viernes, abril 09, 2010

NOTICIA 768ª DESDE EL BAR: MI DESEMPLEADA GENERACIÓN

Los abuelos de la gente de mi generación tienen por historias suyas por excelencia, por ser las más representativas de los años jóvenes o/y centrales de su vida, aquellas de la República, la guerra civil y los años del hambre y el terror de la dictadura de Franco. La siguiente generación, la de nuestros padres, parecía que no tenían nada tan apasionante. Sólo en los últimos años mucha gente redescubre a sus padres, no como aquellos jóvenes que en medio de la dictadura tienen lo que sus padres no tuvieron, si no como aquellos jóvenes que trabajaron desde niños para ayudar a sus padres, aquellos que intentaron disfrutar dentro de un complejo mundo de censura y prohibiciones, aquellos que sacrificaron una gran parte de sus vidas por prosperar ellos, sus padres y después en nombre de labrar un futuro mejor para sus hijos, nosotros. Tienen en su haber protagonizar la Transición a la monarquía parlamentaria de la "democracia" actual (lo entrecomillo puesto que una monarquía no es una democracía propiamente dicha ni en este modelo parlamentario español presente). Sus hijos, los de mi generación y alrededores, aquellos que nacimos entre 1970 a los muy primeros años de los 1980', parecía que sí que no teníamos nada épico que contar a nuestros hijos y nietos. Somos la gente del "baby boom", decían los sociólogos que lo teníamos todo, que éramos la generación feliz y satisfecha. Sólo que al nacer saturamos maternidades, al crecer faltaban colegios, al llegar la universidad saturamos las aulas, y al llegar al mundo del trabajo no tenemos trabajo, aún más, se nos augura un futuro donde no tendremos pensiones de jubilación ni residencias de ancianos para todos. Entre medias los niños del baby boom hemos sido los de la generación X y otros términos que nos han puesto por el camino, los cuales todos ellos se resumen en : insatisfacción ante la falta de oportunidades aunque en principio aparentemente lo tengamos todo al alcance de la mano por primera vez en la Historia de España.
Nuestra historia épica es la actual, nosotros somos la generación que sufre y combate plenamente contra la crisis económica más grande de la Historia del capitalismo desde que se inventó a finales del siglo XVIII. No hay más.
Nosotros no vivimos ni esa guerra civil ni las guerras mundiales. No hemos vivido el esfuerzo del trabajo desde niño, ni la mordaza total en la boca, ni el saber como un voto en una urna era todo un acto de Historia reconcentrado en sí mismo. Nuestro pedazo de Historia que nos marcará es este, la crisis mundial comenzada a finales del verano de 2008 y que continua inexorable y previsiblemente, según los analistas económicos, hasta 2013 ó 2014.
Desde esas fechas he visto como multitud de amistades han ido al desempleo más absoluto, incluso los que tenían trabajos donde se habían logrado asentar más o menos bien durante varios años, donde, incluso, alguno había podido hasta ascender de cargo laboral. Yo mismo, aunque ahora trabajo, he tenido periodos de paro, aunque mis peores épocas de paro están fuera de ese comienzo de crisis. Otras amistades se han visto con sueldos muy bajos o con algunos contratos leoninos. Mi propio contrato, de un trabajo que me gusta y mucho, es un contrato no renovable, como el anterior. Pan para hoy, hambre para mañana. Sueldo: mínimo. Requisitos para ser contratado: todos los posibles y más que tienes que adquirir sobre la marcha.
En los últimos meses diría que se ha redoblado el ritmo de amistades despedidas a mi alrededor por supuestos problemas económicos de sus empresas. Tal vez haya sido coincidencia en estos meses. Lo cierto es que si mi generación podrá contar algo a sus nietos algún día será como se las apañó en los años de la crisis, cómo trató de divertirse en medio de los esfuerzos y padecimientos económicos. Cómo se nos prometía un gran futuro desde que éramos niños en la escuela, y cómo este se iba desmintiendo por sí. Pero este no es un mensaje negativo, no quiero que sea un análisis negativo. Porque si digo que algún día nuestra generación dirá eso a sus nietos será porque lo habremos vencido. Habremos sobrevivido a todo esto. Seremos la generación del padecimiento, pero también del tesón y del esfuerzo, la del aguante, la que resistió la crisis del 2008 de un modo u otro, incluso la que resistió a todas las cuestiones colaterales que esta contrajo.
Creo que estamos viviendo lo que definirá a mi generación. Sí, hemos vivido más cosas importantes, nos movilizamos contra la guerra y el terrorismo más brutal, contemplamos grandes avances tecnológicos y lo integramos en la vida común, hemos logrado que la libertad de expresión sea mayor y sin menos miedo que cuando comenzó en la Transición de manos de nuestros padres, pero quizá sean los años de la crisis los que más nos van a definir. Sobre todo porque quizá la crisis en España tenga también que ver con ese baby boom al que pertenecemos, en épocas donde el trabajo escasea les sobra a los empresarios los trabajadores, y siendo los trabajadores de hoy los que pertenecemos al baby boom esto, sin duda, algo tiene que ver. Como tendrá que ver en el abaratamiento de sueldos o el aprovechamiento que se hace para aprovecharse a la hora de contratar ante tanta mano de obra disponible en el mercado.
Pero, repito, levantemos la cabeza, porque ahora que sabemos quienes somos debemos actuar con la cabeza alta. De esta salimos, y contaremos historias a nuestros nietos.
Un saludo entrañable y cariñoso a todas las amistades que actualmente han pasado a engrosar en bloque las filas del desempleo.
Que la cerveza os acompañe.

3 comentarios:

Bardamu dijo...

Suscribo todo lo que dices. A mi alrededor todo pinta cada vez peor. Me alegro de que alguien vea más allá de la queja y muestre cierta esperanza. Ojalá podamos contar esas historias. Gracias.
Salud y cerveza

Eriwen dijo...

Me alegro de que seas tan positivo.

Buenas noches Espía.

canichu dijo...

A ver si salimos bien de esta todos.