esto son malos. como tú bien dices, ese gato era cariñoso. además, suelen distinguir cuando les haces algo sin querer, y cuando es a mala uva.

besos babosos

tortlon dijo...

BAAAAAANG!!!

Raquel dijo...

Al látigo, cual Indiana Jones, :)